No vayas a casa Capítulo 8: Sube



“Hubo una vez silencio.
El silencio es parte de la vida y la creación, es el origen de todo. Se dice que en un principio no había nada, solo silencio; un silencio eterno e infinito, tan largo como el horizonte, tan lejano como la última estrella en el firmamento. Pero en el principio de todo no habían estrellas, porque todo no era más que un espacio vacío, de modo que el silencio era aún más grande, más inmenso e incomprensible.
No había nada.
Luego, hubo una explosión, una detonación causada por algo que no es posible comprender. Simplemente, de pronto, dos partículas colisionaron entre ellas, y al hacerlo, se produjo el primer sonido.
Pero todo eso sólo pasó en el interior; no había nada que explicar ni comprender, porque no existía el entendimiento, ni el conocimiento de las cosas. Aún seguía sin haber más que silencio, con la diferencia de que, a partir de ese momento, el silencio era algo que se podía entender. El silencio es parte de la vida, pero no es toda la vida.
¿Qué hay ahí afuera?
Cuando comenzó, cuando el silencio absoluto se convirtió en el silencio interior, y existió una forma de entender que lo que pasaba ahí, no era más que una parte de la vida, una parte muy pequeña. Pero dentro de ese sitio, seguía habiendo silencio.
En determinado momento comprendió que el silencio no era bueno si era absoluto, porque las cosas absolutas aplastan cualquier otra posibilidad, destruyendo alternativas; el silencio es parte de la vida, es algo natural, pero la ausencia de algo que reemplace al silencio también es parte de toda existencia ¿Cómo se llama lo que se opone al silencio?
Poco a poco el tiempo pasaba, de forma inexorable, pero al mismo tiempo, era como si no estuviera sucediendo nada. Silencio y tiempo alrededor ¿Qué era el tiempo? ¿Cómo sabía que existía el tiempo si en ese sitio sólo había silencio? Las cosas debían explicarse de alguna forma, pero esta no existía, sólo el silencio, pero este también comenzó a tener una apariencia; algo que era posible definir. Ahí, en ese sitio, el silencio era todo, era la ausencia de algo más, la forma de entender que debía haber una oposición, pero que esta no tenía cabida porque el silencio selló todas las opciones; aquella cosa estaba en todas partes, pero no era todo.
¿Qué es, de dónde viene?
El silencio era algo, que estaba ahí y al mismo tiempo estaba en otros sitios. Existían otros sitios, existían lugares donde todo no era sólo esa monotonía y simpleza, y existía también una forma de saberlo; la comprensión del medio llegó poco a poco, y así como el silencio fue comprendido como algo que llenaba el sitio, también fue entendido el tiempo, que era más poderoso y más grande que el silencio, pero no por ello su enemigo; el tiempo estaba en todas partes y en todas las cosas, se transmitía a sí mismo en cada cosa que tocaba, y era lo único que no tenía oposición, porque el tiempo se impregnaba de las cosas y las impregnaba a ellas. Al final, sin importar quién, cómo o dónde, todos volvían al tiempo, todos vuelven al tiempo, a formar parte de él con y de su paso incesante, más extenso y más fuerte que todo.
El silencio y el tiempo.
No eran enemigos, el tiempo estaba ahí desde antes del silencio, y le dejó espacio para que pudiera hacerse cargo de llenar ese vacío.
Vacío.
El vacío era el depositario de todas las cosas. Antes de todo, cuando sólo existía el tiempo, este creó al vacío, y el vacío se extendió hasta el infinito, porque sólo así quedaría completa su labor; el tiempo no tenía lugar, de modo que podía estar en todas partes del vacío, en donde debían comenzar a existir también otras cosas. Así fue como apareció el silencio, que es el reflejo del vacío, la forma física de la ausencia de casi todo en todo lugar; pero luego del tiempo, el vacío y el silencio, comenzó a existir lo que, por definición, debía existir en todo sitio, y de este modo se originó el Ser y el Lugar, el Ser porque representaba la unidad única, irrepetible pero replicable, y el Lugar, porque permitía que el Ser estuviera.
El Ser está en el Lugar, que ocupa una parte del vacío, y crea la oposición al silencio, mientras transcurre el tiempo.
El tiempo decidió que nada podía ser más eterno que él, de forma que creó la vida, y la envió a ocupar un sitio en cada lugar, y a vivir dentro de cada ser, por lo que desde entonces, cada ser vive en un lugar, hasta que el tiempo decide que ha pasado suficiente, y el silencio viene a reclamar el espacio que fue ocupado.
El tiempo es generoso, el silencio es calmo, la vida es buena. Pero el tiempo nunca olvida quién es, por lo que se opone a que las cosas puedan ser más longevas que él; el silencio no hace daño, no hiere ni lastima, pero siempre está ahí, y escoge un momento para llegar y recuperar, porque jamás pierde nada. La vida es buena, pero no es eterna, porque si existiera una vida eterna, esta vida podría ser enemiga del tiempo, y de ocurrir esto, todo lo que ha sido puesto en el manto del silencio y a través del tiempo, desaparecería por completo. De esta forma, la vida creó a su par, usando un espejo proporcionado por el tiempo, y así fue como surgió la muerte, la hermana de la vida, y ambas dejaron su manto a través de todo, existiendo ambas en el mismo sitio, pero jamás juntas; una de ellas daba, mientras la otra quitaba, y ambas sabían en qué momento hacerlo, guiadas por un lenguaje propio, que nadie más podía escuchar.
Tiempo, silencio, vida, muerte, lugar y ser.
Y el ser comenzó a ser, a vivir dentro de un lugar, mientras tuviera tiempo, y entendió que la vida era un trozo de tiempo que le había sido otorgado, mientras la muerte esperaba su turno, de modo que comprendió que era necesario hacer algo para contrarrestar el silencio, que como un manto oscuro evitaba que cualquier otra cosa pudiese suceder.
Los oídos aprendieron a conocer los sonidos  y los ojos aprendieron a ver las cosas, y todo se unió en el ser, para que estuviera completo. Teniendo ojos para ver el lugar, supo también que tenía oídos para conocer el sonido que era un hermano menor del silencio, un intrépido curioso que causaba estragos en el silencio, pero era aceptado con benevolencia por este porque era parte de la vida; porque el ruido permitía que el ser fuese, y ese era el fin último del tiempo.
El tiempo quería que el ser hiciese ruido, y el silencio lo permitía, porque el ruido obstaculizaba muchas cosas. El ruido callaba las preguntas, hacía retroceder al miedo y a la frustración, por lo que cada ser podía elegir qué y cómo hacer, y ese ruido de sus movimiento se volvió desde entonces parte de su vida, desde un inicio, hasta el final.
Con el pasar del tiempo que era eterno, la muerte hizo un trato con el silencio, que hizo que las cosas se equilibraran de una nueva manera: la muerte vendría precedida por el silencio, mientras que la vida vendría anticipada por el ruido; las hermanas separaron entonces sus caminos para siempre, conviviendo como antes, pero convertidas ya no en dos lados de un mismo espejo, sino en dos opuestos irreconciliables, jamás tan distintas así como jamás tan iguales en sentidos contrapuestos. El ser entonces aprendió a entender el ruido y el silencio, y aprendió a temer al silencio repentino por creerlo partícipe de la muerte próxima, y a advertir también por el exceso de ruido, porque la premonición de la nueva podía al mismo tiempo significar la predicción de la mala. Porque el ser comprendió que, por diferentes que fueran, por silenciosa y oscura una, y ruidosa y luminosa la otra, ambas estaba en medio del juego de equilibrio planteado por el tiempo, que exigía que jamás nadie tuviera demasiado de ninguna de ellas. Así fue como el viento, joven participante del gran juego, esparció la voz de temor y de advertencia entre los distintos seres, y estos crearon en su lugar, y en cada lugar de todos, un equilibrio posible, que alejara el silencio de la muerte y no permitiera la llegada inesperada del sonido de la vida. Existieron entonces las voces, los cantos, y todo se pobló de ruidos que interceptaban el silencio y que regulaban el sonido; un carnaval de tonos y timbres, todos distintos, pero todos controlados de una u otra forma.
El ser creyó que había encontrado una forma de manipular al silencio, y que a través del ruido podría saber de él todo lo que fuera necesario, por lo que podría usarlo a su antojo, y dejar de temerle.
Nada es tan poderoso como el silencio, y lo saben todos. O deberían saberlo. Pero no quieren escuchar, no quieren comprender que no existe forma de escapar ni de controlar algo que, de una forma simple, es lo más grande y poderoso. Desde un comienzo, desde el inicio del tiempo, el silencio ha sido quien ha manejado todo; con su manto invisible, que esconde tras sus pliegues a la oscuridad de la muerte y a la luz de la vida, el silencio es el arma más poderosa de todas, porque no importa cuánto ruido puedas hacer, el silencio se escabulle por algún sitio.
Pero el silencio también podía ser un aliado, y algunos lo entendieron así; porque el silencio podía ser fuerte, y era paciente, es que algunos comprendieron que era un compañero, jamás un subordinado. Aprendieron entonces a usar su informe poder en su beneficio, usando ese manto que nadie podía tocar, a través del ruido; creada la paradoja, los secretos nacieron como un arma poderosa, efectiva y eterna, permitida por el silencio, ya que era una de sus tantas armas para mantenerse siempre vigente, siempre existiendo e influyendo. Desde siempre fue que los seres pensaron que habían manipulado al silencio, pero no entendieron que al crear los secretos, hicieron del silencio algo mucho más poderoso, porque lo empezaron a llevar dentro de ellos. A partir de ese momento, se sobrevino la muerte por sorpresa, y el tiempo y el silencio se congratularon de haber conseguido un triunfo que no por merecer, eles era menos grato tener en su poder. Los secretos se convirtieron en un arma de doble filo, pero como el ser no lo sabía, los esparció por todo lugar, llegando a valorarlos y apreciarlos como armas, e incluso como tesoros.
Los seres pensaban que usaban el ruido, que creaban espacios, que manejaban el silencio, y que podían anticipar la muerte y evitar la vida, pero en su interior llevaban aún el silencio, que al estar en todo lugar y desde el principio del tiempo, llevaba consigo también algo de la esencia de la muerte, el tiempo y la vida, por lo que estos no tuvieron que deambular en busca de cada ser, sino que solo esperar a que ellos terminaran el camino que ya estaba marcado por anticipado.
El secreto del silencio escondido en los secretos de los seres podría haber sido revelado, pero el tiempo fue astuto y le dijo a la muerte que apareciera de forma súbita, y esta encontró una forma nueva de llevar su existencia entre los seres, cortando la vida de algunos de ellos sin avisar, callando el sonido de un  golpe. Así fue también como la vida vio esta ventaja, y aprendió a llegar disimulando su ruido, o detonando de golpe un festival de ellos; ambas entonces volvieron a hermanarse, haciendo juegos macabros en donde al mismo ser visitaban ambas, una para llevar y la otra para dar. Los seres, con el paso de más tiempo, se convencieron de que no podían manipular por completo la vida ni la muerte, y se resignaron a que el tiempo era, al final, enemigo de todos, así como un aliado en quien confiar solo lo necesario, pero jamás lo justo. Y guardaron este  temor en su interior por siempre, por lo que el equilibrio se mantuvo, y se mantiene.”

— ¿Te gustó el cuento? Por el brillo en tus ojos, parece que sí.




Prtóximo capítulo: No esperes más