No traiciones a las hienas Capítulo 10: Ante un gran jardín



Gotham. Ahora.

Haber visto su rostro no resolvía las dudas que había tenido hasta entonces, más bien las multiplicaba. Esto no podía estar pasando, era imposible, por completo imposible. Llevaba una camisa y pantalones de pana con zapatos de vestir a juego, en colores pastel, nada espectacular ni llamativo, pero con esa tenida sencilla parecía otra persona.

—Reconozco que te convertiste en un problema más grande de lo que esperaba. Aunque a decir verdad tú siempre eres un problema. Me sorprendió mucho que no desistieras a pesar de mis intentos, sé que la ambición es lo que te mueve, pero juzgué mal tu lista de prioridades; pensé que ante el riesgo o una amenaza pondrías en primer término tu seguridad, y no las cosas que podías conseguir. Claro, en ese momento no sabía lo que había ocurrido en New York, pensé que sólo se trataba de tu ansia desmedida.

Las últimas palabras las dijo con una ligera sonrisa, su mirada sin embargo destellaba determinación.

—En cuanto comenzaste a hacer investigaciones y meter tu nariz más allá de lo normal me preocupé, y pensé que las cosas tal vez no eran como yo las imaginaba, perdí tiempo haciendo preguntas y averiguando cosas sin llamar la atención, así que cuando descubrí que tu vida soñada en esa ciudad estaba hecha trizas no tardé en comprender que tú habías sacado las cuentas en tu beneficio, y que por lo tanto no estarías dispuesto a salir de Gotham, no con las manos vacías.
Reconozco que mis acciones fueron lentas en un principio, las cosas estaban complicadas en la ciudad con la aparición de ese lunático de Red Hood, Máscara negra echando fuego por los ojos, cambiando los planes, los destinos de los embarques y las formas de vigilancia a cada rato, tenía que caminar con cuidado durante todo este tiempo; el principal factor de éxito en mi desempeño ha sido mantener este bajo perfil.

Se sentó sobre el suelo, con las piernas cruzadas: la distancia suficiente para que él pudiera ver su rostro. Lo contempló un momento en silencio, antes de continuar con su monólogo.

—El bajo perfil ha sido siempre mi mejor arma, y tal vez tú deberías saberlo, pero desde luego siempre has sido demasiado importante como para prestar atención a los detalles; siempre fuiste demasiado importante como para notar a alguien a tu alrededor que permaneció siempre en un segundo plano, tras las sombras, teniendo la misma importancia que un mueble, que te sirve para un fin específico, pero al que no consideras para nada más. Tal vez podrías haberlo supuesto, quizás un análisis detallado de ese primer mensaje te habría permitido descubrir más que todas tus correrías por la ciudad, pero aunque corrí un riesgo imprudente, tuve la oportunidad de comprobar una vez más tu increíble falta de atención por alguien que no seas tú. Pudiste haber hecho aunque fuese una mínima relación o tenido una sospecha ¿cómo puede ser que no hayas identificado la letra de tu madre?

La última pregunta no la hizo con tono de reproche, más bien se escuchó como una suerte de burla. La perfecta letra casi escrita con caligrafía, cada uno de los caracteres individuales correcto, de las dimensiones correspondientes, al mismo tiempo tan bien redactado, pero tan común, la letra que podría haber sido admirada pero que en cambio había sido ignorada.

—Supongo que debes estar pensando que esta es una de esas situaciones en donde tu enemigo habla y habla sin cesar, hasta que tú tienes la oportunidad de escapar o hacer algo en su contra ¿sabes qué? Eso no va a pasar.

Era imposible. Todas las cosas que no encajaban desde el principio, la sensación de que alguien lo estaba vigilando, alguien que conocía su rostro y antecedía sus pensamientos. Quería gritar, zarandearla o al menos correr, irse de ahí lo más lejos que pudiera, pero estaba inmovilizado por completo.

—Debes tener ganas de gritar y por supuesto de huir de aquí, o acaso en el fondo de tu ser quieres echarme las manos al cuello y ahorcarme. Nada de eso va a pasar. Pero no quiero que te quedes en la ignorancia, te entregaré la información que necesitas; nunca estuviste presente ni te preocupaste a lo largo de todos estos años, pero Steve, tienes que saber que ahora vas a escuchar cada maldita palabra que voy a decirte, ahora que eres un hombre vas a hacer lo que no logré que hicieras cuando eras un niño, te vas a quedar quieto y vas a prestar atención a todo lo que te diré.
A lo largo de tus investigaciones en la ciudad debes haber sabido acerca de los sujetos que limpian las calles, los que preparan el terreno para que los cargamentos de los grandes empresarios puedan llegar a destino; estoy segura de que también debes tener una idea acerca de los traficantes menores y los informantes, pero es improbable que alguien te haya hablado de los informantes fantasma, todas esas personas que están ocultas tras una apariencia común y cuyo principal trabajo es vigilar al resto, tanto a los delincuentes como a los civiles. Piensa en esto como un simple control de calidad, si hay un limpiador de calles que ofrece dinero por silencio, debes saber si todo el dinero que destina a ese tipo de soborno se usa de verdad para el fin último que se le ha destinado; es un trabajo sencillo como te darás cuenta, pero exige ser metódico, silencioso, no estar rodeado de personas que puedan significar un problema o que llamen la atención. Nosotros trabajamos para los mandos altos, sin que nadie sepa quiénes somos además de ellos. ¿Que podría ser mejor que un ama de casa? Una vecina chismosa aquí, un dueño de un pequeño negocio de barrio allá, y resulta que tienes una red de información a la cual ni siquiera tienes que pagarle; desde que eras un niño intenté que fueras silencioso, que no llamaras la atención. Con el potencial que tenías desde pequeño y la herencia genética de tu padre, creí que sería sencillo lograr que te convirtieras en un muchacho educado, obediente y que pudiese ampliar esto al nivel de un negocio familiar. No, si te lo estás preguntando, tu padre nunca supo nada de esto, su forma de ser era útil para mis objetivos porque jamás se metía en cosas que no le correspondieran, yo podría haber dejado un libro lleno de información sobre una mesa y él no lo habría abierto si no era su asunto, pero al mismo tiempo no me servía para involucrarlo, siempre tuvo ese sentido de la moral tan alto.
Tú habrías podido continuar con mi trabajo e incluso ampliarlo, porque siendo hombre y joven habrías podido acceder a lugares y puntos de control en donde una inocente ama de casa como yo no tenía oportunidades sin llamar la atención ¿quién sabe todo lo que habrías podido conseguir sólo siendo distinto? Pero de este pequeño fuiste rebelde, siempre quisiste ser el centro de la atención, y no te bastaba con lograrlo, tenías que salirte con la tuya en lo que sea que pensaras; comportándote de esta manera no serías de ninguna utilidad para mí, el riesgo de que te involucraras en trifulcas o cualquier clase de conflicto era demasiado alto, no sabes el alivio que sentí cuando te fuiste de la ciudad, de verdad fue como un premio para mí, porque a partir de ese momento tuve la posibilidad de trabajar tranquila, aprovechando los tiempos en que tu padre estaba ausente, trabajando. El papel de madre amorosa era mucho más fácil de representar cuándo tú no te encontrabas presente, te aseguro que fueron 10 años muy satisfactorios, aumenté el dinero en mi cuenta y la confianza que la mano derecha de Kronenberg tenía en mí era algo seguro. Obviamente a lo largo de los años fui haciendo algunos favores, traficantes o espías de poca monta que cometían algún delito menor no eran acusados por mí, a cambio de comprometerse a realizar en algún momento alguna gestión que yo les pidiera, sin contárselo a nadie y sin hacer preguntas.
Me costó, pero lo logré persuadir a tu padre de aceptar el trato con El amuleto con la excusa de tener más dinero disponible para que te regalara el auto con el que venía insistiendo hace tanto tiempo, y estaba confiada en que ese delincuente de mala muerte se iba a limitar a hacer lo que le correspondía. Pero empezó a averiguar más de la cuenta y terminó por descubrir las dos cosas que lo habrían convertido en un criminal mucho más grande: primero, haciendo averiguaciones en el ayuntamiento llegó a la conclusión de que podría apropiarse de la empresa de tu padre, y segundo, lo más peligroso, hizo tantas rondas de seguimiento por su cuenta que de forma inevitable me encontró hablando con un informante ¿te imaginas lo que habría sido que ese sujeto terminara conmigo? Si le decía a Kronenberg que yo tenía una serie de delincuentes menores cumpliendo determinadas labores a sus espaldas, mis segundos estarían contados. Así que tuve que actuar rápido, pero aunque este tipo nunca se dio cuenta, sus acciones no lo beneficiaron mucho; después de engañarlo y atraerlo a un lugar en donde fuese vulnerable, hice que bebiera un trago con una sustancia que lo puso a dormir de inmediato, estas sustancias son muy útiles, son compuestos a base de hierbas que alguien consiguió para mí. Después de eso sólo fue necesario comprar algunos favores y hacerle creer a tu padre que quienes lo habían atacado eran El amuleto y sus secuaces en persona, y a la mano derecha de Kronenberg que su trabajador había decidido hacer negocios por su cuenta. Siguieron la pista que les entregué y localizaron la cuenta de El amuleto, en la que obviamente no se encontraba el dinero porque yo misma lo había trasladado antes.

Hablaba a un ritmo constante, como si tuviera prisa por ser muy clara y al mismo tiempo estuviera disfrutando su exposición. Sus palabras eran medidas y bien pronunciadas, como si estuviera enseñando algo a un público que está atento, por lo que no necesita subir la voz, pero sí mantener la actividad para no perder una sola mirada.

—Es increíble que en este mundo nunca te sales del negocio al que has entrado, pero ante esta situación, donde uno de sus trabajadores se volvía en su contra y perjudicaba a otro, aceptaron concederme un tiempo, algo así como un duelo; con el amuleto muerto y la culpa sobre sus hombros este asunto podía darse por terminado, yo tendría a mi disposición unos días para descansar y dejar que todo pasara al olvido. Fue una desgracia tener que llamarte, es sólo que estaba convencida de que no ibas a venir, e incluso cuando lo hiciste, supuse que después de representar tu papel de hijo sufrido por el destino de su padre, volverías a tu vida y lo que te importaba. Pero te quedaste, y eso provocó nuevas complicaciones: si empezabas a hacer preguntas inapropiadas, o peor aún si encontrabas respuestas, las cosas podían ponerse complicadas para mí, tenía que actuar rápido ¿por qué me miras así, hay algo que quieras preguntarme? No, el mensaje escrito en ese perro no era para ti, en ese momento aún pensaba qué estabas a punto de irte, dejé programado eso desde antes para darle más dramatismo; de hecho, para ser sincera, cuando fuiste a verme pensé que había conseguido impresionarte lo suficiente como para que te largaras de una vez. ¡Cielos! Casi me reí con el asunto de la cadena, era como una película de los 50; sin embargo hubo algo en ti ese día, una actitud que me hizo sospechar, me pareció extraña tu insistencia, así que cobré algunos favores más y de esa manera confirmé que tus maravillosos negocios en New York estaban por completo arruinados, de verdad que era una gran molestia, sobre todo cuando al poco ignoraste también la otra amenaza escrita. Casi al mismo tiempo descubrí que ese infame de Carnagge había conseguido material de tipo militar, y mis informantes me decían que tú seguías deambulando por la ciudad. No me preguntes cómo, pero de alguna manera supe que esos dos hechos estaban relacionados, tal vez porque Carnagge y Kronenberg tuvieron una serie de conflictos en el pasado; en parte te subestimé, porque pensé que con pasar la voz de que un merodeador andaba por las calles de Gotham sería suficiente para que te eliminaran, pero demostraste que te habías entrenado lo suficiente como para convertirte en una mosca demasiado cerca de la comida. La aparición de ese amigo tuyo me sirvió de maravilla a pesar de que todo fue muy apresurado; había llegado un momento en el que no podía confiar en nadie, cualquier paso en falso me haría caer de la forma más estrepitosa; no podía continuar confiando en informantes o delincuentes menores, así que decidí terminar con todo a través de un método que resultaría infalible con alguien como tú: me reuní con una chica de vida fácil, y estaba dándole las instrucciones correspondientes para que te atrajera e hiciera el trabajo, cuando de pronto apareció ese amigo tuyo ¿puedes creer que me hizo recriminaciones? Me dijo que estaba loca, que mi forma de actuar y las cosas que te había ocultado eran un crimen y una ofensa, realmente estaba inspirado cuando me dijo todas esas cosas. Pero por suerte le quedaba la cantidad de ingenuidad suficiente como para creer en mi arrepentimiento, es increíble cómo a veces repetir un truco da tan buenos resultados; para el momento en que descubrió que mis lágrimas eran fingidas ya había ingerido un líquido con un componente específico, con la cantidad suficiente como para perder el conocimiento, y permitirme inyectarle la droga que lo hizo perder la memoria de las últimas horas. Parecía que al fin todo estaba controlado, pero entonces enloqueciste y se te ocurrió hacer esas pinturas en las paredes ¿te sorprendería si te digo que estaba muy cerca cuando hiciste la primera de ellas? En ese momento supe que no tenía otra alternativa que enviarte el mensaje y entregarte el maldito dinero por el que me habías hecho pasar tantos problemas; como te darás cuenta, Steve, tenía controlada una situación pero surgía otra más, y es que hasta entonces Kronenberg y sus lugartenientes no habían prestado atención a conflictos menores como esas peleas en las que te viste involucrado, pero el graffiti con sangre en la pared resultaba por decir lo menos preocupante. El amuleto estaba muerto, tu amigo se había ido de la ciudad y tú también ¿cuánto tiempo más podría mantener las miradas lejos de mí? Entonces supe que había sólo una forma de eliminar todo tipo de sospecha, se trataba de la fórmula más riesgosa y por lo mismo la más efectiva: para ser sincera, la muerte de tu padre me pareció bastante triste pero era absolutamente necesaria, en esta ocasión fui a hablar en persona con uno de los hombres más importantes al servicio de Kronenberg y le conté lo que había descubierto con la condición de ser yo quien se hiciera cargo.

La mujer se levantó suspirando, aliviada.

— ¿Sabes algo? Es cierto lo que dicen, uno se siente aliviado y renovado cuando habla de las cosas que tiene en mente, tantos años callando y manteniendo las apariencias, y ahora es como si todo pudiese empezar de nuevo; en realidad creo que va a ser así.


Gotham. Tres meses después.


Miranda y Arnette se dieron un estrecho abrazo sin hablar durante varios segundos.

—Estoy sorprendida querida, te ves muy bien.

La joven ahora llevaba el cabello corto, cayendo de forma libre enmarcando el rostro; un cambio físico necesario por los tratamientos, tan sólo una pérdida menor.

—A veces yo también me sorprendo —repuso la joven—, después de lo que sucedió, resulta bastante increíble casi no presentar secuelas.

Ambas comenzaron a caminar por la calle rodeada de jardines de pasto bajo y muy bien recortado; en algunos puntos había pequeños grupos de flores que se mecían con el viento otoñal. Era un enorme jardín verde, en donde se escuchaba el silencio y el sonido del viento casi durante toda la jornada, interrumpido sólo por algún ave trinando en las copas de los árboles que cercaban el gran lugar.

—Me sorprendió mucho tu llamada Miranda, pensé que no querías volver a esta ciudad después de lo que pasó.

La joven suspiró mientras recorría el amplio lugar con la mirada.

—Supongo que de alguna manera tenía que dar un final a esta situación.
—Pero no es fácil para ti.
—Es mucho más difícil para usted Arnette, parece como si los últimos tres meses fuera en tan sólo unos segundos.

La mujer del mayor se estremeció, cruzándose de brazos.

—No puedo dejar de sentirme culpable por lo que te ocurrió.

Miranda había estado en un intensivo tratamiento para recuperar sus aptitudes; Sam había sido fundamental en ese proceso, alimentando su orgullo, haciendo que se sintiera capaz de salir adelante. Primero fue volver a hablar, luego caminar, y aunque el tratamiento no había terminado en su totalidad, ya era una mujer autónoma de nuevo. El resto sería recuperar aspectos más finos de la vida cotidiana. En comparación con la madre de Steve, no había perdido tanto.

—Por favor, ya hablamos de eso.
—No, es que es la verdad. Así es como me siento —repuso Arnette en voz baja—, habíamos mantenido contacto durante todos estos años, yo hablaba contigo con la misma familiaridad que cuando eras una muchachita, sentía que de alguna manera compartía el éxito de la vida de Steve en Atlanta a pesar de no estar ahí, y que a través de ti que habías sido tan importante para él cuando jóvenes me encontraba un poco más cerca de él. Un día, a través de una antigua conocida que tenía un hijo viviendo en Atlanta, descubrí que Steve no sólo no vivía en esa ciudad, sino que además nunca había estado en la universidad de la que me hablaba en sus mensajes; casi de forma instantánea sucedió el ataque a mi esposo, y yo estaba desesperada, no sabía qué hacer ni en quién confiar; pensé que tú con tu entrenamiento militar sabiendo mucho más del mundo exterior que yo podrías hacer algo por ayudarlo, pensé que si esos hombres habían sido capaces de atacar a mi esposo perfectamente podían estar detrás de la ida falsa de Steve. Mi amor de madre me cegó, y pensé que él era una víctima en todo.
—No es su culpa.
—Es difícil para mí pensar eso después de todo lo que ha pasado. Te llamé de forma tan urgente porque pensé que eras la única que podía ayudarme a poner a salvo a mi familia, jamás pensé que terminarías siendo una víctima más de él.

Miranda no respondió de inmediato; volver a Gotham había sido duro, y volver a ver a Steve en un momento en que su relación con Sam tambaleaba por causa de sus diferencias en el trabajo aún más. Hasta entonces nunca había dimensionado lo importante que se había vuelto su existencia, aunque fuese de forma remota, por causa de las constantes conversaciones telefónicas con su madre; guardar silencio y no decirle el motivo de su investigación había sido una exigencia de Arnette, que tras confesarle sus temores le rogó que no lo involucrara en el asunto, que tenía miedo de que a su único hijo le sucediera algo al igual que a su padre, sólo por el hecho de saber más de lo que era conveniente. El contraste entre su actitud tan relajada durante su charla y el recuerdo constante de la horrible noche en que había confirmado los temores de la madre de Steve permanecía vívido en su memoria.

—Cuando me dijo lo que había sucedido no dudé un segundo en venir para poder prestar ayuda; desde que murieron mis padres mis visitas a estas ciudad fueron disminuyendo, así que como esto coincidió con mi alejamiento del ejército, me dije que sería una buena oportunidad. Cuando me encontré con ese hombre enmascarado pensé de inmediato que se trataba de la misma persona que encabezaba el grupo que había atacado a su esposo en reemplazo del El amuleto, y decidí tomar cartas en el asunto. Reconozco que tuve un conflicto interno, porque volver a actuar como un soldado iba en contra de la decisión que había tomado de dejar el ejército y privilegiar mi familia, pero si había tomado la decisión de venir a Gotham para tenderle una mano a una amiga, no podía simplemente dejar de hacerlo; comencé a hacer averiguaciones por mi cuenta y a poco andar supe algo terrible, ese rumor que llegó a mis oídos acerca del padre de Steve era horrible, pensar que él hubiese sido atacado como represalia por parte de otros delincuentes en vez de por ser una víctima resultaba increíble.
—Fui tan ciega durante tantos años —reflexionó Arnette—, estaba tan segura de la honorabilidad de mi esposo que nunca se me ocurrió que sus negocios podían no ser lo que él me decía de ellos.
—Yo también interpreté las cosas mal —comentó Miranda—, pensé que Steve estaba en riesgo, que se convertiría en una víctima de los enemigos de su propio padre, de modo que cuando lo descubrí todo y supe la verdadera identidad del hombre enmascarado, me sentí superada, era como si todo se tratara de una horrible pesadilla.
— ¿Ves por qué me siento culpable? —dijo Arnette— Si no te hubiera llamado para pedir tu ayuda, nada de esto habría sucedido, tú no habrías sufrido ese terrible accidente por culpa de mi hijo.
—Sólo hice lo que creí que era correcto. Soy una mujer adulta, tomé mi propia decisión; Steve volvió a la ciudad buscando mantener sobre seguro el negocio de su padre sin importarle la seguridad de su propia madre, de verdad es un milagro que a usted no le hayan hecho daño.
—Tal vez si hubiera descubierto algo de esto antes habría podido evitar esta tragedia.
—O tal vez habría terminado muerta por averiguar más —dijo Miranda—. Ya no vale la pena hacer conjeturas sobre lo que pudo ser, al menos por mi parte estoy tranquila de haber ayudado en lo posible, por eso es que volví a la ciudad. De alguna manera necesito verlo.

Se hizo un silencio largo entre ambas.

—Ahora ya no puede responder ninguna de nuestras preguntas.
—Lo sé, se ha ido para siempre, pero es algo que de todas formas necesito hacer; a través de usted mantuve un lazo con esta ciudad incluso después que pensé que se cortaría para siempre por causa de la muerte de mis padres, siempre me sentí cercana Steve, supongo que si él no se hubiese ido tal vez las cosas entre nosotros habrían sido distintas. Pero ahora que terminó todo, necesito estar frente a él, dar este asunto por terminado y poder continuar mi vida. Sam me espera.
—Tienes un hombre maravilloso a tu lado, desearía que mi hijo hubiera sido un hombre diferente, que estuviera conmigo o siguiera mis enseñanzas, pero nada salió como lo esperaba.

Guardó silencio durante unos momentos; Miranda, respetuosa, decidió no decir nada hasta pasado un tiempo prudente.

— ¿Está ahí? —dijo señalando a cierta distancia.
—Sí, justo ahí. Me quedaré un momento aquí si lo prefieres.
—No es necesario, no hay nada que ocultar al respecto, nosotras nunca tuvimos secretos en esta situación. Arnette, sé que todo esto es muy difícil, y me cuesta siquiera pensar el dolor por el que ha pasado, pero tal vez sería mejor que intentara quedarse con los buenos recuerdos.
— ¿Aunque sean una mentira?

Miranda no contestó durante unos momentos. Habían hablado mucho del tema con Sam durante su recuperación, y él opinaba algo muy concreto, como acerca de todo lo que le merecía importancia. El debate entre ambos fue largo, porque ella en primer lugar despertó sin saber en dónde ni en cuándo estaba, y además con la abrumadora sensación de estar en peligro de muerte como cuando descubrió la identidad de Steve en aquella azotea. Sam se encargó de tranquilizarla y explicarle lo que había sucedido, que los separaban casi quince días de aquella situación, por lo que los acontecimientos posteriores ya estaban decantando.

—Antes de descubrir todo, me encontré con Steve por casualidad; tuve la intención de decirle que estaba investigando acerca de los delincuentes que habían atacado a su padre, pero decidí mantener la precaución que usted me había pedido y guardé silencio. Steve era un hombre igual de soberbio y engreído que como lo era de niño, pero había algo de verdad en él, era como si no pudiese ser la misma persona que estaba ocultando un negocio criminal junto a su padre y a espalda de su madre. Y entonces me dije que tal vez, en el fondo, él no quería ser así, pero que ya se encontraba en un punto en que no podía dar pie atrás.
— ¿Te refieres a eso que dicen en las películas sobre que no puedes escapar?

Miranda asintió, pensativa.

—Sí, a eso me refiero. Habían pasado diez años, tal vez Steve se fue de Gotham ya trabajando en eso, y cuando se volvió un hombre supo que no podía escapar, que nunca estaría seguro si intentaba traicionar o delatar a los delincuentes con los cuales trabajaba, de modo que se inventó una vida a imagen de lo que quería que fuera ¿por qué si no habría mantenido con usted el contacto por diez años, inventando toda una vida en Atlanta cuando en realidad estaba en New York? No tenía necesidad de hacerlo, porque su padre estaba ahí todo el tiempo, atento a sus probables sospechas, y además no tenía nada que ganar con esas mentiras.

Arnette cerró os ojos, un instante antes de hablar.

—Dormía con el enemigo y leía la correspondencia del enemigo, toda la vida estuve dentro de una mentira.
—No lo vea de esa manera. Si Steve inventó todo esto sin  ganar nada a cambio, entonces yo creo que fue porque quería hacerlo, porque no quería que el mal en el que estaba involucrado llegara hasta usted; quédese con esa imagen de él, piense que se trata de su hijo universitario y exitoso, eso hará más sencillo llevar la carga.

Llegaron hasta un punto donde la sombra de la glorieta caía a esa hora de la tarde; Miranda contuvo una exclamación de sorpresa y se obligó a ser respetuosa y mantener la calma.

—Qué triste que haya terminado de esta forma.
—Ahora no sufre.

La joven se puso de cuclillas, mirando al rostro del hombre que reposaba sentado sobre la silla de ruedas, la cabeza un poco ladeada, apoyada sobre la almohadilla acolchada del respaldo de la silla de ruedas. El tiempo comenzaba a pasar para él, y aunque se trataba de poco tiempo, podía ver cómo la piel del rostro, antes tensa y fuerte, evidenciaba algunos signos de fragilidad: lo peor de una condición como la que él tenía era que dependía de todos para seguir ahí, qué brutal diferencia con lo que había sido hasta antes de eso.

—Cuesta creer que esté así.
—La historia no fue sencilla de reconstruir a fin de cuentas —dijo Arnette en voz baja—. Por lo que me informaron, en New York, lo encontraron en el suelo de su departamento, inconsciente, con espuma en la boca, pero nadie vio entrar ni salir a nadie, debe haber sido un trabajo profesional; justo el tipo de cosas que terminaron con mi esposo, personas insanas que limpiaron su camino para que nadie pudiera encontrarlos. El resultado que dejaron atrás fue un hombre que murió porque su corazón no resistió más lo que le hicieron, y un hijo en estado vegetativo.
—Eso quiere decir que de alguna manera trató de huir.
—Eso supongo. Yo estaba muy mal en esos momentos, imagino que se vio acorralado por las cosas que hizo o tal vez lo descubrieron en algo más. Quizás sólo fue remordimiento por lo que te hizo, me refiero a de lo que era culpable. Pensé en llamar a la policía, pero ya no hay necesidad de eso, se ha sufrido demasiado y no tengo fuerzas para eso, lo que me queda debo usarlo en cuidar a mi hijo hasta que tenga vida.
—Cuánto lo siento Steve —dijo Miranda con los ojos brillantes por la emoción—. Sé que me escuchas, y aunque ahora no puedas contestar, sólo quiero saber que no te guardo rencor por lo que hiciste. Me voy de Gotham, estoy en paz con lo que sucedió, y espero que en tu interior puedas encontrar paz también para ti. Adiós Steve.

Se puso de pie y le dio un abrazo a Arnette. La joven comenzó a alejarse a paso lento, pero la mujer mayor se quedó rezagada un instante, inclinada para hablar a su hijo, mirándolo a los ojos, sin que nadie más pudiera oír.

—Eres un buen chico. Mamá se va a encargar que alguien te saque a este jardín todos los días, no puede ser que estés siempre dentro de este centro especializado, en esa habitación. ¿Ves cómo al final no eras tan malo? Hiciste algo bueno por mamá, te quedaste con la responsabilidad para que ella pudiera seguir con sus negocios, y ahora todo es mucho mejor. Adiós Steve, no grites muy fuerte dentro de ti, el eco en tu cabeza debe ser horrible.



Fin