No vayas a casa Capítulo 10: No pierdas el paso




Resultaba muy extraño estar pensando en su ahora ex compañero de trabajo, y a todas vistas ex amigo, como un enemigo. A lo largo de su vida, las amistades y las buenas relaciones, si bien no eran todas permanentes, nunca habían terminado de una forma violenta. Aunque en la universidad tuvo una pelea a golpes con un compañero de clase, pero es que no eran amigos especialmente; se trataba del típico grupo que se forma para los estudios, y que de forma inevitable, termina saliendo a alguna parte a beber o a pasar los tiempos de descanso entre jornada de clase. Allí nacieron muchos flirteos, algún noviazgo de un par de semestres, y amistades que se tomaban como verdaderas aunque no lo fueran así. Dentro de este contexto, Vicente se enrolló con una chica, algo sin importancia y de un par de noches, pero resultó que uno de sus amigos del grupo estaba interesado en ella y se enteró de estos escarceos en medio de una salida a beber, por lo que el trago y la envidia hicieron el resto; ambos se insultaron, se golpearon, y terminaron ambos en una comisaría, en donde solo les regañaron por dar un espectáculo patético en un bar un fin de semana. De más era por entender que el grupo se separó desde ese momento, y ni él ni el otro se quedaron con la simpatía de la chica, amén que tampoco volvieron a hablar más que para algo obligatorio dentro de las aulas. Y, a sus treinta y siete años, estaba pensando en qué era lo que había para sospechar de alguien a quien conocía hace mucho, y de quien al mismo tiempo tenía una idea, en un principio, distinta de lo que terminó siendo.

 -No, no puede ser...

De pronto se le pasó por la mente que Joaquín estuviese tan tranquilo porque se escondiera algo detrás de esa actitud; si bien se trataba de un hombre que, por las experiencias conocidas, no reaccionaba bien ante las situaciones de estrés, eso no le restaba inteligencia y capacidad de adaptación, además que no era lo mismo estar enfrentado a cualquier hecho sorpresivo que a una situación escuchada, masticada y digerida con anticipación. Si Joaquín se enteró la noche anterior de todo lo sucedido, tuvo tiempo de sobra para enojarse, sentirse frustrado y dejado de lado, y al mismo tiempo decidir qué hacer al respecto.

"Ambos estaban en la empresa antes que tú."

De hecho, todos estaban ahí, el padre, el hijo y su ex amigo; de pronto se sintió atrapado, como si recién en ese momento descubriera una trama que iba más allá de lo que se imaginó en un principio.

"Piensa, piensa"

Joaquín había llegado antes a la empresa. Lo suficiente antes para estar listo para su llegada. Tal vez estaba esperando junto a la puerta de su oficina, ensayando una salida casual, un tono amable en el saludo, para luego dar el golpe, reflejar con calma que ya lo sabía todo.
Quizás Gerardo había sido quien cambió los planes.
Tal vez todo era en realidad de otra manera: Sergio se vio obligado a llegar más temprano porque Joaquín lo llamó y encaró por la situación ocurrida; mientras esto ocurría, o incluso poco después, apareció el padre, enardecido por la noticia que acababa de conocer, decidido a encarar a su hijo. En ese caso, Joaquín se apartó, dejando que los peces gordos resolvieran el problema, oculto entre las sombras. Al fin y al cabo, había sido apartado ¿Por qué no dejar que los demás se mataran entre ellos? Asimismo, resultaba satisfactorio, desde el punto de vista de la revancha, ver cómo el hijo no se iba de esa empresa del todo tranquilo, viéndose obligado a escuchar la palabrería del padre; lo mismo pasaba con él, que sin sospechar nada, entraba como todos los días, solo para encontrarse con esa sorpresa. Ambos se iban, y Joaquín finalmente sí conseguía lo que quería, pues abandonaba informática y se quedaba con su ex puesto y, desde luego, el favor del dueño. Bien, las cosas podían haberse dado así, pero todavía le resultaba incomprensible que ese hombre, liviano y un tanto nervioso, actuara con semejante frialdad ante la pérdida, ante un hecho que, de seguro, lo frustró desde un principio.
El traidor puede saber que ha cometido traición, pero sigue doliendo más en su mente que alguien más haga lo mismo con él.

“Piensa”

No, no era posible. De pronto se dijo que, en tal caso, existía la posibilidad de que estuviera tan tranquilo por otro motivo, no simplemente porque se controlara.

“Él lo sabe”

¿Y si tuviera planeada una venganza que  no tuviera que ver con el trabajo? No, pero era imposible. A pesar de que Vicente siempre lo involucró en sus planes y lo utilizaba como pantalla en sus arrancadas, jamás hablaron a través de las redes con palabras específicas, todo era eufemismos, propuestos por ellos mismos ante los tan habituales casos de “desaparición” de móviles; por otro lado, él mismo jamás guardó tickets de moteles, ni de bares ni nada, tenía el móvil con contraseña y borraba de forma diaria el historial de llamadas, además que siempre se refirió a las mujeres por su nombre de pila y nada más. Por un momento se quedó pensando en la inmensa cantidad de atención que por años le dedicó a mujeres que no le importaban, y se sorprendió de ver lo poco que en realidad había sopesado esa situación.
Pero igual existía la posibilidad de que Joaquín hablara con Iris. ¿Qué le diría, en cualquier caso? “Escucha, tu esposo acaba de quitarme el puesto de trabajo, él te ha estado engañando por años pero no tengo pruebas” Incluso en su mente sonaba ridículo, homologable a cualquier tontería dicha por una mujer despechada, lo cual no era el caso.
¿Entonces por qué se sentía tan nervioso?
Recordó el incidente donde confundió a su última ex amante, donde estuvo atrapado en la tensión hasta descubrir qué era lo que había pasado en realidad; esta vez no tenía nada que hacer al respecto, nadie con quien investigar, estaba obligado a esperar. De ninguna manera iba a ir a exponerse con él, para preguntarle si, a pesar de ese mal término de la amistad, aún podía guardar sus secretos. Se sobresaltó al escuchar el tono del móvil anunciando una llamada.

— ¿Estás disponible ahora?

Era Sergio, llamando desde un número que no era el suyo; se escuchaba tenso, quizás un poco ansioso.

—Sí, lo estoy.
—Te envié un correo con la dirección donde está la oficina; veámonos ahí en treinta minutos.
—De acuerdo.

La llamada se cortó de inmediato. Vicente decidió no preocuparse de momento por lo que pudiera ocurrir con Joaquín y ver de qué se trataba, en la práctica, su nuevo empleo.


2

Las sorpresas continuaban en esa jornada. Si bien el contrato que firmó estaba leído y casi aprendido, no dejaba de llamar la atención que no se especificara una dirección de labores, sino que hiciera alusión a “Las instalaciones” y aunque no era inusual, sí dejaba u manto de duda; Sergio le dijo que era probable que, si el negocio iba mucho mejor de lo que esperaba, se realizara un cambio.
La dirección que figuraba en el correo era conocida, pero no por eso dejó de llamar su atención cuando llegó: ubicada en pleno barrio empresarial en el sector oriente de la ciudad, la torre del consorcio Verassategui dominaba todo el lugar, siendo visible casi desde cualquier punto; sin embargo, a tan solo un par de calles de distancia, resultaba tan impresionante como quien la había construido pretendía. Nada en varias manzanas a la redonda podía amenazar esa torre alta, con gigantescos espejos que reflejaban con desprecio el resto de la ciudad, como enseñándole al resto su inferioridad; sin embargo, el edificio en donde se encontraba su nuevo empleo no era menos llamativo, dentro de su propio entorno: se trataba de una construcción  robusta, de tres pisos de altura, con frontis directo a la calle y dos entradas a estacionamientos, una a cada lado, señaladas de forma apropiada como “despacho” y “ejecutivos”

—Vaya.

El frontis se alejaba mucho de la sencillez de la empresa de la que acababa de salir; se trataba de una fachada amplia, con una gigantografía con el logo de la empresa y el nombre Seri-prod resaltado, junto a la imagen que representaba el espíritu de la empresa: un laboratorio de maquinaria o una bodega tecnológica, con gente con trajes blancos trabajando sobre amplios mesones de fondo, y una mujer guapísima en primer plano, entregando un dispositivo a un hombre muy bien arreglado y tan sonriente como ella. La imagen, para alguien que trabajaba en el medio, resultaba extraña hasta cierto punto, porque era inexacta: nadie entregaba suministros por mano y sin envolver, mucho menos a una persona que lucía un cuidado traje de diseñador; sin embargo transmitía la idea base, es decir proveer de lo necesario para que el misterioso aunque apropiado proceso que se ubicaba atrás funcionara como era de esperarse. Abajo figuraban las correspondientes redes sociales y formas de contacto. Vicente acercó el auto a la entrada de ejecutivos, encontrándose con un joven de uniforme azul junto a la ventanilla.

—Buenos días.
—Buenos días, tengo una reunió con Sergio Mendoza.
— ¿Señor Sarmiento? Es un placer, mi nombre es Daniel. Pase por favor, don Sergio lo espera. Por favor baje, su estacionamiento es el número tres, es a la izquierda; el ascensor está a un costado, y la oficina del señor Mendoza es la primera de la derecha, la va a reconocer de inmediato.

En seguida activó el mando con el que el bloqueo se retiró de forma silenciosa; Vicente dio las gracias y siguió por una rampa hacia el primer subterráneo. Muy bien iluminada, y preparada, al igual que el muchacho, que no solo hablaba bien, sino que se mostraba muy seguro de su cargo. Por lo visto el hombre tenía las cosas muy bien preparadas.
Una vez fuera del auto, Vicente encontró el ascensor, subiendo con total silencio mientras su reflejo lo miraba desde distintos ángulos en las paredes del armatoste; tras un muy breve movimiento, llegó al primer piso y se encontró con la oficina, la que desde luego se podía reconocer de inmediato por la placa de bronce con el nombre y cargo. Dio un leve toque y entró, encontrándose a Sergio en el interior de una oficina tan amplia y bien decorada como se lo esperaba por la placa en el exterior: unas plantas artificiales de tallo largo y pétalos de colores pastel decoraban las esquinas, mientras un gran cuadro de un paisaje estaba atrás del escritorio, dando a las murallas un aspecto más luminoso, como si hubiera una ventana que dejara que el sol de ese día entrara a raudales. El escritorio era bastante plano, pero diseñado para verse enorme y fuerte, como si soportara no sólo el peso del ordenador, los documentos a un lado y una serie de muestras dispuestas en un aparador pequeño, sino también el cargo de quien lo ocupaba; Sergio en tanto, se había cambiado de ropa, llevando en ese momento un traje azul a la medida con corbata a juego, donde destellaba la piedra en el sujetador, como si de forma silenciosa dijera que era un brillante real, no una simple imitación.

—Siéntate.

Vicente se sentó. Era extraño, pero la tensión que se apoderaba del hombre durante la improvisada reunión el fin de semana, y la evidente molestia de la mañana parecían haber desaparecido por completo, o a lo sumo haber sido relegadas a un segundo plano. Sin embargo, ya no era más el hombre amable y sencillo que durante años vio cada día en el trabajo; había en él esa misma vitalidad, pero asomaba con mucha más fuerza una confianza en sí mismo que se imponía al resto.

—Quiero empezar por decirte que espero grandes cosas de ti —sentenció con calma—, eres un hombre eficiente y siento que de verdad puedes y debes hacerlo.

Eso era algo mucho más amable que todo lo que habían hablado ante,s pero Vicente necesitaba hacer una pregunta.

—Sergio, hay algo que necesito saber.
—Quieres saber por qué no te contacté en primer lugar para este proyecto —interrumpió el otro adelantándose  a la pregunta exacta que pretendía hacer—. Pero la verdad es que esa respuesta debería ser más bien una pregunta. ¿Por qué nunca pensaste en algo más?
—Creo que no entiendo.

Sergio se dio un momento para sopesar sus palabras.

—Escucha, la discusión que viste esta mañana, la reacción de mi padre, es la regla que ha medido nuestras vidas; sé que no es asunto tuyo, pero tiene que ver contigo ya que estás tan interesado en saberlo. Mi padre creció en otra época, y se convenció a sí mismo de llevar adelante una vida que no es la que yo quiero; supongo que tampoco es la que María Angélica quería, pero como no sé de ella más que por correo, no tiene mucha relevancia.

Ella era la hermana mayor, casada con un inglés de muy joven. Jamás había vuelto a pisar el suelo de ese país una vez que se comprometió.

—Yo no soy como él —dijo, a modo de reafirmar lo que ya estaba quedando en evidencia—. Él se contenta con tener una empresa que haga lo que tiene que hacer; con pagar las deudas, ser un buen  jefe, pagar los sueldos y cumplir con lo que él llama “deber social” como si con eso satisfaciera todas las necesidades emocionales de un ser humano. No tiene ambición ¿Nunca has visto que las cosas en esta empresa han sido siempre iguales? Llevo nueve años ahí, menos que tú, y al mirar hacia atrás, es como si llevara una semana, o toda la eternidad: no quiero eso, yo tengo ambición, yo quiero una empresa que mueva millones, cientos de trabajadores, que mi nombre sea un símbolo de alguien, que cada balance de año represente todo lo que he hecho. Tú siempre trabajaste para él, tan comprometido, eficiente, siendo capaz de ir a terreno, de entender el funcionamiento de todo, pero siempre en el mismo sitio. Sí, me puedes decir que mi padre era generoso con los bonos de producción, y es cierto que conseguiste cosas en todo esto, pero nunca me pareció que tomaras un riesgo; estabas en tu zona de comodidad, haciendo algo como si estuvieras en piloto automático, por lo que no fue difícil imaginar que si estabas cómodo y seguro, era esa la clase de persona que eras.

Notó un cierto desprecio en la pronunciación de la última frase, pero lo disimuló bien, al punto de que no quedara claro si en realidad lo decía con esa intención; por lo demás, sus palabras eran claras, pero sólo se impregnaban de pasión al hablar de él.

—Necesitaba a alguien que quisiera venir a trabajar conmigo, tomar el riesgo y hacer algo, pero te descarté porque pensé que, en primer lugar, que te negarías, y en segundo, que tu sentido de la lealtad haría que te pusieras de parte de él y hablaras más de la cuenta. Mientras no tuviera todo listo, no era tan sencillo hacer las cosas, tenía que guardar el secreto para evitarme ese tipo de escenas  por más tiempo.
—Y entonces fue cuando llamó a Joaquín.
—Él ya te había reemplazado, era mejor que nada; me sorprendió un poco que estuviera tan dispuesto, pero claro, con esa esposa que solo le gusta gastar dinero no era tan extraño después de todo. Lo que sí me sorprendió fue esa jugada que hiciste, interponerte entre él y esto a último minuto, habló más de ti que todo lo que vi en nueve años.

Esas palabras tenían un significado más importante de lo que parecía. ¿Quién era a los ojos de los demás, después de todo? Siempre había tenido una buena opinión de sí mismo, pero de ahí a ser considerado como alguien sin mayores ambiciones, para el caso era casi como ser un mediocre; tal vez su actitud tan sosegada, el hecho de preservar sus aventurillas tan secretas y el amor profeso a su familia, hacían que su apariencia dijera algo distinto de lo que era. Al final, lo que quería era éxito, conservar a su familia y las cosas buenas desde luego, pero ser parte del panorama no era una de sus aspiraciones.

—Bien, pues parece que siempre estuvo equivocado con respecto a mí.

Tuvo la precaución de no sonar desafiante, ni tampoco falsamente desinteresado; fue un diagnóstico, claro y contundente. Sergio no pareció molesto.

—Contestada ya esa pregunta, me parece que lo siguiente es que te concentres en tu trabajo, y yo en el mío, pero no aún. Vamos a empezar operaciones el jueves 26 de este mes, y pretendo que nos pongamos en funciones esa misma semana el lunes, por lo que te necesito aquí el lunes siguiente. Tienes descanso desde hoy hasta ese día.
— ¿Ya tengo oficina?
—Claro. No tiene tu nombre por supuesto, pero es la del número cuatro; si quieres puedes verla ahora mismo, a menos que tengas alguna otra duda.

No la tenía. Aunque pudiese haberse sentido molesto por el prejuicio, la verdad es que esta versión de Sergio, más honesta y real, le parecía cada vez mejor; salió de la oficina y fue a la que sería su lugar de trabajo: aunque no estaba decorada, lo que le hizo suponer que el dueño empezó por preparar la suya con rapidez, aun cuando el resto no estaba operativo. Se trataba de una oficina grande, sin nada más en su interior que un escritorio desnudo, dos sillas y un dispensador de agua pequeño, no operativo. Los cables y conectores para las máquinas estaban dispuestos, por lo que no le resultó difícil imaginar la estación de impresión, el mueble con muestras de dispositivos, el armario de documentos y el mesón de la esquina, junto a la puerta. Incluso había espacio para poner dos sillas altas con una mesa de vidrio, para recibir a visitas casuales o clientes con los que pudiera tener una comunicación más cercana que con la mayoría.

“Lo lograste”

Se sintió contento en ese lugar. Fue como si, de pronto, gracias a estar en ese sitio, aunque sin terminar, pudiera ya tener en su poder las ventajas y beneficios del nuevo trabajo, mucho más que cuando tenía firmado el contrato; al fin tenía lo que se había propuesto, un trabajo nuevo, proyección gracias a un empresario ambicioso y con metas altas, y el sueldo que le permitiría ayudar a Iris a cumplir un anhelo, que al mismo tiempo sería un deseo cumplido para ambos.

“Ya lo tienes en tus manos”

Pensándolo bien, esto era algo que debió haber pensado mucho antes. Benjamín ya tenía siete años, lo que significaba que en cinco más ya estaría a punto de entrar a secundaria, donde sería imprescindible tener para él todo lo necesario para que preparara el camino para los estudios superiores; por supuesto que querría estudiar, él amaba los estudios, de seguro se interesaría por algo, y eso pasaría de forma paulatina, pero ellos como padres debían estar preparados. La primaria en la que estaba no era más que el primer paso, tendrían que buscar una secundaria apropiada, y pensar en otras posibilidades, entre ellas aumentar el fondo para sus estudios.

“Lo has conseguido”

Por otro lado, Iris podría iniciar ya mismo su nuevo trabajo. Pensó que sería fabuloso que eso pasara, porque repercutía de forma inmediata en lo que pasaba con ella; sintió que ese leve instante de duda que se reflejó en el rostro de su esposa tenía que ver con sus aventuras extramaritales, con la sorpresa de verse obligada a dejar algo que era parte de su rutina.

“Ahora vas a empezar una nueva vida”

Pero, al ver su entrega y su amor, al entender que él en realidad estaba dispuesto, que no solo se trataba de palabras, ella dejó todo lo demás de lado. De algún modo, Iris tomó la misma decisión que él poco antes, y existía en eso algo mucho más relevante, que en su caso se debía a ver los resultados del amor de ambos a lo largo de todo ese tiempo.

“Es tu triunfo”

Si bien, en su caso, la realidad lo hizo extrellarse contra el peligro inminente, en el caso de su esposa, se trató de algo propiciado por los sentimientos; por verlo comprometido, dispuesto a correr un riesgo y jugar todo por ella, por su hijo y por lo de ambos. Él en verdad había logrado transmitir sus sentimientos, por lo que, a partir de ahora, no sería necesario depender de escapadas, ni siquiera de mirar a alguien más, porque juntos tendrían todo lo que necesitaban, tanto dentro del lecho como fuera de él.

“Lo conseguiste porque fuiste arriesgado”

Todo era tan distinto solo unos días atrás; ni siquiera pasó una semana, y ya las cosas eran por completo diferentes.

“Lo conseguiste porque seguiste un presentimiento”

Nada de eso habría pasado si no hubiera tenido ese infantil deseo de espiar en la pantalla del ordenador de Sergio. Resultaba casi cómico que, dado el caso, en ese instante habría estado golpeando la cabeza contra la pared al saber que quien creía su amigo se iba sin decir palabra, mientras que una oportunidad de trabajo excelente se escapaba sin saber por qué.

“Hiciste lo correcto”

Incluso entró a hurtadillas en la empresa para averiguar lo necesario; aunque esto último quedaría sepultado para siempre como un secreto, en su interior, sentía que esa seguidilla de hechos eran lo que en realidad era el detonante de ese gran y positivo cambio.

—Lo hice —dijo en voz alta—. Lo logré. Qué bueno que escuché ese presentimiento, y le hice caso.



Próximo capítulo: Tienes razón