La traición de Adán Capítulo 26: Destino decidido



–Al fin llegaste Samuel.

Samuel llegó al lugar de encuentro, un restaurante italiano que a esa hora estaba relativamente vacío; quienes lo esperaban parecían impacientes.

–Lo lamento, estaba ocupado. Miguel, Sofía, es un gusto venir con buenas noticias.

Sofía estaba algo nerviosa, pero Miguel la había tranquilizado diciéndole que la mejor parte de todo es que no estaban cometiendo delito alguno.

–Cuéntanos que has descubierto.

Samuel sonrió.

–Hay bastante que contar; primero, tengo confirmada una sospecha anterior, Adán mantiene una relación con Eva San Román, la gerente de proyectos de la constructora Del Mar.

Sofía frunció el ceño. Así que finalmente tenía razón al pensar que todo lo que él le había dicho no era más que una mentira.

–Me imagino que se traen algo entre manos.
–Eso es seguro; ella compró algunas acciones de las obras de arte de Carmen Basaure apenas llegó al país, y él tiene algunas de la constructora desde casi el mismo momento en que empezó a trabajar como gerente del Boulevard, así que lo más probable es que tengan pensado aprovechar sus conocimientos de la empresa para sacar jugosos dividendos; por supuesto que están protegidos porque las acciones no están directamente a su nombre.
–Pero entonces podríamos revelarlo, eso les causaría problemas.
–Sí y no –comentó Samuel– no es tan sencillo y demasiadas cosas pueden salir mal al hacer una denuncia como esa, pero es un buen antecedente. En todo caso conozco a Adán Valdovinos y sé que sus planes van mucho más allá de unas simples acciones, quiere más y ahí es donde tenemos que atacar.

Miguel estaba ansioso por vengarse, pero sabía que aún tenía que seguir siendo paciente; sentada a su lado estaba la recompensa.

– ¿A qué te refieres con que quiere más?
–Mi sospecha es que pretende adueñarse de algo, realizar algún traspaso a su nombre o algo así, y el proyecto del que es gerente, es decir el Hotel en el Aeropuerto, va a ser el indicado, porque ahí está junto a Eva San Román y además comienza desde los cimientos; solo necesito un poco más de tiempo y paciencia. Pero lo que les dije no es todo, hay otra cosa que me parece muy relevante: Bernarda Solar, la nueva accionista mayoritaria de la Constructora, también tiene algunos secretos, y estoy cerca de descubrir cómo es que se quedó con la mayor parte de unas acciones que no estaban en venta, así que cuando lo confirme estoy seguro de que tendremos más cosas interesantes que agregar a esta historia.
–Espero que tengas razón –comento Sofía– ya estoy cansándome de esperar los resultados. Adán  no puede ser tan brillante de no haber dejado cabos sueltos.

Samuel se sacudió el cabello; Adán si había dejado cabos sueltos, pero eso era otro cuento, por el momento tenía la fórmula perfecta para sacar dividendos de ambas partes, sin olvidarse de su venganza personal en contra de Adán.

–Nadie es tan brillante cuando depende de otros, y él necesita a mucha gente que colabore con él o que sean sus víctimas.

Sofía apretó  los puños. Claro, ahora veía con claridad que solo había sido un trozo de camino, pero en su momento no era tan evidente, porque Adán llegó a ella por accidente cuando ya tenía un buen trabajo, pero después de ser su novio tuvo acceso directo a un mundo un poco más exclusivo, donde usó sus estrategias para terminar trabajando para Carmen Basaure y comenzar su ascenso. Seguro que San Román era su siguiente escalón, pero a ella no la envidiaba, más bien deseaba que fuera más inteligente que él y lograra hacerle algún tipo de daño, o al menos distraerlo lo suficiente como para evitar que se diera cuenta de su presencia.

–Quiero estar presente.
– ¿Qué?
–Me refiero al momento –respondió ella con convicción– quiero estar allí, cuando Adán caiga. No me importa que sea específicamente lo que logremos, pero quiero estar viéndolo a los ojos cuando caiga, quiero que me vea decirle con la mirada que eso es por lo que me hizo, porque herirme no es gratis como siempre creyó.

Miguel sonrió.

–Vas a estar Sofía. Tú y yo vamos a estar ahí, juntos viéndolo desplomarse, te lo aseguro.

Pilar estaba en casa de Margarita decidiendo qué iban a hacer en la celebración de año nuevo.

–Ay amiga, y yo que pensé que a mi amado le iba a parecer fatal lo de trabajar para estas fiestas, y me sale con que quiere  una reserva para todos sus amigos de trabajo.
–Excelente, eso quiere decir que no tendrás que vigilarlo.

Las dos rieron alegremente, mientras Margarita servía café para ambas.

–Estoy tan contenta con el éxito que ha tenido el Morlacos –comentó– es como si hubiéramos nacido para hacer este restaurante, ¿no  crees?
–Es verdad, yo tampoco creí que funcionara tan bien: imagínalo, ahora atendiendo a tiempo completo, y con reservas copadas para fin de ciclo. Es estupendo.
–Y las ganancias amiga. Oh, hay un vestido que creí que nunca podría comprar y ahora solo tengo problemas de tiempo para ir por él; a todo esto, supongo que sabes que te tengo en mi exclusiva lista de invitados a la celebración de  Navidad.
– ¿Pero en qué momento mujer?
–A la hora de almuerzo por supuesto –contestó Margarita como si fuera obvio– perfectamente nos podemos escapar, yo dejo todo adelantado y tú... tú eres la jefa, así que está todo listo.
–Te lo agradezco...

Pero su amiga la interrumpió haciéndola callar.

–Shhhtt. Ni siquiera pienses en inventar alguna excusa Pilar, estás  con nosotros en el almuerzo y se terminó el tema.

Pilar asintió agradecida; tener no solo a Margarita sino que a su familia como la propia era más de lo que podía esperar de la vida. De pronto sonó su teléfono móvil.

–Hola –saludó rápidamente– sí, soy yo... así es... ¿disculpe?... no, no es así... ¿de parte de quien llama? disculpe, le han dado información equivocada, mi restaurante no está en venta.

Margarita dejó el café en la mesa y miró fijamente a Pilar, sin saber muy bien qué pasaba, aunque ya había notado el cambio en su expresión.

– ¿Qué pasó?
–Algo está mal en todo ésto. Me acaba de llamar un ejecutivo para concertar una cita.
– ¿Y qué te dijo?
–Que quieren comprar el Morlacos.
–Pero eso no es nada malo mujer.
–Yo creo que sí. Porque la empresa  a la que representaba ese hombre es propiedad de Bernarda Solar.
– ¡La madre de Micaela! –exclamó Margarita escandalizada– eso sí que es raro, aunque también podría ser una coincidencia o un error.

Pilar bebió un trago largo de café; debía tener demasiado ciudado.

–No es un error. Esa mujer actúa premeditadamente, es seguro que esto lo hace sabiéndolo muy bien. Fue un error quedarme como titular.
–Ya pero... –se interrumpió. Iba a decir que no era para tanto, pero la experiencia decía otra cosa, y entonces su lado egoísta comenzó a advertirle– amiga, creo que tienes razón, pero no podemos quedarnos así nada más, hay que investigar por si acaso al menos.

Investigar había dado frutos antes, pero ahora necesitaba algo más.

–No Margarita; esta vez voy a hacer algo más directo.

Momentos después Bernarda estaba contestándole la llamada.

–Hola.
–Usted está hablando con Pilar –sucedió un incómodo silencio– sé que sabe quién soy, así que no se quede callada.
–Buenas tardes Pilar.
–La llamé por un tema y espero no tener que repetirlo. El restaurante Morlacos es mío, no trate de interferir de ninguna manera.

Bernarda había acusado el golpe muy lentamente, pero reaccionó.

–No pretendo  interferir ni nada por el estilo. Simplemente pretendo hacer buenas inversiones.
–Sus únicas inversiones son mentir y envenenar todo lo que la rodea –replicó la joven ácidamente– pero quiero que le quede claro que no soy la estúpida que era antes, ahora no permitiré que se me acerque.
– ¿Y por qué no? –preguntó la otra– puedo hacer una oferta interesante y además de seguir haciendo lo mismo, ganarás mucho dinero.
–Mi restaurante no está en venta. Y tenga cuidado con lo que hace, porque si me amenaza o hace cualquier cosa en mi contra, voy a empezar a hablar de lo que se dé usted, y créame que le va a parecer muy asqueroso escuchar de boca de los demás decir que es un pedazo de basura.
–Te lo estás tomando muy personal querida...
–Sí, me lo estoy tomando personal porque esto es personal; ni usted ni nadie se van a interponer en mis proyectos personales. Tenga ciudado, porque su dinero no puede contra los rumores, y solo necesito hablar con las personas indicadas para que su fama de gran persona y empresaria se vea amenazada por la verdad. Recuerde que estuve en su casa Bernarda, y recuerdos visuales no son lo único que tengo.

Cortó. Del otro lado de la conexión Bernarda dejó el teléfono sobre su escritorio y arrojó violentamente un vaso contra la pared, el que fue a destrozarse en mil pedazos.

– ¡Mocosa insolente, cómo te atreves a amenazarme! Qué es lo que te robaste de mi casa, ¿qué es lo que tienes en mi contra?

Volvió a sentarse, luchando por calmarse. Sabía que no estaba oyéndola, pero deseó tenerla frente a si y sacudirla hasta hacerla llorar para obligarla a contarle todo. No podía soportarlo, ella no era nada, ni su propia madre la quería, ¿cómo podía simplemente creer que era rival para ella, para Bernarda Solar? Muchos con más recursos se habían interpuesto en sus planes, pero no importaba lo que pasara, el resultado siempre era el mismo, se salía con la suya; cuando descubrió que esa idiota tenía un restaurante decidió quitarla del camino, y ahora las cosas tomaban ese cariz tan extraño. Bien podía ser una amenaza sin fundamento, pero también podía ser verdad, y no podía arriesgarse a ningún escándalo mientras tenía el éxito del Boulevard y comenzaba a armar el Hotel; tendría que esperar un poco más para eliminarla, pero vaya que lo haría, y entonces ella se tendría que comer todas sus amenazas.

Por otro lado, el detective que había contratado Eva estaba avanzando en sus investigaciones; Mijaíl Macrura era un nombre demasiado recordable como para usarlo en su trabajo, así que iba variando entre los nombres y apellidos que tuvieran más individuos en el país, de modo que seguía siendo nadie, lo más importante en su trabajo. El acosador de Eva San Román era un caso especial, porque en primer lugar no era reciente y en segundo era alguien con quien había un vínculo en cierto modo voluntario; hombre de 53 años, administrador de propiedades rurales, separado, sin hijos, sin un domicilio comprobable, con ciertos recursos y perdidamente enamorado de la mujer. No era difícil imaginar cómo es que alguien se puede interesar o incluso enamorar de alguien como Eva San Román, estaba de más decir que era atractiva, bellísima, interesante, inteligente y educada por decir solo algunos de los atributos que tenía, lo que llamaba la atención del caso es que alguien como ella llegara a tener contacto directo con alguien como él. Tenía como costumbre no investigar los aspectos oscuros de sus clientes siempre que estos no tuvieran que ver directamente con el caso, así se evitaba emitir juicios o perder el norte, al fin y al cabo que en términos fríos, el cliente era el bueno y quien le persiguiera o acosara terminaba siendo el malo, al menos para él.
Sabía que ese hombre estaba en la ciudad, había llamado por teléfono al antiguo número de ella, le había enviado un sobre con un mechón de sus cabellos claramente de hacía algunos años y era lo suficientemente peligroso como para que ella temiera por su vida si daba con su paradero exacto; había sido un error romper la tarjeta y bloquear el número antiguo de la mujer, ya que con el habría podido tomar muchos datos, pero por otro lado había algo importante de donde sacar información, es decir del sobre que ella había recibido. A simple vista era algo común y que se vende en cualquier sitio, pero un conocido que trabajaba en papelería lo revisó y le dijo que esos sobres los vendían las librerías o bazares de barrio, porque estaban descontinuados y solo ahí podían quedarles; actualmente en las librerías de prestigio vendían unos sobres iguales, pero que según el entendido eran de una calidad inferior y eso se notaba en como reaccionaba el papel ante la presión o la fricción. Así que el administrador estaba alojándose en una zona residencial relativamente antigua donde tenía  a la mano un bazar típico de barrio, y podía deducir que estaba en un hostal porque si no tenía domicilio conocido hacía mucho tiempo, era improbable que tuviera vivienda propia. Que pudiera enviar el sobre indicaba que sabía dónde trabajaba en general pero no en particular, y que tampoco sabía dónde alojaba, tema que se hacía más difícil para él porque ella estaba en un hotel. Pero solo era cuestión de tiempo para que la alcanzara, y Eva San Román era una profesional exitosa que no podía permitirse escándalos de ningún tipo, menos aún si estos involucraban a alguien potencialmente peligroso.
Ya había reducido los sitios de búsqueda, porque si el acosador pretendía dar con el paradero de ella, lo lógico es que estuviera en un lugar barato y con buen y rápido acceso al centro de la ciudad y también a las salidas vía carretera, tanto para escapar como para llevársela si es que ese fuera su objetivo final; en el trabajo que tenía encargado sabía que acercarse al tipo y asustarlo sería inútil, así que lo que debía hacer era fabricar una situación que lo expusiera ante la ley, de preferencia algo llamativo que lo hiciera ser público al menos momentáneamente, y desde luego que si armaba todo bien, dejarlo en la cárcel sería un broche de oro.





Próximo episodio: Dos balas

No hay comentarios:

Publicar un comentario