La traición de Adán capítulo 6: Confrontación



Ya era Martes por la mañana, y Adán despertó puntualmente a las siete; se encontraba en perfectas condiciones, así que se dio una ducha, y salió en su automóvil directamente a la Galería de arte de Carmen Basaure.
Para cuando llegó, apenas alcanzó a abrir cuando tocaron: era el personal de aseo y el personal que había contratado especialmente para dejar todo a punto para el evento. Se trataba de un día decisivo, y cuando llevaba solo media hora en la galería, verificando que todos los detalles se perfeccionaran a su orden, sucedió la primera sorpresa de la jornada.

–Pilar.

No movió un musculo, pero internamente se sorprendió por verla a esa hora,  y más aún vestida de esa forma, con un traje formal muy sobrio y el cabello recogido, en una tenida que la hacía verse un poco menos frágil, y definitivamente en modo operativo.

– Buenos días Adán, necesito hablar contigo ahora mismo.

Adán hizo un gesto de asentimiento muy vago, y la guió en silencio hacia el taller de Carmen; podrían haber salido, pero dado que ella claramente venía en son de guerra, el taller jugaría a su favor.

–Te escucho.

Con un gesto cálido la invito a ocupar uno de los altos pisos que había en el taller, precisamente en el que estaba enfocado a un autorretrato de Carmen; Adán observó a Pilar y como apretaba la mandíbula mirando de reojo el cuadro antes de volver a él.

–Necesito que me expliques cuales son las condiciones específicas en las que estás haciendo funcionar la galería de arte mientras mi madre está en la clínica.

–Pensé que eso te lo había explicado bien, pero si lo necesitas, puedo repetírtelo.

Pilar miró a Adán fijamente un par de segundos; no se había equivocado en el juicio que había emitido de el en un principio, solo se había quedado corta en las medidas.
Adán era un tipo realmente fuera de orden, eso era verdad; era increíblemente atractivo, magnético, seguro, consciente, eficiente, claro. Era perfecto, pero no se supone que las personas perfectas existan, y sin embargo él se veía como una aparición ideal, como esos personajes de las novelas de amor, ese hombre que tiene en su poder la respuesta y la solución de todo. Eso explicaba que él y su madre fueran tan cercanos.

–Adán, quiero saber porque es que estás siguiendo  con todo lo de la organización de la clínica, supongo que sabes lo importante que es para ella y que por lo tanto no querría estar fuera de esto.
–No es algo que esté bajo mi control  – replicó Adán con una expresión inescrutable en el rostro – cuando ocurrió todo, hable con el abogado de Carmen, quien me dió a conocer un documento redactado por ella, en donde deja estipulado lo que hay que hacer en caso de que le suceda algo que la invalide antes de inaugurar la exposición; lo primero que le pregunté al abogado, desde luego, fue si Carmen tenía alguna sospecha de que pudiera ocurrirle algo, a lo que me contestó que ella no le había dicho nada especifico. Así las cosas, tengo que obedecer las órdenes de Carmen, no podría dejar de hacerlo, sobre todo después de todo lo que nos hemos esforzado para sacar adelante la galería.

Pilar observó a Adán en silencio mientras éste le explicaba la situación; no sonaba a discurso preparado, sino que a la verdad espontanea que sale de alguien que no tiene nada que esconder. Pero eso no era suficiente. Sin embargo, la joven entendió que no conseguiría nada más allí.

–Entonces eso quiere decir que me pudo considerar invitada a la inauguración mañana a las ocho.

Adán asintió lentamente, sin poder descifrar del todo la expresión de la joven; estaba jugando muy bien sus cartas.

–No eres una invitada Pilar, eres la persona más importante en el evento después de tu madre, solo que no sabía si era apropiado invitarte en estas circunstancias.
–Pero me tenías considerada.
–Siempre, pero desde luego que todo depende de ti, aunque sé que tu madre querría que estuvieras presente.
–Entonces es eso. Bien, voy a venir entonces.
– ¿En serio? Pilar, es magnífico, te aseguro que vas a quedar encantada con todo, no voy a decepcionarte.

Poco después, Pilar fue directamente a la oficina del abogado Ramón Izurieta, sin avisar de su llegada.
Para cuando llegó a la lujosa oficina, que claramente había sido redecorada desde la última vez que la había visto, estaba más preocupada que antes de su reunión con Valdovinos, pero al menos esperaba haber interpretado bien su papel y no delatarse: Adán era de temer.

–Buenos días Pilar.

El saludo del abogado fue cortés, solo políticamente correcto, y la invitó a entrar, aunque no lo dijera, porque no tenía alternativa, ya que claramente no se encontraba a gusto con ella. Y Pilar estaba al tanto de eso. Izurieta por su parte estaba empezando a preocuparse por el tema: Carmen en la clínica, Adán declarado responsable comercial por la propia artista, y ahora la muchachita con cara de mosca muerta aparecida por sorpresa.

–Te hacía en el extranjero.
–Llegué hace poco abogado, pero quiero ir al grano, necesito saber exactamente las condiciones de las que dispuso mi madre en el documento que usted le dio a conocer a Valdovinos.

Valdovinos. O sea que la hija de Carmen ya había estado moviéndose, y por lo visto no había caído rendida a sus pies como todo el resto de las mujeres que lo veía. Una excepción en mil.

–Veo que hablaste con Adán.
–Por eso estoy aquí.

El abogado se puso de pie y fue directo a un aparador en donde reposaba el documento dentro de una carpeta. Carmen no había considerado siquiera la posibilidad de que su hija volviera al país, pero ¿quién lo habría supuesto? Después de lo que ella había hecho, resultaba casi indignante que se apareciera así de pronto, justo en un momento como ese, y con aires de la hija buena en una situación como esa. Pero él no podía hacer nada, más aún porque era la hija de una de sus clientas más antiguas, y la más prestigiosa de todos. Pilar leyó el documento en silencio y luego se lo devolvió a Izurieta.

–Necesito que suspenda la inauguración de la exposición, al menos hasta que mi madre esté en condiciones de presenciarla, o de autorizarla en persona.
–Pero eso es imposible – replico él conservando la calma – Pilar, por favor, esto es un documento perfectamente legal, no puedes simplemente detenerlo.

Pilar sabía que las cosas no iban a ser tan fáciles.

–Ese documento que tiene en sus manos solamente es legal si nadie sabe de la existencia de otro documento, firmado por mi madre y redactado por usted, en el que ella se asegura que nada, absolutamente nada de lo que le pertenece sea removido o modificado si ella no está de cuerpo presente para autorizarlo.

Izurieta sintió que los músculos de su cara se contraían ¿Cómo es que sabía eso, si supuestamente el documento había sido confidencial, secreto, y se suponía también que Carmen no se lo mencionaría jamás a nadie? ¿Cómo podía confiar en ella después de lo que había hecho?

–Lo que estás diciendo es absurdo, ella misma desautoriza el primer documento en función del segundo.
–Dudo que otro abogado opinara lo mismo – replicó Pilar en voz baja  – sobre todo considerando las condiciones en las que se firmó el documento y todo lo que ha ocurrido ahora. A su reputación no le haría nada bien que se supiera eso, imagine el escándalo que se generaría si se hiciera público que un estudio jurídico de esta categoría pasa por encima de uno de sus propios documentos en medio de una situación que puede afectar gravemente a su cliente en su patrimonio, hay muchísimo implicado.

Izurieta estaba perdiendo la calma. ¿Qué le podía importar el patrimonio de Carmen si ella misma lo había puesto todo en riesgo algunos meses atrás?

– ¿Me estás amenazando?
–No abogado, solo pretendo que la galería se abra por autorización expresa de mi madre, no por un papel que perfectamente podría haber sido redactado en otras circunstancias y siendo interpretado voluntariosamente. No puedo creer que el orgullo de Carmen Basare le permita dejarse a sí misma fuera de un evento como este.
–De cualquier manera  – intervino el abogado con tono cortante – nada podrías hacer contactando a un abogado, la inauguración es mañana.
–No pretendo acudir a un abogado hoy, sé que no conseguiría nada. Lo que pretendo es que usted mismo detenga a Valdovinos y la inauguración hoy mismo.
–Pero lo que estás diciendo es ridículo – estalló el – no tiene sentido.
–Lo tiene – replicó ella con fuerza – solo tiene que detener  a Valdovinos, la galería como ente es la forma de hacerlo.
–Lo que sugieres es ilegal.
–No. Usted sabe que no lo es.
–Pero con esto solo conseguirás arruinar la exposición de tu madre, no ganas nada con eso.

Pilar estaba al límite de sus fuerzas. Aparentar ser la mujer fuerte y decidida que no era estaba desgastándola demasiado, ya podía verlo de reojo como una señal, sus manos en el regazo, temblando.

–No trate de engañarme abogado, usted debe recordar muy bien que ya una vez se suspendió una inauguración, y esa vez fue por puro capricho de ella, sin embargo eso atrajo a los medios como abejas a la miel. Además es por una causa justificada, usted lo sabe.

Izurieta respiró profundo para obligarse a no gritarle en su cara todo lo que pensaba de ella. Pero tenía razón, y momentáneamente le convenía no arriesgarse.

– ¿Cómo pretendes manejar la situación?
–Hágase cargo. Puede culparme, de todos modos ya estoy acostumbrada a que me traten como si fuera la peor persona del mundo, pero la inauguración debe detenerse.

Mientras tanto, Micaela andaba dando tumbos por la ciudad. Había salido del departamento sin muchas energías, así que decidió caminar hacia donde fuese para darse ánimos y empezar de una vez por todas con su camino de sanación en esas calles. Después de reunir su determinación, se dio cuenta de que no estaba lejos de la Torre del nuevo extremo, y como al fin y al cabo no tenía mucho que hacer, decidió ir hacia allá.
A medida que se fue acercando, la gigantesca mole fue abriéndose paso entre los otros edificios de la ciudad, una enorme torre de cuarenta pisos de altura, desde cuya terraza se dominaba casi toda la ciudad, del que una de sus cinco caras, era un gigantesco espejo que reflejaba silencioso el pasar de los días y los años a su alrededor. Con el estómago apretado y algo tensa en general, Micaela siguió caminando hacia el edificio, doblando una esquina y enfilando por la calle que en otros días la había albergado a ella y a Pilar.
Y entonces la vio.
Pilar tenia cierto tiempo de terminada su reunión con el abogado de su madre, y aunque aún debía hacer otras cosas, tuvo que darse unos minutos y caminar para darse energías. Enfrentarse  a Valdovinos y al abogado en el mismo día había sido mucho más duro de lo que esperaba, pero al menos podía estar bastante segura de que Izurieta estaría obligado a ceder por el momento. Luego caerían sobre ella las consecuencias de la tormenta que acababa de desatar.
Pero entonces la vio.
Ambas se quedaron inmóviles, incapaces de reaccionar al encontrarse nuevamente y de sorpresa, separadas tan solo por una cuadra de distancia, que era mucho más, eran kilómetros de recuerdos, terminados por gritos y llantos. Imposible no verse en esa calle tan desierta a esa hora de la mañana, imposible no quedar helada, cuando una sufría por el tan inesperado reencuentro y la otra se maldecía por haber ido a dar allí.
Un fantasma frente  a otro, dos siluetas dibujadas contra el sol de la mañana, en un momento que por sorpresivo y doloroso, solo podía agregarse a la lista de penas y amarguras que cada una de las dos cargaba en esos momentos.

–No puede ser  – murmuró Pilar sintiendo que el aire escapaba de su cuerpo – es imposible...

Sintió los ojos llenándose de lágrimas, pero no podría llorar siquiera, tan aturdida estaba por ese encuentro.
Micaela no podía moverse, trataba de reaccionar, pero el cuerpo no le respondía, era como si de alguna manera la conexión entre ambas aun persistiera, convirtiendo a Pilar en un imán demasiado fuerte como para evitarlo. Al fin hizo un esfuerzo más, reunió las energías que le quedaban, y consiguió quitar la vista de la otra mujer, para luego devolverse sobre sus pasos, comenzando a escapar torpemente, dispuesta a salir de allí, con el corazón en llamas, solo deseando desaparecer, borrarse de manera definitiva.

– ¿Se siente bien señorita?

Pilar volvió a la realidad cuando se dio cuenta de que casi se había desplomado. El hombre que la había sostenido la miraba claramente perplejo, viéndola pálida y casi sin respiración.

– Estoy bien – replicó ella en voz baja, sin sonar convincente – solo fue un mareo.
– ¿Quiere que la lleve a algún sitio o que llame a alguien?
– No, en serio – repuso con más firmeza – de verdad estoy bien, se lo agradezco mucho.

Se alejó lentamente del lugar, caminando sin rumbo, solo que en sentido contrario al que llevaba antes de lo ocurrido. Sentía la piel helada, su presión estaba por el suelo; seguramente se trataba de una pesadilla, ella de vuelta, encontrándose con Micaela por casualidad, y más encima en ese sitio y en esas circunstancias. Pero era real, y la había visto allí, tan cerca como para haber corrido directo a ella, pero a la vez tan lejos, tan dramáticamente lejos por causa de todo lo que había ocurrido hacía ya ocho meses. No se esperaba el ataque de su madre, ni se esperaba tener que presentarse en público, mucho menos encontrarse otra vez con Micaela, así que ahora todo se reunía en un torbellino de emociones que no sabía si podría enfrentar con éxito. Pero esta vez no tenía alternativa, estaba entre la espada y la pared, y tendría que conseguir de algún modo reunir las energías para enfrentar toda esa compleja situación. Aunque Adán estuviera en su camino, aunque su madre la maltratara después, incluso aun si por esas crueles burlas del destino, Micaela estaba otra vez en el país, al igual que ella.



Próximo episodio: Paso a paso

No hay comentarios:

Publicar un comentario