Maldita secundaria capítulo 3: Enajenados




Precisamente en ese momento en el patio aparecieron tres compañeros de curso.

—Y al diablo con las apariencias — murmuró Leticia.

Sin embargo Fernando se quedó mirando al trío que se acercaba, y notó algo que llamó su atención.

—Esperen, hay algo raro en esos tres.

Lorena también se dio cuenta.

—Es cierto, se ven como... ay por Dios...

No alcanzó a decir más, y uno de los tres arrojó una piedra de considerable tamaño, que Fernando esquivó por muy poco. Aún los separaban varios metros, pero comenzaron a avanzar a paso mucho más rápido, y por cierto, amenazante.

— ¡Deténganse!

Dani avanzó valientemente con las manos alzadas, pero no hubo reacción, solo le sirvió para sujetar las manos de uno de ellos que intentaba golpearlo.

—Espera por favor.

Ninguno de los tres parecía hacer caso. Sin esperar más, Hernán se enfrentó al más corpulento de los tres, mientras que Fernando, sin tener más alternativa, se enfrentó al tercero de ellos; durante segundos interminables las escaramuzas se expandieron por el patio, hasta que Fernando se descuidó y fue derribado por un golpe.

— ¡Fernando!

Leticia no lo pensó dos veces y se lanzó sobre el enajenado que quedaba libre.

— ¡Ten cuidado!

Sin mucho valor pero decididas, las demás chicas también se unieron a la pelea, Soledad ayudando a Dani y Carolina y Lorena a Leticia, aunque ninguna estaba consiguiendo mucho más que detener momentáneamente a los que los atacaban. El primero en tener éxito fue Hernán, que asestó un puñetazo y derribó a su contrincante; al mismo tiempo, Lorena fue lanzada a un costado.

— ¡No!

Fernando intervino, y levantándose furioso por el golpe que había recibido, lo devolvió a su contrincante, dando cuenta de él. Un poco más allá Dani había caído, pero antes que el joven pudiera golpear a Soledad, Hernán le dio un golpe en la nuca y lo hizo caer. Después de eso ayudó a Dani a volver a su silla.

—Gracias.
— ¿Están todos bien?
—Sí.

Lorena trataba de calmar su respiración, pero en su voz se delataba el nerviosismo.

—Eso es de lo que nos advirtió el señor Del real —dijo atropelladamente— él nos dijo que las personas iban a volverse violentas, y eso es lo que está pasando.
—Parecían enajenados.
—Lo más probable es que lo sean.

Fernando estaba sacudiéndose la ropa.

—Y bastante que lo son, pero ésto está sucediendo mucho más rápido de lo que pensé.
—Concuerdo contigo, pero ¿qué vamos a hacer ahora?

Dani suspiró.

—La verdad no me esperaba algo como ésto ahora, pero no hay mucho que podamos hacer, van a despertar en cualquier momento, así que solo podemos hacer una cosa: irnos a la sala y hacer como si nada.

Carolina suspiró.

—Es la verdad, pero si cuando despierten se acuerdan de algo, vamos a estar metidos en un gran problema.
—Nada menos —reflexionó Dani— pero sea como sea, hay que tener cuidado y no estar en lugares apartados como éste, y estar muy atentos.

Poco después el grupo confirmó que las cosas estaban en orden, por extraño que a ellos mismos les pareciera; ninguno de los tres jóvenes que los habían atacado mostró la más mínima seña de recordar lo que había sucedido. Sin embargo, Dani se sentía intranquilo, pero luchaba interiormente por mantenerse en su centro, y en esos momentos en la sala era el centro de la atención mientras faltaban pocos minutos para que comenzara la siguiente clase.

—...Y entonces él me dice: "pero si tenemos mucha sal, no hay problema"

Risas. En esos momentos uno de los estudiantes de un curso menor apareció agitado y hablando atropelladamente.

— ¡Ocurrió un accidente, la sala de computación está cerrada con todo el curso dentro!

Y sin esperar más siguió su camino hacia la sala que estaba en el mismo edificio, un piso más abajo. Inmediatamente el curso comenzó a salir, seguidos por Dani.

— ¿Por qué se quedan ahí?

Leticia se masajeaba el cuello.

— ¿Qué? Ya tuvimos mucha acción por hoy, la verdad no tengo ganas de ir a chismear.

El joven la miró fijamente.

— ¿Qué? ¿No creerás que...?
—Tenemos que ir a ver.
—Oye no exageres —comentó Hernán— solo es una sala cerrada, deben haber roto la llave.
—Me sorprende mucho que tú digas algo como eso con las revistas que lees.
—De acuerdo, te entiendo, pero si supuestamente hay una fuerza espectral aprisionando el lugar, claramente no la vamos a poder derribar.
—Ya pensaremos en algo, ahora vamos a ver, por favor.

Momentos después el grupo estaba en el pasillo, pero se encontraba abarrotado de curiosos.

—Esto es imposible —dijo Fernando en voz baja— con toda ésta gente dando vueltas no podemos ni acercarnos.
—Se escuchan algunos gritos —comentó Carolina— deben estar asustados si no pueden salir.

En ese momento entre la gente apareció el inspector Vergara. Por alguna extraña razón parecía no prestarle atención a las decenas de estudiantes que abarrotaban el pasillo.

— ¿Que sucedió inspector?

Vergara los miró con el ceño fruncido.

—Al parecer se atascó la cerradura de la sala, no es nada grave y ya se llamó a un cerrajero, pero por lo que pasó en la mañana todo el mundo está sensible a los hechos fuera de lo común.

Se alejó en silencio.

—Es el hijo.
— ¿Qué?

Todos miraron a Lorena.

—He estado pensando en lo que pasó y creo que descubrí lo que pasa: un hecho es la consecuencia del otro. Hace rato nos agredieron, ahora una sala está misteriosamente cerrada.
— ¿Y?
—Si tienes miedo tal vez te querrías encerrar —explicó Carolina entendiendo— tiene mucho sentido.

Fernando se cruzó de brazos.

—Está bien, pongamos que tienen razón y es eso, no veo como nos ayuda a solucionarlo.
—Yo sí. Leí en un libro que se puede calmar a una persona que está teniendo pesadillas si mientras duerme alguien le transmite calma.
—Pero los espíritus no duermen.
—Ese no es el punto Fernando.
— ¡Ya entendí!
—Cállate Dani...

El aludido bajó la voz.

—Es verdad, lo siento. Chicas, tienen toda la razón, tenemos que llegar a esa sala y hablarle, explicarle que ahora todo está bien y que no debe tener miedo.

Fernando suspiró.

—Te diría que es lo más descabellado que he oído, pero no es así. Vamos.

Soledad suspiró. Si las cosas iban a seguir así, entonces les esperaban días muy difíciles. Por lo pronto iba a hablarle a una puerta esperando que eso la hiciera abrirse.



Próximo capítulo: La amistad no existe