Broken spark Capítulo 7: Una santísima trinidad



Mientras Optimus y Rattrap avanzaban a paso rápido en dirección de la nave de Megatron, Dinobot ralentó un poco sus pasos, aunque sin dejar de seguir el mismo camino.

— ¿Qué te pasa lagartija?
—No me pasa nada —replicó con sequedad—. Sigan avanzando y no se distraigan, Megatron nos espera.

El viaje estaba siendo silencioso, por suerte. Dinobot no había dejado de observar la actitud de los otros dos mientras avanzaban de regreso a la nave ¿qué era lo que en realidad estaba sucediendo?

—Esto no está bien —murmuró para sí—. Las cosas no son como deberían.

En ese momento recordó su plan, y la forma en que lo había puesto en práctica tan pronto la nave se estrelló en la superficie ¿por qué había dejado todo de lado de un momento a otro? No, no era eso, había cambiado de opinión, proponiendo una alianza a Optimus para vencer al líder, mientras que en realidad sólo estaba ganando el tiempo para provocar la oportunidad necesaria para realizar el plan que estaba delimitado desde antes ¿Por qué le parecía a la vez que eso no tenía sentido, y que sí lo tenía?

—No…no es posible…yo soy…

Se detuvo un momento, necesitaba ordenar sus ideas.

— ¿Vas a caminar o no?
—Dije que no se distraigan —exclamó con firmeza—. Sé cuál es el camino, sigan avanzando mientras los alcanzo.

Dio un paso, dos.

—Por el Allspark…entonces es eso…Megatron me hizo lo mismo que a ellos…

2

Airazor volaba con total soltura, dejando que el viento hiciera el trabajo de trasladarla mientras miraba el horizonte; Tigreton parecía muy seguro de sí mismo, y al mismo tiempo respetuoso de ella, lo que resultaba reconfortante dadas las circunstancias. A numerosos clics de distancia percibió humo, y su instinto le dijo que se trataba de los otros habitantes de ese planeta, el resto de las bestias que estaban desperdigadas por todas partes; sí, era necesario imponer un orden, antes que esos desadaptados destruyeran el lugar ¿Cómo era posible que no pudieran mantener el equilibrio natural? A su alrededor, en las llanuras que estaba sobrevolando en esos momentos, otros seres, incluso algunos similares en forma, vivían y morían en un delicado equilibrio, aprendiendo a protegerse, conseguir alimento, cazar y morir de acuerdo a sus capacidades. Nadie intentaba destruir nada que no fuese necesario, ni controlar algo que no le perteneciera; excepto aquéllos con los que compartía la chispa, y que en esos instantes le parecían tan lejanos como los recuerdos de su paso por Cybertron antes de ser sometida al sueño falso de la vaina stasis: recordaba poco, ya que su ingreso en la vaina fue muy poco después de su salida del manantial, pero ahora que vivía en plenitud, le parecía inconcebible que una raza con tal nivel de avance tecnológico fuese al mismo tiempo tan retrógrada como lo era, con ese afán de destruir y de rechazar la convivencia. Tigreton había expresado su sentir con claridad y un tono correcto, y ella, ahora que veía las cosas con total claridad, estaba convencida de que era eso lo que había que hacer; se encontraban en un paraíso lleno de vida, se encargaría de forma personal de mantenerlo así.
Pero había algo que le faltaba.
De alguna forma, algo en su interior le decía que las cosas estaban de cierto modo, incompletas. Necesitaba algo adicional, algo que complementara su forma de actuar pero ¿De qué se trataría?
Tal vez necesitaba observar un poco más a las especies nativas, y comprender a través de ellas aquello que estaba haciendo falta en su existencia.

3

— ¿Qué fue eso?
—No te distraigas pajarraco.

Cheetah sintió que todos los circuitos se oprimían unos con otros. “Estás sólo” se dijo, no hay nadie más en este planeta a quien recurrir. Quién diría que precisamente yo me iba a convertir en la última esperanza de los maximales.
El sonido había sido lo suficientemente lejano como para confundirse con un trueno, y así se lo hizo saber a Terrorsaur.

— ¿Un trueno?
—Sí, son habituales en esta zona, pensé que Tarantula ya te lo habría dicho.

El otro continuó volando e hizo un gesto de indiferencia.

—Y dime ¿Qué se siente ser un predacon?

Ser veloz le daba la ventaja de poder asimilar las preguntas y replicar sin que se notara una demora que indicara duda. Tenía que deshacerse de él, pero con os comunicadores resultaba difícil.

—Se siente justo como que quisiera encontrarme con ese tigre fanfarrón y llevarlo en pedazos con Lord Megatron ¿No puedes ir más rápido?

Terrorsaur no contestó por un momento.

—Diablos, estoy perdiendo tiempo por tu culpa, a estas alturas ya podría estar de regreso con un informe.

“No, no vas a provocarme” pensaba Terrorsaur en esos momentos; tengo una provisión de energon que me hará el más rápido alrededor, pero no la usaré cuando alguien como tú podría dar informes desafortunados, y no traicionaré la orden de Megatron aunque quiera.

—Lord Megatron fue claro en las instrucciones, si me dejas atrás regresaré a la base y le diré que cometiste traición.
—Qué inteligente de tu parte. Ya falta menos, no te distraigas, terminemos pronto con esto.

Estaba aterrado ¿Cómo se suponía que iba a conseguir encontrar el resto de las vainas estando sólo? Rhinox era el único que quedaba, y a juzgar por sus planes, no había conseguido el antígeno, por lo que había decidido inmolarse junto con la base de Megatron; eso significaba que quedaba sólo Terrorsaur por ese lado, Dinobot junto a los dos nuevos predacons por otro, y el nuevo enemigo en un tercer punto. Resultaba imperativo eliminar a Terrorsaur sin que pareciera su culpa, y encontrar cuanto antes las otras vainas stasis, para tener a alguien a quien recurrir. Sentía que su muerte sólo era cuestión de algunos clics.

4

Para el momento en que Dinobot y los demás llegaron a su destino, la nave predacon era un enorme montón de chatarra espacial humeante y cubierta de cenizas; el olor a azufre y cables quemados inundaba el ambiente, mientras aún en distintos puntos saltaban chispas de energía producto de los incesantes cortocircuitos. Los tre se quedaron inmóviles, mirando sin poder creer lo que sus ópticos contemplaban.

—Por la gloria de Unicron —exclamó Rattrap— ¿Qué diablos pasó aquí?
—Los fugitivos pasaron —replicó Optimus de mal modo, fijando la mirada en la superficie de la nave hecha añicos—. Se nos adelantaron y consiguieron destruir la nave predacon, deben haber tenido este plan desde hace mucho.
— ¿Y qué es lo que se supone que sucedió? ¿Megatron está muerto?

Optimus no respondió, y en cambio activó los propulsores para dar un sobrevuelo; en esos momentos era imposible acercarse más a la nave, el fuego y la temperatura quemarían sus circuitos tan sólo con la cercanía pero ¿era posible que, en realidad, ese fuera el fin del líder predacon? En un vuelo rasante miró con atención la superficie, las hendiduras y los agujeros que las diversas explosiones habían provocado, comprobando que se trataba de un ataque desde dentro, muy probable que fuese a través de una bomba de gran poder. Descendió junto a los otros.

—No se ve nada desde arriba tampoco.
—No puedo creerlo —exclamó Rattrap—, esto es una desgracia, me pregunto si cuando baje la temperatura tendremos algo de los restos de Lord Megatron.
—Merece una ceremonia por todo lo alto —replicó Optimus—, pero de momento es más importante encontrar a os fugitivos y cobrar venganza.

Se hizo un nuevo silencio en el grupo, hasta que la rata notó el extenso silencio del saurio.

— ¿Y a ti qué te pasa, no piensas decir nada?

Dinobot no contestó durante unos segundos. Planes y contra planes se estaban desarrollando en esos momento pero p sería en realidad ese ataque obra de los dos que huyeron desde la nave autobot? ¿O era alguna de las maquinaciones enfermizas de megatron, para despistar, o quizás sólo para divertirse? No importaba lo que pasara, resultaba increíble, y casi imposible, que Megatron hubiese muerto así, sin más, víctima de una explosión, incluso si esta era sorpresiva. Los otros dos no podían saberlo, pero él sí lo conocía, lo conocía lo suficiente para saber que era demasiado hábil como para caer de esa manera, y demasiado ambicioso como para no tener un plan alternativo. O muchos de ellos.

—No iremos en busca de los fugitivos.
— ¿Qué? ¿Te volviste loco?
—No, estoy muy cuerdo —replicó con un tono de voz indescriptible, susurrante aunque no amenazador—. Mientras no se certifique la muerte de Megatron, él sigue siendo el líder de los predacons, y eso significa que no tomaremos decisiones por nuestra cuenta hasta que él nos autorice.
—Pero…
—Sus instrucciones fueron volver a la base, y eso es lo que hemos hecho. Dentro de algunos ciclos la temperatura ya habrá bajado lo suficiente, y podremos acercarnos a explorar la nave atacada; mientras tanto, esperaremos.

5

Cheetah se convirtió a modo robot y se acercó a un grupo de árboles, los que ya empezaban a espaciarse a medida que se aproximaban al territorio congelado en donde el tigre estaba recluido por voluntad propia, esperando atacar.

— ¿Qué es lo que te sucede?
—Estoy con mis reservas de energía un poco alteradas —replicó vagamente—. Necesito estirar los circuitos un instante.

Terrorsaur descendió, posándose sobre una roca, a prudente distancia.

—Hace un par de clics dijiste que tenías mucha prisa, y ahora estás muy cansado ¿No es eso contradictorio?

Ese era el medio para conseguir lo que se proponía. Meneó la cabeza en gesto de cansancio.

—Escucha, creo que ambos estamos sometidos a mucho estrés en estos momentos; tú mismo le dijiste a Lord Megatron que estabas herido por culpa de ese tigre, y mis reservas de energía han estado mejor, te lo aseguro.
— ¿Adónde quieres llegar?
—Creo que empezamos del modo incorrecto —comentó con liviandad, aunque sin sonreír—. Estamos del mismo lado, y aunque ambos queremos lo mismo para la causa, estoy seguro de que ninguno de los dos quiere tener sobre sus hombros un exceso de responsabilidad.

El otro no respondió durante unos segundos.

— ¿Crees que no me molestó lo que hizo ese mastodonte? —comentó con los ojos fijos en los del otro— Él se queda muy seguro en la nave mientras yo tengo que salir a investigar, sin siquiera poder poner algo de aceite en estos engranajes.
—Sí —replicó el reptil en voz baja—. A veces las cosas no son demasiado justas.
—Jamás lo son. Dime ¿Qué experimentos tan maravillosos harían si nosotros, los exploradores, no les lleváramos material, si no los mantuviéramos seguros?

Empezó a caminar hacia unas rocas.

—Nada, eso es lo que harían —se respondió a sí mismo—. Pero sabes, yo pienso que a la larga nosotros tenemos que…

Su voz se interrumpió de pronto, cuando tras sortear una roca, cayó al vacío. Terrorsaur elevó el vuelo de inmediato, a tiempo de verlo caer por un agujero en el suelo.

6

En el hielo eterno, sobre un gran montículo, Tigreton esperaba con paciencia el descenso de Airazor, a quien había percibido entre el celeste del cielo de esa tarde, planeando hacia él.

—Es un placer verte de nuevo, Airazor.
—Lo mismo digo, Tigreton.

Ella se posó con gran gracilidad frente a él, sobre un saliente escogido con habilidad desde antes de llegar al lugar. Ambos estaban a la misma altura, por lo que la relaciónseguía siendo equidistante entre ellos.

—Pensé que no volverías a dejarte ver por este sector hasta la siguiente jornada —comentó con cautela—. Y sin embargo aquí estás, antes que caiga la noche.

Airazor estaba tranquila, mucho más que cuando sobrevolaba las llanuras. Ahora tenía algo más en su poder, algo que quería compartir con él.

—Mi visita es por un motivo muy especial. He traído a quien es necesario para nuestro objetivo, para poder mantenerlos a todos bajo control.
—Creo que no comprendo.
—Lo comprendes, dentro de ti —replicó ella con astucia. Acércate.

Mientras hablaban, una figura se había acercado, con pasos sinuosos, silenciosos como la nieve al caer en copos que se desintegraban al tocar cualquier superficie. Tigreton no la había sentido acercarse.

—Es sorprendente.
—Tú gobiernas en el hielo, en las altas montañas y hacia los roqueríos —declaró Airazor, orgullosa—, mientras que yo gobierno con la mirada que todo lo ve, las llanuras y el desierto a lo lejos. Ahora, no nuestra súbdita, sino nuestra protegida, vigilará con su mirada múltiple el enrevesado entramado de los bosques, tejiendo su red de pistas y trampas para quien intente acercarse, camuflado en aquélla forma.

Blackaracnia hizo un solemne gesto de asentimiento, las delgadas y largas patas en los razos meciéndose mientras ella se presentaba ante ambos.

—Estoy aquí para ustedes —dijo con calma y respeto—. Seré los ojos y las redes que necesitan para controlar todo, y para permitir que la raza permanezca, y no se autodestruya; desde que desperté me sentí perdida, pero gracias a Airazor entiendo muchas cosas. Quiero ayudarlos en su empresa de proteger a este mundo de las amenazas, y a la raza de sí misma.

Tigreton estaba sombrado del excelente trabajo realizado por Airazor, pero acto seguido decidió que no debería sorprenderle confirmar un hecho concreto, que sólo por la mirada y la decisión de carácter ya se dejaba ver desde antes; la protegida de ambos se convirtió de regreso a su forma de viuda negra, manteniéndose entre ambos riscos, entre ellos que intercambiaban miradas determinadas.

—Está decidido entonces Blackaracnia, serás la tercera parte de esta entidad, que protegerá la unidad, y al paz de la naturaleza.
—Por la paz.
—Por la paz.



Próximo capítulo: En las profundidades