La traición de Adán capítulo 16: Errores en cadena



Pilar estaba nuevamente en la casa de su amiga Margarita, ésta vez ambas sentadas frente al ordenador. Ya caía la noche del día Lunes, y el trabajo había resultado muy satisfactorio, ya que en el banco le habían proporcionado una copia de la grabación de seguridad del día del depósito en su cuenta, luego de hacerla firmar un documento donde exime al banco de cualquier  responsabilidad penal; lo firmo sin más, lo que quería era ver a la persona que había hecho el depósito en su cuenta.

– ¿Estás lista?
–Sí.

No lo estaba, pero tampoco podía ya arrepentirse.  Dieron inicio al video y lo adelantaron hasta la hora del depósito, hasta que dieron con el hombre; pudo saber que era porque en el banco, además de su nombre, lo único otro que pudieron darle fue una vaga descripción, hombre de entre treinta y cuarenta, en la caja tres, con un dinero sacado de los bolsillos de su chaqueta.

–Mira, es ese.
–Pero no se le ve el rostro. Esperemos hasta que salga a ver si se da vuelta.

Pero en ningún momento se le vió la cara, y la cámara enfocaba desde arriba, así que tendría que voltear completamente o mirar hacia arriba. No lo hizo, y mientras se alejaba, las esperanzas de tener alguna respuesta se esfumaban.

–Rayos, ya está saliendo, creo que en esto llegamos hasta aquí.
–Espera.

Siguió mirando como el hombre se alejaba, y entonces lo vió.

–No es posible...
–Qué mujer, no veo nada.

No era posible. No podía ser que esa persona estuviera involucrada. ¿Cómo, porqué?
Sintió que se le escapaba el aire, esto era aún peor que  todo lo que había pasado antes, porque significaba que...

–Dime Pilar por Dios santo, te pusiste pálida, estás matándome con la angustia, dime que estás viendo que yo no.
–La mujer mayor  –respondió con voz temblorosa mientras detenía el video– la que está junto al sujeto.
– ¿Sabes quién es?
–Si... es imposible, tiene que haber un error...
– ¡Pero dime quien es!

No podía creerlo, no podía aceptar algo así, porque si era verdad, si en serio había ocurrido eso, entonces ella no era la única víctima en  toda esa historia, y la maquinación que se escondía detrás de todo eso era absolutamente monstruosa.

–Esa mujer... ahora está jubilada, tengo que encontrarla, tengo que enfrentarla y escuchar que me lo confirme o nunca podré creerlo. Ella es el ama de llaves de la madre de Micaela.

Margarita casi se cayó del asiento.

– ¿Qué?
–Es ella, la recuerdo muy bien, desde que me conoció siempre me trató con mucho cariño.
–Pero no lo entiendo, no tendría motivos para...
–No es ella. Ella solo hacía las cosas por órdenes, y si es así... Dios me libre, si de verdad esto no es un error, entonces puede ser que la madre de Micaela este detrás de todo esto. Mañana  a primera hora salgo a buscarla.

Adán estaba en la galería revisando los detalles necesarios para la re–inauguración de la galería la noche siguiente; por suerte había pasado tan poco que la mayoría estaba listo, y el personal necesario ya estaba contactado para que  a las diez de la noche atendieran a todos los invitados, y de hecho lo ocurrido la jornada anterior había servido pues ahora habían algunos medios de prensa más y habían confirmado prácticamente todos los invitados; todo era casi igual, excepto que ahora habría una recepción rápida afuera y los cuadros se quedarían en el interior, de hecho había dispuesto que el nuevo Regreso al paraíso estuviera en el centro de la galería, abrazado por las otras pinturas que eran de imagen más amable que ésta nueva. Sabía que la obra llamaría la atención, pero no estaba seguro del efecto en general, porque un resultado tan convulso podía perjudicar a todo lo demás. La suerte ya estaba echada otra vez, Carmen descansaba en su departamento y él tenía todo controlado excepto aquel molesto mensaje en la tarjeta: no había dejado de pensar en eso, hasta finalmente convencerse de que no había motivos para estar alarmado, porque por mucho que alguien deslizara cualquier tipo de amenaza, aún tendría que disponer de alguna prueba, y eso era sumamente difícil.
Sonó su teléfono celular.

–Eva.
–Ven al hotel.
–Voy para allá.

No dijo más y cortó. Tan pronto como escuchaba a Eva lo demás se borraba, ahora solo le importaba amarla otra vez, y  para eso cerró la galería, y salió rápidamente en su auto, sin percatarse del vehículo estacionado donde Miguel lo vigilaba atentamente.

–Parece que vas a tener noche de fiesta Adán –murmuró para si– y mañana es tu gran día. No me conviene decirle nada a Sofía aún, así que te voy a dejar disfrutar de tu noche de gloria y después atacaré; tranquila Sofía, tú y yo vamos a tener nuestra venganza.

A la mañana siguiente Pilar salió rápidamente y con solo un objetivo en la mente; no le fue difícil dar con el paradero de la persona que buscaba, sabía que por su edad no se había ido a vivir sola, de modo que le bastó hacer algunas averiguaciones y supo que estaba  en una casa de retiro campestre a las afueras de la ciudad. Estaba más nerviosa que antes, ante la posibilidad de encontrarse con una verdad que no quería oír, pero por dura que fuese la situación, no iba a acobardarse esta vez, de alguna manera el apoyo y la fe de su amiga le habían dado fuerzas para enfrentar de una vez por todas aquello de lo que tenía ocho meses escapando.
Cuando la localizó dentro de la casa de retiro, vio a una mujer de más de setenta años, quizás más envarnecida y canosa pero básicamente igual, de baja estatura, blanca de piel y cabello corto con rizos plateados, sentada sobre una reposadera, sola en ese instante.

–Marcia.

La mujer mayor miró en su dirección, y al cabo de unos momentos la reconoció, pero no pareció alegre al verla, aunque tampoco triste.

– ¿Y usted que hace aquí niña Pilar?

Sonaba como antes, con esa voz melodiosa que inspiraba a la vez respeto y confianza, pero no era lo mismo, no podía acercarse a ella sin más, primero tenía que saber.

–Necesito saber algo Marcia, por eso vine aquí. Tengo una pregunta que quiero que me respondas.

La anciana la miró fijo y más seria al notar su expresión.

–Dime mi niña.
–Dime quien te envió hace ocho meses a depositar mucho dinero en mi cuenta en el banco.

La mujer dió señales de no entender.

– ¿Dinero en el banco? No sé, yo no hago esas cosas, creo que estás confundida.
–Acompañaste a un hombre.
–No Pilar, yo no...
–Lo hiciste, te vi en una grabación –replicó conservando aún la calma– por favor no me lo niegues.
–Es que no estoy negando nada, yo nunca he sabido nada de esas cosas, estás confundida mi niña.
– ¡No me digas así, no me sigas tratando como si fuera estúpida!

No tenía costumbre  de gritar, así que su voz salió aguda, con una nota de histeria. Mejor, ya estaba harta de callar.

–Pilar...
–Dime la verdad Marcia.
–Pilar yo...
–Dime la verdad Marcia –exclamó con energía– me lo debes, después que confié en ti, después que te creí mi amiga me lo debes, al menos sé sincera conmigo una vez, porque está claro que nunca antes lo fuiste.

La anciana se sintió ofendida, pero mantuvo la mirada.

–Ustedes sabían que lo que hacían estaba mal.
– ¿Qué?
–Lo sabían –la acusó en voz más alta– y la señora estaba sufriendo por eso pero no les importó, nada les importaba; pero es verdad cuando dicen que las cosas se compensan por si solas, por eso es que ella las puso a prueba, y se demostró todo, lo mal hecho se les devolvió.

Hablaba como una fanática, refiriéndose a su relación con Micaela como un pecado o un delito imperdonable.

–No sabes de lo que estás hablando.
–Ustedes tampoco sabían que lo que hacían estaba mal, o no quisieron escuchar.
–Por Dios Marcia, estás hablando de Micaela, ¡tú prácticamente la criaste! Y estás hablando de mí, me acogiste, me escuchaste, y ahora me vienes con esto... ¿Por qué lo hiciste si siempre pensaste que nuestro amor era un delito?
–Porque siempre se intenta al comienzo –explicó con convicción– siempre se intenta convencer pero si no funciona hay que hacer algo, nunca quedarse de brazos cruzados.
–No sabes lo que dices. ¿Tienes alguna idea de lo que me hicieron? ¡Contéstame!
–Hicimos lo que era necesario.

Su paso por allí había terminado; era doloroso escuchar esas palabras de una persona en la que confió en su momento, pero fuese como fuese, a fin de cuentas la responsable mayor estaba en otro sitio.

–Fue ella, fue la madre de Micaela. Siento pena por ti Marcia, estás tan equivocada que no tendrás tiempo para entender la verdad. Suerte que no tendré que verte otra vez.

Dió media vuelta y se apresuró a salir de allí. Esperaba sentirse devastada o con deseos de llorar, pero por primera vez en su vida, en vez de pena, lo que sintió fue rabia; ella misma tenía culpa por haber sido crédula, pero aunque sabía que era inocente de lo que la habían acusado, siempre se había sentido más culpable que víctima, de ahí su salida del país, pero ahora ya no podía callar, ahora sabía que la mujer a la que amaba había faltado a su palabra de creer y confiar en ella, que su madre la había traicionado, que para su progenitora había sido más importante un lienzo que su hija, y que en resumidas cuentas había sido sacrificada para conseguir otros objetivos. Ya no más, tenía tomada la decisión, esta vez las cosas iban a aclararse, esta vez tendrían que escucharla.
Poco tiempo después llegó al departamento que estaba arrendando Micaela, el que no le fue difícil ubicar pues aún conservaba datos de ella a través de los cuales lo hizo. Aun no daban las diez de la mañana, temía no encontrarla pero abrió la puerta casi al momento con una sonrisa en los labios que desapareció al verla.

– ¿Que es lo que haces tú aquí?
–Necesito pasar, hay algo de lo que voy a hablarte.

Micaela frunció el ceño. ¿Qué le pasaba, como se atrevía a visitarla de ese modo?

– ¿Qué? Estás loca, lárgate de aquí.

Pero Pilar no la escuchó y entró apartándola a un lado. Entró en el departamento luchando por no desmoronarse al reconocer algunas cosas como adornos y muebles. Micaela la fulminó con la mirada.

–No sé qué te pasa y no me importa, pero es mejor que te vayas ahora antes que me enoje.
–No me voy a ir –sentenció– no hasta que te diga a lo que vine.
–No me interesa.
–Claro que te va a interesar, vas a escucharme.
–Ya te dije que no –exclamó Micaela– no hay nada de ti que me interese.
–¡Te dije que vas a escucharme!

El grito de Pilar descolocó a Micaela; jamás la había visto así, no supo cómo reaccionar.

–Estoy cansada de todos ustedes, estoy cansada de las amenazas de mi madre, de tus gritos y de la desconfianza de todos; no tengo por qué seguir soportándolo, me quedé callada demasiado tiempo, ahora vas a escuchar cada palabra maldita sea. Te amaba Micaela, eras la persona más importante para mí, se suponía que tú tenías que creer en mi antes que en nadie, pero tu amor fue demasiado frágil.

Puso en volumen alto la grabación de voz que había hecho de su conversación con Marcia, y mientras las palabras volvían a escucharse, vio como Micaela abría más los ojos sin poder dar crédito al registro.

–Ésta es la verdad –continuó con fuerza– jamás fui la responsable,  y te lo dije: ese día te dije que estaban pasando cosas extrañas, pero no me creíste y con eso me rompiste el corazón.
–No puede ser... –murmuró Micaela– no es posible, tiene que haber un error...
–Yo tampoco lo creía en un principio, me parecía una locura, pero a fin de cuentas los hechos son más fuertes.

Micaela se sentía como si la hubieran arrojado contra el pavimento desde la ventana del edificio; estaba escuchando a nana, a su nana decirle a Pilar que habían tenido que hacer eso porque ellas estaban cometiendo un pecado o algo por el estilo. ¡Pero si ella siempre lo supo, siempre la escuchó en todo!

–No puede ser –continuó con la voz quebrada– no lo entiendo, porque ella...
–Ella estaba trabajando para las órdenes de tu madre –acusó Pilar– por eso es que ella de pronto estaba de tu lado, porque sería mucho más fácil atacar desde adentro, así nunca sabrías que era lo que te había golpeado.

Solo en ese momento las piezas comenzaron a encajar. Recordó entonces esa fatídica jornada, y a su madre apareciendo en su cuarto con expresión compungida. ¨Descubrí algo tremendo hija. Descubrí quien es la persona que me hizo la venta de la colección de cuadros de Carmen Basaure, y por lo que sé, lo hizo a sus espaldas. Fue su hija, fue Pilar, mira este documento¨
En ese momento todo se fue al demonio, y resulta ser que todo era un plan, una maquinación de su propia madre para separarlas. Eso quería decir que Pilar tenía razón, porque sabía que su madre era capaz de todo, solo que nunca creyó que en contra de su propia hija; entonces había permitido que las separaran, había dejado que la mentira fuera más fuerte que el amor, y todas esas cosas horribles que le dijo eran totalmente injustificadas.
–Pilar –balbuceó aun sin poder creerlo del todo– esto es... es horrible, pero tienes que entender que yo... habían pruebas Pilar, todo coincidía, tu firma, los datos...
– ¡Y eso qué! –le reprochó con rabia– se supone que me amabas, me juraste que estaríamos juntas, me juraste que creerías en mí, pero me fallaste, y ni siquiera me diste  el beneficio de la duda, te bastó con ver unos papeles para olvidarte de lo nuestro y tratarme de lo peor; me dijiste cosas horribles, me trataste como si fuera la peor mujer del mundo y  no me dejaste defenderme. Podía aguantar lo que fuera, el rechazo de mi madre, podía aguantar que todo el mundo pensara que era una mala hija y una mala persona, pero no tú, tu tenías que ser mi apoyo y me dejaste sola cuando más te necesitaba.
–Pilar, por favor perdóname –suplicó Micaela acercándose– yo no sabía... fui una estúpida, fui la más tonta del mundo al creer en lo que me dijeron, pero yo te amaba, por eso es que no pensé con claridad, y me volví loca al creer que eras culpable.

Pero Pilar se alejó; durante meses había extrañado el abrazo de Micaela, ahora no quería que se le acercara.

–Esto no se trata de quien tiene la culpa, lo que está hecho ya no se puede deshacer, lo que me rompió el corazón no fue lo de la mentira ni que me acusaran de robarle a mi propia madre, ya te lo dije, esto se trata de tú y yo, se trata de que no fuiste capaz ni siquiera de escucharme y eso habla tan mal de tu supuesto amor por mi como de mi por creer que estarías conmigo hasta el fin.

Tenía razón en todo lo que le estaba diciendo, y al mismo tiempo Micaela estaba sintiendo asco de sí misma por haber sido tan ilusa, rabia con Marcia y odio por su madre, pero lo peor de todo, es que el amor por Pilar nunca se había ido y ahora que estaba descubriendo toda la verdad ese sentimiento volvía hecho culpa y dolor; no podía imaginar cuanto había hecho sufrir a Pilar, mientras estaba sola y sabiéndose inocente. ¿Cómo podía haber desconfiado tan fácilmente de ella? ¿Acaso en realidad su sentimiento nunca fue tan fuerte como creía?

–Pilar por favor escúchame –le rogó con los ojos llenos de lágrimas– fui una estúpida, pero podemos arreglarlo, puedo arreglarlo, yo jamás te he dejado de querer.

Pilar la miró con dureza.

–No tuve tu amor cuando lo necesité. Ahora es demasiado tarde para eso, solo vine porque no podía, no puedo dejar todo esto así. Adiós.
–Pilar espera...

Pero la otra mujer no la espero y salió rápidamente del departamento azotando la puerta; Micaela quedó entonces sola en el lugar, con la respiración entrecortada, comenzando a llorar convulsivamente mientras las escenas aparecían una a una en su mente; era culpable, era irremediablemente culpable de haber faltado a su promesa de amor, de no haber confiado en Pilar, de dejarse engañar con tanta facilidad y de haber herido a la mujer a la que amaba tanto como antes.




Próximo episodio: Mariposas calcinadas

No hay comentarios:

Publicar un comentario