La traición de Adán capítulo 10: Presentación



Lo primero que hizo Carmen la noche anterior a la inauguración fue ir a la galería, donde como esperaba, encontró aun a Adán, aunque era el único pues había despachado a todo el personal.

– Adán, quiero ver el cuadro.

Ahí estaba la gran oportunidad, el momento perfecto en que el hombre daría el golpe indicado. Se había preparado para esa instancia y como siempre sabía muy bien qué decir.

– Carmen, hay algo más importante que debes ver; conseguí el segundo cuadro.

La artista asintió con cautela.

– Eso me tranquiliza momentáneamente, pero no ayuda con la amenaza que significa Bastián Donoso ahora mismo.
– Lo sé, pero algo me dice que no tendremos ningún escándalo o ya habría pasado algo. De todos modos eso aún no es lo más importante, descubrí algo que es lo primordial.

Caminaron juntos al taller, desde donde el hombre extrajo los dos cuadros escondidos, pero los mantuvo cubiertos aún.

– Necesito saber si estás totalmente repuesta de lo que te pasó.
– Claro que sí. ¿No me ves?  Fue un malestar nada más, estaba ansiosa y preocupada cuando estabas fuera y comencé a maldecir y protestar, me sentía abrumada y supongo que me subió la presión, pero eso es todo.
– De acuerdo, porque necesito que estés bien para lo que vas a ver, descubrí algo importante para ti.
– No le des más vueltas.

Estaba como de costumbre. Adán celebró la buena salud de la artista, pero tenía claro que lo que pasara de ahí en adelante sería dado en gran parte por el azar, todo dependía de la reacción de Carmen. Ya no podía esperar más, así que dispuso los cuadros en el ángulo perfecto, los descubrió, y se ubicó a un lado de ellos para que ella pudiera verlos en toda su magnitud.

– Oh...

La artista emitió una ahogada exclamación, pero se quedó inmóvil sentada en el taburete a dos metros de distancia de las obras, muda de admiración ante el efecto. Adán estaba concentrado en su reacción, pero no pudo evitar desviar la mirada hacia lo que estaba viendo. Al colocar las pinturas una al lado de la otra en cierto ángulo, la conjunción de formas y colores engañaban a la vista, haciendo que la obra cobrara vida; en la imagen seguía estando el hombre perfecto, separándose de las raíces de la Tierra y elevándose hacia un cielo magnifico, repleto de colores y formas que evocaban la paz y la armonía eternas, y con la presencia de ambas pinturas, cada milímetro de tela se veía no solo en relieve, sino que además en movimiento, haciendo que el espectador viera un cuadro vivo, donde las nubes en el cielo tenían una textura que casi podía tocarse, las hojas de las plantas se mecían suavemente, y parecía que la turgente piel del hombre casi podía tocarse. La creación de la tecnología mostraba imágenes en tercera dimensión con muchos avances, mientras que la mano humana y los colores reales habían dado origen a una maravilla que jamás dejaría de impresionar, tal era el encanto hipnótico de El regreso al paraíso.

– Adán –exclamó Carmen con un hilo de voz– esto es... impresionante.

Adán guardó silencio.

– Yo... nunca creí que lo vería hecho realidad...

¿Qué? Adán se quedó de una pieza. ¨ Hecho realidad¨ no era lo que esperaba oír.

– No te entiendo Carmen.

Ella se puso de pie, auténticamente maravillada, y por primera vez desde que la conocía, Adán tuvo la oportunidad de ver a la verdadera Carmen Basaure, sin arrebatos de ira, sin magnificencias, sin artilugios, y así, era como una niña pequeña, en cuyos ojos se veía con claridad la impresión y la fantasía.

– Tenías razón en lo que me dijiste Adán, esto es mucho más grande que el Regreso al paraíso, es la culminación de todo lo que siempre he buscado; Bastián no pretendió chantajearme, esto es un regalo.

Nada de eso tenía sentido. Adán decidió tomar el camino más directo.

– Sigo sin entender, dime de que estás hablando.
– El Regreso al paraíso es la obra de mi vida Adán, te lo dije desde un principio, es el motivo por el que he hecho todo en mi vida. En la época en que me involucré con Bastián estaba en pleno proceso artístico, tratando de descubrir mi verdadero norte y propósito; así fue como logré dar con la idea que compartí con él, y luego de eso dediqué años a tratar de plasmar mis ideas en el lienzo, pero siempre hubo algo más, la necesidad de llegar a un nuevo nivel; sentía frustración porque las obras de arte son tan relativas como el público que las ve, y quería conseguir un efecto único, algo que perdurara más allá de las personas o los puntos de vista. Hablé tanto con ese hombre –siguió con auténtica añoranza– que llegué a pensar que él debía ser el protagonista de mi obra y quien me ayudaría a terminarla, pero al final no fue así, y me dediqué a terminar la pintura sin creer que lograría esto, desgasté pinceles y lienzos sin fin y nunca lo logré, pero ese hombre hizo la otra mitad de mi obra, y consiguió esto, un nivel de detalle tan perfecto como el enfoque, como si mis pensamientos guiaran su mano. Adán, esto es lo que siempre quise, una obra viva, y por fin la tengo frente a mí, por fin tengo una imagen que no puede olvidarse.

Después de su declamación reaccionó y volvió a su centro, a ser la misma de siempre.

– Sé que tienes ambiciones Adán, lo entiendo y lo valoro, por eso es que quiero recompensarte por tu apoyo, por lo que has hecho por mí, y por traerme esta maravilla.
– Carmen, yo no...
– No, es lo justo. No puedes seguir siendo solo un asistente, siempre has estado por sobre eso, ahora mucho más. Voy a aprovechar la inauguración para presentarte como mi asesor artístico.

Esa vez el hombre no disimuló la sorpresa al escuchar las palabras de la pintora. Ser asesor artístico de alguien era llegar a otro nivel, volverse realmente mucho más que un asistente, porque como muy bien lo sabía, en el mundo del arte un asesor era la persona que llevaba la agenda y los tiempos, la única persona válida para conectar el atribulado espíritu del artista con el mundo exterior y ayudarle a plasmar sus ideas al tiempo que hacía que el común de la gente pudiera conectar con el resultado de su obra.

– No sé qué decirte Carmen, es un honor lo que me ofreces. Te lo agradezco mucho.
– No tienes que agradecerlo –replicó ella– es lo que te mereces, además te abre el campo laboral porque mucha gente querrá trabajar contigo. Lo único que te pido a cambio es que mantengas el secreto del origen del segundo cuadro.

Adán se mostraba verdaderamente sorprendido y agradecido. Fantástico.

– Nadie nunca lo sabrá.
– Excelente, entonces creo que tendrás que mandar a imprimir tarjetas de presentación. Ahora hay que disponer todo, tú encárgate de los últimos detalles, yo debo hacer algo.
– ¿Qué?
– Descubrir la frecuencia exacta de los cuadros. Para poder repetirlo.

La última jornada  antes de la inauguración  de la galería pasó en total calma, entre algo similar a letargo previo a acontecimientos importantes, y Pilar no sabía si se trataba de la calma antes de la tormenta. Estaba recluida en el hotel donde se había hospedado, arreglándose para estar presentable ante el evento, pero recordó que tenía que hablar con Adán para evitar que hiciera de su presencia un espectáculo, iría porque en realidad ansiaba estar presente, pero de ningún modo pretendía figurar allí ante las cámaras y los medios. Optó por un sencillo vestido negro con cuello alto con transparencias, largo hasta la rodilla, tacones a juego, el cabello recogido con elegancia y accesorios mínimos. Ya daban las seis de la tarde, faltaba muy poco.
Todo estaba dispuesto para la flamante inauguración de la galería de arte, los medios especializados estaban citados a las siete y media, el público a las siete cuarenta y cinco, por lo que a las siete en punto Adán ya tenía todo dispuesto. Estaba vestido con un hermoso traje negro de diseñador, con elegantes líneas grises que resaltaban su porte, colleras de plata y un osado arete de diamante que le daba un toque moderno; estaba seguro de su aspecto, sabía la impresión que iba a causar en todos a su alrededor, y esa noche más que cualquier otra tenía que destacar, ser el complemento perfecto para la galería y verse como el asesor artístico que desde el día anterior era. Tenía todo organizado, el personal de banquetera estaba dispuesto, el taller cerrado, la colección de arte dispuesta con perfección milimétrica en el gran salón, cada obra cubierta aún por sedas, y la terraza previa a la galería acordonada y con guardias, con el podio con micrófono listo y el sitial de honor para la obra máxima también dispuesto, listo para maravillar a todos, aunque los dos cuadros se quedarían aun en el taller bajo llave hasta el último instante. Ya era la hora.

– ¿Y cómo me veo?
– Cielos, pareces una estrella de cine.

Esteban no disimuló su sorpresa y encanto al ver a Micaela vestida para el evento; a ella en realidad no le gustaba el estilo modelito,  pero cuando tenía un evento de gala salía su lado perverso y se convertía en otra, solo para tentar a los hombres que jamás podrían tenerla y para provocar envidia en las mujeres, y era una estupenda terapia. Esteban por su parte no desmerecía, estaba de un azul eléctrico impresionante, sin corbata y ensenando el pecho fibroso como si de un galán latino se tratase, algo muy osado pero totalmente en su estilo y acorde con el evento.

– Tú estás muy guapo.
– Gracias. Y si ya estás lista, nos vamos.
– Por supuesto que no estoy lista –sonrió ella– nunca estoy lista a la hora, tengo que repasar mi brillo de labios y tomar mi carterita.

Los dos rieron.
En tanto, Eva San Román estaba lista para ir al evento al que estaba invitada. Era una mujer de 24 años, de figura impresionante en todo sentido, esbelta, de miembros marcados por el ejercicio aunque fina y elegante de movimientos, de cabello castaño largo hasta más abajo de los hombros, con movimiento y estilo, rostro proporcionado y hermoso, brillantes ojos color miel y actitud segura de sí misma. Había estado el último tiempo fuera del país terminando su perfeccionamiento en ciencias de negocios, la que había terminado como sobresaliente, y ahora volvía para hacerse cargo de un puesto importante en la Constructora Del mar y Alzarrieta, como encargada integral del servicio; por azares del tránsito aéreo llego al país a media tarde, con el tiempo justo para arreglarse y asistir a una gala artística por la inauguración de una galería de arte. Ya había terminado con el atuendo, un estilo sencillo en un vestido largo en tonos verdes, un regalo de un diseñador amigo, aretes de brillantes, una pulsera a juego, y estaba revisando su carterita de mano cuando tocaron al timbre de la habitación de su hotel. Era Bernardo Céspedes, hijo del dueño de la empresa en donde iba a comenzar labores, anfitrión en su llegada al país y gerente de proyectos nuevos, un hombre joven de aspecto rígido y militar, muy fuerte y grande.

– Buenas noches Eva.
– Gracias por venir a buscarme –respondió ella acercándose a la puerta– ahora salgamos para llegar a tiempo.

Ya le había parecido que él se volvía más rígido en su compañía, y notablemente más escueto, pero ya no la sorprendían esas actitudes; en la universidad siempre era lo mismo, hasta con los profesores, e incluso sus amigas la criticaban por no sacar provecho de ello; era verdad que en algunas ocasiones lo hacía, pero por regla general quería lograr las cosas en base a su capacidad.

Un presentador estaba amenizando la jornada, entregando a los medios de prensa algunos datos de la trayectoria de Carmen Basaure, mientras los invitados que estaban llegando eran recibidos por copas de licor y aperitivos, junto a delicadas réplicas en miniatura de diferentes obras de la pintora; Adán deambulaba de un lado a otro con gracia y estilo, saludando a todo mundo, haciendo comentarios ante lo que le decían todos, prestando atención a cada detalle del entorno y la realización mientras demostraba interés por todos los invitados que no le quitaban los ojos de encima, especialmente las mujeres. Sabía que Carmen y los espectaculares dos cuadros le quitarían protagonismo, pero solo para resaltarlo aún más cuando la artista diera públicamente los habituales parabienes y felicitaciones, destacándolo como su asesor artístico. Las cosas estaban dando nuevamente un giro, ahora en su favor, y solo faltaba que la autora y su misteriosa obra cumbre se presentaran. Divisó en un costado a Pilar, dispuesta a pasar desapercibida como se lo había propuesto, a varios funcionarios de Gobierno, empresarios, damas de alta sociedad, una exquisita mezcla para sus proyectos, alrededor de doscientas personas seleccionadas con pinzas para provocar y para conseguir impacto en distintas esferas, de modo que al día siguiente fuera el tema obligado en los lugares importantes. Carmen apareció por un costado de los telones de fondo dispuestos para la ocasión, vestida con una túnica bordada a mano y traída directamente de Senegal, con finísimos decorados en hilos dorados que dibujaban sobre un fondo azul un cielo estrellado, traje ideal para la jornada. El presentador la anunció, hubo un respetable y sobrio aplauso, y en seguida el propio Adán se escabulló por un costado junto a dos trabajadores. Les ordenó a los dos hombres que tomaran los dos atriles cubiertos con seda desde el taller, y con ciudado los llevaron al frente de la galería, para ubicarlos delante del telón de fondo y poder exhibirlos.

– Les agradezco la espera  –comentó cordialmente el presentador – ahora quiero hablarles un poco del presente de nuestra anfitriona, de nuestra amiga Carmen Basaure.

Carmen y Adán quedaron a un costado, a distancia prudente de los fotógrafos, mientras las miradas comenzaban a centrarse en las dos obras cubiertas de seda.
Y en ese momento la paz de la noche fue fulminada por un estruendo que cambió todo.
Un disparo venido de un punto ciego atravesó una de las dos obras, terminando por impactar contra los muros de la galería. Algunas mujeres soltaron gritos de miedo.



Próximo episodio: La única

No hay comentarios:

Publicar un comentario