Por ti, eternamente Capítulo 14: Caminos convergentes



Álvaro llegó pedaleando a toda la velocidad que podía al sitio en donde estaba estacionada la camioneta; se bajó de un salto, dejó la bicicleta tirada, y corrió hasta ella, que estaba sentada sobre el capó.

— ¡Romina!

Ella volteó lentamente al escuchar su voz. Se le veía alterada, demacrada por el susto que había pasado, pero aún conservaba el control de sí misma.

— ¿Te hicieron daño?
—No —replicó ella con voz grave—, no estaban detrás de mí, yo no era lo importante.

Eso lo tranquilizó mucho, aunque aún sentía el corazón oprimido por la idea de que a su amiga le hubiera pasado algo grave.

— ¿Qué ocurrió?
—Estaba distraída —explicó hablando lento, cuidando las palabras—, me estacioné aquí porque Segovia estaba siguiendo ésta ruta, pero de pronto lo perdí, fue de esos momentos en que pestañeas y desaparece. Estaba en eso cuando aparecieron esos hombres, eran tres, con facha de matones, me quitaron los binoculares, me reventaron un neumático y se fueron.

Álvaro procesaba la información a toda velocidad. Por teléfono ella no le había dicho casi nada.

— ¿Qué te dijeron?
—Eso es lo que me preocupa —siguió más grave— me preguntaron por Segovia y el niño.
— ¿Qué?

Si antes estaba angustiado por ella, esa información lo dejó helado.

—Eso es lo que querían saber. Ya cambié la llanta. ¿Cómo te fue?
—Dejé a Armendáriz con una mano herida y esperando a que llegaran sus colegas. Seguro que viene todo un contingente para acá.

Pero de pronto él se sintió inseguro y débil; Romina y él no solo eran amigos hace años por motivos laborales, realmente su amistad había sobrepasado lo técnico y todo lo que les pasara era importante. En esos momentos no solo se preocupaba por el caso, la seguridad de Romina estaba primero.

—Romina... lo lamento.
—No es tu culpa.
—Puedes dejarlo, no tienes por qué involucrarte.
—Eso no es lo que me preocupa.
— ¿A qué te refieres?

Se miraron fijo unos momentos; si, Romina estaba nerviosa por lo que había vivido poco antes, pero había pasado momentos duros, era fuerte y lo resistiría.

—Nos falta algo muy importante en éste caso Álvaro. Piensa en esto, hay matones persiguiendo a Segovia, ¿Por qué? ¿De dónde salieron? ¿Quién es Segovia?
—Comprendo tu punto, pero lo que no comprendo es qué es lo que tendrían que ver ellos con él, a menos que lo que estuvimos hablando al principio fuera así.
—Que hay algo que no sabemos. Eso explicaría por qué es que Armendáriz está en el caso, por qué e.s que la familia hizo una denuncia tan rápido y por qué el tipo escapó de esa manera.
—Sí, pero aunque tuviera sentido, aún no sabemos nada. Tiene que haber un nexo —siguió él un poco más animado—, imagino que puede ser algún tema de familia, una venganza o algo parecido, resulta más comprensible si tomamos en cuenta la desaparición del niño.

Romina bajó del capó.

—No podemos publicar nada sin tener una información concreta, si lo hacemos nos vamos a hundir de inmediato. Tenemos que descubrir qué es lo que realmente se oculta tras éste caso.


2


Esa tarde de Sábado se estaba convirtiendo en el día más largo de la vida de Víctor, pero no solo tenía eso en mente, también otras cosas; perder el furgón había tenido varias consecuencias para él, la primera de ellas, que no tenía un par de bolsos, en donde tenía ropa suya y comida. Por otra parte, si podía pensar en algo bueno de todo lo que le estaba pasando, contaba que había rescatado el bolso con las cosas de Ariel, que en los otros dos había comida para el bebé, insumos y algo de comida para adulto, y que conservaba la mochila con los más esencial como el dinero y el teléfono celular, aunque no tenía el mapa y eso hacía todo mucho más complicado. La noche se acercaba con rapidez, lo que significaba que tenía que encontrar donde alojar, y principalmente deshacerse del vehículo del policía. A la hora de escapar de esa pelea el auto le había servido de mucho, ya que alcanzaba una gran velocidad, pero no solo era vistoso, sino que de seguro ya estaba encargado por robo, de modo que solo era cuestión de tiempo para que alguien notara que estaba pasando, y siempre estaba la posibilidad de que se le cruzara alguna patrulla de policía. Estaba en una zona semi rural, muy próximo a una zona industrial, por lo que tenía la posibilidad de encontrar alojamiento o algo. Estacionó el automóvil a un costado de la ruta, cerca de unos árboles, y apagó los faros. Desde ese momento era mejor caminar.

— ¿Qué pasa? ¿Qué ocurre, tienes hambre?

El bebé se removía incómodo en las cobijas en las que estaba envuelto; durante la tarde se había mostrado de bastante buen humor y silencioso como siempre, pero el propio Víctor había optado por concentrarse lo más posible en conducir, no quería pasar por una nueva sorpresa cuando todavía sentía los malestares de los golpes y el dolor incesante en la cara, cerca del ojo izquierdo.

—Espera, ahora te veo. Oh, te hiciste. Lo siento, tengo la cabeza en cualquier parte, ahora te cambio, espera un poco.


Reclinó el asiento del conductor, y tomó uno de los bolsos para preparar la muda del bebé. Mientras tanto pensaba en todo lo que estaba sucediendo.

—Ahora te cambio, vas a ver como quedas sequito.

El niño se comportaba muy calmado cuando estaba cerca suyo. Era sorprendente, pero al pensarlo, le daba la sensación de que estaban en contacto más tiempo, como si de alguna manera Magdalena le hubiera traspasado algo de sus conocimientos y su experiencia, para que las cosas no resultaran tan difíciles; sabía muy bien que todo sería más complejo que antes, pero eso mismo lo impulsaba a creer en su plan original, es decir conseguir un sitio en donde refugiarse y contactar un abogado, en esos momentos era la única forma de protegerse, porque estaba claro que si la policía lo encontraba no iba a poder ni hablar antes de terminar en un calabozo. Pensó en Arturo, pero desechó la idea de inmediato, no podía exponerlo, no después de todo lo que había pasado, además ni siquiera tenía la seguridad de que poner a su amigo en peligro a vez sirviera de algo.

— ¿Lo ves? Ya estás seco de nuevo, ahora ya podemos seguir, te voy a llevar a pie para ver si pasamos un poco más discretos.

Una vez ya cambiado el bebé, se quedó tranquilo como era su costumbre hasta el momento; estaba decidido, tenía que seguir a pie, pero internarse en la próxima zona industrial solo, caminando y con el bebé en sus brazos seguía siendo tanto motivo de peligro como todo lo que había pasado antes, además el sol estaba iluminando con fuerza a pesar de la hora y eso era peligroso para el niño, en gran medida. Pero de todas maneras tenía que seguir, así que haciendo uso de lo que se le ocurrió y lo poco que tenía a mano, se echó a la espalda la mochila y los bolsos, cargó al pequeño en sus brazos, y lo cubrió a él y a si mismo con una cobija para protegerse de la luz, y comenzó a caminar.

—Escucha, vamos a caminar un rato así, para que estés cubierto del Sol; cuando estemos más allá o encuentre donde alojarnos te voy a descubrir.

Poco después escuchó el sonido de un motor acercándose, lo que hizo que se asustara nuevamente. ¡La policía!
No tenía donde esconderse; la calle por donde había entrado en la zona industrial estaba cubierta por murallas y puertas a la calle, y en el momento en donde sintió el sonido del motor estaba lejos de la siguiente esquina. Se quedó quieto en la vereda, apoyado en un poste de luz aún apagado, con el bebé en brazos y cubierto por la cobija; no tenía sentido correr, más le valía taparse lo posible de la cara y esperar.

—Tranquilo...

Sentía el corazón a mil, pero el vehículo que se acercaba no era un auto de policía, de hecho no era de calidad como el que usaba el grandote; bajó la vista cuando se estacionó junto a él, quedándose quieto, rogando que pasara, que lo dejara solo para saber qué destino elegir. Pero cuando el automóvil arrancó, se quedó con una tremenda sorpresa.

—No puede ser...

Le habían arrojado unas monedas.

—Creyeron que era un mendigo —murmuró para sí, sin creerlo—, Ariel, creyeron que era un mendigo ¿te das cuenta?

Por primera vez sintió algo similar al alivio; que creyeran que era un mendigo tenía sentido viéndolo bien, ya que se notaba que traía bultos y estaba muy tapado, pero no solo eso, también era una buena idea para continuar.

—Ya sé lo que voy a hacer. Voy a ser un mendigo, es la forma perfecta de salir de la vista de todo el mundo. Por ahora me voy a olvidar de los medios de transporte, lo principal es conseguir un lugar donde alojar, antes que caiga la noche.


3


Armendáriz iba en el asiento de atrás de un automóvil que conducía Marianne; tenían que reunirse en la siguiente zona poblada, pero en esos momentos el policía estaba pensando en todo lo que había pasado antes.

—Tome.

Marianne le alcanzó unas vendas; la compañía de ella era apropiada, nunca hacía preguntas inadecuadas, y en un momento como ese, aunque probablemente tenía decenas de preguntas, no las iba a hacer mientras él se mostrara silencioso y pensativo. No se trataba de la mano, de hecho la quemadura no era grave y no acostumbraba a quejarse por cualquier cosa, lo que tenía realmente herido en esos momentos era el orgullo, y más importante que eso, la seguridad en sí mismo; desde un principio había subestimado a Segovia y su capacidad física, en primer lugar por verlo como un tipo normal, casi flacucho, que no tendría conocimientos de técnicas de combate ni reflejos entrenados, y eso fue un tremendo error. Es cierto que el hombre no conocía nada específico, pero estaba realmente desesperado, y en casos así la gente podía sorprender, como había pasado en el momento del enfrentamiento que tuvieron; al final, con dispararle a la rueda del furgón solo había logrado asustarlo más, y detonar con ello reacciones inesperadas. Ahora había pasado de estar a un paso de él a solo tener una noción de donde se encontraba ¿Cómo estaría el pequeño?

—Señor...
—Si Marianne.
— ¿Quiere que nos detengamos un momento? Aún falta un poco para llegar al punto de encuentro.

Levantó la vista del suelo y la miró por el espejo retrovisor. Para su sorpresa vio que su mirada no era de incógnita, sino de angustia.

—Estoy bien Marianne.

Se miraron un momento más.

— ¿Qué ocurre?
— ¿Cómo se encontraba el menor?

¿Estaba preocupada por el pequeño, por él o por el destino de la investigación ahora que sabía que su oficial al mando tenía en la cuenta un vergonzoso fracaso?

—Está bien. Y vamos a mantenerlo así.

Ella desvió la vista del retrovisor y volvió a la pista; no más palabras, pero en esos momentos se preguntaba si ella era la única que tenía dudas acerca de su cargo.


 4


La idea de aparentar ser un mendigo había resultado estupenda; desde que lo hiciera, al llevar el cuerpo cubierto y al bebé fuera de vista se sentía mucho más seguro, aunque cuando ya terminaba la tarde su problema se había trasladado a encontrar un sitio donde alojar;

—Tienes que ir por ahí.

Quizás por primera vez en su vida escuchar que le demostraban rechazo lo hacía sentir bien, resultaba reconfortante pasar desapercibido después de estar siendo buscado por la policía; después de bastante trecho llegó a la puerta de una casa que le habían indicado, donde salió a recibirlo una mujer de alrededor de treinta años, morena, de mirada penetrante y fuerte, que lo miró de arriba a abajo.

—La hospedería está más abajo.
—Necesito un cuarto para pasar la noche, tengo dinero.

Ella dudó un momento; iba a mandarlo al diablo, tenía que adelantarse.

—Por favor, solo quiero dormir y darme un baño.
—Está bien, pero si haces cualquier desorden te vas de inmediato, no me importa que hayas pagado.
—Le prometo que no haré nada.
—Entra. Tendrás que pagarme ahora mismo.

Entró junto a ella en la casa; no era muy grande, pero estaba bien ambientada y se veía cómoda. Pagó una cantidad de dinero que desde luego era más de lo que le habrían cobrado si no aparentara ser lo que era, pero no le importó, en esos momentos salir de la calle era lo más importante.

—Tiene baño propio, pero no hay teléfono, si quieres puedes usar el de la sala pero solo para alguna emergencia o algo local. A las once puedes pedir una once o cena, en la mañana a las nueve un desayuno, y eso es todo. Me llamo Eva.
—Muchas gracias.

La mujer lo volvió a mirar de arriba a abajo ¿Que acaso los mendigos no daban las gracias? quizás estaba hablando demasiado bien.

Por fin entró en el cuarto, cerró con pestillo para evitarse problemas, y de inmediato cerró la cortina que cubría la única ventana en la habitación, para después despojarse de la cobija que lo cubría. Ariel estaba somnoliento, pero de todos modos pareció más relajado al sentirse libre también.

—Por fin, ahora podemos tener un poco de tranquilidad.

De inmediato dejó en el suelo la mochila y los bolsos, y al bebé sobre la cama. La sensación de ligereza era sorprendente, pero no era lo único, también sentía cansados los brazos.

— ¿Sabes qué? Creo que tengo que encontrar la forma de llevarte cargando sin tenerte en los brazos, es muy complicado para los dos, además si voy a seguir así necesito disimularte lo mejor posible.

Buscó en uno de los bolsos hasta que encontró una sábana o algo parecido, con la que se envolvió y le hizo una serie de nudos, hasta que formó una improvisada pero firme mochila, como un canguro para llevar al bebé a la espalda o al pecho.

—Estupendo, mañana cuando salgamos de aquí te voy a llevar de ésta forma y vas a estar más tranquilo; ahora lo que necesitamos los dos es un baño, que no por parecer de la calle tenemos que estar malolientes.

Fue directo al baño, y se alegró de encontrar que la ducha tenía tina. Parecía un sueño, y como no pensaba desperdiciarla, dejó corriendo el agua tibia para que se llenara, y volvió a la cama donde Ariel, como ya era su costumbre, lo miraba fijamente.

—Esto es algo que los dos necesitamos, vas a ver como duermes después del baño.

Se desnudó, y de inmediato, arrodillado en el suelo despojó al bebé de sus ropas.

—Espero que no te asuste el agua porque si lloras voy a tener que inventar una mentira bien grande, y aquí ni siquiera hay equipo de música como para disimular. Vamos.

Entró al baño con el bebé en brazos, pero no pudo evitar quedarse mirando un momento su reflejo en el espejo; en el torso desnudo podía ver una serie de marcas enrojecidas, por los golpes que había recibido del policía, y las heridas con sangre seca en la cara producto de ese aterrador disparo, y aún después de varias horas le costaba ver con el ojo izquierdo, pero al menos el dolor había disminuido.
Se recostó con suma lentitud en el agua tibia y reconfortante, sintiendo que esa tibieza lo abrazaba, calmando el dolor y el cansancio que sentía ¡Qué cansado estaba! Una vez que estuvo recostado en la tina, bajó con cuidado al bebé que mantenía en alto, haciendo que tocara poco a poco el agua, aunque el pequeño no se asustó en lo más mínimo.

— ¿Se siente bien?

Al principio se veía algo confundido, pero al estar con el agua casi hasta los hombros se sintió mucho más a gusto y le sonrió.

—Ah, parece que te gusta, que bien, lo que es a mí me hace genial, no me había dado cuenta pero estoy cansado y adolorido. ¿Qué dices? podemos quedarnos en un lugar así, yo podría trabajar en una pensión o en alguna tienda, en éstos pueblos dicen que siempre hay trabajo para el que lo necesita, así que solo sería eso. Podríamos quedarnos aquí para siempre.

De pronto el niño golpeó el agua con una de sus manos, lo que pareció resultarle muy divertido porque rio alegremente.

— ¡Oye! Mira lo que haces, te gusta jugar con agua.

Se quedó mirándolo mientras el niño golpeaba el agua una y otra vez, riendo divertido.



Próximo capítulo: Asuntos personales

La traición de Adán capítulo 28: Verdades absolutas



La noche del cuatro de Enero terminó siendo trascendental para Eva y Adán; ambos, por separado, llegaron a la conclusión de que no podían seguir ocultándose cosas, así que al reunirse en el cuarto de hotel de Eva optaron por hablar con toda sinceridad. Adán le contó su pasado en el hogar de infantes, y Eva de su paso fallido por el matrimonio en el campo, aunque ambos dejaron detalles sin decir: Eva no habló de las insinuaciones que había obviado, y Adán no mencionó su identidad original; de algún modo ambos habían sellado parte de su pasado de manera definitiva, y extendieron el límite de la confianza hasta el máximo que  se permitieron, hasta el punto en que creyeron entregar y recibir el ciento por ciento. Lo más gratificante para ambos fue que nada pareció cambiar o arruinarse, más bien la unión entre los dos se volvió más intensa y completa; cerca del amanecer compartían plácidamente la cama, aunque en realidad sus pensamientos estaban lejos de ser calmos.

–Estuve pensando en todo esto –dijo ella– y creo que puede haber algo que nos beneficie.
– ¿Algo como qué?
–Que quienes nos están amenazando no saben de la existencia de la otra persona.

Adán inspiró profundamente.

–Samuel es un genio de la informática, es seguro que ya sabe que tenemos una relación, así que ese elemento no es ningún beneficio.
–No me refería a eso. Pero piensa en esto: quien me persigue es peligroso y seguramente pretende actuar muy pronto, mientras que quien te acosa es pasivo, pretende conseguir beneficios a largo plazo.

Adán recordó la expresión de Samuel. Que irónico, antes había usado su encanto para conseguir cosas incluso de hombres, siempre sin entregar nada a cambio, y la única vez que había estado dispuesto a cualquier cosa, había sido rechazado.

– ¿Y eso cómo nos ayuda?
–Hagamos que se encuentren –explicó ella lentamente, aun pensando– no quiero ensuciarme las manos, pero ellos ya las tienen manchadas, usemos eso en su contra, convirtamos a cada uno en rival del otro.

Adán guardó silencio. Si Cisternas llegaba a saber de la existencia de un hombre en la vida de Eva, bien podía querer eliminarlo de su camino y en cuanto a Samuel, si explotaba su capacidad de investigación y  sobretodo sus deseos de venganza, bien podía ser una buena idea.

–Creo que tienes razón. No lo había pensado, pero tendríamos que actuar ahora mismo, para no darle tiempo a ninguno de los dos de descubrir el plan.
–Lo que tiene que ver con Cienfuegos es sencillo –comentó Eva– basta con que crea que tengo una relación con Samuel, pero no sé muy bien cómo hacer que él  encaje.
–Samuel es curioso, dejemos que crea que me iré escapando del país, y que me llevo conmigo mi dinero; después solo hay  que hacer  que las cosas coincidan.
–Me parece perfecto. Eso quiere decir que tenemos que poner en  funcionamiento el plan ahora mismo, cuando comience el día.

Eva se sintió un poco más tranquila, ya teniendo algo en mente para defenderse y continuar adelante; por su parte Adán trabajaba en la forma de lograr que todo se diera en su favor.

Micaela estaba en su departamento cuando sonó su teléfono celular; era muy temprano, pero el sonido era el tono de Esteban, así que significaba algo  importante.

–Dime.
–Acabo de comprobarlo –dijo Esteban bastante  excitado– F me llamó, la empresa de armado de estructuras que contrató Bernarda Solar hace dos años está instalada en el país, está dentro de las concursantes para el Hotel del Aeropuerto y ya tiene varios negocios más chicos.

Micaela aún dormía un poco, pero no encontró nada llamativo.

–Perdona, pero no veo que es lo tan importante. Ya habíamos dicho que era probable que eso pasara.
–Eso no es lo importante. Se trata de con quien están haciendo negocios. El restaurante de Pilar tiene instalaciones fabricadas por esa empresa, y un ejecutivo al servicio de Bernarda estuvo sumamente interesado en comprar, aunque lo rechazaron de inmediato.

¿Bernarda tratando de comprar el restaurante de Pilar? ¿Y una empresa suya detrás de parte de la construcción del inmueble? Eso activó los radares de Micaela.

–Espera. ¿Hiciste toda esa investigación por mí?
–Eso es lo que hacen los amigos.
–Eres el mejor hombre del mundo –replicó ella  con la voz quebrada– te lo juro que eres el mejor.
–Espero que muchas otras mujeres también lo descubran –comentó Esteban livianamente– pero si te sigo lo suficiente en tus conjeturas sobre Bernarda, puede ser algo preocupante.
–Lo es. Aquí hay algo muy extraño, no es casual que ocurra una cosa como esta. Muchísimas gracias Esteban, eres el mejor, ahora solo tengo que encontrar la forma de advertirle a Pilar sobre lo que está pasando.

Esa misma mañana Micaela fue al restaurante Morlacos; había oído de él, pero era realmente bonito. No tuvo necesidad de llegar a la administración porque se topó con Margarita antes, y la amiga de Pilar estaba claramente en modo defensivo.

–Margarita, necesito hablar con Pilar.

La otra sacudió su cabello y le dedicó una mirada de rechazo.

–No está.
–Escucha, es importante, sé que debe estar aquí.
–Pilar no está. No para ti.

No estaba llegando a ninguna parte. Decidió no entrar en conflictos.

–Margarita, es importante, por favor, necesito hablar con ella ahora mismo.
– ¿Es  molesto cuando no quieren escucharte, verdad? –atacó directamente– espero que sepas lo que se siente.
–No quiero discutir contigo, necesito hablar de algo urgente, esto no se trata de Pilar y yo.
–Al parecer ese es el problema, que no se trata de Pilar. ¿Tienes alguna idea de lo que ha pasado, de lo que ha sufrido mi amiga por ti? Se supone que está librándose de ti, así que no sé qué es lo que quieres ahora.

Micaela se quedó sin palabras un instante. Pilar, que había escuchado la última parte, decidió intervenir.

–Margarita, voy a hablar con ella.
– ¿Qué? –la mujer se sorprendió al verla– pero Pilar...
–Estaré bien, te lo prometo.

Margarita se rindió y se alejó. Pilar enfrentó a Micaela, aunque sin acercarse.

–Lamento venir a molestarte –empezó torpemente– pero descubrí que Bernarda intentó comprar tu restaurante.
–Le dije que no está en venta –replicó Pilar enfática– y se terminó el asunto. ¿Por qué estás aquí?
–Porque descubrí algo más. Una empresa perteneciente a Bernarda, una creadora de estructuras, trabajó aquí, es decir que tiene parte en la construcción de este lugar.
– ¿Y eso que tiene que ver contigo? Es decir, dime cuáles son tus verdaderas motivaciones.
–Es porque me parece muy sospechoso el interés tan repentino en comprar tu restaurante por parte de ella, y el hecho de que una empresa suya esté involucrada me da mala espina, me hace sentir que tiene malas intenciones.
–No veo qué podría hacer en mi contra.
–Pero yo si –afirmó Micaela con fuerza– Bernarda es capaz de cualquier cosa y eso lo sabes. ¿Qué tal si quiere hacerte algún daño por todo lo que pasó antes?

El argumento tenía peso. En ese momento Pilar recordó lo que sintió cuando la llamaron por teléfono, y como es que amenazó a Bernarda Solar por precaución.

–Escúchame –siguió Micaela– sé que estas enojada conmigo y tienes toda la razón del mundo, pero quiero que pongas atención en esto porque es importante para ti. Sé muy bien que Bernarda no tiene límites, y aunque estoy tratando de hacer algo en su contra para evitar que siga haciéndole  mal a todos, no  sé cuánto me voy a tardar, por eso quiero que te protejas. Lo último que quiero es que salgas más perjudicada, ya te hice demasiado daño.

Tenía los ojos inundados en lágrimas. Estaba siendo sincera al máximo, y solo rogaba que entre  la rabia, esa mujer que la había querido pudiera reaccionar a tiempo.

–Gracias por la información –replicó Pilar al fin– lo tendré en cuenta.
–Por favor hazlo. No te  confíes, Bernarda puede ser muy peligrosa pero también es astuta.
–Lo sé. Ahora tengo cosas que hacer.

Se dio media vuelta y entró en su oficina, seguida a los pocos momentos por Margarita. Micaela le dedicó una mirada al lugar mientras salía, estaba muy bien decorado y se olía la buena comida; pero algo no estaba bien, había algo, indefinido aún, pero que no terminaba de gustarle, o tal vez solo era la sensación de peligro que representaba la figura de Bernarda. Dentro de la oficina, Margarita estaba al borde de la desesperación.

–No lo entiendo, la tenía controlada, no tenías por qué aparecer.
–Está bien Margarita –replicó  Pilar tratando de calmarla– las cosas son distintas ahora, tengo que enfrentarla en algún momento o nunca sabré si estoy preparada.
–Igual no era el momento.
–Quizás sí.

Se quedó un momento pensando, lo que detonó las alarmas de su amiga.

– ¿Por qué tienes esa cara?
–Micaela me dijo algo que me llamó mucho la atención. La empresa de armado de estructuras que  trabajo aquí es propiedad de Bernarda Solar.

La otra mujer se quedó un momento en blanco; no hizo conjeturas en voz alta, pero vaya sí que las había hecho.

–Estas tratando de decirme que... ay por Dios... eso significa que ella ¿podría estar tramando algo en nuestra contra?
–No lo sé. Pero de todos modos es raro, no creo que sea una coincidencia que esa empresa justo haya trabajado aquí.
–Pero claro que no es coincidencia –dijo Margarita con tono lúgubre– sabemos lo que  es capaz de hacer ella, pero aun no veo porque... oh por Dios, oh por Dios...
– ¿Qué?
–Ella quiere vengarse de ti, es por eso que lo hizo.
–Pero ya me arruinó la vida, no hay forma de que... a menos que... claro –descubrió al fin– por eso es que la empresa trabajó aquí. No puede hacerme nada, a menos que me ataque a través del restaurante. Lo compra o lo destruye. Margarita, tenemos que conseguir un equipo que haga una evaluación de la construcción y de los materiales de este lugar, temo que pueda haber algo que esté muy mal.

Luna estaba disfrutando de una sesión de belleza en uno de los centros de tratamiento del Boulevard. Estaba contenta con su trabajo y con lo que se venía para el Hotel, pero recientemente había  descubierto una nueva atracción: Adán. Ese hombre era increíblemente atractivo, tenía un excelente físico hasta donde había visto hasta ahora, era bello de rasgos, visiblemente apasionado, fuerte, inteligente y exitoso, pero además de todo eso tenía un ingrediente adicional, y es que estaba completamente enamorado de una mujer; al principio creyó que era algo a la distancia, pero recientemente descubrió que esa mujer era nada menos que Eva San Román, la ejecutiva perfecta contratada por Bernarda. Estaba claro que tenían un romance de máximo secreto, aunque aún no sabía bien el motivo, es decir, casi parecían la pareja perfecta, por lo que no veía algún motivo evidente. Claro que  también estaba la opción más obvia, y es que mantuvieran en secreto el romance para poder sacar beneficios por separado de los negocios y trabajos en los que estaban involucrados. Muy interesante, pero más lo era algo que había visto desde el principio, ese deseo reprimido en  él cuando la veía; seguramente con Eva tenían sexo espectacular y todo eso, pero lo que Luna veía en la mirada de Adán hacia ella era otra cosa, algo que nunca podría encontrar en ninguna otra parte, era deseo en estado puro, ganas de tomar y entregar el cuerpo a lo salvaje, a lo prohibido y oscuro, porque ese hombre seguro que podía tener a la mujer que quisiera y cuando quisiera, menos a ella cuando estaba con la otra.
A menos que Luna hiciera algo al respecto.

Adán ya había dado el importante paso para cumplir con su objetivo de sacar de su camino a los nuevos obstáculos que tenía. Usando direcciones de correo falsas e identidades inventadas, consiguió a través de Internet pasajes para él y otra persona, directo a un país en el Norte del continente europeo, con lo que esperaba que Samuel picara de inmediato. Acto seguido lo llamó por teléfono y lo citó en una cafetería en el barrio bohemio de la ciudad.
Para cuando Samuel llegó al lugar indicado, se encontró con Adán en compañía de Eva San Román, de quien desde luego sabía, pero a quien no tenía considerada en sus planes.

–Siéntate Samuel. Te presento a Eva, ella está colaborando conmigo en algunos negocios.

Samuel se sentó frente a ellos con una expresión inescrutable en el rostro. Ambos se veían tan confiados, tan seguros.

–Samuel, estoy preocupado por un asunto personal y necesito que hagamos un cambio en el acuerdo que tenemos. Disculpa, es de la oficina.

Se levantó y contestó el celular, dejando solos en la mesa a Eva frente  a Samuel. La mujer lo miró evaluándolo.

–Adán no me dijo que además de inteligente eras atractivo.
–Imagino que no.
– ¿Y nunca has pensado en que puedes utilizar algo más que tu cerebro en la vida?
– ¿A qué te refieres?

Eva se puso de pie, rodeó la mesa, y lenta y sutilmente se acercó a Samuel que la miraba sin comprender; pronto el acercamiento fue tanto que sus rostros estaban peligrosamente cerca.

–Ese  perfume es exclusivo. Me encanta.
– ¿Qué es lo que quieres?
–Dímelo tú.

Y con gracia, lentamente, acercó aún más su rostro, rozando con sus labios los de él, dejando que la respiración y la sorpresa hicieran el resto, una mano en el hombro en la posición adecuada bastaba para completar la escena. No hubo respuesta.
Eva volvió a sentarse sin un ápice de insatisfacción, más bien parecía divertirse con la situación.

–Estás en el lugar equivocado preciosa.
–No puedes culparme por intentarlo –dijo ella con voz susurrante– en la vida todo se trata de posibilidades.
–Lo sé.

En ese momento volvió Adán, y Eva recuperó su apariencia fría de antes.

–Eva, el contrato con la operadora de máquinas se cayó, tendremos que buscar otra ahora mismo.
–Lo tendré en cuenta.
–Volviendo a lo nuestro  Samuel, me incomoda seguir tus pasos en el acuerdo que tenemos. Ahora mismo estoy con muchos ojos sobre mí y no quiero levantar sospechas, pero una cantidad considerable de dinero saliendo de mis cuentas en estos tiempos puede acarrearnos problemas.
–Supuse que tenías resuelta una coartada.
–No fue así, no desde que el Hotel depende de mí desde antes de comenzar a funcionar; en términos técnicos, soy auditable desde que firmé el contrato.

La mente de Samuel trabajaba a toda velocidad.

–La mayoría de las veces suceden cosas similares, así que no hay mayor motivo para que te preocupes.
–Si lo hay, desde que un hombre se suicidó en medio de la galería de Carmen Basaure. Ahora estoy indirectamente involucrado y lo peor es que el suicidio dejo una serie de interrogantes, de modo que cualquier cosa extraña que ocurra puede ser vista u oída. De todos modos tengo un plan alternativo, porque retiré mis inversiones relacionadas con  esa galería, así que pondré ese dinero en una cuenta de uso compartido, a la que tendrás acceso directo tú o quien tú dispongas. El modo de operar de la cuenta es que por contrato solo se podrá disponer de una cantidad específica de dinero cada cierto tramo de tiempo, así que no será sospecha que el dinero sea retirado por ti o por mí porque la cuenta está  pensada para eso.
–Me parece lógico, aunque desde luego delegaré el acceso a otra persona por motivos de seguridad. De todos modos podríamos haber hablado esto por teléfono.

Adán sonrió espléndidamente.

–No voy a arriesgarme de ninguna manera. En el sobre que tienes en el bolsillo están los datos que necesitas, solo tienes que seguir el procedimiento a través de internet y tendrás acceso a la cuenta; lo único que necesito es que me estregues una dirección de correo electrónico segura a través de la que nos podamos comunicar.

Samuel sacó de  su bolsillo el sobre que Eva había depositado sin que él lo notara. Se dejó el contenido y apuntó en el reverso del sobre una dirección de un apartado creado por él, a través de la cual podía inmiscuirse en la vida de Adán con solo un clic. Le entregó el sobre al otro, quien se lo guardó sin leerlo.

–Sigue las instrucciones al pie de la letra. Y ten ciudado con lo que haces.
–Descuida –comentó él obviando la amenaza velada– tengo muy clara la situación en la que estoy. Ahora nos vamos.

Eva se alejó primero, mientras los dos hombres se ponían de pie.

–No me traiciones Adán, sabes que puedo hacer muchas cosas en tu contra.
–No voy a traicionarte Samu –replicó el otro usando su antiguo trato amistoso– tengo demasiadas cosas de que ocuparme como para perder tiempo en una pelea en la que no soy el más fuerte. Nos veremos.

Samuel volvió a sentarse mientras Adán se desvanecía entre la gente. Que estuviera tratando de huir del país era comprensible, sobre todo si intentaba distraerlo  con el asunto de la cuenta, pero no se saldría con la suya. De momento lo tendría vigilado, y tan pronto como cometiera el error, tendría un argumento más con el que controlarlo, y esta vez por completo.



Próximo episodio: Una sola dirección