La última herida capítulo 37: Oficina sin espejos




Al despuntar el alba del día Lunes 14 de Diciembre Matilde conducía un automóvil negro hacia el edificio Ventisqueros donde su informante le había dicho que Samanta Vera se dirigió después del incendio. La joven suponía que para ese momento tanto ella como el doctor Scarnia estarían tratando de contener los daños causados por ellas, pero lo más importante es que estarían desprevenidos.
Ventisqueros era un antiguo edificio de oficinas, donde también tenían su centro de operaciones algunas empresas inmobiliarias de las más renombradas de la ciudad, por lo que era una excelente fachada para quien quisiera tener buenos contactos y un lugar discreto para operar. Y también permitiría que Matilde y Aniara entraran con relativa facilidad.

La seguridad del edificio era francamente deficiente para alguien que conociera lo suficiente de métodos, por lo que a Aniara no le fue difícil aplicar lo que había aprendido en el cuerpo de policía para que ambas pudieran entrar a través de las vías de emergencia, aunque por desgracia no tenían mayores datos del interior del lugar ni tiempo para conseguirlo. Matilde había tomado una excelente decisión al contactar a El ciego, que fue el seudónimo con el que desde un principio había querido ser identificado, seguro porque los ladrones y similares tenían un cierto respeto por sus nombres o la historia que había tras ellos. Sabía su nombre desde el momento en que fue a buscarlo a la cárcel en primer lugar, pero para todo tipo de efectos prácticos, lo mejor era mantener el trato según lo planeado; poco antes de entrar al edificio lo había llamado de nuevo para darle un par de instrucciones, y en cierto modo prepararlo para lo que vendría después: el hombre era rudo, y a cambio del dinero que ella le había ofrecido, no hacía preguntas y cumplía su trabajo sin problemas, desde el falso asalto para permitir que Gabriel escapara hasta seguir subrepticiamente a Samanta Vera en su salida del incendio de la clínica. Ahora solo tenía que esperar.


2


Una vez dentro del edificio y sabiendo que contaban con muy poco tiempo antes que las descubrieran o los cirujanos cambiaran de lugar, las dos mujeres se dedicaron a buscar la oficina y a las personas en su interior; Aniara llevaba a la espalda la mochila con la caja, y ambas armas aún escondidas.

–Mira.

Algunos minutos después dieron con un pasillo que daba a un sector inexplorado del sexto piso del edificio; rápidamente entraron por ahí, suponiendo que los cirujanos podrían estar ocultos en un lugar en donde no tuvieran molestias, y un hombre apostado fuera de la única puerta del lugar confirmó sus sospechas.

–Debe ser ahí.
–Tenemos que acercarnos.

No tenían tiempo que perder; usando el ancestral truco de generar ruido para atraer, consiguieron que el guardia se acercara a la esquina donde estaban escondidas, y Aniara se encargó de dejarlo inconsciente. Sin esperar más entraron en la oficina.

–Te digo que es mucho más grave de lo que parece, quemaron muchos equipos la noche anterior, hemos perdido muchísimo de lo que tenemos.

Samanta se puso rígida al ver, desde su escritorio, a Aniara y Matilde en el umbral de la puerta.
En la oficina había cuatro personas en total, los dos cirujanos a quienes estaban buscando, y dos hombres más, uno de los cuales levantó un arma hacia ellas al mismo tiempo que Aniara hacía lo propio.

–No se te ocurra disparar.

Rodolfo Scarnia volteó lentamente en su asiento hasta enfocar a las dos, y su expresión fue tan asombrada como la de la mujer. El tercer hombre en la habitación era mayor, de cabello cano y cuerpo voluminoso, y se quedó en su asiento semi volteado hacia ellas, mirando con expresión extrañamente ausente en el rostro.

–Doctora, doctor, creo que necesito que me atiendan ahora mismo.

Vera estiró la mano hacia el teléfono de escritorio, pero Aniara agitó hacia ella el arma de forma amenazante.

–No hagas eso. Ninguno de ustedes haga nada, o van a perder todo lo que tienen.

Scarnia le hizo un gesto con la cabeza al guardia, y este bajó el arma; momentos después Matilde desconectó los cables de los dos teléfonos fijos, y con rapidez se apropió de los celulares de los bolsillos de todos. Ambos doctores estaban claramente sorprendidos por la situación en la que estaban, pero fuera de eso, se mostraban en control ¿Sería tal la frialdad de esas dos personas, o durante el último cuarto de siglo se habían desecho de muchas más cosas que las molestias físicas?

–Tú –dijo Matilde mirando directamente a la mujer– siempre fuiste tú, reconozco que fue inteligente de tu parte.
–No tienes idea de lo que has hecho Matilde –repuso la doctora con frialdad– has cometido una gran estupidez con ese ataque.

Matilde extrajo el arma y le apuntó a la cara, permaneciendo a solo un par de metros del escritorio; la mujer disimuló lo mejor que pudo su nerviosismo.

–No hay ningún error peor que haber entrado en contacto con la clínica en primer lugar –replicó la joven fulminándola con la mirada– ese sí que fue un error, ahora dime por qué es que han hecho todo esto.

La mujer la desafió poniéndose de pie, y casi al mismo tiempo lo hizo el doctor, como activado por un resorte; Aniara y Matilde mantuvieron las armas en alto.

– ¿Para eso viniste aquí? ¿Para eso quemar mis equipamientos, dispararle a mi gente? Solo eres una estúpida.

Las últimas palabras fueron un aviso implícito para el guardia, que se arrojó contra Aniara que estaba más cerca de él.

– ¡No!

Aniara consiguió esquivar un golpe, y con precisión asestó un puñetazo en la cara del guardia; Matilde trató de acercarse sin perder punto de vista a los otros, pero tuvo que voltearse hacia ellos cuando Scarnia corrió hacia un costado.

– ¡Detente!

EL cirujano se detuvo de golpe al ver el arma apuntando hacia él; en tanto, Aniara había caído en un forcejeo con el guardia y trataba de liberarse, pero la fuerza de los movimientos de ambos rompió las correas que sujetaban la mochila, y esta cayó a un costado, liberando la caja metálica que hasta entonces había mantenido oculta.

– ¡Cuidado!

Como activada por un resorte, la mujer se soltó de su oponente y giró por el suelo alejándose de la mochila y su contenido. El hombre, que sangraba por la boca luego del golpe, tomó en sus manos la caja, quizás creyendo algún tipo de ventaja en ello, pero repentinamente el objeto se abrió, y algo salió disparado hacia el hombre.
Se escuchó un aullido aterrador.

Lo que salió del interior de la caja era espantoso, y seguía provocando tanto en Aniara como en Matilde el mismo tipo de impacto que al principio, tanto por su apariencia como por lo que era capaz de hacer: se trataba de una especie de ser vivo invertebrado, de forma similar a un pulpo, con algunos tentáculos con extremos puntiagudos, y una aterradora boca con pequeños dientes afilados; la bestia que Matilde había encontrado en el departamento de Patricia, la cosa viva a la que antes Antonio había hecho referencia como parte del tratamiento que ejecutaba la gente de ese lugar. Todos se quedaron inmóviles, atónitos ante la escena donde el guardia luchaba por quitar de su cara al animal mientras se revolvía y gritaba desesperadamente; unos momentos después, Aniara usó un abrecartas para punzar al animal y poder devolverlo al interior de la caja, aunque la mantuvo en las manos. El guardia permanecía en el suelo, cubriéndose la cara con las manos mientras continuaba aullando de dolor.

– ¿Qué es lo que han hecho? –gritó el hombre mayor mirando con ojos desorbitados la escena– ¿Qué es esto? Samanta, Rodolfo, tienen que darme una explicación.

Rodolfo miró con asco al hombre en el suelo para luego desviar la mirada hacia su interlocutor. Pero el otro hombre se puso de pie, y con movimientos lentos se acercó al herido en el suelo; el otro seguía gimiendo de dolor, y al quitarle un poco las manos de la cara, vio que tenía destrozado el labio y parte de la mejilla derecha, obra de tan solo unos instantes cerca de la bestia que se había liberado.

–Tranquilícese, vamos a ayudarlo, pero tiene que calmarse.

Era doctor. Por un momento Matilde se preguntó si debía dejarlo actuar o no, pero la respuesta no estaba clara. Ambas mantenían firme punto de tiro sobre los otros dos.

– ¿Es que no van a hacer nada? –exclamó el hombre mayor– Este hombre tiene heridas graves, tengo que atenderlo.
–Si tiene un maletín aquí, hágalo –replicó Matilde fríamente– no va a salir de esta oficina.

El hombre meneó la cabeza con gesto preocupado y se puso de pie con dificultad; miró en ambas direcciones alternativamente, esperando que alguien reaccionara.

–No tengo mi maletín aquí; escuche señorita, lo que sea que esté pasando no es culpa de él, déjeme ayudarlo.
– ¡Nadie va a salir de aquí! –sentenció Matilde enérgicamente.

El otro hombre levantó un dedo acusando a los cirujanos.

– ¡Me mintieron! Dijeron que habían separado la célula que destruía los genes defectuosos, dijeron que esa cosa había sido destruida.
– ¡Si, te mentí! –gritó Scarnia fulminándolo con la mirada– te mentí porque jamás habríamos conseguido nada de seguir con tus absurdas investigaciones. Tenías en tus manos uno de los descubrimientos más importantes de la década, pero tu miedo fue más grande que tu capacidad.
– ¡Basta!

El grito de Matilde se escuchó por sobre las voces de ambos hombres; para ese momento ambos estaban enfrentados con tan solo una silla entre ellos, de modo que la joven apuntó a ambos a prudente distancia, la mirada acerada sobre ambos mientras Aniara mantenía en control a Samanta.

– ¿Quién es usted?
–Edgard Vicencio –replicó el otro en voz baja– el culpable de gran parte de lo que está sucediendo ahora mismo –y de vuelta a Scarnia– eres un monstruo, mantuviste ocultos tus verdaderos intereses durante todo este tiempo, no puedo imaginar toda la gente que ha sido dañada a lo largo de este tiempo.
–Hablas como un cobarde.
–Usted cállese –ordenó Matilde acompañando sus palabras con un movimiento de su revólver– Doctor Vicencio ¿Es doctor verdad?

Un momento de silencio, y el hombre se derrumbó en la silla contigua a la que había estado ocupando Scarnia antes.

–No debería usar ese título. No lo merezco, ni estos dos sujetos lo merecen.
–Dígame cómo es que sabe de la existencia de ese ser vivo, y no me mienta.

El hombre la miró profundamente durante unos instantes; se trataba de un factor que no tenía en cuenta, pero podía ser sumamente importante para dilucidar algunas de las inmensas dudas que mantenía.

–Esto ocurrió hace treinta años –explicó lentamente– los tres éramos tan jóvenes, solo teníamos que seguir con nuestros experimentos y atender a las nuevas tecnologías; hasta que un día descubrí una mutación de una célula cancerígena sumamente extraña, en el cuerpo de un sujeto de experimento.
–No sigas.

Vicencio le dedicó una mirada de desprecio.

–Anoche esta mujer destruyó más de la mitad de tus instalaciones, y ahora te tiene a ti y a mí en sus manos, a solo un disparo de terminar con esta pesadilla. No me des órdenes.

Scarnia enrojeció de rabia, pero no dijo nada. Vera se mantenía de pie tras el escritorio, completamente inmóvil, mirando fijamente el arma con la que Aniara le apuntaba constantemente.

–La mutación que descubrí estaba haciendo algo inusitado: atacaba únicamente células defectuosas en el organismo, dejando las otras sin afectar. Quise compartir este descubrimiento, pero Rodolfo me dijo que primero debíamos hacer más pruebas, lo que me pareció totalmente lógico; con el tiempo los tres hicimos nuevos experimentos, y descubrimos que la célula tenía no solo la capacidad de atacar y destruir las células defectuosas en un organismo, sino que además aceleraba el proceso de reconstrucción celular en un área dañada. En cosa de semanas una rata de laboratorio herida volvía a estar sana, y en mucho mejores condiciones que antes. ¡Creímos haber hecho el descubrimiento del siglo! Solo imaginar lo que estábamos haciendo, eso abría un campo infinito de posibilidades para la medicina, podría significar, en principio, el fin de las cicatrices, incluso ganar la guerra contra enfermedades inmunodeficientes...

Se quedó un momento sin palabras. Matilde, dentro de todo su nerviosismo, y la rabia creciente que experimentaba por lo que estaba descubriendo, no pudo menos que notar el apasionamiento con el que hablaba el doctor Vicencio, el mismo que en teoría debería impulsar a cualquier científico ¿En qué momento eso se había trastocado tanto?

–Pero algo salió mal –intervino Aniara lúgubremente– algo que no se esperaban.
–Si –replicó el otro abriendo mucho los ojos– mal, muy mal...
– ¿Qué fue lo que pasó?

El hombre se puso de pie pesadamente. Al parecer para él había cosas peores que un arma apuntando a su cara.

–En la habitación de junto se los puedo explicar. O al menos explicar la parte que creí cierta hasta ahora. Ahora entiendo por qué mantuvieron intacta la oficina sin espejos.

Aniara miró fugazmente a Matilde, incitándola a entrar.



Próximo capítulo: Fecha de caducidad