Sten mor Preludios: Capítulo 0: Los mejores dos años de tu vida



Hace seis meses

Las luces iluminaron el estudio de televisión, y la presentadora del programa, Beatrice Longwood sonrió con su habitual chipa y encanto. Era una mujer de poco más de treinta años, rubia, voluptuosa y de rasgos agraciados, que dominaba a la audiencia con simpatía y talento.

-Gracias a todos ustedes por sintonizar esta nueva edición de "Con ustedes" el programa donde intento descifrar las vidas de las personas. Hoy voy a conversar con alguien muy relevante, estoy segura de que les encantará.

Las cámaras ampliaron el rango, y sentado del lado izquierdo del set el público del otro lado de la pantalla pudo ver al entrevistado: un hombre de unos 35 años, atractivo y con un traje azul a la medida, que resaltaba su piel blanca y lozana, y los ojos intensamente azules.

-El Famoso arquitecto Benjamín Starton.

La conductora hizo una pausa calculada, para que el público en el estudio de filmación pudiese aplaudir sin pasar los límites auditivos.

-Como muchos de ustedes saben, el señor Starton es el responsable de la creación del nuevo diseño y funciones del estadio deportivo de Ciudad Capital, el recinto remodelado que se ha re-estrenado esta mañana. Le agradezco su presencia en el programa.
-En absoluto, yo soy quien debe agradecer la invitación.
-Es muy amable. Quiero comentar algo, es como una primicia acerca de una noticia; este estudio fue diseñado por Jeremías Althur, quien estudió  bajo su tutela hace muy poco.
-Sí, reconocí algunas líneas de diseño -dijo el hombre con calma.
-Me gusta eso, pero descuide, no voy a hablar de nadie más. Lo que quiero charlar con usted señor Starton, es acerca de cómo se convirtió en alguien tan prominente dentro de nuestra sociedad ¿Se siente un hombre afortunado?

En ese momento la cámara se centró más en él, aunque sin perder el punto de vista de la conductora: el hombre sabía muy bien cómo moverse ante las luces, aprovechando los ángulos y captando los cambios de cámara para estar siempre de cara al televidente, como si sus gestos fueran por completo improvisados.

-Afortunado es sólo una palabra más dentro de muchos términos; podría decir que he sido perseverante, arriesgado, y también también puedo hablar en presente y decir que soy muy feliz.

La mujer sonrió.

-Así veo. ¿Cree que Sten mor es la causa de su momento actual, quiero decir que gracias a la oportunidad de ingresar su talento pudo ser explotado?
-Desde luego que tiene que ver, pero yo no diría que es la causa, sino más bien el método que me permitió alcanzar todo mi potencial.
-Cuéntenos algo más.

El arquitecto sonrió, complacido.

-Usted sabe usar muy bien las palabras, pero ni aun así podré dar detalles.
-Lo que me lleva a otra pregunta -intervino la mujer con elegancia-. Todos conocemos de la existencia de Sten mor y sabemos de la fama que tiene: es la academia no tradicional más famosa de todo el país, y es al mismo tiempo la más misteriosa, y para ambos casos, ocurre por causa de sus egresados. Hay un dicho popular que afirma que si eres elegido para entrar a Sten mor, vivirás los mejores dos años de tu vida.
-Y otro que dice "Si estuviste en Sten mor, tu vida cambiará para siempre"
-Así es. Pero, con todo, los egresados de esta academia nunca hablan de ella, y llevan una especie de pacto entre todos ellos, un acuerdo de silencio que mantiene los detalles del método de enseñanza de la academia en un secreto que sólo atesoran ustedes ¿Por qué es que ocurre esto?

La sonrisa del hombre se hizo más divertida y, acaso, más íntima. Se había producido el instante de complicidad entre ambos que generaba sonrisas en el público porque se veía real, como si se tratara de amigos; ella se inclinó un poco hacia adelante, en señal de confidencia.

-No hay ningún pacto en esto, es mucho más sencillo, en realidad; Sten mor no es algo que pueda ser explicado: tiene que ser vivido.
- ¿Se trata de una experiencia más mística que científica, acaso?
-En absoluto. Sten mor es una academia y como tal, enseña, pero se trata de algo mucho más extenso. Cuando eres seleccionado y entras a Sten mor, lo que recibes es una enseñanza acerca de cómo enfrentar la vida, de cómo ampliar tus horizontes. Nadie va a mentirte con esas frases de libro de autoayuda como "si lo deseas, puedes volar", porque tendrás que enfrentar tu realidad y descubrir para qué tienes talento. Pero, una vez que lo sabes, entonces lo que debes hacer es ampliar tus horizontes, mirar todo el panorama, y tendrás la posibilidad de comprender aspectos que van mucho más allá del campo en el que decidas especializarte; entiendes que puedes desarrollar tu potencial cuando comprendes cómo funciona este en el mundo ¿Cómo podría yo construir si no entendiera el entorno? Esto que he dicho es algo muy superficial respecto a la forma de vida en la academia, pero quizás ayude a explicar, por qué no hablamos de ello. No es un secreto, es personal, y cada uno tiene la oportunidad de alcanzar sus metas mediante la vida que tiene. Es como cuando eres muy joven y te enamoras ¿Alguien puede ensenarte cómo amar?
-No, claro que no.
-En otro sentido, esto es similar; sé que Sten mor genera un interés, pero si lo ves desde otra perspectiva, es el mismo que nos genera a los que venimos de ahí, las instituciones tradicionales, de las cuales sé algo, pero no las comprendo. Las personas que han trabajado conmigo saben que mi forma de vivir y experimentar conocimientos es propia, y que impulso a las personas a salir de la zona conocida, y tomar el riesgo.

La mujer asintió con una radiante sonrisa.

-Sus palabras son muy interesantes, y creo que nos permiten tener una idea más clara de lo que se puede esperar de esta popular academia. Dígame algo más ¿Usted sabe cuál es el criterio de la institución por para elegir a sus estudiantes? Como todos sabemos, nadie puede postula a Sten mor.
-Así es. Una vez que estás en la institución entiendes que tiene que ver con lo que dije antes. Si puedo decir algo acerca de quienes hemos estado en la academia, es que tenemos en común el hecho de haber estado en el umbral de una forma distinta de vivir, y sólo necesitábamos saber con qué llave abrir la puerta; es muy personal, pero tiene que ver con estar listo internamente, no olvide que dos años pueden ser un suspiro.
-El tiempo pasa volando cuando estás con la persona correcta, también.

Ambos rieron cómplices, y contagiaron al público, que los acompañó en una carcajada de identificación; se trataba de una broma fácil pero que podía ser entendida por todos en ese estudio de televisión, y también en casa. La conductora se puso de pie y caminó hacia la derecha, en donde los esperaba un gran mesón cristalino cuya superficie estaba cubierta por un lienzo blanco.

-Aquí tenemos una maqueta a escala de su próxima gran obra, el teatro de las artes que será construido a partir del próximo mes en Pristo. Dígame cuál es su inspiración para conseguir una obra como esta.

Al descubrir la maqueta, quedó a la vista un espectacular coliseo en forma de medialuna, que visto de costado parecía tener una inclinación imposible de los muros exteriores, pero que al ser captado por la cámara desde arriba, revelaba una complicada trama de vigas que engañaban al ojo humano; al mismo tiempo, la disposición de los asientos era perfecta para que la visual fuera total sin importar el ángulo. Las columnas eran de un estilo sutil, que escondían millares de entramados en relieve que, con las luces adecuadas, descubrían antiguos héroes y musas como si se tratara de un lienzo con movimiento propio. Luego de unos instantes de contemplación, el público dio un aplauso cerrado.

-Quise reunir los aspectos más puros del arte que se presenta en este teatro; heroísmo, belleza, admiración y sobre todo entretención. Por eso es que hay mensajes ocultos en las paredes y que pueden verse poco a poco cuando son enfocados por determinadas luces, e incluso dependiendo del ángulo en que se mire, mientras que el exterior es robusto como la historia del arte pero tiene también un mensaje oculto, que habla de la evolución y el constante cambio.
-Es impresionante, se lo digo con toda sinceridad. En un instante nos tomaremos una breve pausa, pero antes quería hacerle una pregunta un tanto superficial; siempre lo vemos con ese broche en la solapa ¿Tiene algún significado en especial? Es muy bonito, y a la vez es llamativo pero distinguido.

La cámara se enfocó en el pecho del hombre, en donde, del lado izquierdo, relucía un broche. Era un objeto metálico rectangular de color acero, con una franja negra esmaltada en una esquina, en diagonal, al centro de la cual brillaba una piedra de color azul traslúcido; lo que más destacaba era que la piedra parecía flotar en el espacio circular dentro de la placa metálica, sin tocar los bordes.

-Es un regalo.
-Al parecer es importante para usted ¿Algún regalo romántico, quizás?
-En absoluto. Es de una persona que me dio guía en un momento importante.
-Ya veo; es un detalle hermoso, pareciera que esa piedra está suspendida en el aire.

El hombre sonrió, divertido.

-Eso sería místico, pero sólo es un efecto visual, por lo que sé es fluorita,  y está recubierta de un tipo de cristal transparente, es todo.
-Mi equipo, que siempre es muy veloz -dijo ella con una gran sonrisa- me dice que en la gemología, la fluorita se usa para enfocar las energías y permitir un mejor desempeño ¿Cree que llevar esa piedra puede haber ayudado a su concentración?
-Para nada -replicó el hombre con tranquilidad-, sólo es un objeto decorativo.

Mientras la mujer hacía unas menciones de anuncios,  el hombre dio una distraída mirada al público y a la conductora del programa; si él así lo quisiera, podría desatar un caos en ese lugar, desplegando diminutos puntos de luz que podrían cegar a los allí presentes, tanto de forma temporal como definitiva. La piedra, en efecto, le permitía utilizar este tipo de poder, el que sin duda lo ponía por sobre todas esas personas de muchos otros modos además de los evidentes por su carrera como arquitecto; si él lo quisiera, con un movimiento de la mano podría destruir o maravillar, incluso enloquecer ¿Hace cuánto tiempo que no usaba el poder de la piedra? La última vez oficial había sido poco después de salir de la academia hace algunos años, y fuera de eso sólo la usaba de vez en cuando en la comodidad de su departamento, como una forma de divertirse que era única y personal: podía crear espectáculos de luz sin comparación, y hacerlos le permitía relajarse y despejar la mente.
Por su puesto que se trataba de una piedra especial, era la que le habían entregado en Sten Mor al ingresar;  la que colgó con una cinta especial a su muñeca, la que le fue otorgada para que aprendiera sus características y pudiera usarla como el catalizador del poder que más tarde aprendería a utilizar en su beneficio. Una piedra simple en apariencia, pero que era la llave para crear o destruir, según sus intenciones; ese era un objetivo inesperado al momento de entrar, pero cuando lo pudo comprender, supo que el resto de su vida funcionaría de la forma en que él lo quisiera, ya que ser seleccionado y entrar a la academia Sten mor era sólo el primer paso para alcanzar el éxito en la vida. En la actualidad tenía todo lo que quería y podía ansiar, era fuerte y poderoso, y el mundo que le importaba se rendía a sus pies, todo esto sin que nadie supiera el verdadero propósito del objeto decorativo que llevaba en el pecho, a excepción claro de otros como él que también fueran ex estudiantes. En tal caso, otros al igual que él mantenían un silencio solemne, jamás hacían insinuaciones ni aparentaban darse cuenta del objeto, con lo que todos y cada uno se mantenían en un secreto a salvo de ojos intrusos o manos equivocadas; todos ellos pertenecían a Sten mor, y eran las personas más exitosas en el área que elegían al momento de entrar a la academia ¿por causa de la piedra? En cierto modo, pero el universo y el mundo de beneficios de Sten mor era mucho más grande, y su alcance era como una gran red a lo largo de todo el país: un secreto a la vista de todos, perfectamente guardado por los estudiantes egresados, quienes obtenían todo lo que querían de la vida, y a cambio sólo debían mantener el secreto de lo ocurrido tras los muros de esa institución. Un precio bajo, por tenerlo todo.



Pronto: Capítulo 1: Oiren

No hay comentarios:

Publicar un comentario