La otra matrix Capítulo 1: Circuitos vacíos




Soulbreaker jamás había sido de los destacados en Cybertron, y realmente no le importaba; en su instrucción estuvo a cargo de Viriad, un mal agestado robot de edad indescifrable pero que probablemente había estado desde los tiempos de Nova prime, si es que no lo había criado, y terminó todo el entrenamiento sin pena ni gloria, aunque al menos con el puntaje necesario. Dentro de las escasas capacidades que tenía, descubrió que era bueno en tecnología, de modo que se internó en la academia de ciencias de núcleo en Cybertron y de allí no salió nunca más.
Hasta que la guerra en la Tierra llegó a su punto culminante.
Como muchos cibertronianos, Soulbreaker se embarcó hacia la Tierra para ayudar en los trabajos de Ciudad Autobot, y después de ver la luz de Sol del sistema, cambió de forma y se internó entre los miles de pasadizos de la enorme construcción.

La rutina de Soulbreaker era bastante sencilla: comenzaba revisando lo que los constructores habían avanzado la jornada anterior, para después hacer incorporar todas las redes de circuitos necesarios para que la estructura funcionara correctamente; para otros podía ser aburrido, pero en cierta forma se sentía como un científico, descubriendo y creando nuevos universos que se complementaban unos con otros. Muchas veces los otros no lo sabían, pero que al oprimir un botón consiguieran abrir una gran compuerta no se debía solamente a una reacción, sino a un complejo sistema que le decía lo que era necesario hacer, considerando variables de ambiente o los sistemas adicionales como la seguridad y los escáneres de distancia. Su trabajo era invisible, pero al él le gustaba.

—Soulbreaker, ven por favor.
—En seguida Wheeljack.

Wheeljack era uno de los pocos grandes con los que tenía contacto, y por lo general era a últimas horas de la noche. Siempre tan gentil, brillante y educado, dándole a él la importancia necesaria como si fuera parte del equipo que había descendido en la Tierra en primer lugar.

—Tenemos una falla de seguridad en los sistemas de Ciudad Autobot, entre los puntos Siete B y Nueve C.
—Lo revisaré de inmediato.

Wheeljack era siempre tan amable que daba gusto hablar con él, aunque a veces a Soulbreaker le parecía que se veía un poco distinto, tal vez más cansado o preocupado.

—Espera, necesito pedirte que hagas otra cosa además.
—Por supuesto, dime.
—Como sabes, hay sistemas que son parte de la transformación de la ciudad a modo de batalla que son manuales, me gustaría que hicieras unas pruebas en los sistemas que están presentando fallas con controles manuales en el sector 37H, y que mañana me entregaras un reporte de comportamiento.

Esos sistemas habían sido construidos antes que él llegara, pero eran interesantes y estaban bien diseñados; al incluir en ellos un sistema de activación mecánica, evitaban que se produjeran daños si estaban bajo ataque, y además era posible manipular de manera eficiente en situaciones de desventaja como tormentas de arena. Pero hacer pruebas en sistemas internos era algo nuevo.

—Está bien, lo haré y mañana te entregaré un reporte.

Mientras hablaba, su interlocutor parecía estar en otra parte.

—Disculpa Wheeljack ¿Estás bien?
—Claro —replicó con tono ausente— ya sabes lo que dicen, aunque hagas producción en masa, siempre puede haber un circuito que no funciona bien. Descansa amigo.

Decirle amigo estaba fuera de la verdad, sólo eran conocidos, pero lo que más le llamó la atención fue la forma en que se expresó, como si estuviera hablando de otro tema, algo que no le hacía bien. Soulbreaker no supo qué decir, y se alejó después de despedirse. Mientras se acercaba al umbral de la salida por la que siempre se regresaba, vio que el científico conversaba con alguien más, mientras gesticulaba acaloradamente. ¿Quién podía estar en operaciones a esa hora? En su tiempo en la Tierra, Wheeljack y los técnicos eran los que más tarde se iban a recargar cada jornada. Sin saber muy bien por qué, se quedó inmóvil mirando en dirección a donde el creador de los dinobots hablaba con alguien más, cuya figura quedaba oculta tras la muralla; ajustó sus sensores de audio para tener alcance suficiente, pero solo escuchó un par de palabras.

"... lo sé, ya veremos mañana si encontramos una forma de hacer que funcione."

El propio Wheeljack se alejó junto a su interlocutor; Soulbreaker se dijo que el cansancio estaba haciendo que se imaginara cosas, y decidió ir a descansar y recargar energon, ya que con una tarea más, el día siguiente sería más pesado.

El día siguiente sin embargo, no fue lo que se esperaba y su agenda quedó completamente descartada; cuando se recibió la alarma de ataque, las cosas estaban realmente sucediendo a toda máquina en el exterior.

Soulbreaker estaba en una de las torres revisando unas conexiones cuando alguien a lo lejos activó los mecanismos manuales que convertían ciudad Autobot a modo de combate, lo que por suerte no era desconocido para él. Todos los sistemas se convertían preparándose para la batalla, por lo que internamente las placas se articulaban y modificaban, dejando a la vista los escudos, los radares de calor y distancia, y por supuesto los disparadores de todo tipo.

— ¡Diablos!

Por muy poco alcanzó a descender de una plataforma mientras se convertía, y por un instante tuvo punto de vista de las naves enemigas que por el cielo comenzaban a atacar con todo su poder; sin embargo, al no ser un guerrero calificado, no estaba en sus planes salir de la seguridad de las paredes, y optó por seguir hacia abajo. Su modo alterno había sufrido sólo unas pequeñas modificaciones en la llegada a la Tierra, y era un vehículo con dos pares de ruedas superiores e inferiores adaptables, por lo que podía pasar hasta por los ductos sin tener que sujetarse de nada.
Mientras las alertas de combate se esparcían por todo ciudad autobot, estaba claro que en esa ocasión los Decepticons estaban ganando: por todas partes se escuchaban explosiones, y los circuitos anunciaban señales de intrusión o reemplazo de defensas ¿Cuánto tiempo había pasado? Frenéticamente, Soulbreaker se acercó a uno de los sistemas de transmisión de mensajes codificados de la planta subterránea, y se encontró con la sorpresa de al menos seis puntos en donde operaban los sistemas de defensa de respaldo, o de reemplazo de compuertas: los estaban destrozando. Rápidamente verificó que los circuitos centrales siguieran operativos, y re dirigió los bancos de energía auxiliar a las redes de comunicación interna.

— ¿Qué estará pasando en el exterior?

La duda asaltaba su mente; siguió avanzando por los canales y ductos comprobando una y otra vez cada circuito que lo requiriera, ya que sabía que en modo de combate, cualquier cambio podía influir en el destino de todos.
Recordaba los entrenamientos de combate; no era especialmente bueno, aunque usaba los escudos magnéticos de sus ruedas como deflectores; se sintió tonto pensando en qué era lo que podía hacer en batalla, mientras afuera se libraba una guerra de grandes dimensiones, pero aunque no era necesario hacerlo, se tomó un instante para conectar una pantalla de transmisión mientras recargaba un canal de inyección de electricidad para vías: el panorama en el exterior, captado a través de una cámara secundaria, era aterrador, por un momento pudo ver pasar a algunos seekers disparando a toda potencia, y a autobots contraatacando con todo su poder; creyó ver a uno o dos caer fulminados, pero al escuchar que la recarga estaba completa, se resignó a desconectar el macabro  espectáculo que estaba sucediendo a no muchos metros de distancia y continuó con su labor. Probablemente por eso mismo es que se esforzó al máximo, ingresando en los paneles instrucciones detalladas, calibrando los escudos en rangos milimétricos y redirigiendo todos los recursos de la ciudad que no fueran necesarios a las defensas y al ataque. Afuera estaba Optimus, Ultramagnus, Ironhide, Mirage y todos los más poderosos, no solo luchando por vencer a los decepticons, sino que también para salvarlo a él y a toda la población humana y robótica que permanecía en la Tierra, en comparación con el riesgo que ellos estaba corriendo, esquivar cables destrozados y conectar circuitos era un juego de niños.

—Vamos, vamos...

Sintió un estremecimiento cuando, llegado a cierto punto, escuchó en un muro cómo una transmisión estaba a punto de ser descartada por causa de una conexión defectuosa. Mientras reconectaba escuchó la voz de Blaster rogando por apoyo en la batalla, y supo que las cosas estaban mucho peor de lo que parecía pero ¿Qué podía hacer él?
En ese momento se le ocurrió que sí podía hacer algo; si los Decepticons estaban llegando desde el aire, entonces los sistemas subterráneos bien podían desactivarse manualmente o dejarse al mínimo, y redirigir esa energía a las torres de ataque que aún permanecieran activas. Cambió de rumbo y se dirigió a las torres inferiores.

Había pasado un tiempo que le pareció extremadamente largo, aunque eran sólo unos cuantos minutos; sabía que en el exterior la batalla era cruenta, pero si no estaban derrotados, el margen era muy mínimo y aparentemente los superaban por mucho en número. Recibiendo información fragmentada y percibiendo claramente las explosiones que traspasaban los muros de metal, Soulbreaker iba en dirección a su nuevo objetivo, cuando un gran estruendo lo remeció y lo arrojó contra una plataforma.

—Rayos.

Estaba bastante cerca de los muros exteriores de uno de los caminos centrales de la ciudad ¿Habían llegado tan cerca de ellos? Pasó a modo robot y subió por un pequeño elevador, para poder acceder a las cámaras de vigilancia, sintiendo pánico de que estuvieran a tan poco de ingresar en las instalaciones; una vez conectado, vio que en ese preciso momento Devastator estaba fusionándose ¡pero si estaba a menos de quinientos metros!
Re dirigir la energía a las torretas de las torres no serviría de nada en esos momentos; pero Devastator era lento de movimiento, y en esos instantes parecía estar acorralado, con el muro de metal a su espalda.
Con un punto débil completamente desprotegido.
Sin perder tiempo, Soulbreaker tomó sus pistolas y las conectó, dejando carga completa. Con los circuitos internos casi sobrecargados por la situación en la que estaba a punto de involucrarse, el autobot subió a un ducto superior y desplegó una pequeña trampilla resguardada por un escudo deflector. Se agazapó, haciendo caso omiso del fragor de la batalla que a sólo unos cuantos metros se desarrollaba, y ajustó la mira; si disparaba la carga completa podría desequilibrarlo, y con eso dar margen para que alguien más terminara el trabajo, probablemente los dinobots que estaban causando destrozos en los rivales.
En ese momento una explosión a su izquierda lo cambió todo. Concentrado en realizar un disparo para el que sólo tendría una oportunidad, Soulbreaker no pudo prever el misil que, disparado al azar, cayó a unos metros de distancia en el techo y explotó. Por unos momentos todo fue fuego y ruido de metales destrozándose, encerrándolo en un pequeño infierno que detonaba las alarmas de sus sistema nervioso; amenaza de nivel gamma.

—Aggh...

El sistema nervioso activó los bloqueos de dolor, y redirigió la energía disponible a los sensores ópticos y de audición, mas no a los vocales. Intentó ponerse de pie, recordando de golpe que tenía que disparar, pero al mirar a su alrededor, comprobó con espanto que no podría hacerlo: la explosión había destruido sus dos piernas y el brazo izquierdo, esparciendo trozos de ellos por todas partes. A unos metros de distancia podía ver cómo su mano izquierda se movía grotescamente antes de perder totalmente su utilidad, pero si eso fue impactante, descubrir que el resto de su cuerpo también estaba en riesgo vital fue lo peor de todo; su arma había saltado en pedazos y junto a trozos de metal figuraba incrustada como astillas por todo el torso y el brazo que le quedaba, dejándolo inmóvil.

Amenaza de nivel gamma.

Era parte de cualquier entrenamiento básico saber que el sistema interno daba aviso en caso de daño, y el nivel gamma era el más grave, era necesario entrar en modo reserva de energía y aplicar medidas de reparación; vio con sus propios ojos cómo el energon comenzaba a escurrir por una de las decenas de fisuras en su cuerpo, llevándose con él la vida.

—Reporte de daños.

Sus emisores vocales estaban en niveles mínimos, pero pudo dar la orden. La microcomputadora en su interior anunció que estaba en un 34% de energía, con daño grave en un 47% del cuerpo y registro de daños severos en un 22%

Iba a morir.

—Ayuda...

Entre las heridas, las que afectaban a sus emisores vocales eran quizás lo menos importante, pero limitaban su rango de comunicación a tres o cuatro metros, y con el ruido ensordecedor afuera, nadie que no estuviera junto a él podría escucharlo. Hizo un esfuerzo por mover el único miembro que le quedaba, pero el metal que atravesaba el torso y el hombro ofrecieron resistencia a tal punto que se le hizo imposible. Qué ironía, que precisamente él, un técnico en cables, quedara atrapado después de tratar de participar en una batalla. Veintidós porciento de energía. Dentro de muy pocos minutos su sistema colapsaría y perdería el conocimiento, una forma indigna de morir; le ordenó a su sistema entrar en modo de reserva de energía total, era un recurso desesperado porque lo mantendría inmóvil e ignorante de todo, pero permitiría que su organismo funcionara por más tiempo.

Su sistema se encendió nuevamente, reactivando con ello las funciones orgánicas de las que disponía; otra vez pudo hablar, ver y oír, y sólo escuchó silencio y murmullos de cortocircuitos a cierta distancia ¿Había terminado la batalla?
Estaba en un 15% de energía, casi el mínimo del que podía resistir antes de apagarse completamente; con la incertidumbre propia de recuperar el conocimiento, hizo un esfuerzo por hablar y pedir ayuda, y quedó a la espera de algún resultado, sabiendo que existía una posibilidad al menos. Si habían perdido, irremediablemente llegarían a rematarlo, y si habían ganado, alguien tendría que pasar un escáner de campo, con lo que descubriría su presencia y podría salvarse; por primera vez deseó con todas sus fuerzas recuperar su vida anterior, no estar en medio de una guerra, o jamás haber salido siquiera de Cybertron. Pero pasaron varios minutos y nadie contestó a sus llamados. Llegó a un once porciento, era el fin.
Su sistema se apagó. Todo se volvió sombras, y mientras se desactivaba definitivamente, Soulbreaker pensó en los grandes de Cybertron, y rogó a Primus que su chispa se uniera a ellos, aunque no lo mereciera por no ser un héroe; al menos quería que su energía aportara a la sobrevivencia de la matriz eterna. Deseó que la batalla se hubiera ganado.
Decían que la muerte era como un chispazo, una corriente eléctrica distinta a todo, después de la cual todo quedaba apagado, pero probablemente era un mito. Cuando sus sensores ópticos se apagaron, sintió cómo el audio comenzaba a alejarse, y luego, simplemente todo se perdió.


2


«;Sistema recuperado. Energía al 23%»

De golpe, Soulbreaker volvió a ver; a su alrededor, la misma destrucción de antes, las murallas derruidas, pero ya no había humo ni sonido. Todo estaba curiosamente silencioso.

— ¿Qué…?

Intentó pronunciar algo más, pero su sistema se lo impidió. ¿Sistema?
Giró lentamente la cabeza, y mirando a la izquierda, pudo ver a otro robot, caminando con lentitud con una pantalla portátil en las manos. Ese aspecto semi encorvado, el caminar lento, el cuerpo un poco rígido, reconoció la apariencia en muy pocos segundos.

— ¿Slimdeam?

Su voz sonó entrecortada y con interferencia, seguro tenía muchos sensores de voz dañados; pero el otro escuchó, y volteó hacia él completamente asombrado; durante unos momentos no se movió, y cuando lo hizo, se acercó a paso lento, sin quitarle la vista de encima.

—Esto no puede ser…

Soulbreaker giró un poco para mirarse a sí mismo; sólo quedaba de él el torso, parte de un brazo y la cabeza, todo atravesado por decenas de astillas de metal, era imposible que estuviera vivo, y recordaba con toda claridad que se había desactivado al quedar sin energía.

— ¿Cómo puede ser esto?

Slimdeam se arrodilló junto a él.

—Tú… estabas muerto Soulbreaker…

Durante unos momentos ninguno de los dos habló, y el autobot fue brutalmente consciente de la realidad de las palabras que escuchaba; había muerto, recordaba claramente como las heridas lo habían dejado inmóvil, y la forma en que el energon escurría por sus circuitos. Pero estaba vivo, y además frente a un cronista cybertroniano que no veía hace cientos de años.

—No entiendo lo que está pasando —dijo hablando muy lento— ¿Qué pasó Slimdeam, qué fue lo que me sucedió?

El otro no respondió, y se limitó a poner sus manos sobre un compartimiento en su pecho, donde ingresó comandos manuales. Entró en modo de reserva de energía.


3


Cuando salió de modo de reserva de energía, Soulbreaker se encontró en una habitación cerrada y con aparatos de reparación; comprobó mediante su sistema interno que las partes faltantes habían sido repuestas, aunque estaba aún inmovilizado.

—Falta poco, no te preocupes.

Un momento después lo desconectó, y Soulbreaker se puso de pie; sus partes habían sido reemplazadas por partes genéricas, por lo que de su configuración anterior conservaba la cabeza, el hombro derecho, parte del brazo y del torso, aunque podía decir que estaba vivo y completamente funcional. Slimdeam se encontraba sentado a poca distancia de él, mirándolo con sus ojos apagados.

—Gracias por repararme, me salvaste la vida.
—No te salvé la vida, tú estás muerto.

Slimdeam era un cronista muy antiguo de cybertron, al que había conocido mucho tiempo atrás, quizás en la era dorada. Muchas veces había pensado que los de su tiempo ya estaban desactivados, pero la verdad es que no solo estaba funcionando, sino que conservaba su típica amargura y mal humor de siempre.

—No entiendo nada, dime qué fue lo que pasó durante la guerra.

Slimdeam parecía absorto en sus pensamientos hasta entonces, pero ante la pregunta se puso de pie, resuelto.

— ¿La guerra? La guerra terminó, los decepticons ganaron, los autobots que quedaron andan en el espacio y Optimus está muerto.

Soulbreaker quiso creer que lo que escuchaba era una broma. Optimus no podía morir, era demasiado grande para que algo como eso le sucediera; por un momento ese hecho eclipsó todas las otras preguntas.

— ¿Muerto? No, no puede ser.
—Tampoco tú “puedes” estar vivo, pero sin embargo lo estás, a pesar de que documenté tu muerte varias horas atrás.
—Documentar mi muerte…
—La vida siempre sigue —explicó el otro amargamente—. Cuando los ‘cons ganaron y esta ciudad quedó hecha cenizas, ya no les importó lo que pasara, después de todo su misión estaba cumplida. Me enviaron a este planeta poco antes del ataque en que nos barrieron del mapa, así que lo único que tenía que hacer era registrar los datos, las muertes y lo que pudiera ser confirmado para el futuro, si es que nuestra raza lo tiene.
—Pero yo estaba ahí, estaba viendo la batalla, recuerdo cómo…
— ¿Y qué es lo que quieres que te diga muchacho? —exclamó el otro— ¿Quieres que resuelva tus dudas, que te diga por qué es que estás vivo cuando te vi ahí muerto y con tu chispa apagada igual que la de otros cientos entre los escombros? No soy un científico, ni un experto, mi trabajo es registrar datos y transmitirlos, aunque no sé a quién lo haré.

Soulbraker no contestó. No podía creer lo que oía, pero aun así, resultaba insólito estar vivo cuando sabía con total claridad que técnicamente debería estar muerto.

— ¿Cuánto tiempo ha pasado desde el ataque a ciudad autobot? ¿Dónde están los otros autobots, sobrevivió alguien?
—No lo tengo muy claro —replicó Slimdeam con amargura—, se supone que alguien me entregara información o pudiera extraerla de los sistemas, pero esos desgraciados de los ‘cons no dejaron casi nada. Y tú al parecer no tienes idea.
—Dices que Optimus está muerto ¿Qué pasó con la matrix entonces?
—Está en poder de Hot rod, pero eso no sirvió de nada; tras la muerte de Optimus, el ejército de Megatron se incrementó de manera impresionante, y con ayuda del gigante comeplanetas, amenazaron con conquistar el universo, así que el nuevo líder tuvo que llegar a un acuerdo y mantener  distancia de los enemigos. Un acuerdo entre caballeros de no agredirse, donde nadie ataca al otro y todos viven en paz —añadió con ironía— y por supuesto que eso sólo podrá durar hasta que esos malditos decepticons se reorganicen y decidan destruir todo, o hasta que el nuevo líder reúna fuerzas suficientes para declararles la guerra.

La paz que como raza habían ansiado con tanto ahínco era lograda tras la muerte de Optimus, y una falsa tregua entre ambos bandos, dañados tras la guerra. Es decir que habían perdido, efectivamente. Solo en ese momento Soulbreaker pensó en algo que estaba relegado a un segundo plano.

—Me abandonaron aquí.
—Ya te dije que estabas muerto, moriste semanas atrás.
—No, no es eso —replicó con intensidad—, resulté herido en medio de la batalla, estaba a punto de dispararle a Devastator cuando un misil o algo parecido explotó junto a mi. Quedé herido e inmovilizado, pero no muerto. Si dices que la matrix está en poder de Rodimus, entonces él y otros tienen que haber escapado desde aquí, justo desde ciudad autobot en medio de la batalla. Tienen que haber escapado en una de las naves, desde aquí.

Slimdeam lo miró enigmáticamente.

— ¿Adónde quieres llegar?
— ¿Quiénes estaban con él?

El otro pareció comprender su punto, pero de todas formas contestó la pregunta.

—Arcee, Springer, Magnus, los Dinobots, Kup.
—Todos ellos de los grandes héroes —repuso Soulbraker con acidez—, y apuesto que con ellos no se fue ningún autobot de segunda línea; ningún técnico, obrero, o cronista.
—Soulbreaker…
—Se perdió la guerra, eso parece; pero no se perdió solamente eso, también se perdió el interés por los autobots menos relevantes entre las filas. Yo estaba a metros de todos ellos, de la gran batalla ¿por qué nadie pasó un simple escáner de campo para encontrarme allí?

Slimdeam le dedicó una mirada más oscura y sombría si eso era posible.

—Eres un muchacho tonto ¿acaso crees que han tenido tiempo para algo así?
—Pero me dejaron morir, tú mismo me dijiste que hay cientos muertos alrededor.
—Sígueme.
—Pero…
—Que me sigas te dije.

Algunos minutos después ambos estaban cerca de una destruida plataforma de ataque; tendidos en el suelo, vio dos cuerpos inertes y se quedó casi sin palabras.

—Wheeljack…

Lo había visto tan solo unas horas antes de la batalla en cuidad autobot, incluso habló con él. Wheeljack, el brillante científico, el sincero y divertido, el generoso autobot, estaba muerto igual como supuestamente él debería estarlo.

—Si quieres hablar de jerarquías o de autobots importantes, ahí tienes dos de ellos. Windcharger  y Wheeljack estuvieron mucho tiempo en la primera línea de batalla, a ese científico le debemos a los Dinobots, y tú estás aquí diciendo que los otros te abandonaron a ti. ¿Crees que Wheeljack no era importante para ellos?

Ambos cuerpos estaban bastante dañados, pero la evidencia física indicaba que no habían luchado antes de morir, quizás por un ataque a mansalva, lo que no sería raro de parte de los decepticons.

—Espera un momento, aquí hay algo extraño.
— ¿A qué te refieres?
—Este lugar es una plataforma de ataque, desde aquí se activan dispositivos lanzamisiles como ese que está allá; hay indicios de combate por todas partes, pero ellos fueron traídos aquí por alguien.
—Cosas que pasan en batalla, tal vez agonizaban e intentaron rescatarlos.
—No es eso lo que me parece extraño —dijo Soulbreaker—, Windcharger era un guerrero, no debería haber estado por aquellos pasillos, y Wheeljack era un científico de campo, en medio de una batalla como esta, tendría que haber estado en sistemas coordinando las defensas, no aquí deambulando por los pasillos cerca de las torretas o los lanzamisiles. Ninguno de los dos estaba donde tendría que haber estado.

Se puso de pie e inspeccionó el lugar, tras lo cual volvió a revisar los cuerpos de los autobots que había encontrado sin vida; en el antebrazo de Wheeljack encontró un pequeño dispositivo parecido a un control, y para su sorpresa encontró otro idéntico en Windcharger.

—Mira, tenían estos controles en su poder.
—Nada de eso tiene sentido ahora, ya te lo dije antes.

Descubrió que los dos dispositivos se acoplaban en uno solo; al hacerlo, el control emitió una señal. Lo escaneó rápido, pero solo pudo comprobar que estaba operativo y que era posible encender algo con él ¿Por qué Wheeljack y Windcharger guardarían partes de un control, y por qué ambos estarían en un sector que no les correspondía? De pronto se sintió ridículo de estar pensando en esas cosas, cuando toda su raza estaba en riesgo, el líder estaba muerto y no tenía ningún tipo de explicación sensata sobre su propia muerte. Aunque igual accionó el control y esperó a ver si pasaba algo.

—No pasa nada.
—Seguramente lo que sea que esa cosa hace funcionar está destruido.
—Pero podemos saber qué era —dijo examinando el interior del dispositivo—, sólo tomará un momento.

Se sorprendió al ver que el sistema de circuitos integrados era de alta tecnología. Nada de lo que había visto en ciudad autobot contenía circuitos de ese tipo; más extrañado que antes, revisó los conectores base, para comprobar de qué lote de piezas había salido, al fin que él conocía esos datos como muchos otros de ensamblaje y construcción. No tenía registro, lo que significaba que ese control no era parte de una producción en masa, y sus partes no habían sido tomadas de un conjunto mayor. Sonaba a algo construido para un propósito específico, y por lo demás en circunstancias demasiado extrañas como para dejarlas pasar. Pero si no tenía registro, difícilmente podía saber qué era lo que hacía.

“…me gustaría que hicieras unas pruebas en los sistemas que están presentando fallas con controles manuales en el sector 37H…”

Nunca había llegado a cumplir la solicitud de Wheeljack por causa del ataque a la ciudad. De pronto sintió que era ese el destino del control que tenía en sus manos.

— ¿Sabes si el sector 37H está operativo?
—Es una torre menor, la derribaron en batalla, pero no hay nada ahí.

Sin embargo a Soulbreaker no le pareció lo mismo; unos minutos después, ambos llegaron al lugar indicado, intentando no tomar demasiado en cuenta la destrucción esparcida por todas partes. El autobot volvió a accionar el control y esperó, tras lo cual, y para su sorpresa vio cómo un pequeño compartimiento en el suelo se abría.

—No puedo creerlo…

Ambos se acercaron al compartimiento, dentro del cual había una caja transparente; en su interior brillaba con gran intensidad un dispositivo idéntico a la matrix de liderazgo.



Próximo capítulo: Destello de realidad