Sten mor academia 1° Capítulo 08: Piedras, maestros y objetivos


Explanada central. Martes 06 de abril

Después de la inesperada e inintencionadamente llamativa demostración de Sebastián, los ánimos del resto de los estudiantes se vieron aumentados casi de forma automática, lo que motivó al resto de los maestros a poner un poco más de distancia y concentración en los suyos. Gabriela llevó a su grupo hacia una glorieta a cierta distancia del centro de la Zona.

—Bien —dijo luego de una pausa—, lo primero que quiero aclarar, es que soy la maestra con las estadísticas más sólidas de esta academia. Eso no se gana en un concurso ni es un regalo, se obtiene con trabajo y una disciplina férrea; mis estudiantes siempre demuestran las mejores estadísticas y son destacados, no sólo uno como es el caso de Celia, sino todos los que trabajan conmigo. Quiero que tengan en cuenta que si no están dispuestos a poner todo de su parte, su estadía va a ser larga y difícil.

Karlo evitó hacer cualquier tipo de aspaviento al escuchar esas palabras, pero no pudo menos que notar que ella estaba hablando en serio. Ya la primera vez que hablaron con su maestra, notó su fuerte carácter y determinación, pero esta demostración de intenciones era algo completamente diferente; estaba decidida a mostrar desde el primer instante que pretendía sólo lo mejor. Tenía que ser inteligente y averiguar desde ya cómo ganar su aprobación.

—No veo caras confundidas, me alegro que todo haya quedado claro.

Hizo uno nueva pausa, en la que paseó la mirada por todos ellos, uno a uno analizando.

—Celia, tu piedra es el ámbar ¿Qué sabes de ella?
—Según sé, es resina fosilizada, que se endurece a lo largo de miles de años.
—Bastante bien: para que sea más claro, la resina obtiene las características del ámbar al condensarse dentro de la roca. Carlo, tu piedra es la amatista: muy resistente, originada en el magma, el hierro en su interior da el color que tiene. Lucio, la fluorita no es tan resistente, pero puede conducir aniones. Karlo, el diópsido tiene propiedades de las piedras ígneas y algunas prismáticas. Silvia, el ángel aura...
—Es un tipo de cuarzo —comentó la aludida, sin inmutarse—, que ha sido irradiada con moléculas de plata; estas moléculas inciden en la tonalidad y firmeza de la piedra, y además le dan otras cualidades.

Durante una milésima de segundo, la expresión de la maestra fue impenetrable, pero luego cambió a una suerte de aceptación.

—Bastante bien —dijo al cabo de un instante—. Pero es evidente que necesitan investigar más. La piedra no es un objeto decorativo: para hoy a las nueve de la noche quiero que estén informados apropiadamente.

Mientras tanto, Omar había llevado a su grupo a una zona bañada por el sol de la mañana, e indicó a todos que se sentaran en el suelo y siguieran un ritmo específico de respiración.

—Eso es, continúen así; están inspirando tres, botando tres tiempos, no olviden que es importante inspirar por la nariz y soltar por la boca, lentamente y sin apresurarse. Están bajo la luz del sol, están recargando energía para poder iniciar el día de la mejor forma, después de una noche de sueño. El sueño permite recuperar fuerzas, descansar y ayudar a los procesos regenerativos, pero durante el día también podemos ayudar a nuestro organismo a funcionar bien.

Los cinco estaban en silencio, cada uno siguiendo las instrucciones o pretendiendo hacerlo; Omar veía con claridad las reacciones físicas de todos y podía leer sus movimientos como si fuera un mapa.

—Esteban, tienes que relajarte.
—Estoy relajado.

Pero al instante de haber hablado se arrepintió. No sonaba relajado, y era porque la inactividad lo angustiaba en cierto modo ¿Por qué no estaban haciendo algo como los otros? Había visto de reojo el revuelo que causó Sebastián en su grupo, pero no estaban lo suficientemente cerca como para escuchar con claridad, sólo supo que había hecho algo. Quizás le dijeron que hiciera una pirueta o algo parecido, y por eso lo estaban celebrando. Pensó que al estar en el grupo de Omar habría actividad física al por mayor.

—Inténtalo más, pero con menos intensidad. Ferrán, endereza la espalda. Isabelle, respira más lento, te estás apresurando. Miraz, muy bien. Abigail, relaja los hombros, esa postura va a perjudicar tu cuello.
—Muchas gracias por tu consejo —la voz de Ferrán tenía el tono perfecto para demostrar que estaba de acuerdo con la instrucción dada, y esbozaba una plácida sonrisa—; lo estoy aplicando ahora mismo. Lo lamento si hablo mucho, pero es una técnica impecable.
—Gracias por el comentario.
—Sólo hago honor a la verdad. En Ciudad Capital asistí a algunas sesiones de relajación y masajes, pero nada se compara con esto, tus instrucciones son perfectas.

Después de unos momentos, Isabelle comenzaba a percibir los efectos positivos de la relajación, y cerró los ojos para poder concentrarse más.

—Parece sencillo, pero funciona.
— ¿Te sientes más tranquila?
—No sé si decir tranquila —replicó hablando muy despacio—, es como si estuviera dormitando ahora y me gusta dormir.
—En algunas personas causa ese efecto; a otros los ayuda a recargar energías de inmediato. Ahora —agregó con suavidad—, aumenten la respiración a cuatro tiempos y traten de hacerlo muy lento en ambos casos.

Flavio tenía a su grupo cerca de los arbustos de la derecha, protegidos por la sombra.

—Y de esa manera es que podrán concentrarse en las materias que deben estudiar.

Naro estaba sorprendido de escuchar al maestro: todo en él hacía pensar que era prácticamente un niño inexperto, pero a la hora de hablar, era claro que sabía muy bien su trabajo. Usaba pocas palabras, era directo pero desapasionado al expresarse, y al mismo tiempo parecía metódico y cuidado, supo eso al escuchar su propuesta para organizar descansos y periodos de estudio.

— ¿Por qué no nos muestras tu poder?

La pregunta de Serene tomó por sorpresa a todos, más que por el contenido, porque sonaba a una orden. Sin embargo, Flavio no dio la más mínima muestra de haberse alterado ante esa actitud.

—El poder es la capacidad de hacer algo; la gran mayoría de los seres humanos tenemos la capacidad de hacer muchas cosas así que ¿A qué te refieres con exactitud?

Serene notó que todas las miradas estaban en ella y que su pregunta no resultaba tan clara, pero hizo gala de una gran sonrisa ingenua para responder.

—Me refiero a lo que puedes hacer con la piedra, como Darius.

Flavio asintió ligeramente, dando a entender que comprendía el significado de la pregunta.

—No tengo la capacidad de realizar algo como Darius.

Era una respuesta sin salida; el resto del grupo se quedó observando en un incómodo silencio, aunque el maestro no mostró la más mínima inquietud. Edsel miró en dirección a la chica, y se sorprendió de ver que estaba completamente tranquila, como si no advirtiera la situación. Priscilla revoleó los ojos y decidió sacar al grupo de ese incómodo escenario.

—Flavio. La piedra que tengo es la Kyanita, y estuve investigando un poco en la red, pero no estoy segura de haber encontrado lo que necesito.
—Te recomiendo que en etapas preliminares confíes en la biblioteca de la residencia. Posteriormente la torre violeta puede proporcionar todo lo que necesites.
—Gracias.
—Gracias a ti por mencionarlo. Las sesiones conmigo serán a partir de hoy a las nueve en punto de la mañana y en horas de la tarde; les pido que por hoy tengan disponible una lista de preguntas acerca de lo que hayan visto en esta jornada, para poder hacer una tormenta de ideas. Irene, veo que tienes algo que preguntar.

Todo había estado dando vueltas en su mente hasta ese momento, y la noche después de la jornada inicial no había ayudado a dilucidar dudas.

—Me preguntaba si recomiendas tomar información respecto de alguna ciencia como la química, o quizás la física.

Flavio asintió, nuevamente.

—En una etapa inicial, no, si temes estar rodeada de demasiada información. Pero si quieres familiarizarte con algunos conceptos de las ciencias naturales, estoy seguro de que encontrarás esa rama muy interesante y productiva.

Irene asintió, sonriendo; así que ahí estaba la punta del iceberg, un pequeño adelanto de lo que se ocultaba tras la piedra que tenía en su poder. Y había aprendido en Torre de piedra que muchas cosas en la vida tenían relación con el estudio.

En tanto, Darius estaba sentado junto a su equipo, al lado de una dispensadora de dulces.

—Así que Krau es el líder del grupo y decidí que será mi favorito durante esta semana. Es un gran honor para ti, así que espero que lo sepas valorar y actuar con honor.

Mauren estaba haciendo un esfuerzo por mantener la seriedad. En diez minutos no había dicho nada consistente.

—Y entonces ¿Ya tienes pensado algún plan para nuestro aprendizaje?
—Oh sí, tengo muchas cosas en mente. Toma uno de angora del este.
—Gracias.
— ¿Me alcanzas uno o dos?

Darius sonrió ampliamente mientras sacaba un puñado.

—Lo veo en tu cara, quieres muchos, así que toma. El secreto es que nunca tienes que comer uno azul cielo después de uno verde cristal no es buena idea.

Mientras Alej se sentaba a un costado a comer, Mónica hizo un intento por llamar la atención del maestro hacia la clase.

—Estuve viendo un poco que los otros grupos están haciendo dinámicas y cosas por el estilo ¿Qué haremos nosotros?
—Lo primero es que se conozcan —respondió él como si eso respondiera cualquier pregunta—, y yo también tengo que saber algunas cosas de ustedes. Aunque ya veo varias. Mauren, eres lista, piensas rápido y trabajas duro, tú Alej bebes cerveza, Mónica, eres de mente veloz y decidida, Bárbara, eres lo más dulce de esta academia, Úrsula, eres del tipo de persona que mira muy fijo al frente. Y ahí, hecho una bola de nervios esta mi favorito, Krau, eres fuerte, te gusta ganar y tienes un gusto especial por humillar a los perdedores.

Mauren tuvo que cambiar toda su imagen del maestro, y se sintió gratamente impresionada. Mónica, en tanto, procuró mantenerse atenta a todo lo que pudiera suceder; así que el despistado maestro sabía ver a las personas con mucha más claridad de lo que parecía, y el descubrirlo recién en ese momento indicaba que había estado con la guardia baja al guiarse por su aspecto y ese extraño comportamiento.

Jael mantuvo una postura seria durante el tiempo en que ella y el grupo se desplazaron lo suficiente para alejarse de los demás, y todos captaron el mensaje, avanzando en silencio tras ella; cuando estuvieron lo suficientemente alejados, se dispuso a dar indicaciones.

—Este es un momento muy importante —dijo con tono marcial—, y no les voy a mentir: quiero tener las mejores estadísticas este año, y para eso tengo que convertirlos en los mejores estudiantes que puedan ser. Esto no es fácil, y si me decepcionan los haré llorar.

Oskar sintió que apretaba los puños de forma involuntaria; por suerte tenía las manos a la espalda y eso ocultaría su malestar.

—Soy estricta y quiero lo mejor, pero no se confundan con otras persones de aquí: yo les daré las herramientas, les diré cuales son los trucos, incluso atajos si es que lo necesitan, pero a cambio de mi esfuerzo, exijo que cumplan y den lo mejor de sí mismos. No me importa si tienen sueño, hambre, cansancio, o si tienen dudas existenciales ¿Saben por qué? Porque en esta academia disponen de todo para superar esos detalles insignificantes. Yo pude. Cualquiera que haya pasado el examen de admisión puede, a menos que tenga una actitud mediocre ante la vida.

Aziare en tanto, estaba dando una rápida revisión a las piedras de sus estudiantes antes de dejarlos libres.

—Como les decía, lo que ocurrió es una muestra, pero resulta mucho más explosiva que la realidad; de todos modos voy a darles algunos consejos, si prometen no divulgarlos. Extraoficialmente se dice que las piedras tienen algunas propiedades místicas, pero yo no lo creo. Lo que ocurre en realidad es que, al ser catalizadores de energía, tienen una incidencia secundaria en el organismo de la persona que la ocupa: el coral se crea a lo largo de millones de años y funciona como un protector para los seres vivos que allí habitan. Esto hace que tengas una piedra cuya energía resulta protectora, es decir conduce los canales corporales que aumentar las defensas. La Rodocrosita en su estado natural se asocia con minerales como la plata y el plomo, esto se traduce en que la piedra puede beneficiarse de forma positiva de las energías ambientales. La obsidiana gris es conocida como vidrio volcánico, y el estar expuesta a altas temperaturas le permite a quien la use beneficiarse de cierto modo del control de la energía a un nivel distinto al resto. El ópalo es la única piedra que puede proyectar el arcoíris con la luz de sol, lo que puede beneficiarte de un manejo especial de la perspectiva o la distancia. El cristal de roca es sumamente resistente y puro, esto servirá para potenciar habilidades físicas. Y bueno, lo que ocurrió con Sebastián puede deberse a que la crisocola no es resistente al daño, pero al mismo tiempo está presente en numerosos sitios, lo que habla de la rapidez de su proliferación. Consideren esto que les he dicho como un dato rosa acerca de las piedras, como dije antes, no es oficial; pero que no sea oficial, no significa que no pueda ser de utilidad.

Febo quedó pensando en lo que la maestra mencionó de la piedra que le correspondía a él, y le pareció haber tenido contacto antes con una similar, aunque sin saberlo a ciencia cierta; nunca había tenido especial afición por la joyería o las gemas, pero en uno de sus viajes como Dj, a Altocielo, estuvo en una lujosa casa atendiendo musicalmente los deseos de una quinceañera y su grupo de amigos; ella tenía un adorno sobre una mesa, una especie de ángel de cristal con un brazo en alto, y que sostenía una piedra que se asemejaba mucho a la rodocrosita que tenía en su muñeca.


2


Poco después, Celia y Karlo iban rumbo a la Torre violeta, primera parada de su segundo día en la academia.

—Estaba hablando con Bárbara, y me dijo que el momento con Darius fue casi de ponerse a jugar a los dados.
—Eso va a afectar su rendimiento —replicó ella alzando las cejas—, ahora siento que cada segundo estoy desperdiciando tiempo en impresionar a Gabriela.

Karlo la observó un momento. Celia era alta y corpulenta, usaba el cabello corto desordenado, y tenía una voz fuerte y que usaba con propiedad. No parecía el tipo de persona interesada en causar algo en los demás.

— ¿De verdad te preocupa?
—Claro que sí —replicó ella—, esto no es un juego, y no lo digo sólo por que ella haya insistido con eso desde el principio.
— ¿Y qué es lo que quieres estudiar?
—Me gustan las actividades mercantiles, los negocios de todo tipo, así que ese es mi norte. Pero dijeron que van a configurar nuestra mejor opción, y soy de las personas que confían en los expertos.
—Eso suena interesante y atemorizante a partes iguales; a mí me gusta el diseño, hace tiempo sigo a Benjamín Starton ¿sabes quién es?
—Para nada.
—Es el famoso arquitecto, el que diseñó el nuevo estadio de Ciudad Capital.
—Ah, el de las columnas.
—Muchos le dicen así. Sí, él. A veces me pasaba horas viendo sus videos, sube unos experimentales en vivo, y es como si el gestor tuviera vida cuando él lo usa.

Llegaron al tercer piso y tomaron por el pasillo de la izquierda.

—Lo amas. Ahora, no entiendo qué tiene que ver eso con nuestra malla de clases ¿Métodos de investigación? Eso lo pasan en la secundaria.
—La maldita secundaria —dijo él con tono irónico—, como esa novela fantástica.

En el salón de Métodos de investigación se encontraron con Ferrán, Abigail, Luz, Oskar, Febo, Mauren, Mónica y Lena, y la encargada Sophie Germ. Resultó ser que en la clase indicada, de una hora de duración y que estaría disponible en la primera semana, estuvieron analizado diversos métodos investigativos, que tenían como objetivo profundizar la búsqueda de objetivos claros para su futuro; tras esta introducción, se les informó que el enfoque de la academia, tanto para impartir conocimientos como para aplicarlos sería una mezcla ente el enfoque cuantitativo y cualitativo, lo que haría que tuvieran que prestar especial atención tanto a los datos estadísticos como a la posibilidad de refutar teorías, o realizar planteamientos que desafiaran ciertas normas; Sophie hizo especial énfasis en que las normas deben ser obedecidas, pero que dentro de las dinámicas de estudio está permitido buscar los métodos más apropiados, y servirse de la experiencia para avanzar paso a paso.

— ¿Esto tiene relación con las piedras?
—No es el área que manejo —replicó la instructora—, pero todo está relacionado. Voy a darles un ejemplo sencillo: si estás estudiando estrategias competitivas para la dirección de proyectos, debes tomar datos de la biblioteca de medios y respetar el esquema predeterminado, pero puedes buscar alternativas para aplicar tus conocimientos, o innovar a la hora de realizar una presentación.
— ¿El sistema de calificaciones es igual a cualquier universidad?
—Ésa es una pregunta muy acertada —dijo la instructora iniciando un holo en la sala—, ya que aquí disponemos de un sistema integrado de calificaciones: cada estudiante tiene una lista de evaluaciones personales que cumplir, y al mismo tiempo debe contribuir al puntaje del grupo que le ha sido asignado. Una vez cada cuatro meses, el puntaje por evaluaciones de grupo se mide, se realiza una prueba definitoria, y el resultado se suma o resta a las individuales.

Abigail tenía una duda desde que los maestros mencionaron la división en grupos.

—Hay algo que me gustaría saber. Esta puntuación es parte de los resultados para nuestro egreso ¿verdad?
—Así es.
— ¿Pero existe un mínimo requerido para aprobar?
—No trabajamos con un mínimo. Como les decía, nuestro sistema es integrado. El centro del sistema es el puntaje personal y grupal, pero en Sten mor buscamos personas que se conviertan en profesionales íntegros, mucho más allá de lo que concierne a la especialidad que escojan para desarrollarse. Por este motivo, nuestro equipo realizará todo tipo de evaluaciones, tanto desde lo cognitivo como lo físico, evolución desde el punto de partida, capacidades sociales, desarrollo personal, equilibrio interno, y más. Es muy importante que sepan esto: no pretendemos eliminar a los menos aptos, sino hacer que todos suban hasta el nivel máximo.

La clase siguió un curso tranquilo, hasta que Sophie los dejó a solas durante el último lapso para que iniciaran un debate en torno a los beneficios de utilizar métodos de investigación planteados en un principio; si bien las opiniones parecían estar mayormente divididas, fueron Mónica y Mauren quienes hicieron que todo se volviera más intenso, la primera defendiendo el modelo basado en estadísticas, y la segunda aquel que toma en cuenta las variables y el contexto de los sujetos a analizar. Para el momento en que la instructora regresó, los ánimos estaban muy elevados en la sala.

—Es una engreída, eso es lo que es —sentenció Mónica tan pronto se topó con Krau, un piso más abajo—. Estaba tratando de llamar la atención de la instructora con ese discurso de la inclusión y los patrones de conducta específica.
—No sé de qué hablas —dijo él entre divertido y en modo de defensa.
—En lo de Métodos —explicó ella como si fuera obvio—. Como sea, ya será mi oportunidad ¿En qué estabas?
—Investigación científica —replicó él con un suspiro—, pero creo que no entendí nada de la segunda parte, estaban hablando de el tipo de corte de algunas rocas y cómo eso está relacionado con algo molecular.
—Si eran rocas, debiste poner más atención, puede que tenga alguna relación con ¿Me estás escuchando?

Krau se detuvo, obligando a que ella prestara atención; sólo en ese momento salió del enojo que la había cegado por unos momentos, y descubrió qué era lo que a él le sorprendía. La piedra verde cristalina en su muñeca estaba emitiendo unas diminutas pero brillantes luces de un suave color blanco verdoso; la chica levantó el brazo a la altura del pecho, y se quedó mirando cómo los pequeños puntos luminosos seguían sus movimientos, como si la piedra hiciese que se mantuvieran suspendidos, orbitando una estrella imaginaria.

Próximo capítulo: Un movimiento importante ¡Usa tu poder!


Sección del autor




Pristo, donde los negocios se viven de dos formas distintas.
Se dice que la entretención y los negocios no pueden convivir, pero esta ciudad ha demostrado lo contrario. Aquí están las principales instalaciones de los grandes conglomerados, las sedes centrales de enormes empresas, y los movimientos bursátiles se desarrollan también, muy cerca de una localidad en donde el arte, la diversión y la entretención tienen un espacio ganado tanto en el corazón de los habitantes, como de los miles de visitantes que a diario llegan para conocer teatros, compañías de danza, hoteles y mucho más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario