La traición de Adán capítulo 8: El primer engaño



Pilar había terminado de almorzar cuando recibió la llamada. Era Adán.

– Voy para allá.
– Estoy llegando a tu hotel, te llevo.
– De acuerdo.

Por supuesto que se trataba de algo inesperado, Pilar sentía que se le apretaban todos los músculos del cuerpo, eso se convertía justo en lo peor que podía esperarse en esos momentos.

– Sube.

Pilar subió al automóvil de Adán, que se mostraba tan reservado y contenido como ella.

– ¿Que te dijeron?
– Solamente llamaron para decirme que Carmen sufrió una complicación; lo que no entiendo es porque no te llamaron a ti, creí que ya lo sabías.

A Pilar eso le sonaba extraño también, pero si estaba segura de algo, era que en ese momento no le interesaba en absoluto, y mucho menos lo que tuviese que ver con Micaela, la galería de arte o el abogado Izurieta: su madre estaba complicada y debía estar con ella.
Llegaron a la clínica Santa Augusta por una entrada lateral, donde los retuvieron unos guardias.

– Buenos días, necesitamos sus identificaciones.

Ese procedimiento estaba demorándolos. Pilar estaba impaciente.

– Por favor, mi madre esta grave, necesito entrar a verla.

El guardia consultó una información en su pantalla y luego se comunicó por interno.

– Señorita, no puedo dejarla pasar.
– ¿Qué?
– Usted tiene pendiente una citación con un tribunal, por seguridad no puedo dejarla entrar. Voy a llamar al jefe de seguridad de la clínica.

Pilar se quedó de una pieza al oír semejante comentario, pero Adán intervino en el acto.

–Escuche, la madre de ella esta aquí, es una paciente importante de la clínica. Soy asesor de Carmen Basaure, me haré cargo de lo que sea mientras tanto, su hija no va a ir a ninguna parte.

El guardia cayó bajo el influjo de sus palabras.

– Veré lo que puedo hacer ¿Quién me dijo que es la paciente?
– Carmen Basaure.
– Pues la cosa va aun peor  –comentó el guardia– porque esa paciente ni siquiera esta aquí.

Pilar se sintió helada por dentro ¿Que estaba sucediendo? No entendía nada, ni lo de su madre ni lo de esa supuesta orden de un tribunal ¿Que estaba sucediendo? Por un momento pensó en salir del auto y arrojarse al interior de la clínica, solo para ver a su madre, solo para estar junto a ella aunque jamás se lo agradeciera. Pero era ridículo, no llegaría ni a la puerta.
Diez minutos después, Pilar estaba en el cuartel móvil de la policía afuera de la clínica, hablando desesperada con una oficial que parecía dispuesta a escucharla pero no a apurar nada por ella, mientras Adán entraba a la clínica, directamente a la nueva habitación en donde estaba trasladada Carmen. Ahí estaba, aun dormida, completamente inconsciente, a merced de lo que sucediera a su alrededor ¿Cómo era posible que en tan poco tiempo las cosas se hubieran complicado tanto? Pero parecía que todo empezaba a arreglarse, y no solo eso, sin que además Adán empezaba a contar con Izurieta entre sus aliados, y eso en el futuro le serviría.
Se acercó a la camilla en donde reposaba la artista. Al principio, cuando la conoció, creyó que ella lo pretendía como hombre, cosa que no lo sorprendió dado que habitualmente provocaba ese efecto, y más aún en muchas mujeres mayores que él aunque ellas mismas no lo quisieran reconocer.  Sin embargo las cosas tomaron un cariz más personal, y el terminó convirtiéndose en su mano derecha, su asesor más cercano, y aunque en ocasiones seguía pareciendo que ella lo deseaba, quizás para Carmen no fuese tan importante o solo usaba ese deseo como inspiración, al fin de cuentas ella era una mujer temperamental y como artista sus acciones no se interpretaban del mismo modo que el resto de la gente.
En silencio se acercó aún más, y quedó a centímetros de la camilla, con la vista un poco perdida en la nada mientras escuchaba lejanamente el sonido de las máquinas; Carmen le agradecería todo, y él una vez más seria el héroe, un paso más para cumplir con sus objetivos, porque despejar el camino para permitir la inauguración de la galería era solo una pequeña estación en esa travesía.
Y de pronto la mano de Carmen tocó la suya.
Se quedó congelado, sintiendo la piel fría tocando la suya, y bajó la mirada lentamente, con la mente como pocas veces nublada por la sorpresa, pero ordenándose contener las emociones superficiales para mantener la expresión de siempre. Para cuando la vio, se encontró con un rostro pálido y algo demacrado, con ojos entreabiertos que lo miraban fijamente.
Estaba viva, y despierta.

– ¿Puedes escucharme Carmen?

Ella asintió lenta y pesadamente.

– Estás en la clínica, sufriste un ataque al corazón, pero vas a ponerte bien.

Carmen asintió lentamente, demostrando que entendía.

– Escúchame, debes descansar ahora, yo voy a llamar a tu doctor para que te revise.

Y para su nueva sorpresa, la artista negó con los ojos. Una tensa pausa, un leve gesto que parecía decirle que se acercara. No estaba completamente claro, pero por las dudas se acercó, quedando a milímetros de ella.

– ¿Donde... está el... cuadro?

Apenas se le escuchaba.

– En un lugar seguro, y oculto. No te preocupes, la inauguración está en curso, recuerda que es hoy, y será tu éxito.

Ella hizo una pausa. Adán estaba debatiéndose entre lo que tenía y lo que debía hacer; sabía que tenía que llamar a una enfermera, y escuchaba con claridad como las máquinas conectadas a Carmen anunciaban alteraciones, pero sabía que tan pronto hacerlo, tendría que salir de ahí y ya no sabría lo que fuese que ella iba a decirle, y el aun no sabía que era lo que le había provocado el infarto.

– Mi... hija...
– ¿Qué pasa con ella?
– Búscala... tengo que verla...

Ahí estaba el riesgo ¿Podía arriesgarla a decirle lo de Pilar? ¿O le diría algo que podía matarla?

–  Ella está aquí. Vino para acompañarte.

Pasó un instante, y Carmen sigue viéndose exactamente igual que antes. Genial, ahora no le molestaba su presencia.

– Llámala, tengo que verla ahora mismo.

Carmen estaba pidiéndole que le trajera a Pilar, la misma que estaba tratando de detener la inauguración y a quien el mismo en confabulación con Izurieta estaban deteniendo. Todo era una paradoja.

– Hablaré con ella.
– Y... no le digas a nadie... que estoy despierta... hasta que la vea a ella...

Después de eso cerró los ojos, pero solo como muestra de cansancio luego del esfuerzo que había realizado.
Adán salió de la habitación pensando en el punto de conflicto en el que se encontraba y que se agregaba a todo lo demás. Estaba del lado de Carmen en todo lo que se refería a la galería y al duplicado del cuadro, con Izurieta al planificar algo en contra de Pilar, por lo que estaba en contra de Pilar al hacer lo posible por detenerla, y de pronto estaba entre todo, sabiendo que acercar a su madre lo pondría en contra del abogado pero a favor de ella, reunirlas podría alejarla de Carmen  si madre e hija decidían superar sus conflictos, y no hacer nada era lo más cercano a hundirse por completo.
Pero Adán no había nacido para terminar derrotado por sus propias dudas.
Tenía que contar con el factor tiempo–espacio para acomodar las cosas en su favor. Usó uno de los teléfonos de la clínica  para llamar al abogado y comprobar que aún estaba allí; luego salió de la clínica a toda velocidad a buscar a Pilar, y consiguió apresurar el procedimiento para sacarla de allí. Finalmente logró sacarla del retén, pero ella estaba más preocupada que antes.

– No puedo creerlo, esto sucede en el peor momento ¿Dónde estabas?
– Ocurrió algo, por eso me ausenté –replicó él con tono de confianza – tu madre despertó.

Momentos después estaban llegando a la habitación, pero Carmen fue categórica y lo dejó por fuera, ya que quería hablar a solas con su hija y por una vez, nada de lo que él dijo sirvió para hacerla cambiar de opinión.

– Mamá...

Pilar sabía que la voz le temblaba tanto como las manos. Hacía ocho meses que no veía a su madre, había abandonado el país por motivos demasiado dolorosos, estaba de vuelta de un modo tormentoso, y además tenía que enfrentarse a su madre.
Baldosas blancas, maquinas relucientes, muerte alrededor, y la mirada penetrante y fuerte de Carmen Basaure. Pilar tragó saliva, era realmente increíble que con en esas circunstancias ella la mirara así, sin cariño, solo con esa fuerza impenetrable que desde niña le había enseñado a temer; no importaba su estado, su carácter no había minado un ápice.

– ¿Qué haces en el país?

La pregunta directa, el susurro sin contemplaciones.

– No debería preocuparte por eso –respondió la joven para ganar tiempo– debes recuperarte.
– ¿Viniste a arruinarme la vida otra vez? ¿Es eso?

Apenas se le escuchaba, pero era como estar oyendo sus gritos atronadores ocho meses atrás. Pilar se sentía encogida ¿Por qué no podía simplemente estar ahí y dejarse atender?

– Mamá, solo estoy aquí preocupada por ti, ¿de acuerdo?
– ¿Justo ahora? claro, justo ahora que estoy en camilla y con mi galería a punto de inaugurarse.

Desde luego, Carmen Basaure, genio y figura, jamás dejaría de atender su bendito arte, ahí estaba primero que cualquier otra cosa.

– No quería intervenir, ni siquiera pretendía verte... pero Adán me dijo lo que había sucedido y tuve que venir; además él iba a inaugurar la galería sin ti, y yo pensé...
– ¿Qué?

La exclamación le sacó a Carmen mas energía de la que tenía en ese momento; Pilar sintió que se le tensaban todos los músculos del cuerpo.

– Es que Adán...
– ¿Qué hizo?
– Él dijo que cumplía tus órdenes, dijo que lo autorizaste a trabajar igual que siempre aun si no estabas. Hay un documento que lo autoriza, tú lo firmaste.

Hubo una pausa en la que evidentemente la artista estaba midiendo la situación, evaluando hasta donde podía estirar la cuerda.

– ¿Y qué hiciste tú?
–Hablé con el abogado  replicó Pilar agarrándose de un clavo ardiendo – y le exigí que detuviera todo porque tú no permitirías que la obra se inaugurara sin ti. Después vine para acá.

Carmen hizo una nueva pausa, hasta que finalmente habló con decisión.

– Lo hiciste bien. Ahora llama a Adán y espera afuera.

La joven obedeció en silencio y salió, haciéndole nada más un gesto al hombre para que entrara. Mientras tanto él sabía que debía cuidar muy bien sus actos y palabras porque había una conversación que no había escuchado y estaba obligado a protegerse. Siguió con la misma actitud de siempre, completamente seguro de sus actos y movimientos, sabiendo que era lo que tenía que decir y cómo actuar; la mirada de Carmen había recuperado casi toda su fuerza habitual, aunque aún la voz delataba lo que le había sucedido hacia poco.
Pero cuando habló en voz baja, lo hizo con total seguridad.

– Acércate.
– Te escucho.
– Sácame de aquí.



Próximo episodio: El segundo engaño

Maldita secundaria capítulo 10: Toda la verdad



Martes 16 Octubre
Sala de juegos Milenio

Dani entró a la Sala de juegos y se encontró con Hernán al fondo; juntos entraron en un reservado para juegos de estrategias.

—No sabía que jugabas.
—Cuando era más chico jugaba bastante, ahora me aburre. Pero no es para jugar.
—No te preocupes, de todas maneras me van mucho más los de disparos.

Quedaron un momento en silencio, pero Dani optó por romper el silencio con una sonrisa espléndida.

— ¿Y bien? ¿Cómo empezamos?
— ¿Qué es lo que quieres saber?
—Por qué es que tienes todas esas heridas.

Hernán se debatía entre decirle la verdad y continuar en silencio, pero había algo inexplicable en su interior que le decía que las cosas no eran tan sencillas.

—Te lo diré si me dices por qué es que estás haciendo ésto. No te creo que sea por amistad.
— ¿Y por qué no? No hay ninguna razón para que yo no quiera ser tu amigo.
—No tengo amigos.
—Lo noté, pero por alguna razón siento que todo está relacionado.

Guardó silencio, pero ya era tarde y sabía que había hablado más de la cuenta.

—Es por lo de los espíritus.
—Hernán...
— ¿Qué, tuviste una revelación o algo así?
—No te pongas a la defensiva.
—Entonces no te hagas el buen samaritano conmigo, no seas deshonesto.
—No estoy siendo deshonesto, esto no solo se trata de una cosa, todo tiene que ver. Mira, hay algo que necesito saber, pero si estoy hablando contigo es también porque me interesas, no comprendo porque te resulta tan difícil creerme.

Hernán frunció el ceño.

—No tengo la costumbre de creer en las buenas intenciones de las personas.
— ¿Y por eso es que te metes en peleas callejeras?

El rapado lo miró sorprendido por lo que acababa de escuchar. Dani se arriesgó a continuar.

—Cuando te vi con esos golpes me acordé de cuando llegaste con una mano herida, y no me parecería extraño que hubieras tenido alguna pelea, considerando que de nosotros eres por lejos el más fuerte y jamás le haces el quite a un enfrentamiento.
—Cállate.
—Pero algo no concuerda, y me refiero a que me parece improbable que alguien como tú sea golpeado tanto, así que creo que hay algo que falta, algo que no quieres decir.
— ¡Que te calles!

Hernán golpeó la muralla para hacerlo callar. El joven de la silla se sintió auténticamente asustado, aunque más que por su seguridad, porque hubiera cometido un gran error.

—Dime cómo es que sabes esas cosas.
—No las sé —respondió lentamente— solo he mirado con atención, y como te dije, me preocupas.

Por primera vez desde que lo conocía, Dani vio a Hernán un poco más real, un paso más allá de lo que se veía de él a simple vista.

—Todas las heridas no son por lo mismo, en eso tienes razón; en lo de las peleas también. Pelear me sirve para descargar la rabia que tengo.

Dani se quedó un momento sin aire.

—No... me estás diciendo que...
—Cuando peleo puede ser que me golpeen, pero no así.
—Pero no siempre respondes los golpes.

El rapado se sentó frente a él.

—No. No cuando es mi padrastro el que golpea.

La conversación había llegado demasiado lejos, pero aunque estaba sintiendo  escalofríos por lo que estaba oyendo, también supo que eso no era todo, y se enfrentó a la negativa de preguntar, que al final tuvo que vencer cuando apareció otra pregunta en su mente.

—Tú repetiste el tercer año, tienes edad para hacer un curso de dos años en uno, pero volviste a hacer tercero como los demás. ¿Por qué?
—Él me obliga.
—Y tu mamá no hace nada, por los golpes y...

Se quedó sin palabras; estaba comenzando a comprender. Hernán se resignó a continuar.

—Cuando mi padre murió hace tres años, dejó dicho en el testamento que el dinero estaría bajo el control de ella o algún tutor que designara, y entre varias  condiciones, una es que  tengo que terminar la secundaria  por el conducto regular, no en una nocturna o algo así. El tipo que se casó con mi madre la quiere, o está lo suficientemente interesado en el dinero como para tratarla bien y cuidarla, pero no puede disponer totalmente del dinero mientras  yo esté en el camino, y estaré en el camino mientras no termine la secundaria. Cuando la termine seré mayor de edad, ya no seré carga y ellos podrán vivir tranquilos.

El padrastro de Hernán lo golpeaba por no poder deshacerse de él; pero eso aún no explicaba porque ella  no hacía nada al respecto.

— ¿Que enfermedad tiene?
—Algo al corazón. Está con tratamientos, no le pasará nada, pero cualquier disgusto o emoción fuerte sería demasiado. No puedo matarla.

Dani hizo lo posible por recuperarse de la sorpresa; esos  eran los demonios de Hernán, esa era una de las siete razones de Matías.

—Oh, Hernán, no sabes cuánto lo...
—Oye, para —lo apuntó con un dedo— no me compadezcas, no soporto que me tengan lástima, sabes de lo que estoy hablando.
—Tienes razón, lo lamento. ¿Y qué vas a hacer cuando salgas  de la secundaria?
—Irme. Es la única solución; además siempre he sido conflictivo, ella estará más tranquila mientras más lejos me tenga y le diré algo clásico, que quiero ser independiente. ¿Estás contento?

Dani lo miró con auténtico cariño.

—No. No estoy contento, pero te agradezco que hayas tenido confianza en mí. Y no sé si estés interesado, pero más allá de los espíritus y todo por lo que estamos pasando, yo de verdad quiero ser tu amigo.

El otro no respondió a eso.

— ¿Y qué es lo tuyo?
—Estuviste ahí, sabes cuales son mis miedos y traumas. Hernán, solo una cosa más: aunque no te pueda ayudar, quiero que sepas que estoy aquí para ti.

Más tarde, Dani se reunió con Carolina en el café Misol. Era un lugar pequeño y bonito, y expedía un agradable olor a galletas caseras.

—Me preocupé cuando me llamaste Dani. Los demás deben estar retrasados.
—No lo están —respondió Dani con una sonrisa espléndida— ésta vez solo somos tú y yo.

Carolina se sentó frente a él y lo miró lentamente. Sonrió como excusa.

— ¿Por qué me citaste aquí?

Dani estaba resuelto a resolver todo lo más pronto posible; Hernán había sido el paso más difícil y lo sabía, pero por otro lado era claro que él no iba a hablar de la charla con los demás. Desde Carolina sería más complicado.

—Hay algo que me preocupa de ti, por eso es que te cité, porque necesito saber qué pasa.

Por un segundo vio como ella se sonrojaba ligeramente, pero se recompuso.

—No te entiendo.
—Es eso —respondió con naturalidad— me preocupas, quiero ayudarte si puedo, y si no, al menos quiero escucharte y darte mi apoyo. Es lo menos que puedo hacer después de lo que tú hiciste por mí.

Se miraron fijo unos momentos.

—Pero Dani, yo no hice....
—Ni digas que no, yo sé que sí. Gracias a ti estoy bien, porque tú hiciste lo mejor para evitar que me hicieran daño. Pero no estamos aquí para hablar de mí, sino de ti.

Eso fue más que suficiente; claramente Carolina necesitaba hablar.

—Las últimas épocas han sido duras.
—Debes sentirte muy presionada.
—A veces quiero llegar a casa, sentarme con mamá y abrazarla, y decirle lo nerviosa que estoy, o al menos mentirle y decirle que los estudios están muy pesados, pero no puedo.

"No puedo" no concordaba con la idea de mentirle.

— ¿Y por qué no puedes?
—Se trata de mi hermana menor. Tiene ocho años, y está en tratamiento por un grave accidente que tuvo hace tiempo. Falta muy poco para que termine, y va a curarse, pero mientras tanto, ella requiere toda la atención de los dos.
—Lo que te deja a ti sola.

Carolina lo miró de un modo extraño.

—Sí. Mi hermana está avanzando rápidamente en el tratamiento, y casi recuperó todo el movimiento de su cuerpo; se supone que en tres o cuatro meses ya estará bien del todo. Habitualmente no me afecta lo que pasa, además que amo a mi hermana, es solo que...

Dani terminó la frase por ella.

—Es que ésta vez te sientes superada, y quisieras ser tú la prioridad.
—Sí. Honestamente eso es lo que siento, pero se hace más complicado sentir esas cosas cuando amas a tu familia y sabes cuales son las prioridades.

Dani asintió; en su caso no tenía hermanos, pero entendía perfectamente el concepto.

— ¿Sabes lo que creo? Que no deberías sentirte culpable.
— ¿Por qué piensas eso?
—Porque lo que estás pasando es parte de la vida; a veces simplemente las cosas no son como queremos, pero por otra parte, eso te puede servir para apoyarte en personas que te rodean.

Carolina respiró profundamente.

—Todo ésto es un poco sorprendente, pero te lo agradezco mucho, no había podido hablar con nadie sobre ésta situación.
— ¿Pero por qué no? Lorena es tu amiga.

Carolina sonrió.

—No es un tema del que pueda hablar con ella; pero eso es algo que tienes que saber por ti mismo, no me corresponde a mí hablarlo. Es verdad que somos amigas, pero por eso mismo es que estoy cuidando nuestra amistad, sobretodo en momentos como éste.

Lo había descubierto; Carolina sabía que no estaba conversando con ella porque si, pero había decidido seguirle el juego.

—Carolina, quiero que sepas que estoy aquí si necesitas conversar de cualquier cosa.
—Lo sé, y te lo agradezco Dani, sé que lo dices sinceramente; yo también te quiero ofrecer mi apoyo en lo que necesites.

Se miraron fijo durante unos segundos; Dani decidió dejar las cosas así, y sintió que podía confiar en Carolina mucho más de lo que había pensado en un principio. En ese momento su teléfono anunció una llamada.

—Es Lorena.
—Qué extraño.

Poco después Dani se reunió con Lorena a poca distancia de donde había estado conversando con Carolina. La joven se veía notablemente alterada.

—Me preocupé por tu llamada Lorena, ¿ocurrió algo?

La joven lo miró fijamente.

—He estado pensando es ésto desde antes que tuvieras el accidente, pero por todas las cosas que pasaron tuve que posponerlo.
—Y eso tiene que ver con los espíritus.

Lorena estaba nerviosa; algo le decía que había llegado el momento de dejar atrás todos sus miedos e inseguridades, y enfrentar derechamente todo lo que estaba pasando.

—Si, tiene que ver con los espíritus. Dani, necesito que prestes mucha atención a lo que voy a decirte.
—Te escucho.

Lorena tomó aire, preparándose para hablar de algo que a todas luces le resultaba complejo enfrentar.

—Cuando tenía seis años, mi hermano menor...
—Tenía entendido que eres hija única.
—No siempre fue así.

Dani contuvo la respiración. De alguna manera, Lorena ya sabía que esa conversación iba  a tener lugar, y la llamada que recibió de ella cuando estaba con Carolina no había sido casual.

—Mi hermano menor murió, una noche tuvo una obstrucción y nada se pudo hacer.
—Lo lamento, no quise ser imprudente.
—Está bien, no tenías por qué saberlo. De cualquier manera no te llamé para hablar de eso, sino de algo que pasó esa noche. De pronto, simplemente desperté muy asustada, porque había tenido un sueño, en donde mi hermanito tenía un accidente; mientras lograba contener las lágrimas, escuché a mi madre llorar a dos cuartos de distancia, y a mi padre gritar. Después supe que en ese momento trataban de reanimar a mi hermano, y de apurar a los servicios de urgencia. Lo que quiero decir es que, a pesar de que era pequeña, tuve un sueño que predijo lo que iba a pasar, y eso nunca más abandonó mi mente.
—Y entonces...
—Entonces cuando crecí, decidí investigar los fenómenos de la mente, no es porque sí que sé algunas cosas del comportamiento de la gente o de las energías.

Las cosas comenzaban a tener un nuevo sentido. El joven respiró profundamente.

—Tú sabías que yo había llamado a Carolina.
—Lo supuse después de las cosas que dijiste cuando te recuperaste; te sorprenderías de las cosas que uno aprende de la vida estudiando lo que no se ve, como la energía o lo que pasa entre sueños. Y por eso es que supe que tenía que hablar contigo.
—No sé cómo agradecerte por la confianza que estás teniendo conmigo —dijo olvidándose por un momento de todo lo demás— es muy importante, de verdad.
—Lo sé Dani; pero la verdad es que hay algo más, lo más importante de todo lo que tengo que decirte.
—Puedes decírmelo.
—Dani, de alguna forma siento que estamos acercándonos a algo; las cosas que han pasado no son porque si, tiene que haber algún motivo, y lo que creo es que estamos acercándonos a un momento decisivo.

Dani no estaba seguro de querer escuchar la respuesta, pero ya no podía echar pie atrás.

— ¿Crees que nos estamos acercando al momento en que todo va a resolverse?
—No. La sensación que tengo es que está a punto de pasar algo importante; las cosas no pasan porque si, todo lo que hemos vivido nos está llevando a una parte, a un sitio en donde tal vez todo va a cambiar, o donde tendremos que tomar alguna decisión. Lo importante aquí es que necesito tu ayuda.

Dani la miró lentamente, a todas luces sus presentimientos iban mucho más allá de lo que quería decir, pero sabía que si se guardaba algo, debía tener un motivo importante. Y él también estaba guardando información.

—Sabes que puedes contar conmigo, así que si hay algo que pueda hacer, solo dilo.
—Está bien. Dani, si en algún momento descubro algo, de la manera que sea, aunque no tenga sentido, por favor ayúdame, haz que sigamos el curso que tenemos que seguir.

El joven asintió enérgicamente.

—Cuentas con todo mi apoyo; te prometo que si en cualquier momento pasa algo, estaré ahí para ayudarte, y sin cuestionamientos.



Próximo capítulo: Elige para sobrevivir

La traición de Adán capítulo 7: Paso a paso



Adán no estaba acostumbrado a preocuparse por motivos de trabajo, pero la verdad es que ese Martes ya se encontraba frente a algo que amenazaba con complicarse aún más. La repentina visita de Pilar le había abierto un espectro de imagen mucho más complejo de lo que él mismo había supuesto en un principio.
Y le bastó solo una llamada para comprobar que las cosas estaban realmente en riesgo.

– Buenos días abogado.
– Adán, me leíste el pensamiento  –replicó Izurieta saltándose las formalidades– estaba a punto de llamarte, por la visita que acabo de tener.

Pilar.

– ¿A qué se refiere? –preguntó con un tono de voz perfectamente creíble.

El abogado se escuchaba nervioso.

–Supongo que estás en la galería.
–Claro, estoy trabajando a toda máquina con lo de los preparativos.
–Excelente, estoy a cinco minutos.

Y cortó sin siquiera despedirse. Excelente, la pequeñita Pilar se le había adelantado, ese era un punto en su favor que Adán tenía que darle además de que era totalmente inmune a sus encantos; pero en un caso como ese, estaba obligado a tener el pulso más firme que nunca, o se iba a arrepentir.

–Pase abogado.

Lo recibió en el taller de Carmen igual que a su hija, pero en esa ocasión se ubicó junto a una de las obras más etéreas y hermosas de la artista. Izurieta estaba en efecto muy inquieto,  y al igual que al teléfono, fue directo al punto.

– Adán, tenemos un grave problema entre manos.
– ¿Que sucede?
– Pilar quiere que suspenda la inauguración de la galería, y tiene en su poder información que me hace creer que puede hacerlo.

Adán no pudo evitar que su sorpresa resultara sincera ¿Información?

– Creo que no lo entiendo, es decir, no puede ser, ella estuvo aquí hace poco y me confirmó su presencia en la inauguración, estaba preocupada desde luego, pero en ningún momento insinuó algo como esto.

El abogado adoptó un tono de voz mucho más confidencial, que de cualquier manera tenía más de un significado.

–Adán, no te dejes engañar por Pilar.
–No lo entiendo.
–Para decirte esto, estoy confiando mucho en ti, así que espero el máximo de confidencialidad. Tal vez su apariencia no lo demuestre, pero Pilar es una mujer de mucho cuidado, cosa que lamento decir porque es hija de Carmen que es una clienta importante, pero también es mi amiga.

Adán se puso de pie dramáticamente.

– Abogado, no creo que sea pertinente que hable de esa manera de la hija de Carmen, está insinuando algo grave.

Eso provocó el efecto que esperaba.

– Sólo te lo digo porque confío en ti, por eso te pido confidencialidad. Además sé que Carmen confía en ti, o de lo contrario no dejaría en tus manos su trabajo de manera temporal, ella es mi amiga y sé que si le preguntaras, te diría cosas aún peores que las que te dije yo.

Adán volvió a sentarse, preocupado.

– Lo escucho.
– Pilar no es lo que aparenta, pero todo lo que tiene que ver con eso sucedió desde antes que tú conocieras a Carmen. Supongo que te has preguntado en algún momento porque es que ella no habla de su hija.
– Pensé que se trataba de algo personal, por eso jamás se me ocurrió preguntarle.

Izurieta asintió.

– Tuviste razón. Mira, las cosas son realmente complejas, pero voy a resumirlo. Pilar vendió una colección completa de arte de Carmen, sin su autorización, a una sociedad comercial que la utilizó para instalarse en el  país. Me refiero  a la galería Cielo.

En esa ocasión Adán se quedó realmente de una pieza. Galería Cielo era una marca impuesta en el mercado hacía años, pero había tomado impulso con una muestra propia y anónima estrenada hace siete meses, es decir poco antes que él comenzara su trabajo con Carmen. Cielo, a diferencia de Carmen Basare, era una galería integral que reunía diversas muestras de arte, dentro de las cuales por supuesto hay pinturas. Cielo en particular, que fue el nombre que se le asignó a la muestra anónima, era una reunión de expresiones, colores y detalles realmente exquisita, sorprendente, incluso inspiradora. La muestra, en cada cuadro tenía las características casi perfectas, para convertirse en la niña bonita de los medios involucrados, que no cesaron en elogios y alabanzas. Cielo fue considerada por los medios la muestra más influyente de la ciudad, se convirtió en el comentario obligado por su rentabilidad, por el efecto que provocaba en el público, por los comentarios de los obnubilados estudiantes de arte, además de la intriga que significaba ser anónima.
¿Y era de Carmen Basaure? ¿Y Pilar la había vendido sin su autorización?

– No puedo creerlo.
– Es lógico si consideramos que trabajas con Carmen y me juego la cabeza a que jamás te mencionó esto.
– Es que ni siquiera se me habría pasado  por la mente.
– Aún te faltan muchas cosas por aprender  – comentó el abogado – y todo esto es porque existen personas como Pilar que pueden cometer traiciones enormes, sin siquiera preocuparse por ello.

Adán estaba elaborando un plano mental mientras tanto, pero necesitaba más información y estaba trabajando a toda máquina.

– Espere, usted dijo que Pilar tiene información que le permitiría detener la inauguración de la galería ¿A qué se refiere?
– A eso voy, pero tenía que decirte esto  para que comprendieras lo demás. Carmen sufrió un ataque de un desconocido hace un tiempo, incluso antes de que ocurriera lo de Pilar. Ésta persona intentó realizar algunas operaciones bancarias suplantándola, pero afortunadamente todo fue detenido a tiempo.
– Pero no se resolvió por completo.
– Piensas rápido, eso me agrada. Así es, pudimos tomar precauciones a tiempo, pero la gente que encargué de descubrir de quien se trataba, no pudo dar con el origen, lo que significaba que el cualquier momento una situación como esa podía repetirse; desde luego que Carmen estaba preocupada, así que decidió redactar junto conmigo el documento en donde especifica que cualquier cosa que se relacione con ella, es decir sus operaciones en la bolsa, movimientos de dinero y todo lo relativo a sus obras, debe ser autorizado y supervisado directamente por ella. Seguramente te estarás preguntando porqué en éste tiempo jamás supiste de la existencia de eso, y la respuesta es simple: según el acuerdo que hicimos Carmen y yo, sería letra muerta mientras ella estuviera de cuerpo presente y trabajando como de costumbre. El punto es que si ella estaba a mano del teléfono para comprobar cualquier cosa, sería absurdo aplicar el documento, no así si estaba enferma, perdida en alguno de sus viajes o algo por el estilo.
– Pero usted dijo que el documento era secreto.
–Lo era, y por lo que te conté antes, se me figuraba completamente imposible que ella pudiera saberlo. De hecho la propia Carmen, luego de aquel acto deleznable, me recalcó que había que impedir a toda costa que algo como eso se repitiera otra vez.

Adán trabajaba a toda máquina, pero eso empezaba a ser harina de otro costal.

– Lo que no entiendo es como es que Pilar  pudo hacer algo tan grande como vender esa obra de Carmen sin que nadie la detuviera, sin su autorización y además existiendo el documento del que me habla.

Izurieta lo miró detenidamente; estaba evaluando hasta donde podía confiar en él, y vio que el elástico aún podía estirarse más.

– Recuerda que te dije que el documento era secreto y solo se haría efectivo en ciertas circunstancias y si Carmen no se encontraba en condiciones, y resulta que ella estaba en perfectas condiciones. Además Pilar se aprovechó del temperamento de Carmen para conseguir lo que consiguió; es complicado, pero básicamente le sacó una firma que le dio el poder para vender la colección Cielo, cosa que hizo de inmediato y bajo un contrato de confidencialidad, con lo que se protegió por completo.

Adán recordó la conversación que había tenido con Carmen exactamente antes de que comenzara  todo el asunto de los dos cuadros. No tenía que preguntarle a Carmen cual era la razón de que en esa época no luchara por demostrar que las obras eran suyas y porque es que no había comenzado ninguna acción judicial, y la razón de esto es que más allá de que estaba involucrada su propia hija, había algo mucho más importante. Si ella, la afamada Carmen Basaure, se atrevía a poner en juego su trayectoria acusando a quien fuera de robarle la obra, bien podría ganar o perder, pero eso no dejaría de afectarla en su reputación, porque eventualmente alguien muy bien  podría decir que todo el caso era el de una artista de ciertos años que viéndose en decadencia o ensombrecida por otra muestra de arte, tratara de manera desesperada de recuperarse. Conociendo el enorme ego de Carmen, ella jamás se arriesgaría a algo como eso.
Cielos Pilar, la jugada perfecta, la traición a tu madre, los millones en tu cuenta corriente, un contrato de confidencialidad, saliendo a divertirse  por el mundo y sabiendo que nadie nunca iba a poder tocarla. Notable Pilar, realmente notable.

– Déjeme ver si entiendo –replicó al fin Adán con tono lúgubre– Pilar sabe de algún modo de la existencia de éste documento secreto de Carmen, y quiere suspender la inauguración de la galería, cosa que a usted le preocupa porque tiene antecedentes de que Pilar es capaz de cualquier cosa. Y ahora puede ponerlo entre la espada y la pared porque sabe que si pone en público el primer documento, complicará todo mucho más.
– Estás en lo cierto. De hecho esa es la  amenaza que me hizo.
– ¿Se atrevió a amenazarlo?
– Así sin más. Como verás, ella tiene las cartas en su favor, y para eso, me indica que intervenga la sociedad que le está vendiendo la galería a Carmen.

Adán sí sabía de eso. El edifico en que se encontraba la galería era de una sociedad inmobiliaria, que luego de ver ciertos aspectos decidió vendérsela a ella, pero eso aún estaba en proceso, faltaban una serie de trámites legales, lo que significaba que Izurieta podría poner cualquier excusa absurda que hiciera necesario, por ejemplo, realizar alguna medición o cierre temporal de la galería. Y eso sería un gran golpe.

– Entiendo todo lo que me explica, de hecho me parece... no sé cómo explicarlo, es horrible la actitud de Pilar, pero no sé de qué manera yo podría ayudar si es que ella se atrevió a amenazarlo a usted.
– Precisamente porque tú eres un factor con el que ella no cuenta; ella debe considerarte una molestia porque seguramente no se esperaba que alguien inteligente y fiel estuviera de lado de Carmen, pero no se debe imaginar que seas una amenaza real. Así las cosas, mi plan es que tú intervengas para desestabilizarla y permitirnos continuar con lo de la galería sin problemas.
– No me imagino como podría.
– Pero yo sí. En realidad, y considerando que el tiempo se nos viene encima, ahora no importa cómo es que Pilar supo del documento de acreditación de Carmen, y ni siquiera me importa porque diablos es que está tan interesada en detener la inauguración, lo que me importa es que consigamos sacar adelante la muestra, porque tan pronto como lo esté, si ella tiene cualquier otro plan, tendrá que esperar a un momento en donde no se delate. Y la idea es que Carmen tenga una grave recaída.
– ¿Qué?
– Hasta ahora el tema de Carmen se ha mantenido alejado de los medios, pero el punto es hacerle creer a la hija que la madre está muy grave, lo que la va a obligar a mantener las apariencias y acudir en su visita, dejando de lado sus planes; para esto puedo hacer algunos simples movimientos, y tu parte consiste en acompañarla como sea al lugar de los hechos, mientras yo recurro a otras artimañas para dejarla entrampada.

El viejo era más zorro de lo que Adán se había imaginado, pero su plan tenía sentido.

– ¿Y qué hará usted?

– Confundir su identidad con la de otra persona para que la policía la detenga y la enrede en un asunto por horas, mientras nosotros celebramos con champaña la inauguración de la muestra de arte. Pero necesito saber si es que  estás dispuesto a jugártelo todo por Carmen.

Adán asintió enérgicamente.

– Haré lo que usted diga abogado, sé que Carmen confía en usted.

Mientras tanto, Micaela se enfrentaba a un problema más en sus planes en la llegada al país. Las cosas se habían vuelto duras, de hecho había tenido pesadillas toda la noche ¿cómo es que podía tener tan mala suerte?
No importaba. Era aun relativamente temprano, estaba agotada por esos sueños en donde estaba aún durmiendo, con Pilar a su lado, y su madre de pie junto a ellas diciéndole con tono lúgubre esas palabras que todavía rondaban por su mente: lo lamento hija, jamás imaginé que ella estaba detrás de todo esto. Lo lamento.
Lo lamento.
Eso en ese momento estaba entre las cosas que menos le importaban. Era cierto que la aparición de Pilar en esos momentos le producía nauseas, pero fuese como fuese, las cosas seguro que pasaban por algo, y si habían coincidido, no tenía más opción que tomar las riendas con mano firme y terminar con todo.
Casi daba risa que ella y Pilar estuvieran en el país de vuelta al mismo tiempo, a poco de inaugurarse  la galería de Carmen Basaure, y además topándose cerca de la torre, de aquella torre. Ni modo, también tenía problemas más terrenales, y el más urgente era conseguir un trabajo, porque si bien arreglar sus problemas con el banco le llevaría relativamente poco tiempo, estaba claro que no se quedaría más de un par de horas por allí, y en ese sentido mantenerse inactiva sería contraproducente. La entrevista que tenía en esos momentos era en la oficina de diseño ejecutivo de la constructora Del mar y Alzarrieta. Quien la recibió era nada menos que el gerente de proyectos. Cielos, ahí era alguien, no como en el extranjero.

– Buenos días Micaela, soy Esteban Méndez, es un placer.

Micaela estaba sobria, distinta de lo usual, con un traje dos piezas negro y violeta, con el cabello peinado simplemente hacia atrás y atado con un lazo violeta; elegante y aplicando el estilo de ''menos es más''

– Gracias por recibirme Esteban.
– Me sorprende que estés aquí, tenía entendido que estabas en el extranjero.
– Volví hace poco, y ya sabes lo que dicen, si es por trabajar, no me voy a quedar de brazos cruzados. ¿Tienes algo para mí?

El ejecutivo era alto, increíblemente delgado, blanco, de cabello negro refulgente, de mirada penetrante. Un tipo elegante que tenía en su apariencia algo que no encajaba con el lugar, al igual que ella.

– Para alguien de tu fama y experiencia seguro que sí. Acabo de poner la primera piedra –es un eufemismo – en un proyecto, y me encantaría que participaras en él; se trata de la remodelación del boulevard del parque Centenario, y en eso te necesito como encargada de proyecto en terreno. Básicamente te necesito de mala, ladrando órdenes y asegurándote de que todo va al pie del calendario, además de evaluar las pistas de trabajo y todos esos menesteres.

–Así que no encontraste a nadie que quisiera ser asesinado.

Esteban sonrió satisfecho.

– Es del tipo de trabajo ingrato, ya sabes, pero eres apropiada para eso ¿Que dices?
– Que tienes razón en todo. Si tienes la proyección de dinero ahí en tu escritorio y casualmente un contrato, cerramos ahora mismo.

Poco después y con un contrato firmado, ambos salieron del edificio.

– Ya que estamos afuera y que somos socios, pensé que podríamos tomarnos un  café y charlar.

¿Acaso estaba flirteando con ella?

–Pues no sé si sea bueno, imagina lo que dirían tus colaboradores.
– En éste momento no estoy trabajando, y además no me importa lo que digan, nadie puede mandarme ¿Que dices?

Como cambiaban las cosas. Micaela aceptó, pensando en que nada podía perder excepto un poco de tiempo, y por otra parte resultaba un poco divertido estar en medio de una situación como esa.  Minutos después estaban sentados en un café temático, pero con dos whiskies.

– ¿Y bien? esta es la parte en donde me dices que es lo que realmente estás haciendo en el país por éstas fechas.

Micaela lo miró fijamente. Estaba pensando divertirse un poco a costas de él, pero por lo visto Esteban escondía algunos secretillos.

– ¿Quién eres Esteban?

– Un tipo más inteligente de lo que parezco, y sobre todo muy bien informado. Sé que eres hija de Bernarda Solar, la famosa empresaria, pero que tus logros siempre han estado llevados por tu propia mano, por eso es que en vez de trabajar para ella en alguna de sus múltiples empresas, te hiciste una experta en administración de personal, proyectos y diseño integral. Eres una mujer joven, inteligente, capaz, que de la noche a la mañana cierra su oficina y se larga a empezar de cero en el extranjero, y vuelve ocho meses después, buscando trabajo. Disculpa si considero extraño ésto.

Pensaba rápido y bien. Interesante.

– Cualquiera diría que has estado investigándome.

Pero el rió alegremente.

– ¿Qué?
– De acuerdo, me doy por vencido, tú definitivamente no te acuerdas de mí.
– ¿Acordarme?
– Mira, sé que no soy exactamente el tipo de hombre inolvidable, pero creí que estabas disimulando o algo, pero ahora estoy convencido que de verdad no me recuerdas. Tú me mandaste al diablo cuando traté de trabajar contigo hace poco más de un año, y ahora que, humildemente lo digo, los papeles están invertidos, me estoy permitiendo el placer de acosarte con preguntas.

Sólo entonces lo recordó. Claro, pero en ese tiempo él tenía una apariencia distinta, el cabello más claro y largo, era más corpulento y definitivamente tenía otro estilo.

– ¿Estás tratando de decirme que me contrataste como venganza por no haber querido trabajar contigo la vez anterior?

Él sonrió.

– No, te contraté porque eres una profesional de buen nombre y sé que lo harás aún mejor de lo que crees. Y también te contraté esperando que nos conozcamos más, y por ejemplo, ser amigos.
– ¿Estás coqueteando conmigo?
– En cierto modo, pero debo decepcionarte porque estoy ocupado.
– Me rompes el corazón.
 –Estoy seguro de eso.

Micaela se reclinó en el asiento. Ah, se trataba de eso, pero a ella por lo menos le resultaba bastante lógico no recordarlo, porque en esos tiempos ella estaba cargada de trabajo. Era una situación extraña, pero le serviría tener alguien con quien conversar además del trabajo.

– Te rechacé porque tenía muchas cosas en mente. De hecho mi salida del país no fue tan sorpresiva de todos modos.
– Eso me tranquiliza, viví semanas pensando que la conocida Micaela Riveros me ignoraba porque era un mal ejemplar de ejecutivo. Pero así fue como redoblé mis esfuerzos, y subí algunos niveles hasta estar donde estoy ahora.
– Espero que no estés resentido.
– Para nada. Incluso diría que me sirvió para esforzarme más aún. Debes reconocer que tuve una entrada muy teatral, así que creo que eso me suma puntos.
– ¿Y quieres ser amigo mío a causa de eso?
– Por extraño que te suene, sí. Y si en el camino te parezco horrible, aún seré tu jefe, y por lo demás tendrás que trabajar conmigo por los siguientes dos meses, así que seguro que tendremos que llevarnos bien.

Micaela bebió de su copa lentamente.

– Eres muy extraño.
–Ya lo sé.
–Pero eso me agrada. Cielos, nunca me habían pedido amistad, pero acepto.

Se hizo un silencio, y luego ambos rieron.

– Esto está dentro de las cosas más extrañas que he escuchado, pero me parece bien. Solo que tendrás que asegurarme que además del trabajo, tendremos jornadas como ésta en el futuro.




Próximo episodio:  El primer engaño

Maldita secundaria capítulo 9: El fin del secreto



Lunes 15 de Octubre
Jardín de casa de Dani

Adriano del Real estaba en el jardín de la casa junto a los seis. Hacía más de veinte minutos que le habían entregado la silla de ruedas a los padres de Dani, pero ellos les habían pedido privacidad para entregársela.

—No aguanto estos nervios —dijo Soledad— casi llevamos media hora aquí afuera y no se escucha ni un ruido.

Adriano también comenzaba a preocuparse.

—Hay que tener paciencia, todo ha sido muy fuerte para ellos.
—Es una suerte que hayan podido conseguir la silla —comentó Carolina— usted si tenía contactos que lo ayudaron.
—Eso es cierto, pero yo solo hice el contacto inicial, fue su director quien convenció al empresario de donar la silla y los implementos.

Hernán se llevó las manos a la nuca.

—De pronto ésto no está resultando.
—No empieces...
—Para cómo nos ha ido últimamente sería lo más lógico.
—Precisamente por eso es que le conseguimos la silla —replicó Fernando— es tan sencillo como que la use.
—No es tan sencillo por lo visto, o no llevarían todo éste tiempo ahí.

Leticia revoleó los ojos.

—No empiecen con sus discusiones, ahora no.

Del real intervino calmando los ánimos.

—Muchachos, no hay que angustiarse, es natural que después de lo que ha pasado, sea difícil para él recuperarse; dejemos que las cosas sigan su curso, por ahora solo podemos esperar.

Se hizo el silencio en el grupo, con todos ansiosos de ver los resultados de lo que habían hecho con tanta esperanza. Pasaron algunos minutos de tensa espera, hasta que la puerta se abrió sorpresivamente y una figura apareció en el umbral.

— ¡Dani!

Sonriente, el joven se dejó ver sentado sobre una silla cromada y reluciente; ajustándose los guantes se impulsó al amplio jardín, y unos metros después se detuvo, accionando una palanca escondida en la silla, que hizo que las ruedas dejaran de moverse. Acto seguido desenganchó, y valiéndose de sus fuertes brazos giró para quedar enfrentándolos a todos.

— ¡Miren ésto, estoy vivo de nuevo!

Eufórico, Dani volvió a moverse, y con movimientos de precisión circense, retrocedió, avanzó y se impulsó para hacer giros en dos ruedas.

— ¡Que les parece ésto! ¡Soy un acróbata, soy un acróbata!

Todos lo miraban atónitos, pero aún tenía una sorpresa más, e hizo equilibrio en una rueda, con más facilidad que otra persona se pararía en un pie. Se detuvo, y Soledad estalló en lágrimas, abrazándolo superada por la emoción.

—Dani, estoy tan contenta de ver que ahora estés bien. Creí que nunca te iba a volver a ver como siempre.
—Qué bueno que estás bien —dijo Lorena— estábamos preocupados.
—Te echábamos de menos —comentó Carolina visiblemente emocionada— que alegría.
—Te ves genial —dijo Fernando sonriendo— que bueno.
—Y la silla te hace ver estupendo —Leticia le hizo un gesto positivo— volviste con todo.

Dani estaba radiante, y miró a todos uno a uno con cariño.

—Muchas gracias. A todos, a usted también Señor del Real.
—No tienes nada que agradecer, eres muy importante para ellos, para todos.

El joven sonrió.

—De todos modos se lo agradezco a todos; pero díganme, ¿de dónde sacaron estás ruedas?
—Fue obra del señor Del real y del director San Luis.
—Pero fue idea de ustedes —repuso Adriano— ustedes presionaron para conseguirlo.

Dani estaba casi fuera de si de alegría por volver a sentirse completo, pero además le alegraba ver como los demás estaban comenzando a entender. En eso aparecieron en el umbral los padres de Dani. Ambos se veían cansados, pero alegres.

—No tengo palabras para agradecer lo que hicieron.
—No tiene nada que agradecer —replicó Del real— su hijo lo merece.

La madre de Dani tenía muchas preguntas, sobre por qué ese desconocido estaba tan íntimamente involucrado en todo eso y varias otras cosas, pero se había comprometido a esperar, y además por el momento la felicidad que veía en su hijo era más importante que todo.

—Muchachos, yo...
—Ni lo mencione —la interrumpió Fernando sonriendo— todo está bien.
—Eso suena como que hay algo de lo que todavía no me he enterado —dijo Dani— pero después lo veremos con más calma, ahora lo importante es que estoy bien de nuevo; escuchen —continuó mucho más serio — el accidente fue totalmente inesperado para mí, y supongo que por eso me afectó tanto. Estaba, pero a la vez no estaba, era como estar encerrado.
—No es necesario que des explicaciones — dijo Leticia.

Pero él negó con la cabeza.

—No son explicaciones, lo digo porque siento que es importante que ustedes lo sepan, porque son los que estuvieron más involucrados y no me abandonaron.

Percibió la mirada de alerta en Carolina, pero sabía muy bien de qué hablar y de que no.

—Tienen que saberlo. Tienen que saber que estaba asustado, y quedé encerrado en mí mismo, así que era algo que estaba fuera de mi control. Pero me trajeron estás ruedas maravillosas, y con eso me ayudaron a volver a ser el de siempre, ésto —señaló la silla— fue el puente que me trajo de vuelta.

Ni dijo más, pero percibió como los demás iban entendiendo poco a poco el mensaje.

—Ahora les voy a pedir algo: necesito descansar, estoy agotado y quiero que mis papis me cuiden, mañana vuelvo a clases.
—Tienes razón —dijo Adriano— por ahora terminamos.
—Si, nos vemos mañana donde siempre.
—Exacto Lorena. Otra vez gracias a todos, y mañana lleguen temprano porque tenemos mucho de que conversar.

Martes 16 de Octubre
Calle Orlando Vidal

Dani le había pedido a su padre que lo dejara en una calle cercana a la plaza Las flores  y logró convencerlo diciéndole que quería practicar un poco más con la silla. La sorpresa se la llevó unos minutos después cuando, a una cuadra de la plaza  vio a Hernán caminando lentamente.

—Hola.
—Hola.

Hernán no lo tomó en cuenta, pero tampoco apuró el paso.

—Oye, gracias por el apoyo.
—De nada.

Dani se detuvo, haciendo que el otro se detuviera también.

—Creo que deberías hacer algo con eso antes que alguien más lo vea.

Señaló su costado, donde una huella de sangre estaba traspasando la camisa.

—Demonios.
—Déjame ayudarte.
—Puedo hacerlo solo.

Dani no se inmutó.

—Probablemente  pero no antes que alguien te vea.

Hernán dudó un momento, pero se dio por vencido y se sentó en una cerca muy baja y sacó de la mochila unas vendas. Al quitarse la camisa Dani vio con espanto  que el golpe que sangraba era una especie de moretón, pero no era el único, había muchos otros golpes de distinto tipo y antigüedad.

—Cielos Hernán, ¿qué es lo que...?
—No hagas preguntas —le contestó el otro secamente— no es tu asunto.
—Claro que sí, me preocupa verte así.

Hernán se envolvió la herida con gasas y rodeó el costado con la venda; Dani se acercó para ajustarla.

—Más apretado, no quiero que se caiga en clase.
—Está bien. Pero dime que ocurrió por favor.
—No es asunto tuyo, ya te lo dije, además esto nunca ha...

Se cortó, pero Dani alcanzó a entender lo que no quería decir.

— ¿Estás diciendo que no es primera vez que estás así?  Ya lo suponía, mira esas marcas.
—Deja de hacer preguntas, ya te dije que no es tu asunto.

Dani apretó la venda más de la cuenta y lo dejó un momento sin aire, pero inmediatamente lo soltó. El rapado lo miró con el ceño fruncido.

—Eso era innecesario.
—Entonces dime que pasa, estoy preocupado por ti. Y no me digas que no es mi asunto porque si lo es, igual que fue tu asunto estar pendiente de mi cuando tuve el accidente.
— ¿Por qué tienes que salir con esas cosas?
—Porque es la verdad. Y no te voy a dejar en paz, no hasta que confíes en mí aunque sea un poco; tú me salvaste Hernán, evitaste que el accidente fuera mucho más grave, no puedo creer que solo haya violencia y soledad en ti.

Hernán sacó de la mochila una camisa limpia y se vistió; durante un instante le dedicó una mirada enigmática.

—No vas a dejarlo.
—No.

Se miraron fijo unos segundos. Dani sabía lo que tenía que hacer.

—Te lo diré si me juras que no se lo dirás a nadie.
—Te lo juro.
—A nadie Dani. Ni a tu madre.

El otro sonrió.

—Extrañamente me está resultando muy sencillo mentir últimamente. Te lo juro,  de mi boca no saldrá una palabra.
—Te creo. Después de clase, estaré en la cuadra donde está la sala de juegos Milenio.

No dijo nada más y siguió hacia la plaza. Mientras Dani llegaba aparecieron los demás.

— ¿Ahora llegan juntos?
—Si, secuestré a Hernán ayer, acabo de liberarlo.

Todos se miraron unos segundos, y rieron nerviosamente; Hernán sacó una revista.

—Volviendo a lo nuestro —dijo Leticia con una falsa sonrisa— creo que tenemos que hablar de muchas cosas.

Dani sonrió espléndidamente.

—Lo lamento mucho pero Soledad  ya me puso al tanto de todo lo que pasó en mi ausencia.
—Tanto mejor —comentó Fernando— porque estoy muerto de sueño y quiero ir al punto. Lorena, es tu turno.

La aludida miró a todos uno por uno. Ya había preparado lo que iba a decir, pero igualmente se sintió un poco sofocada.

—Creo que descubrí algo muy importante; dentro de todo lo que hemos estado pasando, hace poco, y a propósito de lo que ocurrió en la calle, nos dimos cuenta de que no habíamos estado comprometidos realmente con ésta misión, y eso hizo que el poder de los enajenados se desatara por completo; pero hay algo más, y creo que es parte vital de la solución del conflicto: tenemos que ayudar  a Matías a que encuentre la paz, a que deje de tener miedo y se libere, pero para eso, primero tenemos que salvarnos nosotros mismos.

Dani había llegado también a conclusiones similares.

—Creo que tienes razón, pero ese es un asunto bastante personal; todos tenemos nuestros demonios, y necesitamos enfrentarlos para poder darle al espíritu de Matías la paz que necesita.

Miró a todos, y vio en sus ojos como esas palabras habían llegado a ellos. Pero él mismo sabía también algo más, y para que funcionara, aún debía callar.



Próximo capítulo: Toda la verdad

Maldita secundaria capítulo 8: Intentos inútiles



Viernes 12 Octubre
Alrededores de la secundaria.

Los seis se reunieron a poca distancia de la Secundaria. Después de la nefasta experiencia del día anterior, los ánimos de todos estaban bastante decaídos, de modo que por insistencia de Soledad no se reunieron en la plaza Las flores, y evitaron el sector donde había tenido lugar el ataque a Dani.

—Nos espera un día muy largo.
—Mejor dicho —comentó Leticia— hay que ver qué diablos es lo que pasa hoy, ayer ya fue extraño sentirse en medio de la casa de los espíritus.

Lorena suspiró. Tenía algunas cosas en mente, pero no era el momento de hablar.

—Hay que prestar atención, ahora mismo podría pasar cualquier cosa.
—Estuve pensando en algo —comentó Soledad— creo que tendríamos que hacer algo por Dani.

Fernando se rió sarcásticamente.

—Perdóname pero su madre casi nos echó a patadas de la urgencia, no veo cómo podríamos ayudar.
—No se trata tanto de ir a ofrecer ayuda como de hacer algo. Soy amiga de él y aunque no debería estar hablando de esas cosas, sé que sus padres no tienen los recursos para comprarle una silla rápidamente. Esas cosas son caras.

Hernán la miró lentamente, y habló despacio, tratando de no sonar agresivo.

—Si estás tratando de decir que podemos comprarle una silla, es imposible, jamás tendríamos el dinero.
—Nosotros no, pero el señor Del real y el director tal vez sí.

Todos se quedaron mirándola asombrados. Leticia silbó alegremente.

—Soledad, me sorprendes, esperaba ese tipo de actitud de alguien como yo, no de ti. ¿Y cuándo propones ir a chantajearlos?
—No estoy proponiendo chantajear a nadie Leticia, además tampoco tenemos nada con que hacerlo por si es eso en lo que estás pensando. Lo que se me ocurre es hablar con el director y decirle la situación, a ver cómo nos ayuda.
—Considerando como estuvieron los ánimos ayer —replicó Leticia— no creo que nos vaya muy bien, pero siempre podemos intentar.

Se apuraron y entraron en la secundaria, y fueron inmediatamente al tercer piso del primer edificio, hacia donde había sido trasladada la oficina del director luego del supuesto incendio de la jornada pasada un piso más abajo. San Luis los recibió tan pronto llamaron; se veía demacrado y cansado, pero claramente estaba haciendo un esfuerzo por hablar con ellos.

—Buenos días.

Los seis saludaron. Carolina pensó que era una mala idea, pero Fernando decidió tomar la palabra.

—Director, estamos preocupados por Dani después de lo que pasó ayer.
—Está en su casa —replicó de modo cortante— y bajo el cuidado de sus padres.
—Lo sabemos —intervino Soledad— lo que nos preocupa es que Dani se quedó sin silla.
—No voy a expulsarlo si eso es lo que les preocupa. Faltan minutos para que empiecen las clases, vayan a sus salas.

Con eso estaba dando por terminada la reunión, pero Hernán no estaba dispuesto a quedarse así nada más.

— ¿Oiga que le pasa?
—Cállate Hernán.
—No me hagas callar Fernando. Director, usted también es parte de todo ésto, no puede ser que no le importe.

El director se puso de pie, pero Hernán no se intimidó.

—Vayan a su sala.
—No, usted no se va a hacer el desentendido. Estamos en problemas, Dani está en problemas y necesita una silla nueva, necesita que alguien lo ayude.

Se hizo un tenso silencio en la oficina. Leticia pensó que por lo menos se iban a ganar un castigo, pero para su sorpresa, la expresión de San Luis se suavizó y habló con un tono de voz mucho más calmo.

—Según lo que sé, está recuperándose. Sus padres tienen algunas dificultades económicas, seguramente no podrán comprarle una silla.

Soledad se había dado cuenta de que la actitud de San Luis era extraña, pero parecía estar volviendo a su centro.

—Tenemos que ayudarlo Director.
—Sí, hay que ayudar a ese muchacho. Vayan a clase, los tendré informados durante el día.
—Director...
—Vayan a clase —interrumpió volviendo a sentarse— por favor, hablaré con ustedes después.

Lorena advirtió que había hecho un gran esfuerzo por dominarse; se veía cansado, pero lo último que les dijo había sido honesto y sensato.

—Gracias director. Vamos, vamos a la sala.

Salieron rápidamente. Mientras bajaban por la escalera, Fernando no se pudo guardar un comentario.

—Estuviste de lujo Hernán.
—Cállate.
—Lo digo en serio, lo pusiste entre la espada y la pared. Una más y nos castigaban a todos, pero funcionó.

Hernán se guardó los comentarios.

—Mejor preocúpate de Del real, ya que estás tan contento aprovecha esa energía y convéncelo de que nos ayude también.
—Es buena idea —comentó Leticia sonriente— por hablar demasiado y no hacer nada te lo ganaste.
—Eres un ejemplo de amistad —hizo una mueca— pero supongo que está bien, si no lo logro yo, probablemente estemos perdidos.

Sala de artes
11:45

Fernando, Lorena y Carolina estaban en total penumbra en sala, con solo un foco iluminando en dirección a la blanca muralla, donde se veían aumentadas las sombras de sus manos.

—Ésto no nos lleva a ninguna parte.

Seguían intentando hacer con las manos una figura que representara algo, pero las cosas no iban muy bien.

—Deja quieta esa mano Fernando —lo reprendió Lorena— mira, creo que si subes esos dos dedos... no, esos otros...
—Cielos, ésto no está resultando y no tengo paciencia hoy.
— ¡Fernando!

El atractivo joven se apartó del grupo.

—Lo siento, podríamos tomarnos un minuto.
—No tenemos un minuto, casi termina la hora. Oh, si solo hubiera hecho ese taller de sombras chinas en la otra secundaria.

Fernando resopló sorprendido.

— ¿Hacían talleres de sombras chinas?
—Si, era extraprogramática pero no la tomé. Espera, creo que si ajusto la luz ésto puede mejorar un poco.

Se acercó a la fuente de luz, que era un foco a metro y medio en la pared junto a la puerta y se dispuso a ajustarlo, pero antes de poder hacer algo, la puerta se abrió con fuerza.

— ¡Buu!
— ¡Aaahhh!

Lorena reaccionó automáticamente, y junto con el grito lanzó el foco hacia la puerta, dándole directo en la cabeza a un chico de primer año, que se desplomó en el suelo dentro de la sala.

—Ay Dios mío.
—Lorena —exclamó Fernando acercándose— mira lo que hiciste, le diste con el foco, está desmayado.

Fernando recogió al jovencito y lo sentó en una silla, mientras Carolina devolvía el foco a su sitio.

—Me gritó —se defendió Lorena cerrando la puerta— con todo lo que pasa es natural que me haya asustado.
—Como sea, hay que sacarlo de aquí —dijo Carolina abriendo sigilosamente la puerta— no sería bueno que... oh cielo santo.
— ¿Que pasa ahora?
—Vergara viene para acá.

Fernando hizo una mueca.

—Creo que estamos entre la espada y la pared. Voto por decir la verdad.

No tuvieron tiempo de decidir nada más, cuando el inspector Vergara entró llenando de luz el lugar en penumbras.

— ¿Que hacen jóvenes?

Ayúdenos —exclamó Fernando dramáticamente— éste niño acaba de entrar y se desmayó.

El inspector se acercó a la silla en donde estaba recostado el jovencito, pero precisamente en ese momento llegó Leticia corriendo y muy agitada.

— ¡Fernando!

Pero se quedó inmóvil al ver a Vergara.

— ¿Pero qué es esto? — exclamó molesto el inspector — esa no es manera de comportarse señorita, ni que hubiera visto un fantasma.

Carolina y Lorena se acercaron disimuladamente a la puerta; Leticia hizo una mueca.

— ¿Fantasma? Como cree, solo vengo porque tengo que decirles que... la clase va a empezar... y tenemos un trabajo.

Por un momento parecía que el hombre se había olvidado del desmayado.

—Me parece bien que sea responsable, pero tiene que controlarse.
—Como usted diga.
—Bien.
—Bien.
—Ahora por favor aproveche algo de esa energía y vaya a la enfermería a buscar ayuda para éste joven.
—Nosotros vamos con ella —dijo Carolina agarrándose a un clavo ardiendo— volvemos en seguida.
—Ustedes van a irse a su sala ahora mismo.
—Por supuesto, nos vamos en seguida.

Mientras tanto, en los jardines a un costado de los edificios, Soledad y Hernán estaban trepándose a un árbol mientras seis enajenados los amenazaban desde abajo.

—Demonios, y eso que dijimos que teníamos que estar alerta.
—Nos tomaron por sorpresa, lo reconozco —dijo Soledad viendo que ya no podían subir más— hasta la mañana el ambiente seguía cargado y de pronto ésto.

Hernán sacó una rama y con ella trataba de alejar a los enajenados, pero eran demasiados y las cosas se estaban complicando.

— ¿Dónde están los demás?
—No los veo.
—Diablos, estamos perdidos.

Alejó a uno de una patada, pero se estaban subiendo al árbol y definitivamente había sido mala idea correr en esa dirección por estar en desventaja. Estaba tratando de calcular si podría lanzarse y darle espacio a Soledad, pero parecía muy improbable. En eso la chica gritó eufórica.

— ¡Ahí vienen los demás, estamos salvados!

Los otros se acercaron preparados. Llevaban planchas de madera de casi un metro de largo, flexibles, y con ellas golpearon a los enajenados, haciéndolos caer rapidamente.

— ¡Lo lograron!

Hernán se bajó de un salto mientras Fernando ayudaba a Soledad a bajar.

— ¿Que los retrasó?
—Vergara —replicó Lorena dejando de lado su improvisada arma— ahora tenemos que volver antes que se note que aún no llegamos a la sala.

Pero Carolina tenía también algunas otras preocupaciones.

—Esperen. ¿Qué vamos a hacer para explicar lo del chico de primer año?
—La sala estaba oscura —dijo Fernando encogiéndose de hombros— así que mantenemos la versión de que se desmayó y punto. No creo que quiera vérselas con Vergara y contar que hace pitanzas en clase.

Última hora de clase.
Sala de fotografía.

Los seis estaban en la sala trabajando en silencio, intentando terminar un trabajo.

—Demonios —protestó Leticia— ésta me quedó corrida. No vamos a terminar nunca.
—Cálmate, todavía tenemos tiempo.

Soledad era quien estaba más cerca de terminar el revelado de las fotos.

—Ya estamos pasando a la etapa de que se nos olviden las cosas —se lamentó— ni se me pasó por la mente que teníamos este trabajo.
—Voy a tener una nota horrible —se lamentó Lorena a su vez— lo que menos necesito son más problemas; en fin, terminemos con ésto, quiero irme a casa, entre lo de los enajenados en los jardines y el incidente con los otros en el segundo recreo...

Carolina dejó por un momento su trabajo.

—Oigan... ¿no les parece raro que Matías no se haya manifestado hoy, pero si los secuestradores?

Se hizo un breve silencio; Hernán miró a su alrededor y recordó que estaban solos en una sala, pero cuando lo hizo era demasiado tarde. La puerta de la sala hizo un sonoro clic.

—Si, tienes razón, era muy extraño.

Leticia se abalanzó sobre la puerta, pero ya era demasiado tarde.

—No puede ser, estamos encerrados.
—Pero ya sabemos cómo solucionarlo —dijo Fernando sin mucha convicción— solo hay que...
—Abrir la puerta todos juntos —lo interrumpió Lorena pesadamente— pero como recordarás, Dani no está aquí.

Soledad se acercó a la puerta; era extraño sentir como una especie de suave corriente de aire impedía mover la puerta o girar el pomo. Si, de verdad les hacía falta Dani.

—No podemos quedarnos aquí, tiene que haber alguna forma. Probemos de todos modos.

Se reunieron en torno al pomo de la puerta, pero no se produjo ningún cambio; Hernán pateó la puerta, impotente.

—Diablos, nos la haces bastante difícil para querer nuestra ayuda.

Lorena estaba preocupada por lo que estaba pasando, pero recordó algo en lo que había estado pensando desde antes.

—No podemos ayudar si no nos ayudamos nosotros mismos.
— ¿De qué hablas?

Lorena se dejó llevar por un impulso, y habló sinceramente, sin pensar en lo que pudieran decir los demás.

—Matías, somos nosotros. Te necesitamos, necesitamos que nos digas como ayudarte; no te hemos abandonado, seguimos aquí.

Al principio no pasó nada, pero unos momentos después la puerta cedió, y todos se quedaron mirándola sorprendidos.

— ¿Cómo hiciste eso?
—No hay tiempo de explicarlo —replicó abriendo la puerta— tomen las fotos y salgamos, hay que contactar a Adriano del Real.

Más tarde, luego de salir de clases, los seis se reunieron con Adriano del Real en la plaza Las flores.

—Y esa es nuestra idea —explicó Lorena ansiosa— necesitamos a Dani de vuelta, pero no solo se trata de eso; él necesita volver, y necesita a Matías igual que él a nosotros.

Del real no se veía tan animado como ella esperaba.

—Entiendo tu propuesta Lorena, es solo que no hay nada más que pueda hacer ahora.
— ¿Qué quiere decir?
— ¿El director San Luis no habló con ustedes?

Se miraron sorprendidos. No recordaban que tenían que hablar con él.

—Lo olvidamos.
—Él no. Y le dije que no tenía dinero como para ayudarlo con ese asunto, pero que si podía hablar con algunas personas que conozco; después de la forma en que perdí éste lugar, es difícil, pero espero que alguna de las personas a las que contacté recuerden los buenos tiempos y quieran ayudarnos. Por ahora solo hay que esperar.

Los jóvenes se miraron unos a otros, por una parte angustiados y por otra ansiosos, pero Del real tenía algunas dudas.

—Lorena, dijiste que ésto no era solo por Matías, ¿a qué te referías?
—He estado pensando en lo que pasó —replicó decidida— y recordé lo que hablamos. Es cierto que nos dimos cuenta de que habíamos sido egoístas, y que en parte lo que pasó era nuestra culpa, pero no solo es eso; Dani fue el único antes de ese suceso que estaba realmente interesado en ayudar, y por eso lo atacaron a él con tanta rabia, porque era el más cercano al espíritu de su hijo. Ahora han habido cambios, ataques simultáneos, hoy también pasaron cosas y es porque el poder de los secuestradores es más fuerte, y el miedo del espíritu de su hijo también. Necesitamos unirnos de verdad, y solo así Matías tendrá el valor de ayudarnos.

Leticia estaba sorprendida de lo elocuente que estaba siendo Lorena, pero por otra parte lo que decía tenía bastante sentido.

— ¿Estás tratando de decir que para conseguir nuestro objetivo solo basta con que tengamos la voluntad de hacerlo?
—No. Estoy diciendo que cuando estemos todos juntos y podamos dejar de lado nuestras diferencias y lo egoístas que hemos sido, ahí podremos comenzar a hacer algo más de lo que hemos logrado hasta ahora.



Próximo capítulo: El fin del secreto

La traición de Adán capítulo 6: Confrontación



Ya era Martes por la mañana, y Adán despertó puntualmente a las siete; se encontraba en perfectas condiciones, así que se dio una ducha, y salió en su automóvil directamente a la Galería de arte de Carmen Basaure.
Para cuando llegó, apenas alcanzó a abrir cuando tocaron: era el personal de aseo y el personal que había contratado especialmente para dejar todo a punto para el evento. Se trataba de un día decisivo, y cuando llevaba solo media hora en la galería, verificando que todos los detalles se perfeccionaran a su orden, sucedió la primera sorpresa de la jornada.

–Pilar.

No movió un musculo, pero internamente se sorprendió por verla a esa hora,  y más aún vestida de esa forma, con un traje formal muy sobrio y el cabello recogido, en una tenida que la hacía verse un poco menos frágil, y definitivamente en modo operativo.

– Buenos días Adán, necesito hablar contigo ahora mismo.

Adán hizo un gesto de asentimiento muy vago, y la guió en silencio hacia el taller de Carmen; podrían haber salido, pero dado que ella claramente venía en son de guerra, el taller jugaría a su favor.

–Te escucho.

Con un gesto cálido la invito a ocupar uno de los altos pisos que había en el taller, precisamente en el que estaba enfocado a un autorretrato de Carmen; Adán observó a Pilar y como apretaba la mandíbula mirando de reojo el cuadro antes de volver a él.

–Necesito que me expliques cuales son las condiciones específicas en las que estás haciendo funcionar la galería de arte mientras mi madre está en la clínica.

–Pensé que eso te lo había explicado bien, pero si lo necesitas, puedo repetírtelo.

Pilar miró a Adán fijamente un par de segundos; no se había equivocado en el juicio que había emitido de el en un principio, solo se había quedado corta en las medidas.
Adán era un tipo realmente fuera de orden, eso era verdad; era increíblemente atractivo, magnético, seguro, consciente, eficiente, claro. Era perfecto, pero no se supone que las personas perfectas existan, y sin embargo él se veía como una aparición ideal, como esos personajes de las novelas de amor, ese hombre que tiene en su poder la respuesta y la solución de todo. Eso explicaba que él y su madre fueran tan cercanos.

–Adán, quiero saber porque es que estás siguiendo  con todo lo de la organización de la clínica, supongo que sabes lo importante que es para ella y que por lo tanto no querría estar fuera de esto.
–No es algo que esté bajo mi control  – replicó Adán con una expresión inescrutable en el rostro – cuando ocurrió todo, hable con el abogado de Carmen, quien me dió a conocer un documento redactado por ella, en donde deja estipulado lo que hay que hacer en caso de que le suceda algo que la invalide antes de inaugurar la exposición; lo primero que le pregunté al abogado, desde luego, fue si Carmen tenía alguna sospecha de que pudiera ocurrirle algo, a lo que me contestó que ella no le había dicho nada especifico. Así las cosas, tengo que obedecer las órdenes de Carmen, no podría dejar de hacerlo, sobre todo después de todo lo que nos hemos esforzado para sacar adelante la galería.

Pilar observó a Adán en silencio mientras éste le explicaba la situación; no sonaba a discurso preparado, sino que a la verdad espontanea que sale de alguien que no tiene nada que esconder. Pero eso no era suficiente. Sin embargo, la joven entendió que no conseguiría nada más allí.

–Entonces eso quiere decir que me pudo considerar invitada a la inauguración mañana a las ocho.

Adán asintió lentamente, sin poder descifrar del todo la expresión de la joven; estaba jugando muy bien sus cartas.

–No eres una invitada Pilar, eres la persona más importante en el evento después de tu madre, solo que no sabía si era apropiado invitarte en estas circunstancias.
–Pero me tenías considerada.
–Siempre, pero desde luego que todo depende de ti, aunque sé que tu madre querría que estuvieras presente.
–Entonces es eso. Bien, voy a venir entonces.
– ¿En serio? Pilar, es magnífico, te aseguro que vas a quedar encantada con todo, no voy a decepcionarte.

Poco después, Pilar fue directamente a la oficina del abogado Ramón Izurieta, sin avisar de su llegada.
Para cuando llegó a la lujosa oficina, que claramente había sido redecorada desde la última vez que la había visto, estaba más preocupada que antes de su reunión con Valdovinos, pero al menos esperaba haber interpretado bien su papel y no delatarse: Adán era de temer.

–Buenos días Pilar.

El saludo del abogado fue cortés, solo políticamente correcto, y la invitó a entrar, aunque no lo dijera, porque no tenía alternativa, ya que claramente no se encontraba a gusto con ella. Y Pilar estaba al tanto de eso. Izurieta por su parte estaba empezando a preocuparse por el tema: Carmen en la clínica, Adán declarado responsable comercial por la propia artista, y ahora la muchachita con cara de mosca muerta aparecida por sorpresa.

–Te hacía en el extranjero.
–Llegué hace poco abogado, pero quiero ir al grano, necesito saber exactamente las condiciones de las que dispuso mi madre en el documento que usted le dio a conocer a Valdovinos.

Valdovinos. O sea que la hija de Carmen ya había estado moviéndose, y por lo visto no había caído rendida a sus pies como todo el resto de las mujeres que lo veía. Una excepción en mil.

–Veo que hablaste con Adán.
–Por eso estoy aquí.

El abogado se puso de pie y fue directo a un aparador en donde reposaba el documento dentro de una carpeta. Carmen no había considerado siquiera la posibilidad de que su hija volviera al país, pero ¿quién lo habría supuesto? Después de lo que ella había hecho, resultaba casi indignante que se apareciera así de pronto, justo en un momento como ese, y con aires de la hija buena en una situación como esa. Pero él no podía hacer nada, más aún porque era la hija de una de sus clientas más antiguas, y la más prestigiosa de todos. Pilar leyó el documento en silencio y luego se lo devolvió a Izurieta.

–Necesito que suspenda la inauguración de la exposición, al menos hasta que mi madre esté en condiciones de presenciarla, o de autorizarla en persona.
–Pero eso es imposible – replico él conservando la calma – Pilar, por favor, esto es un documento perfectamente legal, no puedes simplemente detenerlo.

Pilar sabía que las cosas no iban a ser tan fáciles.

–Ese documento que tiene en sus manos solamente es legal si nadie sabe de la existencia de otro documento, firmado por mi madre y redactado por usted, en el que ella se asegura que nada, absolutamente nada de lo que le pertenece sea removido o modificado si ella no está de cuerpo presente para autorizarlo.

Izurieta sintió que los músculos de su cara se contraían ¿Cómo es que sabía eso, si supuestamente el documento había sido confidencial, secreto, y se suponía también que Carmen no se lo mencionaría jamás a nadie? ¿Cómo podía confiar en ella después de lo que había hecho?

–Lo que estás diciendo es absurdo, ella misma desautoriza el primer documento en función del segundo.
–Dudo que otro abogado opinara lo mismo – replicó Pilar en voz baja  – sobre todo considerando las condiciones en las que se firmó el documento y todo lo que ha ocurrido ahora. A su reputación no le haría nada bien que se supiera eso, imagine el escándalo que se generaría si se hiciera público que un estudio jurídico de esta categoría pasa por encima de uno de sus propios documentos en medio de una situación que puede afectar gravemente a su cliente en su patrimonio, hay muchísimo implicado.

Izurieta estaba perdiendo la calma. ¿Qué le podía importar el patrimonio de Carmen si ella misma lo había puesto todo en riesgo algunos meses atrás?

– ¿Me estás amenazando?
–No abogado, solo pretendo que la galería se abra por autorización expresa de mi madre, no por un papel que perfectamente podría haber sido redactado en otras circunstancias y siendo interpretado voluntariosamente. No puedo creer que el orgullo de Carmen Basare le permita dejarse a sí misma fuera de un evento como este.
–De cualquier manera  – intervino el abogado con tono cortante – nada podrías hacer contactando a un abogado, la inauguración es mañana.
–No pretendo acudir a un abogado hoy, sé que no conseguiría nada. Lo que pretendo es que usted mismo detenga a Valdovinos y la inauguración hoy mismo.
–Pero lo que estás diciendo es ridículo – estalló el – no tiene sentido.
–Lo tiene – replicó ella con fuerza – solo tiene que detener  a Valdovinos, la galería como ente es la forma de hacerlo.
–Lo que sugieres es ilegal.
–No. Usted sabe que no lo es.
–Pero con esto solo conseguirás arruinar la exposición de tu madre, no ganas nada con eso.

Pilar estaba al límite de sus fuerzas. Aparentar ser la mujer fuerte y decidida que no era estaba desgastándola demasiado, ya podía verlo de reojo como una señal, sus manos en el regazo, temblando.

–No trate de engañarme abogado, usted debe recordar muy bien que ya una vez se suspendió una inauguración, y esa vez fue por puro capricho de ella, sin embargo eso atrajo a los medios como abejas a la miel. Además es por una causa justificada, usted lo sabe.

Izurieta respiró profundo para obligarse a no gritarle en su cara todo lo que pensaba de ella. Pero tenía razón, y momentáneamente le convenía no arriesgarse.

– ¿Cómo pretendes manejar la situación?
–Hágase cargo. Puede culparme, de todos modos ya estoy acostumbrada a que me traten como si fuera la peor persona del mundo, pero la inauguración debe detenerse.

Mientras tanto, Micaela andaba dando tumbos por la ciudad. Había salido del departamento sin muchas energías, así que decidió caminar hacia donde fuese para darse ánimos y empezar de una vez por todas con su camino de sanación en esas calles. Después de reunir su determinación, se dio cuenta de que no estaba lejos de la Torre del nuevo extremo, y como al fin y al cabo no tenía mucho que hacer, decidió ir hacia allá.
A medida que se fue acercando, la gigantesca mole fue abriéndose paso entre los otros edificios de la ciudad, una enorme torre de cuarenta pisos de altura, desde cuya terraza se dominaba casi toda la ciudad, del que una de sus cinco caras, era un gigantesco espejo que reflejaba silencioso el pasar de los días y los años a su alrededor. Con el estómago apretado y algo tensa en general, Micaela siguió caminando hacia el edificio, doblando una esquina y enfilando por la calle que en otros días la había albergado a ella y a Pilar.
Y entonces la vio.
Pilar tenia cierto tiempo de terminada su reunión con el abogado de su madre, y aunque aún debía hacer otras cosas, tuvo que darse unos minutos y caminar para darse energías. Enfrentarse  a Valdovinos y al abogado en el mismo día había sido mucho más duro de lo que esperaba, pero al menos podía estar bastante segura de que Izurieta estaría obligado a ceder por el momento. Luego caerían sobre ella las consecuencias de la tormenta que acababa de desatar.
Pero entonces la vio.
Ambas se quedaron inmóviles, incapaces de reaccionar al encontrarse nuevamente y de sorpresa, separadas tan solo por una cuadra de distancia, que era mucho más, eran kilómetros de recuerdos, terminados por gritos y llantos. Imposible no verse en esa calle tan desierta a esa hora de la mañana, imposible no quedar helada, cuando una sufría por el tan inesperado reencuentro y la otra se maldecía por haber ido a dar allí.
Un fantasma frente  a otro, dos siluetas dibujadas contra el sol de la mañana, en un momento que por sorpresivo y doloroso, solo podía agregarse a la lista de penas y amarguras que cada una de las dos cargaba en esos momentos.

–No puede ser  – murmuró Pilar sintiendo que el aire escapaba de su cuerpo – es imposible...

Sintió los ojos llenándose de lágrimas, pero no podría llorar siquiera, tan aturdida estaba por ese encuentro.
Micaela no podía moverse, trataba de reaccionar, pero el cuerpo no le respondía, era como si de alguna manera la conexión entre ambas aun persistiera, convirtiendo a Pilar en un imán demasiado fuerte como para evitarlo. Al fin hizo un esfuerzo más, reunió las energías que le quedaban, y consiguió quitar la vista de la otra mujer, para luego devolverse sobre sus pasos, comenzando a escapar torpemente, dispuesta a salir de allí, con el corazón en llamas, solo deseando desaparecer, borrarse de manera definitiva.

– ¿Se siente bien señorita?

Pilar volvió a la realidad cuando se dio cuenta de que casi se había desplomado. El hombre que la había sostenido la miraba claramente perplejo, viéndola pálida y casi sin respiración.

– Estoy bien – replicó ella en voz baja, sin sonar convincente – solo fue un mareo.
– ¿Quiere que la lleve a algún sitio o que llame a alguien?
– No, en serio – repuso con más firmeza – de verdad estoy bien, se lo agradezco mucho.

Se alejó lentamente del lugar, caminando sin rumbo, solo que en sentido contrario al que llevaba antes de lo ocurrido. Sentía la piel helada, su presión estaba por el suelo; seguramente se trataba de una pesadilla, ella de vuelta, encontrándose con Micaela por casualidad, y más encima en ese sitio y en esas circunstancias. Pero era real, y la había visto allí, tan cerca como para haber corrido directo a ella, pero a la vez tan lejos, tan dramáticamente lejos por causa de todo lo que había ocurrido hacía ya ocho meses. No se esperaba el ataque de su madre, ni se esperaba tener que presentarse en público, mucho menos encontrarse otra vez con Micaela, así que ahora todo se reunía en un torbellino de emociones que no sabía si podría enfrentar con éxito. Pero esta vez no tenía alternativa, estaba entre la espada y la pared, y tendría que conseguir de algún modo reunir las energías para enfrentar toda esa compleja situación. Aunque Adán estuviera en su camino, aunque su madre la maltratara después, incluso aun si por esas crueles burlas del destino, Micaela estaba otra vez en el país, al igual que ella.



Próximo episodio: Paso a paso

Libros para después en Tumblr


Nuevo perfil de Tumblr para compartir todo acerca de las nuevas publicaciones y libros que voy leyendo. La crítica no hace al maestro, pero nadie me quita el gusto.


http://lopezcoleccionista.tumblr.com/


Libros para después en Instagram


Nuevo perfil de instagram para compartir las fotos más icónicas de las que pueden ver en el sitio, y comentar lo que ocurre con los libros que leo. La crítica siempre es dura, pero honesta, no te acerques si no quieres que te digan la verdad.

https://instagram.com/lopez_coleccionista/


Pausa en el proyecto literario blog


Después del impactante final de La última herida, el blog entra en un receso, pero me parece oportuno explicar cuál es el motivo por el que esto sucede.

Anteriormente había anunciado que estoy trabajando en un proyecto muy importante para mi, y que trata de un universo dominado por una raza robótica; se trata de una novela gráfica que va a reunir por primera vez tanto a este blog literario como al blog de coleccionismo. El problema que se presenta va por el lado de las gráficas, que quise enfrentar en primer lugar con diseños míos.

Aunque en un principio me pareció relativamente probable que eso funcionara, debo reconocer que para entregar un trabajo coherente con la calidad que siempre quiero aportar, no estoy al nivel, por lo que decidí dar una vuelta, y utilizar las tecnologías disponibles junto con mi buen ojo al fotografiar para representar los pasajes importantes de la obra; al final, la idea de las gráficas es que hagan el texto más enriquecido y dinámico.

La consecuencia directa de todo esto es que terminé de escribir la novela, lo que es bueno, pero no tengo listas las gráficas ni otro proyecto inmediato, por lo que por segunda vez en la historia de este sitio me veo en la obligación de detener las nuevas publicaciones semanales.

De todos modos el sitio seguirá en funcionamiento en su nueva labor de re publicar las novelas Maldita secundaria los lunes y La traición de Adán los jueves.

Espero estar muy pronto de vuelta con mejores noticias.

La traición de Adán capítulo 5: A ciencia cierta




Adán estaba consciente de que la inauguración de la galería de arte era al día subsiguiente; daban las diez de la noche, por lo que faltaban menos de 48 horas para el gran momento. Y tenía demasiadas cosas en mente.
La aparición de Pilar en el cuadro había complicado todo de un modo violento, aunque también se alejaba de cierta manera de lo que se le pasara por la mente, porque ella se veía diferente a las fotos, al menos cuando la mirabas con detención. Y no se trataba de la angustia que pudiese experimentar por una madre enferma, sino que había algo más. Seguramente había otra tristeza en la vida de esa mujer, y eso la hacía mostrarse más insegura. Pilar era como un avecilla frágil y atormentada ¿Seria por eso que no estaba en el país y Carmen evitaba hablar de ella de un modo concreto?
Al menos podía tener la tranquilidad de que Pilar solo sería un problema pasivo mientras  tanto, ya que no parecía del tipo de persona que aparece de improviso y ante la gravedad de una madre para poner todo de cabeza. Debía arreglárselas para que la ceremonia de inauguración pareciera pensada exclusivamente para homenajear a Carmen sin delatar nada de lo que estaba ocultando, además de aprovechar la presencia de la hija para realzar el contenido del mensaje implícito sin ser especifico. Pilar debería estar agradecida, y sin embargo se limitó a darle las gracias, pero no con el sentimiento que esperaba, sino más bien como alguien que se quita de encima un peso que no es capaz de cargar. Mejor que estuviera así, y hospedada en el hotel San Martín.
La galería estaba en perfectas condiciones, solo faltaba comenzar el siguiente día con el bullicio de los trabajadores realizando las ultimas instalaciones. La misión de Adán entonces seria programar cada centímetro de tela, cada trabajador y cada copa, hasta conseguir que el reloj funcionara a la perfección, dejando a todos atónitos con su funcionamiento aun sin que lo puedan llegar a comprender del todo.
También tenía que decidir qué es lo que haría con los dos cuadros, y ahí radicaba el principal problema. El cuadro principal de la muestra, la obra cumbre de Carmen Basaure como artista y que aún estaba envuelta en misterio, el objeto más codiciado, tenía un duplicado, no un clon sino un doble, una imagen fantasmal que parecía reproducirlo desde otro ángulo, mirado a través de otros ojos, o quizás a través de los mismos ojos, pero de otra manera, en otro tiempo, en otro sitio.
Supuestamente Bastián Donoso había pintado ese cuadro a través de los últimos quince años desde que Carmen se lo explicara durante sus amoríos, y ahora él suponía que otra persona quería hacer público El regreso al paraíso, de modo que chantajeaba a esa persona con el doble del cuadro sin saber que el regreso había sido pintado por la misma persona a quien él había amado.
Un momento.
Carmen lo había engañado, o al menos le había ocultado parte de la verdad crucial en todo este asunto, y como pocas veces, Adán no había caído en un detalle que a estas alturas era primordial. El regreso al paraíso era una obra secreta hasta el momento, porque ella había mantenido oculta su existencia en imágenes, remitiéndose a solo dar un par de escuetas entrevistas a medios muy especializados, lo que quería decir que Bastián Donoso no podía simplemente haber dado por accidente con ella ni aparecer de pronto en el panorama nacional, Bastián seguramente estaba en el país hacia tiempo o de otro modo solo podría haber realizado el intento de chantaje sabiendo quien era Carmen, y según la nota, no había muestras de que lo supiera. Eso quería decir que tras todo eso había algo más, y eso explicaría en cierto modo que a pesar de robarse el cuadro del departamento vacío aun no hubiera noticias ni nada extraño al respecto. De cualquier manera, ya era extraño que Adán se hubiera encontrado con un departamento vacío y sin ningún tipo de vigilancia, con la puerta abierta, dispuesto para robar la obra casi como si esa persona tuviera que salir apresuradamente de ahí, y más aún que luego del robo no se presentaran mensajes de correo haciendo alguna amenaza por la desaparición del cuadro. Eso significaba que tenía que preocuparse por lo que pasara al día siguiente durante la ceremonia. Lo único bueno de todo era que los medios no sabían cuál era la características específicas del cuadro, por lo que en caso de verse obligado a ocultarlo, aun el resto de la obra serviría para encubrir momentáneamente la ausencia de esa obra.
La obra cumbre de Carmen, la exposición de arte, la galería, Pilar, Carmen, el manejo de los medios, el destino del Regreso al paraíso, las acciones del abogado Izurieta.
Todo estaba en sus manos.
Como opciones tenía el éxito o el fracaso rotundo, pero Adán no había nacido para fracasar.
Fue nuevamente a la galería, y aunque a el mismo le pareció extraño, se sintió algo paranoico, de modo que se ocupó de verificar que todo estuviera como antes de salir, y por precaución extra cerró todas las puertas, desconecto los teléfonos y apagó las luces, todas menos la del taller de Carmen.
Ahí, disimulada a la perfección, había una puerta, que nadie que no supiera podría descubrir, porque incluso a tacto daba la apariencia de ser parte de la pared, tanto por peso como por forma. Inclusive al golpear se sentía como el resto de las paredes. Adán descorrió un costado, presionó, y pudo deslizar con lentitud la pesada puerta que daba paso a una habitación muy pequeña, en donde con suerte cabría una persona de baja estatura. En el interior de paredes desnudas no había nada, salvo por dos cuadros, ambos envueltos con telas blancas. En el silencio espectral de esa pequeña sala, el hombre descubrió ambas obras, las que quedaron prácticamente enfrentadas, una  a la izquierda y la otra a la derecha, ambas orientadas a él, como un enorme libro abierto justo por la mitad, hojas desplegadas a punto de rozarse. Y lo que vio en ese momento le hizo decidir cuáles serían sus acciones. Dentro de dos días, la galería de arte de Carmen Basaure sería inaugurada, y no solo se trataría de un éxito, sino que a partir de ese momento, nadie podría quedar indiferente. A partir de ese momento y gracias a él, nada en el mundo del arte volvería a ser lo mismo.
Pilar se había hospedado en el hotel San Martín simplemente porque era el primero que se le había cruzado en el camino. Estaba exhausta, porque ver a su madre en esas condiciones no solo le había dejado claro que estaría obligada  a verla y a quedarse más tiempo del que pudiera llegar a haber imaginado en un principio, sino que además haría que las cosas fueran más dolorosas. No estaba de vuelta para resolver nada en las sombras, tenía que volver para hacerse cargo.
Ese Adán Valdovinos era un tipo realmente poco común, eso Pilar lo notó a pesar del estado mental en que la dejó la noticia entregada así tan de golpe. No solo se trataba de su evidente atractivo físico, sino que transmitía algo, era como ese tipo de persona que la ves y sabes que nació para hacer bien cualquier cosa que se le ponga por delante. Eficiente, directo, sensible, inteligente, educado, cercano, practico, lógico, perfecto. Demasiado perfecto, pero para ella eso solo habría tenido algún otro significado si no se encontrara en esas condiciones; por lo menos podía decir que era un bálsamo que él se ocupara de una situación tan embarazosa cuando no había nadie más disponible.
Un momento.
Sentada en la cama del hotel aún con el equipaje dentro de la maleta, Pilar recordó que la inauguración de la galería de arte de su madre estaba a menos de dos días de ocurrir, alrededor de las siete de la tarde. Y en ese momento recordó las palabras que había escuchado como en sueños, mientras ambos se dirigían a la clínica.

–No te preocupes Pilar, todo está bajo control, te lo aseguro...Carmen me dejó instrucciones precisas de continuar con todo...

Eso quería decir que no estaba suspendido, que el evento iba a realizarse de todos modos ¡Pero era una completa locura! Cinco minutos después, comprobó que sus temores eran ciertos. Adán le había explicado, con un tacto que estaba a un milímetro del trato que se le da a una estúpida, que la muestra de arte seguiría su curso sin alteraciones por orden expresa de Carmen. Eso significaba que en esos momentos las decisiones pasaban por completo por las manos de Valdovinos. Cualquier otra persona se habría sentido ofendida por verse desplazada en autoridad en un caso como ese, pero en vez de eso, a Pilar le pareció demasiado extraño y bien orquestado que su madre tuviera un ataque justo antes de la exposición y cuando había una instrucción expresa que lo favorecía a él en todo. Tal vez fuera débil y cobarde, pero gracias a Dios Pilar no era tonta, y la capacidad de detectar cosas extrañas por suerte la conservaba intacta. Estaba cansada y era tarde, pero la joven tenía que pensar con claridad; no contaba con mucha información reciente, pero conocía bien a su madre, y sabía que además de ser una persona temperamental, era una mujer que amaba su trabajo, quizás más que a las cosas o a cualquier persona, y lo amaba tanto que no dejaría de presenciar un evento tan importante para ella solo porque algo se interponía en su camino. El sentimiento y su vanidad desmedida se lo impedirían.
¿Por qué entonces tendría esa urgencia por inaugurar, porque un interés tan profundo por mantener el curso de las cosas incluso dejándose ella misma en segundo plano?
Mientras tanto, esa noche, Sofía estaba sola en su departamento hasta  que llegó Miguel dispuesto a consolarla. Miguel era un hombre joven, de 27 años, de figura bien proporcionada, moreno, guapo, saludable y atractivo, que bien podía conseguir a cualquier mujer que quisiera. Pero no había sido el caso de Sofía. Se conocían desde la secundaria, y todo había indicado que serían una linda pareja, pero de pronto apareció en el mapa Adán Valdovinos y todo cambió del cielo a la tierra. De pronto Sofía empezó a orbitar en torno a él, como una patética luna que no tendría luz sin la facilitada por el astro rey ni movimiento sin la gravedad propia de su existencia. Y el resto del universo desapareció para ella. Cualquier persona, incluyendo al propio Miguel aunque no quisiera reconocerlo a viva voz, tendría que decir que Adán era un tipo especial, endiabladamente atractivo, seguro y perfecto en todos los aspectos, un muñequito de tienda de carne y hueso. Demasiado perfecto, pero se notaba a la legua que ella no le interesaba, que solo le decía palabras bonitas para mantenerse entretenido sin tener que esforzarse, pero aunque a ella se lo gritaran en el oído, no se daría por enterada. Para Miguel había un tema de orgullo personal, como no, pero también la deseaba como mujer, la quería para sí y no se resignaba a dejar todo tan sencillamente, por eso es que cuando la muchacha lo llamó desconsolada, supo que al fin había llegado su oportunidad.
Miguel sirvió un par de whiskies suaves mientras ella le contaba todos los detalles, completamente devastada.

– ¿Te das cuenta? Solo me dijo que lo perdonara, y eso fue todo. Yo no pude hablar más.

En una escena como es aprovecharse de ella seria relativamente sencillo, pero lo que él quería era logros y venganza a largo plazo, y para eso tendría que actuar con la cabeza fría y dejar los instintos para otro momento.

–Tienes que ser fuerte, esto es algo que debes superar.
–No sé cómo hacerlo.
–Mira – se sentó frente a ella para captar algo de su atención– sé que es difícil de entender, pero quizás en este momento tengas que tomar una decisión muy importante.

Sofía lo miró sin entender.

–No sé de qué hablas.
–Escúchame. Sé que estás dolida porque Adán te abandonó, pero la verdad es que eso ya pasó y no puedes cambiarlo, a menos que decidas olvidar tu nivel y tu dignidad y arrastrarte patéticamente ante él.

La idea claramente había cruzado por la mente de la joven, pero su crianza aún la mantenía a raya en ese sentido.

–Pero...
–Ni lo pienses. Sencillamente es que Adán tiene otros planes, y tú no estás ni vas a estar involucrada en ellos desde ahora. Nunca más volverás a ser parte de su vida.
–Lo dices como si supieras algo.
–No se trata de eso. ¿No te das cuenta del momento en el que ocurre esto?
– ¿A qué te refieres?
–Adán está a punto de inaugurar junto a Carmen Basaure una importantísima galería de arte; he descubierto algo que seguramente tú sabes mejor que yo, y es que ella está muy bien considerada en los círculos comerciales, y tan pronto como los medios expongan su obra, todos los involucrados van a verse beneficiados y sus vidas podrían dar un vuelco. Lo que quiero decir es que Adán está buscando algo más, quizás alguna artista famosa o la dueña de algún museo que este inundada en dinero, y si esos son sus planes, pues tú no le sirves.

Sofía lo miró incrédula.

–Eso es ridículo, el jamás sacó provecho de nuestra relación.
– ¿Por qué no te pedía dinero? Vamos, hay muchas otras formas de sacar provecho, como por ejemplo acompañarte a todos los sitios, dejar que el mundo sepa de su buen gusto, su inteligencia y sus contactos, eso te crea conexiones y los conocidos pueden valer oro, esa es una frase de tu padre. Hay que reconocer que fue inteligente para hacer las cosas, pero tú misma me dijiste que hace días se mostraba lejano e indiferente.
–Pensé que era por el trabajo.
–Eso, o era una indirecta. Escucha Sofía, si de verdad valoras tu integridad y tu dignidad, lo primero que debes hacer es tenerte respeto y recuperarte. Yo te prometo que voy a estar contigo para todo lo que necesites, y cuando sea el momento, actuaremos, no puedes dejar que Adán te haga daño sin recibir nada a cambio.

En realidad, la muchacha no estaba convencida de nada, solo estaba destrozada por lo que le había sucedido, porque creía que estarían juntos por siempre, que Adán la amaba o que al menos estaba empezando a amarla. ¿Acaso se trataba solo de una ilusión? quizás Miguel tuviera razón, pero resultaba tan difícil convencerse de eso y a la vez parecía tener sentido... el punto es que Adán era el único hombre que conseguía hacer que el mundo se detuviera por completo.
En dos días, sería la inauguración de la galería. La artista había confiado tanto en el como todos los que le rodeaban, y seguramente ahora él estaba a un paso de conseguir aún más de lo que ya tenía ¿cuál sería su límite entonces? Ir a hacer un escándalo en medio de la inauguración no era su estilo, Sofía podía estar dolida, pero tenía muy claro su buen nombre y apellido, una mujer de buena familia no se expone de esa forma. Pero por lo visto Adán quería para él algo que ella, con su apellido y origen no era compatible, o quizás se trataba de que no era suficiente.
No iba a permitir que todo eso la destruyera. De algún modo le demostraría a Adán Valdovinos que no era tan simple dejarla y burlarse de su amor. Por el momento solo quería llorar, pero ya llegaría su  turno, en eso Miguel estaba en lo cierto.

Para cuando Micaela llegó al departamento que había alquilado por teléfono mientras regresaba a la capital, eran más de las tres de la tarde y estaba agotada. Se dio una ducha, se tendió en la cama, y se quedó profundamente dormida. Despertó a las once de la noche, sudada, aturdida y hambrienta. Hacía bastante que no dormía tanto, seguro que era por el cambio de clima, y la energía que había empleado luchando contra la tristeza. Era fuerte, pero a veces el cuerpo te pasa la cuenta. Desfallecía de hambre, así que se dio una ducha y salió del agua justo para recibir una pizza doble queso con extra carne y botones con salsa barbacoa, una receta que seguro habría hecho desmayarse al chef del barco en el que había viajado; se sentó en la cama con su pizza, preparando mentalmente los planes, cuando se le ocurrió encender el televisor y buscar en los canales del cable. Y ahí vio la noticia.
Era una ironía demasiado grande que la galería de arte de Carmen Basaure, la madre de Pilar, estuviera a punto de ser inaugurada ¿que las coincidencias de ese tipo solo ocurrían en las películas? resultaba molesto para la digestión.
Al menos saber de ese evento le aseguraba algo, y es que otra coincidencia, la de toparse con Pilar en la ciudad, era del todo improbable.
Improbable, pero no imposible.
La posibilidad era muy, pero muy remota, mal que mal Pilar hacía ocho meses había hecho algo monstruoso, y una de las primeras personas que celebraron su partida fue la misma Carmen ¿por qué iba a volver justo en un momento como ese para arruinarle la fiesta otra vez?
En fin se dijo, no era su tema en esos momentos, ya no. Solo lo tendría en cuenta para no terminar cruzándose con la pintora en algún estúpido accidente.  Lo que haría a partir de mañana sería un tanto extraño, y quizás podría definirlo como un camino de exorcismo, un deambular por las calles en donde estaban aún vivos todos esos recuerdos. Y el primer lugar al que iría sería la Torre del nuevo extremo. Si pasaba esa prueba, lo demás sería mucho más fácil.





Próximo episodio: Confrontación