La última herida capítulo 40: Una visita desconocida




Ambos ya habían visto el video una vez, pero Rosario se había desvanecido al poco; aunque Benjamín insistió en que llamaran a un doctor, ella se opuso e insistió en ver el video completo. La tristeza estaba traspasándola, pero no iba a negarse a la realidad.
El punto de vista de la cámara era de la habitación de Matilde en el departamento anterior, lo que indicaba que venía planeando eso desde hacía tiempo. Por eso el silencio, por eso su cambio de actitud tan radical, no solo era tristeza.

"Mamá, papá."

Matilde lucía algo demacrada, como en la época luego de la ceremonia fúnebre. Parecía tanto tiempo y tan poco a la vez.

"Para comenzar, quiero decirles algo que saben, pero que probablemente ha quedado relegado a un segundo plano durante este tiempo. Los quiero. Los amo con todas las fuerzas de mi alma, a ustedes y a mi hermana, son todo lo que tengo y todo lo que necesito en la vida. Pero las cosas son mucho más complicadas de lo que han parecido hasta el momento, y saben cual es el origen de ello."

Se quedaba quieta, en silencio mirando a la cámara. Estaba siendo difícil para ella mantenerse entera.

"Tienen que comprender que hay cosas que están fuera de su control, y probablemente de su entendimiento. No estoy subestimando su capacidad, estoy diciendo que hay cosas que las personas comunes como nosotros no podemos controlar o siquiera comprender, y son esas cosas las que realmente son más peligrosas que lo que creemos que es el crimen o el delito en general. Por lo mismo, es que no puedo decir textualmente algunas cosas, y espero que entiendan que es por un motivo superior a mi: ustedes.
Los medios a través de los cuales llegué a contactar y acceder a los métodos de tratamiento para Patricia luego del accidente son algo que no voy a poder explicarles, y deben saber que es por su propia seguridad. Pero lo cierto es que nunca debí llegar hasta ese punto, ahora lo sé, pero por desgracia es demasiado tarde para hacer algo al respecto. Las personas que a lo largo del tiempo han llegado a maravillas como esas tienen contactos, redes de apoyo y poder suficiente como para hacerlo, porque hay métodos a través de los cuales se protegen ante cualquier eventualidad. En un principio, cuando mi hermana colapsó, pensé que lo peor del mundo era que ustedes no estuvieran conmigo para poder apoyarme, pero con el paso del tiempo he entendido que fue lo mejor, ya que su destino habría estado seriamente comprometido, y no sé si habrían podido soportarlo."

Una nueva pausa. Benjamín vio como su hija menor salía de la imagen, seguramente para enjugar sus lágrimas, o beber algo de agua ¿Cuántas veces habría practicado todo eso? La fortaleza que estaba demostrando era solo comparable con la madurez de sus palabras.

"Soy culpable de haber tomado malas decisiones. Sé que como padres siempre van a tratar de entender, de dar un punto en favor de sus hijas, pero la verdad en esto es, que siempre he tenido responsabilidad en las cosas que sucedieron después. La tuve al acceder sin pensarlo dos veces a quienes realizaban esos tratamientos, y la tuve al inmiscuirlos a todos ustedes en esto. Las consecuencias de esto estuvieron a la vista cuando mi hermana colapsó, y ese colapso se produjo por un tema demasiado horrendo como para decirlo. La seguridad de ustedes estaría en riesgo si supieran de qué se trata, pero basta que sepan que el crimen que se oculta tras la belleza garantizada por esas personas sin escrúpulos es tan atroz, que solo mencionarlo es un delito por sí mismo. No exagero ni un poco al decir esto."

Una nueva pausa, pero a diferencia, no se mueve, sino que su mirada se pierde por un momento. Está evaluando lo que puede decir y lo que no ¿Qué horror esconde tras sus palabras?

"El colapso de Patricia habría supuesto su muerte inmediata, pero un azar del destino quiso que no fuera así, lo que lejos de ser un motivo de alegría, significó el comienzo de un infierno que ustedes no pueden dimensionar. La gente detrás de aquellos tratamientos supo que quedaría expuesta aquella horrible metodología que utilizaban desde hacía tiempo, lo que los llevó a decidir eliminar las pruebas de ello. Eliminar a mi hermana."

Rosario no pudo evitar contener la respiración al escuchar a su propia hija hablar de esa manera. ¿Qué terribles sucesos les habían sido negados mientras ellos estaban en la Hacienda incomunicados por una casualidad provocada por el clima?

"Sé que se preguntarán  muchas cosas al respecto, entre ello, por qué no recurrí a las autoridades para que ayudaran a mi hermana en un momento tan angustiante. Otro error de mi parte fue precisamente hacer eso. Creí que podía recurrir a las autoridades para que fueran en mi auxilio, y con eso solo aumenté la magnitud de las consecuencias de los actos de aquellas personas. Cuando hay gente poderosa que quiere acceder a privilegios de salud, dinero o cualquier cosa, ellos también tienen formas de protegerse. Gente de adentro."

Eso último lo había dicho con un tono de voz glacial, frío como jamás la habían escuchado antes. Gente de adentro. ¿Policías, médicos, políticos? ¿Todos ellos? Rosario apretó los puños sobre el regazo, completamente impotente.

"Aunque parezca increíble, las personas a quienes recurrí en un intento de ayudar a mi hermana, se convirtieron en mis enemigos cuando nos volvimos una amenaza para ellos. Y sin saber que aquellos a los que pedía ayuda eran parte de sus redes, caminé junto a mi hermana moribunda, hacia una muerte segura. Pero a pesar de lo certero de sus actos, una serie de coincidencias, o actos desesperados si lo puedo llamar así, nos mantuvieron a ambas vivas. Mucha gente salió dañada en ese trayecto, y jamás podré perdonarme por eso. Pero finalmente lo que era su deseo, se convirtió en un hecho; jamás íbamos a escapar de gente tan poderosa y con tantos contactos."

Asesinada. Patricia había sido asesinada, no era solo una bala loca en medio de un operativo fallido de la policía. Benjamín sintió que se le revolvía el estómago, pero si había algo peor que saber esa verdad, era tener conciencia de su impotencia ante esa realidad. Su hija estaba advirtiendo de manera clara que en la policía había gente del lado de los criminales. Ya no podían confiar en nadie, finalmente el término del camino estaba frente a ellos, donde estaban absolutamente solos ante la verdad. Quiso llorar, pero ni de eso era capaz.

"Ellos solo querían eliminar a Patricia para callar con ella las pruebas del horror que causaban, y cuando eso estuvo hecho, se dieron por satisfechos. Pero yo..."

Sus palabras quedaron flotando un momento en la grabación. Rosario sabía lo que iba a oir, su corazón de madre ya lo sabía por anticipado, pero se negaba a aceptar que algo tan terrible sucediera a su hija. A su hijita.

"...yo no podía permitirlo. Para mi no había terminado, no podía simplemente terminar, no con esa gente saliendo indemne de todo lo que habían provocado. Tengo culpa en involucrar a otras personas en mi búsqueda de ayuda, pero quienes jalaron los gatillos fueron ellos, y era necesario hacer algo al respecto. Pero ¿qué haces cuando las autoridades en quienes debes confiar, están infestadas con el gen que provoca la enfermedad que contagia todo?"

Te haces cargo tú mismo, pesó Benjamín al instante. Esa era una frase de su padre, que él mismo había contado a sus hijas alguna vez cuando pequeñas. Recordar que su padre, en tiempos de juventud, había tenido que defender terrenos a punta de balazos le atravesó el corazón como un puñal.

"Hice lo que tenía que hacer. Tuve que tomar en mis manos la justicia que me había sido negada, la oportunidad que le había sido negada a mi hermana, a la más inocente de todos. El sufrimiento y el dolor por el que pasó Patricia es algo que nunca voy a poder reparar, y sé que llevaré a la tumba conmigo, pero necesitaba hacer esto. Necesito hacerlo. Ahora todo está más allá de mi."

No tenía que comprobarlo. Rosario sentía como las lágrimas corrían incesantes por su rostro, mientras el corazón azotaba violentamente su pecho; nunca podría volver a abrazar a su hija, ni acariciar su cabello o contemplar sus ojos. Estaba lejos, tan lejos que su amor de madre jamás podría alcanzarla; la había perdido para siempre, y supo en ese momento, mientras a la distancia Matilde le dedicaba aquellas palabras, que el destino estaba decidido desde antes, incluso mientras ellos compartían con ella los fines de semana intentando mantener algo de la vida que habían tenido. Su hija había hecho lo mismo que ella, en su dolor ante la tragedia de Patricia, había querido hacer en un principio: cobrar al destino o a quienes tuvieran la responsabilidad cada segundo de dolor y agonía. Pero aquella acción había tenido un costo tan horriblemente alto, que para pagarlo, ella había tenido que sacrificar todo. Absolutamente todo.

"Sé que como padres, no van a entender esto. Que aunque les cueste reconocerlo, en el fondo estarán, quizás mucho tiempo, culpándome por tomar esta decisión. Sé que probablemente será una lucha con ustedes mismos, porque sentirán que estoy haciéndoles más daño que bien. Que estoy siendo estúpida y egoísta al tomar en mis manos una venganza que tal vez no solo me correspondía a mi. Que estoy siendo enormemente egoísta al ponerlos en riesgo de perder a la hija que les queda. Es probable que tengan razón en esos sentimientos, pero en este momento debo decirles que lo que hago, lo que he hecho, no solo tiene que ver conmigo. Es verdad que siento culpa y rabia por haber cometido errores que solo dañaron a quienes me rodeaban y a las personas que me importan, pero lo que comencé a hacer no es solo por mi; es por lo que le hicieron a mi hermana en un momento en que no podía defenderse, por involucrarlos a ustedes, por perjudicar a quienes intentaron ayudarme, por envenenar la sangre de instituciones que deberían ejercer una labor como vigías de la paz."

Entonces la muchacha que estaba frente a la cámara se quebró, por primera vez desde que comenzara el video, o al menos por primera ante el lente; no lloró, pero sí guardó silencio durante unos momentos, en los que una solitaria lágrima escapó de uno de sus ojos. Benjamín sentía que el corazón iba a detenerse en cualquier momento ¿Cuánto más de lo que decía, habría sufrido su hija mientras ellos, ambos ignorantes, se esforzaban por acompañarla, pensando que lo correcto era respetar su silencio y cambio de actitud?

"Lo siento tanto. No saben cuánto siento todo esto, y cuánto daría por evitarles este dolor, y todo por lo que tuvieron que pasar desde ese día en que Patricia sufrió ese accidente. Desde entonces nada ha vuelto a ser igual, y sé que nunca lo será tampoco. Pero no viviré toda una vida sabiendo que los culpables están libres y haciendo daño a otras personas, no si puedo hacer algo al respecto; quiero que sepan que los amo con todas mis fuerzas, y que si consigo esto, será para preservar lo que más me importa, ustedes.
Les he dicho que las autoridades están infestadas del mismo germen maligno que nos dañó en un principio, y al decirlo no estoy exagerando ni un poco. Sé que como padres, van a pensar que lo correcto es recurrir a ellos, pero después de ver correr la sangre de personas valiosas a manos de ellos, es que puedo decirles con convicción, que hacer algo así solo generaría dolor, o lo que es peor, burla e incredulidad. Una vez que yo no esté, no habrá amenaza para ellos, por lo que cualquiera que trate de acusarlos de cualquier clase de crimen, solo quedará en ridículo, y eso podría ser peor que el daño que me hicieron a mi. Sé que no puedo detener a una organización de las dimensiones de aquella de la que no me atrevo a mencionar su nombre para no ponerlos en riesgo, pero lo que pretendo es, al menos, hacerles el daño suficiente como para que sepan que no son invulnerables. Si en el trayecto puedo además devolver algo del mal que ellos han hecho, entonces mi misión habrá tenido algo de sentido. No hagan ninguna tontería. No se expongan, no traten de creer en nadie como lo hice yo; esta vez es su hija la que les exige que obedezcan su voz, ya que en esto, la tragedia me ha enseñado de la peor manera que sería la peor decisión."

Al ponerse de pie, Rosario sintió que la habitación le daba vueltas. En la puerta estaba uno de los trabajadores de la Hacienda esperando a decirle algo.

– ¿Qué ocurre?

Su voz sonó ronca y áspera, pero no le importó. Todo lo que había hecho por ellas, toda la vida que les había entregado desde el vientre, se estaba desmoronando de manera irremediable en ese momento. No era más que una cáscara vacía a la que le habían quitado todo.

–Hay una persona afuera que está preguntado por usted.

No reaccionó durante unos eternos segundos. La percepción del tiempo y el espacio parecía haber cambiado para siempre, era como si a partir de las palabras que estaba escuchando, y de las horribles verdades que escuchaba, el universo a su alrededor hubiera cambiado irremediablemente, pasando a moverse a un ritmo que ella nunca podría asimilar como verdadero.

–Dile que espere.

Su voz tiene que haber sonado muy dura, ya que el hombre no dijo nada, y solo hizo un leve asentimiento antes de salir y cerrar la puerta. Volvió a sentarse ante la televisión, donde la cara de su hijita volvía a ocupar todo su campo visual. En ese momento recordó cuando nació, y como se dijo a sí misma que si había un momento en la vida que querría dejar intacto en su memoria para siempre, era ese, cuando estaba recostada con su pequeña hija en sus brazos, escuchando el latido de su corazón y sintiendo el calor de su piel; jamás lo había olvidado, y en ese momento en que todo se estaba destruyendo para siempre, necesitó desesperadamente volver a ese momento en que todo fue perfecto, y quedarse ahí definitivamente.

–Hay cosas que no puedo explicarles, y para su tranquilidad, lo mejor es que se queden así; por desgracia, he llegado a un punto en mi vida, en que no puedo simplemente dejar que las cosas se queden como están. Es demasiado el dolor, demasiada la injusticia y la maldad, y el egoísmo de mantener la propiedad a costa de las vidas de otros.
Quisiera estar ahí para abrazarlos y nunca más alejarme de ustedes, pero ahora que han pasado todas estas cosas, sé que la única opción que tengo es alejarlos mientras intento algo que a mi misma me parece imposible. Tengo que dejar de llorar y ser fuerte. Intentaré salvar algo para ustedes, no hagan preguntas, ni esperen nada, si pasa, solo dejen que suceda.

Benjamín se sentía igual que si lo hubieran amarrado de brazos y piernas, y amordazado su boca: no era capaz de reaccionar, ni de emitir sonido en esos momentos; todo había terminado ¿Por qué el destino se ensañaba con sus hijas, las que no habían cometido mayor error que ser ellas mismas? Su rabia y su dolor eran tan grandes que nunca podría dejar de sentirlos.

–Solo piensen que me he ido de viaje ¿está bien?

La grabación quedó una vez más en silencio, y el padre supo que se debía a algo muy antiguo, de cuando ellas eran niñas. Una vez viendo una película, Matilde dijo que alguna vez le gustaría hacer un largo viaje, igual como la protagonista, para recorrer el mundo alejada de todos. "Voy a hacer un viaje que es el comienzo de todo, mi corazón siempre será de ustedes" era lo que decía el personaje en el cine. Con los años esos recuerdos y fantasías quedaron en eso, pero ahora volvían como fantasmas para arrastrar a su hija más allá de donde él podía alcanzarla. Cómo quiso en ese momento estar junto con ellas, con ambas, sentadas junto a él, sin más preocupaciones que acostarse temprano y mandarlas a lavarse los dientes, en un tiempo en que él podía mantenerlas a salvo.

–Es mejor así. Piensen que he hecho un viaje, para conocer tanto del mundo como no conozco aún, y que cada noche estaré pensando en ustedes, con todo mi amor y mi fuerza; si piensan cada noche que estoy con ustedes, mirando el mismo cielo que miran sus ojos, entonces nunca estarán solos, y será como si esto jamás hubiera pasado, siempre habrá un mañana para tomar desayuno juntos y charlar de lo que queremos para el futuro.

Las siguientes palabras, Rosario las escuchó como en un sueño; no era una promesa ni un vaticinio, tan solo una idea en mente de su hija, una forma de decirles lo que había mantenido oculto hasta ese momento, una verdad tan difícil de creer como al mismo tiempo posible. Una posibilidad, remota por cierto, pero existente, de rescatar de ese dolor algo, aunque fuera solo algo, que los mantuviera enteros. Alguien había llamado a la puerta.



Próximo capítulo: Monstruo herido no muere, solo espera

La traición de Adán capítulo 4: Mariposas



¿Sabes para que vuelan las mariposas?

Cuando Micaela escuchó el aviso por altavoz de que el viaje del barco había terminado, no se movió del cómodo camarote que la había albergado la mayor parte del tiempo durante el viaje.
Se trataba de una mujer de 26 años, de figura espléndida por su estatura cercana al metro setenta y cinco y su cuerpo fuerte y vigoroso; tenía brazos largos, piernas fuertes por el nado y la bicicleta, y toda su estructura demostraba que era una joven saludable aun cuando no hubiera hecho nada de ejercicio mientras duraba el viaje de regreso al país.
Un viaje de placer.
Sin embargo, la joven de cabello castaño oscuro y que lo mantenía corto hasta los hombros, siempre rebelde y con un corte osado e irregular, no había hecho ese viaje por placer. Ni el anterior. Micaela estaba huyendo, y aunque le molestara, ella misma debía reconocérselo. Llevaba ocho meses escapando, desde esa tarde horrible cuando su vida había sido arruinada ¿O ella misma la había arruinado al fijarse en esa persona, al amar a esa persona?
Daba lo mismo.
Era una mañana cálida cuando llegó a puerto, cargando un morral al hombro y tirando de una maleta; ocho meses de huir, ocho meses de simular que se había ido al extranjero a culturizarse, y de engañarse a sí misma, porque  por mucho que de verdad estuviera trabajando, en realidad lo que hacía era huir. Y lo que más rabia le daba era que escapaba porque le dolía, porque a estas alturas la traición y el amor eran lo mismo, porque venían de la misma persona, y ante eso no tenía defensa. Y por supuesto que las vueltas del destino la habían obligado a volver, porque hace un par de semanas un conflicto del banco en donde tenía su dinero y las firmas con las que trabajaba requerían su presencia, que irónico que en un mundo cada vez más globalizado y tecnologizado, tuviera que regresar al país para hacer trámites que no se podían hacer por correo electrónico o video llamada.
Daba lo mismo.
De por sí ya no era alentador estar de regreso en el país, así que tomó un crucero para tratar de engañarse y creer que se relajaría y llegaría con ánimos al menos de no deprimirse. Tenía un bronceado saludable y había descansado. No había resultado, pero esa mentalidad depresiva no era efectiva, quizás se había desatado en ella porque estaba en un estado diferente al habitual, cuando con la presión del trabajo hacían que la adrenalina funcionara en lugar de los sentimientos. Así que Micaela decidió tener todo finiquitado ese mismo día, ir directamente al banco, solucionar los problemas, dejar la cuenta enlazada con sus cuentas en el extranjero para no tener que volver, y tomar el primer avión que encontrara de regreso a Europa.
Fue entonces cuando, de pie junto a un semáforo, esperando cruzar, la vio. Inocente, frágil, pero poderosa por su delicadeza y hermosura, una mariposa de considerable tamaño, reposando sobre una hoja, ajena a lo que pasaba por la mente de la joven en esos momentos. No era igual, pero sí muy parecida a una de las que aparecían en esa pintura que nunca olvidaría, esa que de algún modo ejemplificaba todo lo que le había pasado después. Y la pregunta volvió a aparecer en su mente, tal como si la escuchara en esos momentos, la pregunta que definió tantas dudas.
¿Sabes para que vuelan las mariposas?
Ella había tenido una mariposa, una tan hermosa y frágil como no lo creyó posible, y en su momento pensó que estaría para siempre, pero al final la traición fue la respuesta a la pregunta, y los hechos finalmente la habían arruinado. Pilar Basaure. Su mariposa, ese ser tan frágil que resultó ser un engaño ¿En qué parte de la historia se había trastocado en alguien así?
Pensar en Pilar seguía haciéndole mal, principalmente porque aunque eso la hiciera retorcerse de rabia, la amaba. La amaba y la odiaba por hacerle lo que le hizo. Al menos tenía la opción de sufrir en paz, sin que nadie más que una imagen fantasmal la perturbara, porque sabía que Pilar no estaba en el país, pues ella también había huido hacia ocho meses atrás, cuando quizás por remordimientos había tomado sus cosas para salir y nunca volver. Esa había sido la última noticia que había tenido de ella.
Micaela subió al taxi abrazando el morral que siempre cargaba consigo, con la vista perdida en el horizonte, sin mirar nada más que su pasado, donde de un día para otro la felicidad se había convertido en dolor; tenía que solucionar sus problemas financieros, y ya que estaba en un sitio tan decisivo, podía aprovechar la oportunidad y hacerse cargo de algo más. Ya no iba a huir. Volvería, no a ver a Pilar, pero si volvería, a los lugares que las vieron, volvería a los recuerdos y al sufrimiento, y conseguiría extirpársela de una vez por todas. Micaela se juró a sí misma, esa mañana, que ya no seguiría más escapando, se sacaría a esa mujer del recuerdo, y con fuerza se juró que el odio la llevaría  a destruir el sentimiento, hasta que llegara un punto en que solo quedara vacío. Después podría empezar de nuevo.
Mientras tanto en la capital, Pilar entraba en la habitación donde seguía bajo seguimiento su madre, Carmen Basaure.

– ¿Mamá?

Lo dijo en un tono de voz muy bajito, casi hablando consigo misma, casi por costumbre de cuando era pequeña y quería entrar al taller de su madre, y ella la reprendía por interrumpir su concentración. La noticia la había golpeado, principalmente porque aún estando consciente del paso de los años, seguía viendo a su madre como la mujer fuerte, temperamental y de voluntad  inalterable que siempre había visto. Demasiado fuerte como para estar en riesgo de morir. Y sin embargo ahí estaba, entubada, conectada, inconsciente e indefensa. La única persona que tenía como familia era ella, alguien demasiado cobarde y débil como para hacerse cargo del algo así, o de la galería de arte, o de decisiones difíciles. De modo inconsciente, cuando estaba ahí sola en frente de su madre gravemente afectada, Pilar pensó automáticamente en quien podía necesitar en ese instante, y la imagen de Micaela apareció frente a ella, haciendo que las lágrimas brotaran de sus ojos sin poder contenerlas. ¿Cómo tendría fuerzas para enfrentar una desgracia como esa, cuando ni siquiera podía recordar a Micaela sin llorar?
Estaba sola, pero no como cuando había llegado al país y pensaba visitar la galería y ver la alegría de su madre, aún sin ser vista, ahora estaba sola frente a lo desconocido, y sabiendo que no tenía más opción que seguir aunque no lo quisiera.
Fuera de la habitación, Adán Valdovinos descansaba sentado con los brazos cruzados, con la apariencia perfecta y lozana de siempre, aunque interiormente estaba preocupado ¿Porqué la hija de Carmen tenía que llegar al país justo en ese momento?
Y además de todo se la había topado como por accidente en la calle. Ella no lo conocía, pero él ya había investigado lo suficiente como para reconocerla, y aunque desde luego no quería involucrarla porque se convertía en un nuevo contratiempo, no podía mantenerla al margen, porque eventualmente se enteraría de todo y él no podía dejarse perjudicar de ese modo. Así que tuvo que acercarse a ella, presentarse y lanzarle en la cara el mal momento de Carmen, para convertirse en el apoyo también de la hija y mantener de alguna manera el control de todo.



Próximo episodio: A ciencia cierta

Maldita secundaria capítulo 6: Completamente perdidos




Luego de los desafortunados hechos ocurridos con los enajenados, el grupo se vio en la obligación de hacer pública una gran parte de lo que había pasado; tanto el director como los restantes seis integrantes del grupo terminaron en la enfermería, junto con las dos estudiantes víctimas de espíritus que tras el ataque en el pasillo fuera de la oficina quedaron con problemas respiratorios producto del químico del extintor de incendios. Por suerte los otros tres jóvenes no quedaron con secuelas, y las niñas no recordaban exactamente por qué estaban en ese sitio al momento del incidente, de modo que la versión del director acerca de un amago de incendio terminó por ser la oficial. Dani en tanto fue llevado de inmediato a urgencias al encontrarse en estado de shock.
Alrededor de las once de la mañana el grupo estaba en una plaza alejada de la secundaria, junto a Adriano del Real. El hombre, que ya por naturaleza tenía una figura enfermiza y avejentada, estaba aún más conmocionado ante los hechos que los jóvenes estaban relatando.

—Los enajenados arrojaron a Dani calle abajo —siguió Carolina— y Hernán consiguió rescatarlo, pero la silla cayó y terminó destruida por una camioneta.
—Dios santo...
—Ahí las cosas se complicaron más, porque Dani colapsó y nos vimos obligados a llamar a urgencias.

Adriano miraba uno por uno a los jóvenes; todos tenían algún tipo de lesión, ya fueran golpes, cortes o rasmilladuras; no se había pasado por la mente que las cosas llegaran hasta ese punto.

—Es decir que se vio involucrada más gente.
—Era inevitable, no podíamos hacernos cargo solos —explicó Lorena— aunque como nosotros tres estábamos ahí, nos pusimos de acuerdo y dijimos que íbamos juntos y vimos como a Dani le fallaban los frenos de la silla y perdía el equilibrio, así que supuestamente lo ayudamos pero no pudimos salvar la silla.
— ¿Y qué ocurrió con los muchachos que estaban atacándolos?

Carolina respondió.

—Descubrimos que la única forma de detenerlos es golpearlos en la cabeza, pero las personas no quedan con secuelas y ni siquiera recuerdan nada, así que no tuvimos que preocuparnos por eso al menos.

Adriano inspiró profundamente.

—Dijiste que un vehículo aplastó a la silla de ruedas de Dani. ¿Qué dijo el conductor, hablaron con él?
—Si, además que él llamó a la policía mientras urgencias se llevaba a Dani.
—Dejamos a Dani en la ambulancia y volvimos a la Secundaria, pero no sabíamos que era lo que estaba ocurriendo adentro, de hecho nunca antes había habido dos hechos simultáneos.

El hombre mayor se puso de pie repentinamente.

— ¿Me estás diciendo que tuvieron presencias en dos sitios al mismo tiempo?

Fernando se abrazaba las costillas mientras intervenía.

—En realidad podríamos decir que fueron tres.
— ¿Qué?
— ¿No había pasado cuando éste sitio lo controlaba usted? —se extrañó Soledad— a nosotros nos tomó por sorpresa, pero creí que usted no nos lo había dicho.

Si Adriano del Real estaba preocupado, esa revelación lo alarmó mucho más.

—Sería un estúpido completo si les ocultara información. Pero por favor díganme que fue lo que pasó en ese momento, se los ruego.

Leticia estaba irritada con Del real, pero saber que él mismo desconocía algunos detalles cambió su forma de ver las cosas en esos momentos.

—Mientras ellos tenían esos problemas, Soledad descubrió que pasaba algo extraño en la oficina del director, así que fuimos hacia allá. El director estaba en su oficina, atrapado por su escritorio que lo aplastaba contra la pared.
—Eso quiere decir que podría haber sido mi hijo...
—Nosotros pensamos lo mismo —replicó Fernando— de hecho las cosas se pusieron peores cuando intenté entrar por la fuerza y la puerta de la oficina me atrapó.
— ¿Y qué hicieron?
—Leticia echó abajo la puerta con un hacha.
— ¿Qué?

La aludida se encogió de hombros quitándole dramatismo a la escena que seguramente ya se estaban imaginando los demás.

—Fue lo único que se me ocurrió. En todo caso la cosa no fue tan así, tampoco tengo fuerza como para hacer algo como eso: cuando golpeé la puerta con el hacha, fue como si la fuerza que estaba ahí —su hijo asumo— saliera despedida, y nos arrojó a todos en todas direcciones.
—Fue horrible —terció Soledad— fue como si estallara una bomba. Y lo peor es que un minuto después aparecieron dos enajenadas más y nos atacaron.
—Esa fue la parte más fácil, pero nos hizo perder tiempo y no pudimos salir de ahí,  aparte que Fernando estaba golpeado y era imposible que no hubieran escuchado el ruido adentro. Al final al director se le ocurrió un plan de última hora y le prendió fuego a su oficina.
— ¿Que hizo qué?
—No fue un incendio propiamente tal, pero habíamos usado un hacha y un extintor, así que él dijo que se culparía de todo y diría que nosotros tres y las dos víctimas habíamos ido a ayudar, y como ellas no recordaban nada, creyeron todo.

Carolina respiró profundamente. Contar las dos historias juntas hacía que las cosas fueran aún peores.

—Después de eso nos reunimos en la secundaria en la enfermería, y decidimos llamarlo a usted porque claramente las cosas se nos fueron de las manos. Lo lamento.

Adriano del Real parecía haber envejecido durante el tiempo que escuchó a los jóvenes.

—No tienes nada porque pedir disculpas. Ustedes seis, es decir los siete, han hecho muchísimo más de lo que cualquier persona habría hecho, se han expuesto a todo tipo de riesgos y eso es más grande que cualquier error que pudieran cometer. Lo que pasó hoy es algo fuera de lo común, y el hecho de saber que pueden ocurrir cosas como ésta después del tiempo que ha pasado es sumamente preocupante.

Soledad intervino en sus cavilaciones.

—El director nos dio el día libre después de lo que pasó. Queremos ir a urgencias a ver a Dani.

Urgencia de clínica Cordillera. Mediodía.

Adriano del Real se quedó en el estacionamiento mientras los seis fueron al sector de urgencias; de inmediato vieron a los padres de Dani sentados a un costado de la máquina de café, cerca de la recepción. Soledad les habló en voz baja.

—Señora Camila.

El padre de Dani era un hombre corpulento y de aspecto bastante juvenil, mientras que su madre era de figura pequeña y delicada, de rasgos muy agraciados, los que claramente había heredado su hijo. Ambos se veían muy consternados.

—Hola Soledad.
—Queríamos saber si podemos ver a Dani.

La madre se puso de pie resueltamente; podía verse la angustia en su actitud y reflejada en los ojos rojos por el llanto, pero también había una dosis de decisión notable.

—No, no pueden verlo.
—Cariño —intervino él— no seas dura con ellos.

Fernando temió por un momento que ellos tuvieran en su poder más información de la que suponían.

—Seré dura mientras mi hijo esté hospitalizado en éste lugar.

Soledad conocía a la madre de Dani, y se sintió sumamente impactada al verla en ese estado; estaba protegiendo a su hijo, no importaba de que.

—Solo queríamos saber de él —intervino Lorena con tono conciliador— estamos preocupados.
—Es bueno que estén preocupados —replicó con una mirada que echaba fuego— es bueno que alguien entienda que a mi hijo le está pasando algo.
—Querida —volvió a intervenir el padre— éstos niños no tienen la culpa del accidente de Dani.
—Por lo que sabemos —replicó ella fieramente—durante los últimos días mi hijo no es el mismo de siempre, algo ocurre con él y sabes que tengo razón.
—Eso no tiene nada que ver, además lo de hoy fue un accidente.

Pero ella continuó, implacable.

—No fue un accidente, Dani estaba a dos cuadras de donde lo dejaste en la mañana. ¿Por qué estaba ahí, por accidente?
—Querida...
—Nadie va a ver a Dani, no mientras yo no sepa en que anda metido. No permitiré que nadie se le acerque.

Los seis salieron de la urgencia caminando lentamente.

—Esto es un desastre —dijo Fernando— no me explico cómo es que llegamos a éste punto. Ya estábamos haciéndonos una idea de cómo pasaban las cosas, y ahora todo cambió totalmente.

Se quedaron detenidos y en silencio, hasta que la voz de Hernán los sorprendió.

—Esto es nuestra culpa. Nosotros hicimos ésto.

Fernando lo miró con las cejas levantadas.

— ¿Y a ti que te pasa ahora? No me digas que no entendiste que hemos estado tratando de ayudar.

Sin embargo la actitud de Hernán no era agresiva, más bien se veía afectado. Por primera vez no estaba discutiendo con nadie.

—Es nuestra culpa. Nosotros lo hicimos, somos responsables de lo que pasó.
—Estás delirando.
— ¿Que no te das cuenta? Del real nos lo advirtió maldita sea, hasta la voz de Matías nos habló dentro de nuestras cabezas: necesitaban nuestra ayuda, y no pudimos dársela.

Leticia se espantó con esas palabras.

— ¿Por qué dices eso? ¿Qué esperabas encontrar la solución a ése acertijo en una revista acaso?

El rapado frunció el ceño pero no respondió a esa pregunta.

— ¿De verdad lo intentamos? —Preguntó con fuerza— después que vi a Dani tirado en el suelo, me quedé pensando en todo lo que ha pasado y lo que hemos hecho. En éste tiempo, Dani es el único que estuvo ocupado de tratar de hacer algo al respecto, mientras que los demás solo nos dedicamos a protestar y a lamentarnos. Hasta ayer, las cosas estaban más o menos equilibradas, pero a medida que nos fuimos peleando más y más, solo aumentamos el miedo de Matías y el poder de los espíritus de los secuestradores.
—Tiene razón —comentó Soledad horrorizada—realmente nosotros ayudamos a que pasara ésto, Hernán está en lo cierto. No sé cómo es que no me di cuenta.

Se hizo un largo silencio en el grupo; con las palabras de Hernán todos terminaron por ver la realidad, comprendiendo solo entonces la magnitud de sus actos. Adriano del Real había estado escuchando toda la conversación del grupo y se acercó a los seis.

—Muchachos. Sé que han sido días muy duros para ustedes, si quieren abandonar todo ésto...
—De ninguna manera —replicó Hernán— no voy a escapar ahora.
—Cometimos un grave error —dijo Fernando— pero eso no quiere decir que se haya terminado. Tenemos que volver a la Secundaria y hacer lo posible por evitar que ocurran más desastres.
—Se lo debemos a Dani.
—Y además lo prometimos.
—No vamos a dejar de intentarlo.
—Además tenemos que armarnos de valor —dijo Soledad— porque la silla de Dani quedó destruida y sus padres no tienen dinero para comprarle otra, al menos no pronto.

Adriano sonrió débilmente.

—Muchas gracias muchachos. Yo también voy a hacer lo que esté en mis manos para ayudarlos a ustedes, no los dejaré solos; de alguna manera les daré ayuda.

Mientras tanto, en el interior de la urgencia, el doctor Mendoza estaba hablando con los padres de Dani.

— ¿Cómo está mi hijo doctor?

Mendoza se veía tranquilo como profesional, pero como hombre estaba afligido.

—Dani está en un estado muy complejo.
— ¿Qué quiere decir?
—El accidente que sufrió no le provocó tantos daños físicos en realidad; tiene algunos golpes y rasmilladuras, pero lo más grave es su estado mental, porque sufrió un shock muy grave. He sido doctor de Dani desde que tuvo el accidente y por ese motivo es que tengo conocimientos al respecto. Cuando sucedió el choque en el que sus piernas resultaron dañadas tan gravemente, Dani tuvo una reacción que yo como profesional nunca había visto, y que es poco común en la medicina; él asimiló con facilidad la pérdida de las piernas, y procesó el uso de la silla como una evolución natural de los acontecimientos en su vida, es decir que la incorporó mentalmente a su cuerpo. No era casual que habitualmente dijera "mis ruedas" con la misma propiedad que el resto de las personas dice " mis piernas" Esto significa que sufrir ese accidente, y además perder físicamente la silla como me dijeron, seguramente fue para él un golpe psicológico mucho más fuerte que el anterior; en otras palabras, ésta invalidez ha sido más traumática para Dani que la primera.

La madre de Dani estaba al borde de las lágrimas, pero se contuvo. No era momento para llorar.

— ¿Se va a recuperar?
—Dani es un chico muy fuerte, más que la mayoría de su edad, pero ahora mismo está en un estado muy delicado, porque ante el dolor de ésta pérdida se encerró en sí mismo, por eso es que no reacciona a los estímulos y continúa en el estado en que lo vieron; ustedes y sus amigos deben acompañarlo y apoyarlo lo más posible, pero para que salga de la coraza en la que se ha encerrado, el primer paso lo debe dar él.

El padre de Dani abrazó a su esposa.

— ¿Va a darlo de alta?
—Puedo mantenerlo hoy y un par de días más aquí, pero no me parece recomendable que siga internado porque eso podría fomentar su estado. Además no puedo hacer mucho más por él. Si les da más tranquilidad puedo darlo de alta mañana.
—No, nos lo llevaremos a casa ésta misma tarde, cuando terminemos el papeleo —repuso la madre del joven— allá podremos atenderlo y cuidarlo mejor.

La tarde que siguió a esa jornada fue oscura y deprimente para todos. Soledad llegó a su casa obligada a pasar por los interrogatorios de su madre, pero lo afrontó con calma y apegándose a la versión que antes hablara con los demás, y que había pasado a ser la oficial. De cualquier manera sabía que al día siguiente los rumores serían la principal fuente de trabajo en la Secundaria, así que mientras más pronto dijera todo menos sospechoso sería. Cuando se conectó a la red por la noche recibió una llamada de Fernando.

— ¿Que sucede?
— ¿Estás conectada?
—Sí.
—Entra a sured, los demás ya están conectados.

Soledad suspiró. Sured era una red social a la que pertenecían muchos de los estudiantes de la Secundaria Santa Sofía, y que había sido creada para darle espacio a los chismes, además del lógico tráfico de información entre los diversos niveles. La publicación que encabezaba la página ese día hablaba directamente de los hechos en los que todos estaban involucrados.

"Se volvió loco el director?"

—Oh por Dios...

Pero eso no era todo; la segunda publicación más visitada del día era totalmente sensacionalista. "¿Porque ocultan el asalto al chico de la silla y lo hacen pasar por accidente?"
Estaba viendo eso cuando le llegó una solicitud de charla privada. En el grupo de charla estaban los demás.

Leticia —Ahora salimos en las noticias.
Fernando —Por lo menos nadie nos ha mencionado como responsables de nada.
Carolina — ¿No te das cuenta de lo que significa ésto?
Fernando —Si, hoy sí que hicimos espectáculo.
Carolina —No, ahora tenemos una secundaria con cientos de periodistas en potencia.
Hernán —Ella tiene razón. No iremos ni al baño sin testigos.
Soledad —Si sucede algo como lo que ya sabemos, tendremos que estar demasiado atentos.
Lorena — ¿Alguien ha sabido algo de él?
Fernando —Llamé a la urgencia, lo dieron de alta, supongo que está en su casa.
Leticia — ¿Hablaste con la familia tú que eres amiga?
Soledad — ¿Enloqueciste? No quieren ver a nadie, fueron muy claros en la urgencia.
Lorena —Hay que esperar.



Próximo capítulo: El paso de los días

La última herida capítulo 39: Dos decisiones correctas




Matilde enfrentó a los dos cirujanos, quienes tras su apariencia perfecta escondían lo mejor que podían la frustración y el enojo de verse descubiertos, y además imposibilitados de hacer lo que querían; seguramente llevaban demasiados años manejando todo a su voluntad.

– ¿Qué le pasó a la otra mujer? Usted –le dijo a Scarnia– se hizo pasar por un paciente de la clínica para pasar desapercibido igual que ella, pero lo de acercarse a mi hermana fue totalmente distinto. ¿Por qué organizar esa farsa?

Durante un momento ambos intercambiaron miradas de alarma; habían sido descubiertos, pero ambos amaban demasiado su integridad como para ponerla en riesgo si podían evitarlo. Finalmente se rindieron.

–La otra mujer está muerta. Murió antes que fallara el tratamiento.
– ¿Pero cómo es eso posible?
–No lo sabemos –intervino Samanta haciendo una mueca– fue sorpresivo, la mujer murió en un accidente de tránsito muy poco después de iniciar el tratamiento, tan solo unas semanas después; pensamos lo peor, pero extrañamente no sucedió nada, y todo continuó como siempre, así que decidimos investigar mucho más de cerca en un ambiente protegido.
–La cita en la supuesta fiesta –dijo Aniara intentando disimular su sorpresa– por eso me invitaste, querías llevarme a un sitio desconocido para poder experimentar directamente conmigo.
–Era la fórmula más útil si queríamos saber algo. Además, si no había nada nuevo, simplemente quedaría como antes.
–En ese momento fue cuando por error dejé caer las píldoras –dijo Aniara rememorando– y sin darme cuenta tomé la que había dejado fuera días antes. No tenía nada distinto en apariencia, pero me produjo una horrible sensación que me hizo perder el conocimiento; lo que tengo en esta caja es el contenido de esa píldora, el genoma mutante del que han hablado, que luego de expulsarlo durante el ataque, creció por si solo escondido en una parte de mi departamento.
–Por eso Antonio estaba tan cerca investigando –intervino Matilde– por eso usted reaccionó de esa manera cuando dije que ella tenía un ataque, por eso la intervención de la policía...
–Cuando dijiste lo del ataque supe que las cosas habían salido mal, por eso se aplicó el protocolo de contingencia, pero todo salió mal desde entonces.

Vicencio, el viejo doctor, volvió a alzar la voz, pero en esa ocasión había determinación en sus palabras en vez de la derrota anterior.

–Todo ha salido mal desde que tuve la desgracia de dar con ese genoma. Ustedes se han aprovechado demasiado tiempo de mi estupidez y mi ceguera, y de los afanes insaciables de los que tienen poder, no puedo permitirlo más.

La puerta se abrió en ese momento. Aniara giró rápidamente apuntando el arma, pero no fue lo suficientemente rápida y el disparo la derribó.

– ¡No!

Matilde vio con horror como Elías Jordán, a quien creyera muerto o gravemente herido durante el ataque en la noche, aparecía en el umbral con un revólver con silenciador en las manos; la mirada fría como la piedra se clavó en ella el tiempo justo antes que ambos dispararan.

– ¡No lo haga!

Por gracia del destino, ambos fallaron por la mínima en sus tiros, y la joven hizo una rápida finta para acercarse a toda velocidad al hombre; este sonrió maléficamente y preparó el siguiente tiro, pero Aniara reaccionó muy rápido luego de la caída y le arrojó la caja. Durante una milésima de segundo el hombre tuvo el horror en su mirada al ver el contenido, pero se movió con la suficiente rapidez como para escabullirse del repugnante contenido que se movía por sí solo. Matilde se aprestó a disparar, pero en ese momento Rodolfo Scarnia se arrojó contra ella, dispuesto a inmovilizarla.

– ¡No!

Ambos quedaron enzarzados en un violento forcejeo durante un momento. Al mismo tiempo Aniara volvió a enfrentar al jefe de seguridad. El disparo que realizó Jordán le desgarró la piel del torso a la altura de la cintura, mientras que el tiro de Aniara, que resonó en la oficina, dio de lleno en una pierna y lo hizo perder el equilibrio y caer.

– ¡Aléjese de ella!

La voz de Vicencio atronó en el lugar, y semi arrodillada en el suelo, Matilde pudo ver como el viejo doctor había tomado valientemente en sus manos el informe animal fruto del gen mutágeno, y lo agitaba hacia Scarnia, quien por temor tuvo que soltarla para ponerse de pie apresuradamente.

– ¡Tenemos que salir de aquí!

Samanta no había perdido el tiempo durante los escasos segundos que había durado el enfrentamiento, y rodeó la oficina para poder llegar a la puerta. El viejo doctor intentó sujetarla con una mano mientras con la otra luchaba por contener la fuerza del mutágeno, pero cuando ella quiso soltarse, la bestia se arrojó contra ella, haciéndola gritar de horror.

– ¡Ayúdenme!

Aniara había logrado arrebatarle el arma a Jordán, pero el doctor Scarnia se escabulló del resto y corrió a toda velocidad hacia la puerta abierta de la oficina.

– ¡Rodolfo, ayúdame!

La mujer había caído presa del horrendo animal de laboratorio que estaba aferrándose a su pecho, y gritó desesperadamente hacia el hombre, pero este no hizo ningún caso y corrió fuera de la oficina a toda carrera.

– ¡Cobarde!

Matilde intentó salir a perseguirlo, pero la herida que sabía que tenía su hermana y la presencia de los otros la hizo desistir. Sintió el dolor casi al mismo tiempo. Aniara golpeó en la cabeza a Jordán para asegurarse que no hiciera ninguna tontería, al tiempo que la mujer continuaba forcejeando con la imparable bestia que la atacaba, en medio de horrendos gritos de dolor; por un momento pensó en dejarla así, en hacer que pagara por todo lo que había causado, pero había cosas más importantes que hacer. Marcó un número.

–Pon atención, tienes que fijarte en el hombre que te había indicado antes, debes seguirlo como sea si es que lo ves.

Cortó inmediatamente; tomó en sus manos la caja metálica y con ella y la ayuda del propio Vicencio con un abrecartas, logró devolver al mutágeno al lugar en donde estaba encerrado. La mujer tenía sangre en varios puntos del pecho y en los antebrazos y manos, y aún continuaba gritando de dolor una vez liberada de la bestia. Matilde pensó que era extraño que, a diferencia del guardia, no hubiera perdido el conocimiento y en cambio permaneciera despierta experimentando el dolor.

–Doctor Vicencio, dígame a donde puede haber ido Scarnia.

El hombre se había sentado, y solo en ese momento la joven notó que también estaba herido, aunque en su caso era solo en las manos y parecía menos grave que lo de ella; estaba rojo y con la respiración muy agitada, seguramente por el enorme esfuerzo que había hecho. Aniara asintió hacia ella cuando la miró, quitando importancia a la herida en su costado.

–Deben irse de aquí...

La voz del hombre era alarmantemente ahogada y dificultuosa; Matilde pensó que le iba a dar un ataque.

–Doctor.
–Deben irse –dijo él con un poco más de fuerza– hicieron una tontería al venir hasta aquí, están en riesgo.

La había salvado, y ahora estaba demostrando valor para tratar de ayudarlas; Matilde sintió a la vez orgullo por haberse encontrado con él, y una infinita tristeza al ver que alguien como él había tardado tanto en ver lo que pasaba a su alrededor.

–Tiene que decirme dónde está Scarnia, él es un riesgo.
–Ustedes están en riesgo –sentenció él con voz ronca– lo que han hecho es muy peligroso, el cuerpo de seguridad de la clínica es mucho más grande que eso, que los hayan tomado por sorpresa en este lugar es una excepción solamente. Tienen que aprovechar de irse ahora.

Se arrodilló junto a Samanta y la sujetó de los brazos. Un momento después rodeó su cuello con una mano, ante lo que la mujer trató de gritar, sin poder hacerlo; estaba presionando los puntos adecuados para cortar la respiración.

–Tranquila –dijo él con voz suave, casi melodiosa– tranquila, solo deja que pase. Igual que con todos ellos.

Prácticamente parecía un doctor calmando a un paciente, pero era muy claro lo que estaba sucediendo; Matilde sintió un estremecimiento al ver la escena, qué lamentable que alguien que había querido hacer un bien terminara asesinando para detener a otro asesino.

–Calma, calma.

La mujer intentó forcejear para liberarse, pero la presión que ejercía el hombre sobre ella fue más fuerte. Un momento después Samanta Vera se quedó muy quieta sobre el suelo, la sangre aún manando de las heridas, los ojos desorbitados mirando a ninguna parte. El viejo doctor estiró una mano hacia Aniara.

–Váyanse. Deme el arma de este hombre, es el único además de mi que sabe quienes son; es cosa de tiempo para que la gente de seguridad del edificio aparezca, no se expongan más.

Matilde sintió el impulso de decirle que las acompañara, que él aún tenía una esperanza. Aún después de todo lo ocurrido, todavía creía que en alguna persona, aunque fuera una, podía haber algo bueno, y que ese hombre era tal vez dentro de la clínica la más clara excepción a la regla.

–Doctor.
–Soy tan culpable como ellos –dijo en voz baja apuntando a Jordán que seguía sujeto por Aniara y algo aturdido– no hay nada para mi fuera de este lugar, pero ustedes ya pasaron por mucho como para pagar por crímenes ajenos. Váyanse.

El dolor estaba presente. Pero Matilde estaba en total control de si misma.

– ¿Quién más sabe de la apariencia de ella?
–Solo Scarnia, y yo.

La joven se acercó más al hombre, que se había puesto de pie respirando aún con dificultad y con el arma ya apuntando a Jordán, que seguía atontado en el suelo. Por un instante se miraron a los ojos, y ella supo que el viejo doctor había leído en su mirada lo que iba a hacer.

–Va hacia el centro de seguridad de los encargados de la clínica.
–Los encargados son ustedes tres.
–Así es.
–Dígame donde está.
–A diez minutos de aquí –replicó en voz baja– se trata del centro de oficiales en retiro del cuerpo de elite del ejército.

Un lugar protegido por oficiales en servicio, con sistema de cámaras y guardia permanente, además de todas las medidas de seguridad del caso. Era vital detenerlo antes que llegara allí.

–Debe desaparecer –le dijo en voz más baja, esperando que Aniara no lo escuchara– si Scarnia ya no está, ella estará a salvo, porque no podrán encontrarla jamás.

Matilde asintió y siguió a Aniara fuera de la oficina. Un par de pasos más adelante se sintió un disparo.


2


El dolor seguía presente. Matilde iba al volante en el vehículo directo al punto que le había indicado Vicencio, mientras Aniara permanecía en silencio a su lado. Las revelaciones por parte del doctor y la muerte de Vera y Jordán no solucionaban los problemas ni aminoraban la carga que tenían, pero al menos cumplía con el objetivo de dejarlas más cerca de terminar con el trabajo. Matilde sabía que no podrían terminar con la existencia de la clínica, pero si podía poner definitivamente a salvo a su hermana, su misión estaría completa. Estaba tan agradecida de haber filmado los videos.

– ¿Qué ves?

El delincuente al que Matilde había contactado para que realizara determinadas acciones a cambio de cincuenta mil dólares estaba demostrando toda su capacidad en esos momentos. Su fingido asalto mientras se encontraban en compañía de Gabriel y la vigilancia que debía ejecutar sobre Scarnia en aquel momento de vital importancia estaban siendo profesionales, y aunque las cosas se habían complicado en el edificio, él igualmente había estado dispuesto y preparado para seguirlo, por lo que, al momento de salir subrepticiamente de las instalaciones, llevaban muy poca diferencia del auto negro donde escapaba Scarnia.

–Va en la moto detrás del auto, dice que Scarnia salió solo del edificio y conduce él mismo el auto. Seguramente dejó al chofer igual que la dejó a ella.

Matilde asintió con la vista fija en el camino. Por suerte no había mucho tránsito a esa hora, pero era necesario apresurarse más aún.

–Falta poco, falta poco.

Ambas supieron al instante que tenían que detener a Scarnia antes que llegara al refugio que les había explicado Vicencio, ya que una vez allí lo perderían de manera definitiva. Y si bien es cierto que le quitaron el teléfono celular, no dispusieron de tiempo para revisar el vehículo y existía una alta probabilidad que allí tuviera otro teléfono que le permitiera comunicarse con la gente de seguridad. Estaba claro que Jordán estaba en las inmediaciones desde antes que ellas llegaran en persecución de los científicos, pero con anularlo no se evitaba a los otros. Matilde frunció el ceño al recordar a los hombres de blanco que habían asesinado a Cristian.

–Si, ya lo sé –dijo Aniara airadamente– estamos de camino.
– ¿Qué pasa?
–Dice que aumentó la posibilidad, pero no sabe si lo vio.
–Dame el teléfono.

Prácticamente se lo arrebató de las manos; mantenía la vista muy fija en la vía, tratando de concentrarse al máximo. No podía ceder.

–Falta muy poco, hay que detenerlo.

La voz del otro hombre se escuchaba un poco ahogada dentro del casco, pero también se oía muy excitada. El hombre estaba dando todo por el trabajo que se comprometió a hacer.

– ¿De qué manera? El tipo va como un loco, acabamos de virar en la esquina de Rosal Mayor.

Les llevaban solo una cuadra de distancia, pero faltaba cada vez menos para el destino; Sintió el dolor nuevamente y al mismo tiempo como su corazón se oprimía contra el pecho.

–Intercéptalo.
– ¡Qué! Está loca.
–Tienes que hacerlo, es la única manera, voy a llegar en un segundo.
– ¿Y qué quiere que haga?
–Arrójale la motocicleta al auto, es la única forma.

El hombre resopló, claramente sorprendido con la idea.

– ¿Está loca?

Probablemente lo estaba. Matilde aferró el volante y giró sin disminuir la velocidad; pudo ver la motocicleta tras el auto negro que les había descrito antes, a menos de una cuadra, pero faltaban dos y un poco más para llegar. No lo lograría sin una interferencia.

–No tengo más tiempo, acelera y lanza la motocicleta en el trayecto, es la única manera.
–Pero…
–Yo me haré cargo de todo –gritó fuera de si– tienes que hacerlo ahora.
–Pero…
– ¡Hazlo ya!

Su propio grito salió desgarrado. Durante una fracción de segundo creyó que la comunicación se había cortado, y se inclinó involuntariamente hacia adelante, presa de una desesperación sin límite. Un instante después vio como la moto hacía una especie de cabriola en la rueda de atrás, para adelantarse al auto negro. En seguida la moto desapareció de vista, y un sonido lejano y sordo de chirrido metálico atravesó el auricular del teléfono que llevaba al oído. El auto negro trató de girar o esquivar, y frenó bruscamente.

– ¡Lo hizo!

Aniara gritó con furia contenida al ver al automóvil frenar de esa manera. Matilde presionó el acelerador a tope, mientras los escasos autos en la calle pasaban hacia atrás como sombras a su lado. En el siguiente cruce esquivó por muy poco a un camión pequeño que estalló en bocinazos de protesta. Le pareció que llegaron increíblemente pronto al auto, y pudo ver que estaba totalmente detenido, con la motocicleta humeante enredada en las ruedas delanteras. Pero Scarnia no estaba en el lugar del conductor, lo mismo que el que llevaba la moto.

–Me largo.

Escuchó la voz ausente del hombre en el oído, mientras buscaba con la vista al científico. Ya no importaba, había hecho por ella todo lo que debía, ese dinero estaría perfectamente bien utilizado en él. Fue Aniara quien advirtió.

– ¡Ahí!



Scarnia corría a toda velocidad por la acera, en la misma dirección que llevaba originalmente en el auto. Aniara se iba a bajar, pero la descarga eléctrica fue tan repentina e inesperada que no pudo hacer nada al respecto. Cayó de bruces sobre la guantera.


5


Cuando abrió los ojos, Aniara no supo dónde estaba; se sentía adormilada, algo extraño en ella, sobre todo después de todo lo que había ocurrido ¿Qué lugar era ese?
De golpe aparecieron en su mente todos los recuerdos de las últimas y frenéticas horas, e hizo un ademán de moverse, aunque un fuerte dolor en la cabeza la hizo detenerse; la intromisión en el edificio, las revelaciones por parte del doctor, la persecución, y de pronto todo se ponía oscuro, hasta llegar a ese punto.

–Lo siento hermana.

Era primera vez en todo ese tiempo que la llamaba hermana; ambas habían llegado a un trato implícito, a través del cual decidieron enterrar por completo la identidad de Patricia, con el fin de enfrentar todo lo que planeaban hacer de la mejor manera.
Aun estaba en la camioneta, sentada en el asiento del copiloto, cubierta con una frazada ligera; por un momento pensó que podía estar atada, pero no lo estaba: sobre la guantera vio la máquina de descarga de electricidad, lo que explicaba el dolor de cabeza que tenía en ese momento, y la forma en que todo se había ido a negro anteriormente. Giró la cabeza, y vio a Matilde mirándola fijamente.

–Lo siento por el dolor de cabeza. Pero era necesario.

Estaba muy pálida. ¿Dónde estaban? Miró por el parabrisas y vio que era de noche, pero no estaban en la ciudad; en ese momento llegó a sus oídos el sonido del radio.

–Las autoridades aun no se pronuncian a este respecto, pero parece ser algún tipo de crimen por venganza. Testigos indican que la camioneta llegó al lugar donde chocó el automóvil, y una mujer, hasta ahora identificada, se bajó, dando inicio a una persecución, tras la cual disparó en reiteradas oportunidades al hombre.

La noticia estaba en los medios ¿Qué diablos había pasado mientras estaba inconsciente?

–Lo que informan testigos del dramático hecho, es que tras derribar al hombre a tiros, la mujer se acercó a él y le disparó en la cabeza, lo que presumiblemente causó su muerte instantánea. Inmediatamente la mujer huyó en el mismo vehículo en que había llegado, sin que hasta este momento se tenga noticia de su paradero.

Muerto. Volvió a mirar a Matilde, quien seguía mirándola fijamente. ¿Por qué estaba tan pálida?

–La identidad del hombre no fue revelada, y la policía ha mantenido reserva de los acontecimientos, limitándose a informar que a su debido tiempo se dará cuenta de los detalles.

Scarnia estaba muerto. Matilde lo había asesinado, pero seguramente por los medios jamás se sabría quien era realmente ese hombre, demasiados intereses lo impedirían.

– ¿Matilde?

Se incorporó un poco; le dolía el cuerpo, y todo daba vueltas por el efecto del shock eléctrico que recibiera poco antes. Entonces vio el rastro de sangre en el asiento del piloto, en las manos de Matilde sobre el regazo y en la puerta de la camioneta.

– ¡Matilde!

Su grito salió ahogado y ronco; apenas reconoció su voz. Se inclinó hacia su hermana, y vio que el rastro de sangre salía de su costado, poco más arriba de la última costilla. La sangre en la ropa y el asiento estaba secándose.

–Matilde ¿por qué?

Durante un eterno momento, la joven no reaccionó. Después enfocó la mirada en ella.

–Esto no estaba en los planes.
– ¿Cómo, en qué momento?
–Supongo que un doctor siempre tiene un bisturí a mano ¿o no?

Lo dijo con un hilo de voz, y a pesar de verse tan indefensa y débil, tuvo fuerza suficiente para sujetarla del brazo cuando ella hizo el ademán de moverse.

–Ya está. Está bien.

Estaba tan fría, que su piel parecía más suave y delicada que de costumbre. Su mirada era tan calma, que nada en ella hacía pensar que estaba herida, y de esa manera.

–Te hirió cuando forcejearon –dijo lentamente– ¿por qué no me lo dijiste?
–No podía permitir que escapara...

¿Qué tan grave podía ser la herida? No sabía dónde estaban, pero probablemente alcanzaría a llegar a algún centro de urgencia; tan pronto como ese pensamiento apareció en su mente, también lo hicieron los temores que anteriormente Matilde le había revelado con respecto a su estado cuando tuvo el colapso anteriormente. La inseguridad de confiar en las instituciones, y como la policía o el cuerpo médico eran entonces una amenaza, al estar infestados por el mismo mal que las amenazaba a ellas.

–Matilde, voy a ayudarte, solo mantente despierta ¿Si?
– ¿Te acuerdas cuando éramos niñas?

Por un momento no dijo nada. Resultaba muy fuerte escucharla hablar de esa manera, con esa cercanía y nostalgia, después de todo ese tiempo; cuando pusieron en marcha el plan, habían sepultado entre ellas también a Patricia, con el objetivo de evitar cualquier tipo de fractura en la información. Durante esos meses, había pensado muy seguido en lo dura que era la vida encerrada en aquel departamento, juntando rabia mientras lograban articular algo que tuviera sentido, pero jamás interpretó correctamente lo que estaba viviendo Matilde. En esa ocasión entendía, demasiado tarde, que ella siempre había tenido el mismo objetivo, desde el principio.

–Si, lo recuerdo.
–Siempre me gustó viajar, siempre quise viajar –dijo como en un ensueño– es extraño, ya dije esto antes...

¿A qué se refería con eso?

–Matilde, escucha, solo tienes que ser fuerte.
–Mi corazón siempre será de ustedes... Patricia, mi hermanita...

No parecía estar mirándola. En ese momento, la mujer entendió que Matilde siempre había tenido ese plan de última hora ¿o habría sido ese en realidad su objetivo desde un principio? ¿Tomar la responsabilidad sobre sus hombros, para luego llevársela junto con ella, donde nadie pudiera hacer nada al respecto? La sola idea resultaba macabra.

–Matilde, dime qué fue lo que hiciste.
–Solo hice lo que tenía que hacer –dijo con un poco más de fuerza– lo que era necesario, llegamos tan lejos, que ahora no hay nada más que hacer.
– ¿Por qué, por qué lo hiciste? –exclamó con los ojos llenos de lágrimas– no debiste hacerlo, es un precio demasiado alto.
–No es un precio –dijo Matilde– ya te dije que... esto no estaba en los planes... pero está bien, lo tenía considerado de todos modos, solo que no pensé llegar tan lejos, lo primero siempre fue tratar de mantenerte viva.

Patricia sintió como se quedaba sin aire en los pulmones; era demasiado tarde, demasiado para poder hacer algo al respecto ¿Por qué nunca antes había supuesto algo así, que su hermana había pasado por demasiado como para simplemente rendirse? Siempre entendió que se trataba de hacer justicia, de conseguir que los culpables de todo eso pagaran de alguna manera, pero jamás de otra cosa; incluso hablaron en muchas ocasiones acerca de lo que harían si alguna de las dos resultaba herida en el transcurso de la misión, y el acuerdo siempre fue que en tal caso, se abortaría todo. Pero Matilde tenía sus propios planes, y la mantuvo engañada durante todo ese tiempo.

–Por favor resiste.
–Nadie podrá reconocerte jamás –explicó la joven con voz más débil– eso es lo que quería, que aunque fuera algo del mal que ellos te hicieron pudiera revertirse de alguna manera, a través de ti. Ahora que los que te vieron ya no están, no corres peligro. Estás a salvo.

Patricia la atrajo hacia su cuerpo, y la acunó igual que cuando eran niñas, y Matilde tenía pesadillas. Solo era una niña, su hermanita pequeña, que estaba asustada por los sonidos de la noche.

–Tienes que ir –continuó con voz apenas audible– es lo que tienes que hacer... van a entender, yo sé que van a entender...

Nunca iba a poder perdonarse por no haber visto algo como eso, por no haber entendido las señales de manera correcta; la traición cometida por su hermana era el medio que había encontrado para lograr su objetivo. Más allá de todo, cumpliendo lo que esperaba conseguir; su generosidad y amor no habían conocido límites ¿Quien era ella para cuestionar eso? No podía controlarse, ni detener las lágrimas que brotaban de sus ojos; la justicia tan anhelada por ella y por Matilde en el pasado no era nada, en comparación con el dolor de perderla de esa manera.

–Recuerdo... cuando éramos niñas...

La voz de Matilde se apagaba más a cada segundo. Patricia la estrechó en sus brazos, rogando desde lo más profundo por mantenerla junto a ella, por evitar el destino aciago que estaba cayendo sobre ellas se hiciera una realidad.



Próximo capítulo: Una visita desconocida

Maldita secundaria capítulo 5: Cada vez peor



Fuera de la Secundaria
Miércoles 10

Leticia estaba apoyada en la muralla viendo como los demás entraban a clase, pero aún le quedaban un par de minutos y estaba escuchando un compilado clásico de primera; además no tenía muchas ganas de entrar a clase después de todo lo que había pasado antes; extrañamente, después de toda la presión y los sucesos paranormales de la semana anterior, el Lunes y el Martes habían pasado en total calma; no es que se hubieran olvidado de todo lo que les rodeaba, sino que simplemente no hubo de qué preocuparse, porque misteriosamente no volvieron a demostrarse los espíritus; y el ambiente entre los siete estaba mucho peor desde la última discusión. En eso vio llegar a Fernando.

—Hola.
—Hola.

Ellos dos tampoco habían arreglado las cosas.

—Leticia.
— ¿Qué quieres?
—Que hablemos —replicó sonriendo sinceramente— oye, sé que las cosas han estado complicadas, pero tú y yo somos amigos, incluso desde antes de entrar a ésta secundaria éste año, no podemos estar peleados por algo en lo que ni tú ni yo tenemos la culpa.

Se miraron fijamente un rato.

—No uses la mirada de galán conmigo, eso te funciona con las que no te conocen.
—Ya sé que no, pero eres mi amiga y no quiero perderte.

Leticia suspiró.

—Yo tampoco quiero perder tu amistad.

Mientras tanto, Lorena paseaba por los estacionamientos cuando se topó con Carolina, que parecía muy ansiosa.

—Hola.
—Hola amiga tenemos que hablar, es urgente.

Lorena respiró profundo. Había echado de menos a su amiga durante el fin de semana en que se habían distanciado.

—Tienes razón, tenemos mucho de qué hablar. No me gusta que estemos peleadas.
—Es verdad, pero no quiero hablar de eso contigo, es sobre todo lo que ha estado pasando últimamente.
— ¿A qué te refieres?
—A lo de los espíritus —replicó decidida— estuve pensando mucho en ésto durante el fin de semana. Creo que hay algo importante que pasamos por alto.

Mientras las dos amigas hablaban, Soledad estaba en el primer patio cuando escuchó el sonido del timbre, y el consecuente movimiento de estudiantes y maestros por los pasillos. Durante el fin de semana había estado confinada en su casa estudiando y haciendo trabajos para los que no había tenido tiempo ni ganas en la semana, así que no era mucho lo que habían hablado con Dani, y a pesar de que no estaban enojados propiamente tal, si sentía la necesidad de hablar con él y aclarar las cosas, entender por parte de ambos que su amistad no tiene que verse afectada por las cosas por las que están pasando. Un momento. Ya habían anunciado el inicio de la jornada, y Dani aún no llegaba, eso era muy extraño viniendo de él. Es cierto que solo sería un atraso leve, pero él era muy estricto con los horarios, y como lo dejaba su padre, la posibilidad de llegar atrasado disminuía muchísimo.

—Ay no...

Recién después de pasar por esos momentos pensó que podía haber algo mal, y marcó el número de su amigo. Fuera de área. Y no solo eso, también había otra cosa fuera de lo común, el director no había dado su habitual saludo a los estudiantes de cada mañana. Después de ese momento pasaron dos cosas casi a la vez: el altavoz por donde se escuchaba la voz del director todos los días emitió un sonido extraño y similar a un golpe antes de bloquearse nuevamente, y el teléfono celular de Soledad mostró una llamada de Hernán.

—Llama a los demás— dijo apresuradamente, se notaba que estaba agitado— unos tipos se están llevando a Dani.

Soledad sintió que se quedaba sin aire.
— ¿Qué?
—Se lo llevan —replicó él con fuerza— están llevándoselo por la calle Molinos, van hacia Consistorial.

Cortó el llamado. Soledad reaccionó y caminó hacia la salida, pero estaba bloqueada por la inspectora Carvajal. ¡Iba a retrasarla! Pero estaba segura de que Fernando y Leticia aún estaban afuera, de modo que tuvo que cambiar de planes y comenzó a correr hacia las escaleras que conducían a la oficina del director.

—Fernando— le dijo por teléfono mientras corría hacia la oficina del director— ¿dónde estás?

Lo vio con Leticia a poca distancia y echó una maldición por lo bajo.

— ¿Qué pasa?
— ¿Dónde están Carolina y Lorena?
—Las vi afuera por el lado de los estacionamientos.

Enfilaron hacia la escalera que conducía al segundo piso, donde estaba la oficina del director, aunque los otros dos no entendían que pasaba. Soledad marcó el número de Carolina.

— ¿Dónde están?
— ¿Qué pasa?
—Atacaron a Dani, vayan a Molinos con Consistorial ahora mismo, Hernán va para allá.

No esperó respuesta y cortó. En eso llegaron a la segunda planta.

— ¿Qué es lo que está pasando Soledad?
— ¿Que no escucharon ese ruido por el altavoz? Estoy segura de que algo le pasó al director.

Estaba temblando de pies a cabeza.

— ¿Y  Dani?
—Alguien lo atacó, los demás fueron a ayudar.
—Va a estar bien, no te preocupes.

Fernando se adelantó hacia la oficina del director y trató de abrir.

—Maldición, está cerrada y se escuchan ruidos adentro.

Mientras, en la calle, las dos amigas avanzaban a toda la velocidad que podían; el cruce de las calles Molinos y Consistorial estaba a solo dos cuadras de la Secundaria, pero después de la alarmante llamada de Soledad toda distancia parecía mucha. Cuando estaban cerca de la esquina vieron pasar a un par de jóvenes que arrastraban la silla de Dani al mismo tiempo que trataban de inmovilizarlo, pero él se defendía muy bien sacudiendo los brazos.

— ¡Dani!
— ¡No se acerquen!

Su voz se escuchaba agitada y nerviosa, se notaba aún a la distancia que estaba enfrentándose con todas sus fuerzas. Un momento después vieron a Hernán forcejeando con un tercer sujeto. Las chicas corrieron hacia la silla para tratar de rescatar a Dani, pero sorpresivamente uno de ellos volteó y las enfrentó; claramente estaba enajenado.

— ¡Cuidado!

Mientras eso sucedía afuera, Fernando aporreó la puerta tratando de abrirla.

— ¡Director!

Se escucharon unos quejidos y movimiento de muebles en el interior, y aunque la puerta estaba entreabierta, no podía abrirse. Los tres se unieron tratando de abrir la puerta, pero aunque estaban empujando con toda su fuerza, no parecía haber diferencia.

— ¡Maldita sea, empujen más fuerte!

Hicieron un nuevo esfuerzo, y lograron abrir un poco la puerta, tras lo cual el joven empezó a introducirse en la oficina para poder empujar la puerta desde dentro, pero repentinamente la fuerza que estaba haciendo presión aumentó, aprisionándolo por la cintura.

—¡Aahhh!!
— ¡Fernando!
—Trata de salir —exclamó Soledad luchando por mover la puerta—  ¡empuja!

—No puedo —se quejó a gritos— me está apretando, ¡no puedo moverme!

Al mismo tiempo que dentro de la secundaria Soledad y Leticia trataban de liberar a Fernando, en la calle Carolina caía al suelo por causa de un golpe del enajenado.

— ¡No! ¡Carolina!

Guiada más por la adrenalina del momento que por otra cosa, Lorena se arrojó contra el enajenado golpeando hasta donde podía, pero el otro no pareció afectado y se dispuso a golpearla de regreso. En ese momento apareció Hernán y lo empujó hacia un costado, deteniéndolo momentáneamente.

— ¡Ve por Dani!
—Pero...

El rapado se las había ingeniado para mantener a raya a los dos enajenados, pero el tercero estaba consiguiendo llevarse a Dani.

—No pierdas tiempo, ¡te voy a alcanzar!

Dejando a Hernán enzarzado en esa pelea y tratando de no pensar en Carolina que estaba en el suelo, Lorena comenzó a correr hacia la calle por la que se estaban llevando a Dani; paralelamente, el joven trataba de liberarse, pero al estar el otro empujando la silla, resultaba muy difícil intervenir. Por desgracia, no tenía puestos los guantes, de modo que tampoco podía tratar de detener las ruedas sin desgarrarse las manos y aun así eso no le aseguraba conseguir su objetivo.

—Escúchame, tienes que calmarte, no eres tú el que está haciendo ésto.

Sus palabras no hacían el más mínimo efecto; en ese instante notó que por la calle que iban tomaba un descenso bastante pronunciado, lo suficiente para que la silla se desplazara por si sola. ¡Pensaba arrojarlo calle abajo!

Dentro de la secundaria, todos los esfuerzos de Soledad y Leticia estaban siendo inútiles.

—Maldición, la puerta no cede.
—Ayúdenme...

Por la presión de la puerta contra su cuerpo, Fernando comenzó a perder el conocimiento, y Leticia entró en pánico.

— ¡Fernando no te duermas!

Pero él ya no estaba reaccionando. De pronto Leticia dejó de luchar con la puerta, y desesperada miró en todas direcciones buscando algo que pudiera ayudarla. No podía permitirlo, no iba a dejar que siguieran haciendo eso, tenía que encontrar alguna forma de ayudar.

— ¿Adónde vas?

Dejándose llevar por el impulso de la adrenalina, Leticia rompió la puerta de vidrio de la caja de incendios con su mochila, y sacó el hacha de allí.

— ¡Quítate!

Soledad apenas alcanzó a reaccionar, y se apartó justo a tiempo para que la otra joven descargara un golpe con todas sus fuerzas. El filo del hacha dio de lleno en la mirilla de la puerta, y el impacto hizo que se produjera un ruido muy potente, después de lo cual la puerta estalló, lanzando a los tres en todas direcciones.

Por otra parte, Lorena seguía de cerca al enajenado, pero sentía que las fuerzas estaban abandonando su cuerpo; no era de hacer ejercicios y el cuerpo estaba pasando la cuenta, el dolor se esparcía por todos los músculos, sabía muy bien que no podía seguir corriendo por más tiempo. Le daba miedo cualquier tipo de enfrentamiento físico, pero en esos momentos sabía que tenía que ayudar a Dani, así que haciendo acopio de valor hizo un último esfuerzo y sujetó al enajenado.

— ¡Déjalo!

El enajenado trató de liberarse de ella y empujar la silla a la vez, momento que Dani aprovechó para detener las ruedas. Sin embargo, precisamente regresó uno de los otros dos enajenados y se abalanzó hacia el grupo con furia; en tanto Hernán, que había logrado noquear al primero de ellos, corría a toda velocidad para alcanzar al que se le había escapado, sabiendo que ahora estaban mucho más fuertes y resistentes que antes. Vio con espanto que el que se le había escapado le asestó un golpe en la cara a Dani, dejándolo medio aturdido y dejando espacio para que el otro escapara con la silla.

— ¡Déjalo! —le gritó a Lorena al verla en peligro— ¡ve por Dani!

Lorena se alejó, pero tropezó, aunque eso sirvió para hacer tropezar también al enajenado que estaba casi sobre ella, el que por suerte cayó de cabeza, quedando inmóvil en el suelo. Solo quedaba uno, y en esos momentos Hernán quedó solo en la carrera; no lo pensó dos veces, atacó por un costado al enajenado y consiguió hacer que soltara la silla, pero en ese momento era demasiado tarde, ya habían sobrepasado el cruce y la silla de Dani se acercaba peligrosamente al declive.

Mientras sucedía eso en la calle, dentro del pasillo del segundo piso del primer edificio había un completo caos: trozos de la madera de la puerta por todas partes, Fernando tirado en el suelo y las chicas recién poniéndose de pie.

—Eso fue horrible.
—Lo lamento Soledad pero...
—Ni lo menciones —dijo la otra joven entrando en la oficina— director ¿se encuentra bien?

El director San Luis estaba semisentado en el suelo, apartando dificultosamente su escritorio; el armatoste había estado presionándolo contra la muralla de igual forma que a Fernando contra la puerta, pero al menos en ese momento la fuerza sobrenatural había desaparecido.

—Estoy bien Soledad —repuso pesadamente— es mejor que te ocupes de Fernando.

Leticia se arrodilló junto a su amigo y lo tomó en sus brazos.

—Contéstame... Fernando...
—Estoy bien —respondió él con un hilo de voz— pero esa cosa me dejó sin aire...

Soledad miró alrededor y pensó automáticamente en cómo iban a explicar todo eso.

—Tenemos que llevarlos a la enfermería.
— ¿Y que se supone que les vamos a decir?
—No lo sé, pero los dos pueden tener heridas internas, no nos podemos arriesgar.

El director, que estaba aún semisentado habló, aunque su voz aún era débil. Estaba tan adolorido como asustado por lo que acababa de pasar, a fin de cuentas no era cualquier cosa que los muebles comenzaran a moverse por sí mismos, pero incluso con todo eso seguía siendo el único adulto allí.

—Traigan a la señorita Bastías.
— ¿Qué? Pero no podemos, como vamos a...

El hombre levantó pesadamente una mano para pedir silencio. No estaba en condiciones de discutir.

—No importa lo que haya pasado Leticia, de todos modos tienen que revisarnos. Además éste es mi territorio y puedo manejar cualquier situación mucho mejor desde aquí. Vayan por favor.

Soledad inspiró profundamente un par de veces antes ir de vuelta hacia el pasillo; aún no procesaba bien todo lo que había pasado, pero quizás era mejor así, porque de lo contrario habría perdido el control tiempo atrás. Se acercó rápidamente a la escalera para ir a la enfermería, pero una figura apareció sorpresivamente.

—Leticia...

No tuvo oportunidad de advertirle, cuando estuvo demasiado cerca de dos muchachas de segundo, que evidentemente estaban enajenadas. La que estaba más próxima a ella la arrojó violentamente contra la pared.

Hernán se adelantó un paso, pero el enajenado que quedaba aún estaba en su camino, y lo golpeó con fiereza; Dani estaba aturdido, sin darse cuenta de que la silla había sido empujada más allá del cruce y comenzaba a ganar velocidad en el declive.

— ¡Dani!

Gritó impotente, hizo un nuevo esfuerzo y logró golpear efectivamente al que lo estaba agrediendo, pero la silla estaba demasiado lejos. De la nada apareció Carolina, cojeando y con el rostro manchado de sangre; la joven estaba al límite de su fuerza física, y casi sin aliento consiguió alcanzar la silla, pero la pierna que tenía lesionada la hizo perder el equilibrio y cayó exhausta, aunque pudo sujetarse de una de las agarraderas del vehículo, y con eso disminuyó su velocidad antes de soltarse y quedar tendida en el suelo ya sin aire. Hernán vio el esfuerzo que habían hecho las dos chicas, y sacó fuerzas para emprender nuevamente la carrera.

— ¡Dani despierta!

Pero el otro seguía sin reaccionar; el rapado siguió corriendo, en esos momentos sentía el dolor por los golpes que había recibido, pero no podía detenerse, la calle ya estaba en franco declive y el esfuerzo que había hecho Carolina por detener la silla no podía perderse. Hernán hizo un esfuerzo supremo y logró ir corriendo a la par de la silla con Dani en ella, pero supo que no podría sujetarla y también a él, la fuerza se lo llevaría por delante ¿Cuánto podía faltar para el cruce? La única forma era sacarlo de encima de las ruedas.

Leticia escuchó el débil grito de Soledad y sus alarmas se activaron de nuevo; se puso de pie y salió al pasillo rápidamente, solo para descubrir el error de no tomar precauciones: se topó cara a cara con las dos jóvenes enajenadas, y le fue imposible esquivarlas, cuando una de ellas la empujó violentamente. Desprevenida, Leticia trastabilló caminando torpemente hacia atrás, resbaló y cayó de espaldas.

—¡¡Noo!!

Una de ellas se dispuso a golpearla con un trozo de madera que había tomado del piso; Leticia pensó que era su fin, pero se escuchó un grito.

— ¡Cierra los ojos!

No había tiempo para hacer preguntas, Leticia se encogió en si misma, cubriendo su cara con las manos y los brazos; un momento después sintió un sonido sordo y ahogado, y sobre ella algo parecido a polvillo, junto con un olor muy extraño. ¡El extintor de incendios! Trató de cubrirse lo más posible para no respirar el químico que estaba siendo lanzado en todas direcciones, y esperó algunos segundos más. Se hizo silencio. Cuando le pareció que ya todo había terminado, abrió lentamente los ojos y se vio a ella misma, el suelo y las paredes cubiertos del polvillo grisáceo del extintor. Las dos enajenadas estaban tendidas en el suelo, por suerte inconscientes, y Soledad estaba sentada en el suelo, exhausta.

Mientras tanto, en la calle, Hernán vio claramente que era su única oportunidad de detener el avance ya incontrolable de la silla, y sin dudar se arrojó sobre Dani, abrazándose a su cuerpo; con el peso de ambos la silla se volcó, pasando por sobre los dos, saliéndose totalmente de control, y rodando por la pendiente a toda velocidad hasta el siguiente cruce, donde una camioneta de gran tamaño la embistió, aplastándola por completo. Arrodillado en el suelo, Hernán aún tenía a Dani en sus brazos y trataba de despertarlo.

—Dani, reacciona por favor.
—Estoy bien —murmuró dejándose sostener por Hernán— estoy bien, en serio.

En ese momento Carolina y Lorena llegaron apoyadas la una en la otra, y Dani, aunque había quedado aturdido, se había dado cuenta de la última parte y sabía que habían caído. Abrió los ojos para ubicarse en el espacio, vio a Hernán,  a Lorena y Carolina, todos se veían golpeados y cansados, pero además de eso, estaban mirándolo fijamente. Desplazó la mirada hacia un costado y otro, y en cierto punto entendió por qué lo habían estado mirando de esa forma; vio la esquina siguiente, a la vez tan lejos y tan horriblemente cerca, la silla aplastada y retorcida bajo los neumáticos, y todo terminó para él.

—Dani.
—Suéltame.

Pero Hernán trató de contenerlo.

—Dani, oye...
—Suéltame.

El primer intento fue débil, pero la siguiente reacción fue mucho más violenta.

— ¡Suéltame, déjame, déjame en paz!

Con una renovada y furiosa fuerza, Dani se liberó de Hernán y lo empujó hacia un costado, y valiéndose de sus fuertes brazos y manos, se arrastró por el concreto en dirección a donde había ocurrido el choque, mientras los otros tres miraban paralizados la escena. Dani avanzó un par de dolorosos metros más, entrando en pánico, pero negándose a abandonar su esfuerzo, impulsándose aún más, sin sentir como se rasgaba la piel de los brazos y los dedos, intentando alcanzar la silla, tratando de salvar una distancia imposible; cuando finalmente no pudo seguir avanzando, Dani estalló en un desgarrador llanto que se llevó toda la fuerza de su ser. Hernán golpeó el suelo impotente.

—Maldición.
—Una vez —dijo Lorena con voz temblorosa— Dani dijo que nunca se había sentido distinto al resto por estar en una silla, que para él las ruedas eran lo mismo que para nosotros las piernas. Ahora no puedo imaginar que se siente que te arranquen las piernas.



Próximo capítulo: Completamente perdidos

La última herida capítulo 38: Fecha de caducidad




Matilde asintió hacia el viejo doctor, y este enfiló sus pasos hacia la única otra puerta de la oficina; abrió lentamente y dejó a la vista una pequeña oficina donde se veía un panorama realmente espeluznante: una galería de tubos de ensayo con líquido en su interior, manteniendo suspendidos eternamente diferentes seres de variadas formas, todos ellos del mismo color rojizo acuoso y con tentáculos o púas afiladas. Los había desde el porte de una araña pequeña, hasta otros de la mitad de la envergadura del que había encontrado Matilde en el departamento de Patricia.

– ¿Qué es esto?
–El paso que salió mal –explicó el hombre manteniéndose al lado del umbral de la puerta– cuando teníamos claro lo que podía hacer la célula, la regeneramos, y después de una serie de pruebas lo conseguimos, pero la réplica se mantenía viva por poco tiempo fuera del sujeto al que se estaba tratando; al principio pensamos que era por características medioambientales, pero al poco entendimos que lo que habíamos hecho estaba prohibido: la célula se alimentaba de las células defectuosas en el sujeto, pero si no tenía de qué alimentarse, mutaba en poco tiempo y comenzaba a atacar las células sanas, llegando a destruir al sujeto de prueba.

Matilde sentía náuseas de solo imaginar lo que significaban esas pruebas. Y además de eso, tener una nueva dimensión de conocimiento acerca del tratamiento empleado en su hermana, era aterrador; por un momento la miró, más allá de esa nueva apariencia, y vio qué tan herida estaba realmente. Nada de eso jamás podría repararse. El hombre herido había perdido el conocimiento en los últimos momentos. Mejor por él.

–Pero sin embargo siguieron las pruebas.
–Los buenos resultados eran demasiado abrumadores como para ignorarlos –explicó él– así que consideramos que era sólo un retraso. Hicimos más pruebas, luchamos para controlar el factor destructivo de la célula, pero nada funcionaba, siempre se las arreglaba para destruir y destruir. Entonces llegamos a la conclusión de mantenerla en el sujeto hasta que terminara su trabajo, pero entonces descubrimos algo peor.

Matilde tragó saliva.

–Dígalo.
–Si bien ya sabíamos que la célula evolucionaba, crecía dentro del cuerpo hasta cierto límite, no nos imaginamos lo que pasaría al separarla del sujeto de prueba: la célula mutágena había desarrollado una relación simbiótica con el sujeto, por lo que separarlos para destruirla provocaba la destrucción de ambos.

La célula perfecta para destruir, pero tenía tanta capacidad que se hacía parte de aquello en que se insertaba; si moría, el sujeto moría con ella. Después de escuchar eso, Matilde supo que a pesar de todo lo que había visto y oído hasta ese momento, aún podría elevar su capacidad de sorpresa un poco más.

–Esa cosa –intervino Aniara como si le leyera la mente– está viva. Explique cómo es eso posible.

Vicencio parecía haber envejecido durante los últimos minutos. Vera y Scarnia lucían tan bien como siempre, pero tras esa máscara de perfección se notaba con claridad el enojo y la preocupación.

–Ellos sugirieron investigar otra arista –respondió el doctor pesadamente– y en un inicio les hice caso; si la célula mutada podía establecer una relación simbiótica con el sujeto, tal vez se podría establecer con otro sujeto. Un sujeto al que traspasar los efectos adversos del tratamiento.
–No puede ser...
–El segundo sujeto –dijo fríamente– el receptáculo de la parte negativa. Una forma de traspasar el mal hacia otro ser.

Matilde contuvo la respiración. Ya lo sabía. De algún modo, a pesar de no tener conocimientos médicos, supo antes de escucharlo lo que había sucedido. La explicación del cambio de su hermana, su nueva vida, su nuevo rostro. No era otra mujer, era la segunda mujer.

–Utilizamos dos sujetos de prueba –explicó el doctor– uno al que se le implantó la célula, es decir la mutación, excepto una parte menor de él que sería implantado en el segundo sujeto. Después de una serie de pruebas, y de realizar sucesivos traspasos de un cuerpo a otro, se consiguió aislar a cuerpo mutante en un cuerpo, utilizando su acción simbiótica para traspasar los daños al otro sujeto.
–Destruían a uno para curar al otro.
–En términos sencillos sí. Y resultaba, pero no lo admití, fue en ese momento en que me di cuenta que habíamos llegado demasiado lejos y decidí terminar con todo.
–Pero no fue así.
–Sucedió algo inesperado. Enfermé por un virus muy potente que andaba dando vueltas por la universidad y no pude seguir trabajando, pero les dije –continuó mirando a los otros dos– que no podían seguir, que el objetivo de la ciencia y la medicina era curar, no destruir, y me prometieron que no seguirían. Me lo prometiste Rodolfo. Cuando me reintegré tenían una gran noticia para mí, dijeron que habían podido separar el genoma de la célula mutante original, y replicado a través de ella el mismo efecto, pero sin destrucción de por medio. Vi las pruebas, incluso yo mismo hice otras y comprobé que funcionaba, que no había daños colaterales.

A Matilde la cabeza le daba vueltas. Treinta años atrás alguien había podido hacer algo como eso ¿Qué cosas se harían en los tiempos actuales?

–Pero luego sucedió lo del accidente automovilístico –dijo lúgubremente– y al pensarlo ahora, parece que todo hubiera sido orquestado por ellos. De pronto estaban gravemente heridos, y Rodolfo me dijo en la Unidad de cuidados intensivos que usara la célula para salvarlos, a lo que yo accedí.
–Pero en los reportes de prensa dice que murieron en ese accidente.
– ¡No podía operar de otra manera! –se excusó lastimeramente– Samanta y Rodolfo son...eran mis amigos, y para salvarlos tenía que sacarlos de donde estaban, la única vía fue mentir.

Tan parecido a lo que Matilde hizo cuando Patricia, o mejor dicho Aniara, volvió de la muerte.

–Entonces hizo que pasaran por muertos.
–Dejé las cosas así cuando vi que el tratamiento funcionaba. Las píldoras que introduje en sus cuerpos dieron resultado, y aunque no fue tan rápido, al cabo de unos meses estaban mucho más recuperados, y poco después los tratamientos dieron frutos mucho más esperanzadores.

Pero en eso había algo que no cuadraba bien.

–Espere, usted dijo que le mintieron al decir que separaron el gen del mutágeno ¿Cómo no lo notó?
–Supongo que debí notarlo entonces –replicó él– pero no tenía evidencia científica de eso. Mis amigos se habían salvado de la muerte y eso era lo que más me preocupaba. Lo que no sabía es que para el momento en que ellos tuvieron ese accidente, ya habían hecho simbiosis con el cuerpo en mutación.

Matilde contuvo la respiración. Entonces ellos lo habían planeado todo, desde un principio tuvieron en mente llegar mucho más allá, y ante la negativa de su colega, aprovecharon de experimentar consigo mismos para lograr mucho más.

– ¿A qué se refiere con que ya habían hecho simbiosis?
–Eso solo lo entiendo ahora –dijo Vicencio– en su momento me pareció una afortunada consecuencia de un tratamiento más poderoso de lo que me había imaginado.

Avanzó hacia el escritorio acusando a los otros dos.

– ¿Porque eso fue lo que hicieron verdad? Nunca separaron el gen del mutágeno original, solo lo modificaron para dejarlo en conservación dentro de las píldoras.
–Por eso tenían que mantener las píldoras refrigeradas.
–No se trataba del gen, se trataba del mutágeno original. No puedo entender cómo hicieron eso, cómo fueron capaces.

Samanta sonrió malévolamente.

–Nuestros planes iban mucho más allá de lo que te imaginabas en esa época ¿Creías que íbamos a dejar que arruinaras uno de los descubrimientos más grandes de todos los tiempos?
– ¿Y lo quisieron mantener a costa de muertes? Mírate, solo eres una cáscara hecha con la sangre de tus víctimas.

Samanta abrió mucho los ojos, conteniendo a la vez una exclamación de ofensa y otra de repulsión por lo que estaba escuchando.

–No eres mejor que nosotros –intervino Scarnia– hiciste los experimentos junto con nosotros, estabas tan ansioso como nosotros de conseguir el mismo resultado.
– ¡Pero no pretendía que asesinaran a nadie! –gritó agitando los brazos con impotencia– les dije que detuvieran todo, pero se las arreglaron para mentirme, y no solo eso, también utilizaron el gen mutado en ustedes mismos, dime a quiénes utilizaron para traspasar los daños.

Durante un momento nadie dijo nada. Matilde no se había esperado algo como eso llegados a una situación así, con una revelación atroz por parte de alguien a quien no contaba en sus planes; pero la pregunta que había hecho era perfecta, necesitaban saber quiénes habían sido utilizados para esos perversos planes.

–Utilizamos a sujetos que no pudieran hacer nada al respecto ¿qué más?
– ¿A quiénes?
–Gente pobre, personas sin hogar, qué más da. Gracias a ese primer paso –continuó Rodolfo– y gracias a nuestro modo visionario, pudimos concretar lo que tú no te atreviste, y ahora tenemos un imperio que jamás sospechaste.
– ¡Un imperio! –gritó Vicencio– cómo puedes decir eso, llevan veinticinco años asesinando personas inocentes para mantenerse jóvenes, para ganar dinero con los políticos y los artistas.
–Por favor, has vivido de ese dinero durante el mismo tiempo que nosotros –replicó Samanta despectivamente– y tú, muchachita, no tienes idea de lo que has hecho, solo viniste aquí a hacer un espectáculo sobre moral por lo que ocurrió con el tratamiento de ella ¿Acaso te importó de qué se trataba el tratamiento cuando fuiste casi llorando a buscarnos?

Matilde se acercó a ella y le dio una bofetada que la arrojó al suelo.

–Samanta.
– ¡No te muevas!
–El principal error de la gente como tú –escupió Matilde llena de rabia– es que piensan que todo el resto del mundo está embarrado de la misma inmundicia que ustedes.

Se agachó sobre la mujer y la levantó por la fuerza, zarandeándola por los hombros.

–Dime qué ha pasado con la gente que han utilizado. ¡Dímelo!
– ¡Suéltame!

Scarnia hizo un movimiento hacia ellas, pero Aniara se acercó un poco más para recordarle que no debía moverse; el hombre se contuvo, rojo de impotencia.

– ¡Dime toda la verdad!
–Están muertos, todos están muertos –replicó la mujer a gritos– Vicencio tiene razón, utilizamos sujetos de prueba como la segunda persona involucrada, usamos la simbiosis del gen mutágeno para traspasarles a ellos las heridas que le quitábamos a los pacientes.
– ¿Qué ocurrió con esas personas?
–Lo mismo que ocurre con todos los que no tienen recursos –dijo la mujer con una mirada de desprecio– se mueren sin poder hacer nada; todos los días fallan los tratamientos en la salud pública, o la gente se muere esperando una cirugía ¿A quién le parecería extraño que desapareciera uno o dos más?

Vicencio se acercó a Scarnia y lo sujetó violentamente por las solapas de la chaqueta de su traje.

– ¡Son unos monstruos! ¡Han asesinado a gente inocente por veinticinco años!

Aniara sacudió la pistola enérgicamente mientras alzaba la voz; no podían seguir en esa situación mucho tiempo más, o todo se saldría de control. Además había cada vez más posibilidades de que alguien apareciera en ese lugar y estropeara sus planes.

– ¡Suéltelo!
– ¡Cómo pudieron, cómo!
–Hicimos lo que era necesario, nuestro método es perfecto, puedes ver en nosotros que hemos conseguido todo lo que queremos.
– ¡Pero no de esa manera! No así, jamás debió ser así...

El hombre mayor perdió fuerzas, y se derrumbó sobre una de las sillas; un poco más controlada, Matilde hizo que los otros dos se quedaran de pie a poca distancia, a un par de metros del escritorio; sintió pena por el otro doctor, tan miserable y ciego durante tanto tiempo, y a la vez aún con conciencia en su interior como para sentirse culpable por lo que había ayudado a crear.

–Quiero que me digan por qué era tan importante mantener el tratamiento que aplicaban hasta el final, y por qué es que todo se revertía si no se usaba correctamente.
–Ella tiene razón –intervino el hombre mayor con voz ahogada– el tratamiento no funciona tan bien como aseguras.
–Fue una coincidencia inesperada de la inclusión del segundo sujeto –explicó Scarnia a regañadientes– Cuando lo hicimos, descubrimos que era necesario que el gen mutágeno completara el ciclo en el segundo sujeto para poder eliminarlo del primero.
–Las píldoras contenían ese gen.
–Era necesario –dijo Vera– el gen original era implantado al principio, desde ese momento vivía en el cuerpo del primer sujeto mientras se realizaba el tratamiento, pero teníamos que ayudarlo a multiplicarse y mantenerse con vida para que no lo hiciera a través del cuerpo del sujeto primario.

Vicencio pareció recuperar algo de energía al escuchar eso.

–Ahora entiendo. Es defectuoso.
–No lo es.
– ¡Si, lo es! –replicó enérgicamente– por eso es que a medida que ha pasado el tiempo han aumentado los recursos de la clínica en investigación, con la excusa de mejorar otro tipo de tratamientos. Encontraron la forma de extraer las fallas físicas de un cuerpo, pero no pudieron eliminar el factor simbiótico original del gen mutágeno, por eso tuvieron que realizar el tratamiento hasta matar al segundo sujeto. Ambos sujetos no pueden vivir demasiado tiempo enlazados al mismo gen, por eso es que no puede dejarse.
–Pero el tratamiento funciona, míreme –intervino Aniara ácidamente– funciona y mucho más de lo que estos dos han querido reconocer. Hubo una falla en ese tratamiento por dos causas: la primera es que estoy viva, la segunda, que mi cuerpo cambió su apariencia, estos rasgos corresponden a otra mujer.
–La segunda mujer –concluyó Vicencio horrorizado– seguramente... seguramente el tratamiento se vio interrumpido y el gen cambió su dirección, se salió de control.
–Dime lo que sucedió con Patricia –amenazó Matilde nuevamente con el arma– dime todo.
–Es cierto, el tratamiento no debe ser interrumpido –concedió Vera– con el paso del tiempo se volvió inestable, aparecían más fallas en determinados sujetos y ella... lo que le pasó a ella es un accidente dentro de la falla.
– ¿Por qué no morí cuando se interrumpió el tratamiento –dijo Aniara– y en vez de eso cambió mi apariencia?
–Seguramente algo falló en la otra mujer, no en ti –intervino el hombre mayor– ¿Eso es, no? La otra mujer debe haber presentado una falla, y de alguna manera las heridas que habían sido trasladadas se intercambiaron por su rostro.

Eso quería decir que todas las especulaciones acerca de las filtraciones de información que mencionó Antonio, la intervención de Céspedes y la persecución encarnizada de la gente de la clínica no se debía a una simple casualidad. Solo en ese momento, Matilde creyó entender que eran solo un eslabón en una cadena mucho más compleja de lo que imaginó en sus fantasías más aterradoras.

– ¿Qué le sucedió a la otra mujer?



Próximo capítulo: Dos decisiones correctas