La traición de Adán Capítulo 18: Paraíso sin retorno




Faltaban solo un par de horas para la inauguración de la Galería de arte, y Adán fue al departamento de Carmen ante su llamada.

–Adán, después de la inauguración me voy del país.
– ¿Qué?

Adán la miró fijamente; había pasado en la última jornada algo que él desconocía, estaba seguro de eso, y ella no se lo diría, no en ese momento al menos.

–Así es, me voy, así que te quedarás a cargo de todo.
– ¿Y por qué te vas, qué pasará con la galería?
–La galería puede sostenerse a sí misma, no me necesita aquí, además tú estarás ocupándote de los negocios, porque esto será un éxito; por mi parte debo iniciar un viaje, quiero buscar mi siguiente inspiración, algo que supere la majestuosidad del Regreso al paraíso.

Adán se quedó un momento en silencio, sabiendo que eso tenía que ver con algo más, muy probablemente con Pilar. Tendría que investigar a prisa, pero por otro lado no le venía mal que Carmen se fuera, de hecho esa era una de las escenas más ventajosas para el inicio de su nuevo proyecto.

–No sé qué decir. Por un lado me alegro que tengas nuevas inspiraciones, pero será extraño que no estés, la galería quedara huérfana.

Carmen parecía estar pensando en cualquier cosa menos en eso, así que no le tomó importancia.

–Adán, es de suma importancia que la galería sea un éxito.
–Lo será –replicó el– la gente quedará impactada con el Regreso al paraíso. A propósito, tú y yo seguiremos en contacto. ¿O no?
–Yo te llamaré si te necesito para algo en particular, por lo demás está todo en tus manos, así que eres libre de tomar tus decisiones; ahora ve a arreglarte para la inauguración.

Micaela estaba en su departamento con la segunda cerveza de la tarde y completamente deprimida cuando tocaron a la puerta. Esteban entró vestido de gala y  la miró sorprendido.

– ¿Dónde has estado? Llevo todo el día buscándote, me tienes loco, y además mírate, estás en buzo cuando deberías estar lista para acompañarme de nuevo a la galería de arte.
–No voy a ir.
– ¿Y se puede saber por qué?

Micaela no había querido hablar con nadie, y no tenía claro si quería contarle o no a su nuevo amigo lo de Pilar. Pero tampoco le había dicho lo otro, así que decidió comenzar por ahí.

–Eva San Román está detrás del robo de nuestras cuentas de correo.

El hombre se guardó una maldición y se sentó junto a ella.

–No puedo decir que me sorprenda. ¿Cómo lo supiste?
–Estuve investigando –replicó ella con evasivas– van a despedirte y a mi contigo.
–Es muy posible, pero eso no nos priva de ir allá y beber gratis.
–No iré, ve tú. No estoy de humor.

Esteban bebió un trago de cerveza.

–Pero tú no estás así por el trabajo, hay algo más en todo esto.
–Es verdad.
–Hagamos algo entonces –comentó Esteban sonriendo– cuéntame que es lo que ocurre, desahógate conmigo porque parece que estás desmoronándote.

Micaela sintió que se le llenaban los ojos de lágrimas.

–No es eso, es que... se suponía que estaba rehaciendo mi  vida, que ya había quedado atrás y ahora todo es diferente, porque...

No pudo seguir hablando, sintió que se le iba el aire del cuerpo; Esteban la abrazó.

–Tranquila. Oye, tu puedes confiar en mí, así que sácalo, di todo lo que estás pensando, vas a ver que soy un muy buen paño de lágrimas.

Poco después la galería rebosaba de gente; tal como Adán lo había previsto, el misterioso hecho del disparo había centrado todas las miradas en ellos, de modo que para la inauguración todos los medios especializados confirmaron su asistencia de inmediato, e incluso se agregaron un par de revistas de sociedad con la excusa de retratar a varios de los asistentes. Adán estaba vestido con un traje en un exclusivo tono petróleo,  y se paseaba por entre los invitados sabiendo que muchas de las miradas estaban sobre él por su porte y gracia, y además porque su manejo de la situación anterior había sido brillante. Carmen apareció a su lado con un sencillo vestido en colores verdes que mezclaba distintas tonalidades, y se quedó junto a él mientras el anfitrión, ubicado estratégicamente delante de los cuadros centrales aún cubiertos, hacía las presentaciones finales.

–Damas y caballeros, la espera terminó; tengo el honor de presentarle a cada uno la obra más importante en la carrera de Carmen Basaure hasta ahora, El regreso al paraíso.

El silencio se apoderó del lugar, y el anfitrión se hizo a un lado para permitir que las asistentes quitaran las oscuras sedas que tapaban las obras; Adán miró nuevamente la obra y vió otra vez el mismo efecto, la sensación tormentosa y angustiante que había sustituido a la paz y armonía de la obra anterior. Luego miró en sentido contrario, y entre los disparos incesantes de las cámaras de los periodistas, vió como los rostros de los asistentes quedaban invadidos por el asombro; estaba funcionando, el efecto casi mágico de los dos cuadros ubicados a una distancia y en un ángulo especifico invadía a cada uno de sus asistentes, expandiendo el silencio y las murmuraciones de asombro. Una a una las asistentes descubrieron el resto de los cuadros  de la galería, pero nada podía contrarrestar el efecto único del lienzo que parecía moverse por sí solo. Una crítica de arte, que estaba muy cerca de Adán, escribía a toda velocidad en un bloc sus primeras impresiones. ¨Completamente desconcertante, la afamada Carmen Basaure ha logrado crear frente a nuestros ojos una ilusión tortuosa que solo creímos que era posible en la pantalla de un cine. Ahora el dolor y la paz del paraíso están entre nosotros.¨  Era más o menos lo que se esperaba de una crítica, aunque creía que a rasgos generales hablarían de Regreso como una obra innovadora aunque tortuosa.
Volcó su interés en Carmen, que respondía a las preguntas de algunos reporteros.

–Quiero decir que este es un gran paso para mí y espero que todos puedan verlo así. En el desarrollo artístico siempre estoy buscando más.
– ¿Cómo enfrentó el desafortunado incidente de la primera oportunidad?
–Solo un incidente menor, pero gracias a mi asesor artístico todo sigue en su camino correcto.

Una periodista dió con el punto.

– El asesor artístico es una figura conocida en Europa pero no mucho aquí. ¿Que la llevó a contar con uno?
–La necesidad de enfocar mi trabajo al público, que es el importante aquí; no me sirve crear algo interesante si nadie va a verlo, y en la comunicación con el público Adán Valdovinos ha sido fundamental, pues me permite a la vez encontrar el camino hacia los sentimientos de mi público y expresar lo que quiero en mi obra.

¨Expresar lo que quiero¨ ya no tenía el mismo sentido que antes, aunque quizás conllevaba el sentido más práctico de Carmen: una mujer atormentada tratando de alcanzar algo que jamás consigue tocar. Comprobó que Pilar no había llegado, lo que confirmaba sus sospechas, pero lo que más le llamó la atención fue, al fin, ver llegar a Eva. Hasta el último momento ella no le había asegurado asistir ya que estaba ocupada con algunos asuntos, pero finalmente se acercó; estaba más hermosa aún si era posible, con un vestido negro impresionante, aunque sin Céspedes como compañía.

–Me alegra que estés aquí.
–A mi también, aunque estoy sorprendida con lo de la obra, dijiste que era perturbadora pero no creí que tanto.
–Lo es –comentó Adán– pero al menos no puedo decir que pasara desapercibida; más tarde tenemos que hablar.
–De acuerdo, ve a mi hotel.
–Tan pronto salga de aquí.

Eva se mezcló con los invitados. Ahora había logrado la inauguración, solo le bastaba despedir a Carmen en el aeropuerto para empezar su nuevo proyecto con Bernarda Solar.

En tanto, Bernarda estaba en su lujoso departamento disfrutando de una copa de champagne. Aunque sonara extraño, la inauguración de Carmen Basaure le convenía progresivamente más en la medida que tuviera más éxito, pues así sería más exitosa ella con el nuevo proyecto de Cielo; ya tenía a Luna, a Adán Valdovinos, y también a la constructora Del mar y Alzarrieta, de modo que las piezas estaban en donde las necesitaba; ya había comprobado que Carmen tenía hecha una  reserva en una aerolínea, que predecible para ser una artista. Solo había una molestia, y es que tenía que cambiar cerraduras y asignar algún tipo de protección a sus propiedades, porque aunque no era un riesgo, Micaela si podía ser una molestia y era algo que podía suprimirse con facilidad. No podía provocarle daño alguno, pero si tenía pensado destruir sus estatuillas perfectamente podía querer atacar su galería o lo que fuera.
Bebió otro trago de champagne.

Pilar despertó de pronto en la noche; estaba agitada y con el rostro bañado en lágrimas; así que había estado llorando durante el sueño, obviamente por los recuerdos de su enfrentamiento con Micaela. A fin de cuentas tenía que afectarle en algún momento, si sea como fuere se había enfrentado a ella, a la única mujer que había amado; en esos momentos le dijo todo lo que sentía, la rabia y el dolor que tenía guardado hacía ocho meses y contando, pero además de eso se encontró con algo sorpresivo, la súplica de Micaela por su perdón; había supuesto que lo negaría o que estaría obstinada en su pensamiento inicial, pero su actitud y las pruebas que le llevó habían resultado inapelables. Por un lado, al recordarlo, se sentía angustiada de verla así, pero por otro no dejaba de tener rabia por todas las humillaciones pasadas. No sabía que era lo que podía ocurrir después, pero si tenía claro que no quería a Micaela ni a nadie de los involucrados en su vida, se quedaría en el país para reconstruir la vida que le habían quitado y con el restaurante creía tener el mejor comienzo.

Adán llegó al hotel y fue recibido por Eva, que ya estaba preparada con un hermoso camisón de satén blanco; se besaron con ardor tan pronto cerraron la puerta.

–Ya lo conseguí –comentó ella triunfante– mañana ya no tendré que preocuparme por el gerente de proyectos.
–Fantástico, pero eso quiere decir que lo despediste hoy, porque no estaba en la inauguración.
–Tal vez lo está presintiendo, pero aún no, lo despediré mañana. Lo demás ya está cubierto.

Adán comenzó a desnudarse mientras Eva servía whisky para ambos.

–Genial, tienes dos problemas resueltos, y yo dentro de los próximos días comienzo a trabajar como Administrador en el nuevo proyecto integral de Bernarda Solar, me contactó hace algunos días por la expansión de la galería Cielo, y ahora que termino con Carmen Basaure, es la oportunidad perfecta.

Eva frunció el ceño.

– ¿Bernarda Solar?
–Sí.
–Es accionista mayoritaria en la constructora –replicó ella alcanzándole una copa mientras evaluaba su cuerpo– de hecho estuvo en la última reunión de directorio.
–Así que se trataba de eso –comentó Adán sonriendo– ese es el nuevo proyecto, seguro quiere una constructora de proporciones para sus planes, eso quiere decir que de un modo u otro trabajaremos unidos.

Volvieron a besarse.

–Y mientras estemos unidos no hay nada más que importe.
–Es verdad. Ahora celebremos, quiero hacer el amor contigo.
–No tengo ningún reparo.

Eva se despojó del camisón, dejaron las copas con las que habían brindado a un lado y se enfrascaron nuevamente en el juego del amor, donde sabían que cada caricia era deliciosa como la primera, y cada nueva sensación era incomparable. Éxito profesional, amor, placer, dos personas fuera de lo común unidas por sus propios deseos, no había nada mejor todavía para ellos.



Próximo episodio: Cielo infinito

No hay comentarios:

Publicar un comentario