La última herida Capítulo 25: Una nota sobre el escritorio




Llegando a la unidad policial donde se desempeñaba Céspedes, Cristian dejó a Matilde en la recepción y le dijo a Lorena, la encargada ese día de la recepción, que se mantuviera atenta a ella, mientras él iba a la oficina del comandante.

–Permiso.
–Pasa.

Entró a la oficina que como de costumbre olía a madera nueva. En las paredes los trenes representados en distintas repisas en réplicas de alta calidad, que brillaban en su pequeña perfección; el comandante siempre estaba agregando alguno nuevo a su colección, y a los que se les ocurría, como a él el año anterior, hacerle un regalo, les resultaba cada vez más difícil encontrar un modelo que no tuviera.
Durante su carrera, Céspedes había estado a cargo de varias unidades, pero finalmente se había quedado en la de búsqueda de personas extraviadas, motivo por el cual no le era difícil entender lo que Mayorga le había dicho sobre el caso de las hermanas; en determinado momento habían trabajado juntos, y aunque de eso hacía un tiempo ya, el viejo policía era una fuente inagotable de conocimiento y apoyo, el que compartía con gusto, por lo cual no había sido difícil forjar una buena relación con él, que prácticamente era una amistad.

– ¿Cómo te fue en la oficina?
–Mal, la saquearon. Señor, todo esto parece solo confirmar mis suposiciones anteriores, hay alguien que está tratando por todos los medios de hacer desaparecer cualquier prueba de lo que ha sucedido; lo único bueno que puedo rescatar de todo es que hay una pista concreta del furgón en donde se llevaron a la paciente.

Cristian se sentó ante el escritorio donde, del otro lado, estaba el comandante atendiendo a todo lo que escuchaba.

–Al menos hay algo bueno que rescatar. Según mi experiencia, cuando una persona es sustraída o retenida, es de vital importancia saber cuáles son las motivaciones de  quien lo hizo, para poder determinar con más precisión los movimientos que puede realizar después.
–En este caso no lo sabemos con total claridad, pero siguiendo la idea que le decía antes, es decir dos móviles cruzados, es posible que el doctor descubriera algo en la paciente que podría serle de utilidad, y viendo un buen negocio, decidió poner manos a la obra.
–En ese caso es improbable que el vehículo sea el mismo durante mucho tiempo, puede ser que no les sea de utilidad, sobre todo si es que ella está en un estado delicado. Tal vez otro vehículo grande como ese, incluso un camión pequeño donde transportarla, aunque yo no dejaría fuera a las ambulancias de servicios médicos particulares.

El más joven frunció el ceño, pensativo.

–Son demasiadas posibilidades, pero confío en la pista que tenemos y a partir de ahí y de los datos que encontremos del doctor y del otro hombre podamos construir algo más concreto.
– ¿Ya tienen sus datos?
– ¿Del otro hombre? Sí, es básicamente un delincuente de poca monta, ha estado en prisión algunas veces e involucrado en otras tantas por delitos de todo tipo, desde robo y agresión hasta falsificación de documentos públicos, aunque su área favorita parece ser la mecánica. La chatarrería es propiedad de un anciano que no se hace cargo de ella y desde luego no hay documentos en regla, pero el aporte desde ese lado no es mucho más.

Céspedes se puso de pie y caminó a paso lento hacia el pequeño bar que estaba en la esquina opuesta al escritorio. No era un mini bar en el estricto sentido de la palabra ya que no tenía licores en su interior, a cambio de ellos había todo tipo de infusiones que el comandante bebía constantemente para combatir su deseo de fumar, como él mismo se lo explicara en alguna ocasión. Cristian se sentía bastante preocupado por la rapidez que estaban demostrando quienes estuvieran detrás de aquel misterioso tratamiento y asesinato, porque a pesar de saber que en palabras sencillas no podía dar por hecho algo solo porque las circunstancias se lo indicaban, no había forma de pensar de otra forma.

– ¿Quieres un trago?
–Gracias.
– ¿Algo en particular?

Para él no había mayor diferencia entre unas y otras que había probado, pero para no ser descortés se decantó por la primera que recordó.

–Menta estaría bien.
–Tal vez hay que investigar un poco más por ese lado, quizás el anciano que mencionaste no sea tan inocente como parece.

Cristian se puso de pie. Tenía que encontrar algo, una pista o prueba que lo ayudara a orientarse, y definitivamente decidir qué hacer con Matilde; momentáneamente creía que era lo correcto estar junto a ella, pero no podía seguir así de manera indefinida, no era una película de acción y ya era bastante irregular no haber derivado su cuidado a alguien más. Entonces su vista fue a dar al escritorio, a un trozo de papel bajo uno de los trenes de colección a escala. Nunca había trenes en el escritorio a excepción del grande en la esquina y que era regalo de su esposa, los demás estaban todos en diferentes repisas en las paredes, en dos muebles de esquina en las que quedaban desocupadas. Era una locomotora que le había regalado él, la reconoció porque le había costado muchísimo encontrar alguna que no estuviera ya en la colección del comandante. Regalo de amigo secreto para las festividades de fin de año, el regalo oficial era una enciclopedia de la historia de los trenes.

– ¿Hielo?
–Si, por favor.

De pronto la habitación pareció sumergirse en un silencio absoluto, donde lo único que Cristian podía oír era el sonido de su respiración, y a su espalda el sonido de los cubos de hielo. Uno, dos. Céspedes tomaba su infusión siempre con tres cubos.
La nota estaba evidentemente debajo del tren para ocultarla, pero desde el ángulo de él, del otro lado del escritorio, podía ver con relativa claridad las letras, que aunque estaban orientadas hacia quien se sentara al otro extremo, eran breves y claras.
Uno.

–Sobre eso –lo de la chatarrería– me parece bastante lógico que el doctor haya contactado a alguien que sepa de vehículos si quería transportar a una persona en ese estado, de pronto hay otro lugar en donde tengan furgones adaptados.

Dos.

–Es posible.

"Llévalos a los galpones Ictur"

Su mundo estaba derrumbándose mientras el comandante le servía una infusión. Las palabras de amenaza de Antonio, los temores de Matilde, la muerte de la modelo, la desaparición de la clínica, la existencia misma de la clínica, todo estaba relacionado con los tentáculos de una organización cuyo alcance no sólo no llegaba a dimensionar, sino que había subestimado por completo.
Tres.
El tercer cubo de hielo. Tenía que cambiar la expresión en su rostro, todo lo que era, su vida probablemente dependía de eso, de mantenerse sereno y no demostrar lo que estaba sucediendo. ¿Cuánto podía tardar en devolver la pinza al balde de metal y cerrar la puerta del mini bar? Domina tus sentimientos, vuelve a tu centro, no dejes que tu cuerpo exprese lo que te está pasando.

–Yo prefiero Arándano.

Volteó hacia el comandante y recibió el vaso con mano firme, mirándolo a los ojos.

–Gracias.
–Por nada.
–Es posible que tengan algún otro depósito o escondite.
–Los sectores donde se están construyendo autopistas al norte de la ciudad.

Que no lo diga.

–Es una opción.
–El hospital abandonado de la calle San Pedro. Los galpones Ictur, están dejados hace años y el dueño no hace nada por ellos.

¿Por qué no le había dado un tiro ahí, en medio de la oficina? ¿O enviado que le dispararan antes de llegar?

–No lo había pensado –dijo mientras bebía– esos galpones son enormes, podría ocultarse cualquier cosa ahí.
–Puede ser, además tiene buena conectividad.

Bebió otro trago, lento para poder mirar sin hablar. Qué capacidad de mentir, cuánta falsedad detrás de todo lo que conocía. Pero él mismo estaba aprendiendo, estaba dando examen al mirarlo sin demostrar que ya sabía todo de sus planes. Estaba usando toda su fuerza, los conocimientos de control de impulso, todo lo que tenía a la mano para mantenerse fuerte y no reaccionar como quería.

–Tal vez pueda darme una vuelta por ahí, para no despertar sospechas.

Céspedes asintió en silencio. El más joven se terminó la infusión de un trago, sintiendo que le quemaba la garganta, y dio un par de pasos hasta el bar para dejar el vaso encima.

–Gracias por todo, me ha ayudado mucho con sus consejos, señor.
–Nada que agradecer –dijo el otro sonriendo– lamento no poder hacer más.
–Ayudarme a tener la mente clara es mucho.
–Llámame si necesitas cualquier otra cosa; mientras tanto voy a tener a mi gente al pendiente de lo que sea necesario.
–Gracias. Permiso.

Salió de la oficina casi completamente seguro de haber representado su papel tan bien como Céspedes, pero no fue capaz de ir donde Matilde de inmediato. Se metió al baño y cerró con pestillo, tras lo cual se quedó de pie, inmóvil, tapando su boca con las manos para no gritar. Había estado en casa de sus padres como invitado, cenando y charlando de la vida, el muy maldito lo conocía, y había acudido a su llamado con tanta intención de ayudarlo, atendiendo a todas sus palabras. Y él le había dicho todo, absolutamente todo acerca del caso. Ni siquiera era necesario que le dijera lo de los galpones Ictur, podría haberlo dejado pasar a través de un soplo de alguien, pero al final las cosas iban a tomar el mismo rumbo, al final él, en su intención de ayudar y descubrir la verdad, habría ido a ese sitio. De una u otra manera lo habría hecho, por eso le había dicho que tenía que separar los hechos de las suposiciones, por eso su interés en delegar los temas al forense, a los oficiales, a quien sea, para despejar el camino. En algún momento, incluso, alguien, alguno de sus informantes podría haberlo llamado "Oiga Mayorga, hay gente cerca de los galpones Ictur." y él se habría hecho cargo personalmente porque era el jefe de la unidad, porque tenía un alto sentido del deber, y porque ya le habían aconsejado no hacer demasiado ruido sin tener pruebas.

–Maldita sea...

Se mojó la cara y se miró al espejo; estaba alterado, pero de momento en control. ¿Qué iba a hacer? Decirle a Matilde estaba descartado por completo, eso sería un error y sobre la gente ¿Acaso tenía alguna idea? Él mismo, como un completo idiota, había ido de cabeza a meterse allí a pedir consejo al policía que consideraba más recto y sabio de todos los que conocía. Se secó la cara con una toalla de papel y salió con la misma expresión serena que tenía antes.

–Matilde.

Ella se puso de pie al verlo. El policía, haciendo una jugada ciega, se acercó al mesón de recepción.

–Lorena, más tarde voy a volver por acá para hablar con el comandante, pero no sé si tiene mi número ¿se lo podrías dejar por si se surge algo para que me avise?
–Claro –replicó ella– sin problema.
–Gracias. ¿Por casualidad tienes por ahí el dato del nombre del dueño de los galpones Ictur?

Ella buscó hábilmente en el ordenador.

–Jeremías Órdenes, vive en el sur, jubilado, empresario, poco más.
–Gracias, me voy.
–Hasta luego.

Salió junto a Matilde y subieron al auto. Una vez arriba ella le dedicó una mirada interrogadora.

– ¿Dónde vamos?

No lo sé. Quería decirle a ella, o a alguien, que no lo sabía, que era un estúpido de pies a cabeza por ponerse a sí mismo, a ella y a toda una investigación en juego por tomar una mala decisión, pero a la vez se preguntó si eso sería realmente así ¿Qué habría pasado si no llama a Céspedes? Viendo las cosas nuevamente, tal vez nada habría cambiado, excepto que no sabría de dónde venía el golpe.

–Hay una nueva pista.

Quizás sí era lo correcto. De esa forma tenía un arma que antes o de otra forma no, y eso debía agradecerlo. Las cosas no eran igual que antes y realmente no sabía en quien confiar, pero tenía un arma, y dependía de él utilizarla de la manera correcta.


2


Sólo había abierto los ojos un momento, pero le servía para saber a ciencia cierta que estaba viva. Y no estaba en un centro asistencial, ni en su departamento o el de Matilde. Y no había nadie a quien conociera cerca. Dos voces alrededor, dos hombres, a una distancia de algunos metros, las voces hacían cierto eco, por lo que podía suponer que el sitio era grande o de techo alto, o ambas cosas.

Tenía el cuerpo adormecido, no podía saber si estaba en condiciones de moverse con libertad, pero su mente estaba clara. Como quizás en mucho tiempo no había estado.

Estaba en el departamento, preparada para salir con Vicente, cuando fue a la habitación para ingerir la píldora. La había olvidado. Con la prisa y la emoción del momento se precipitó sobre el velador y tomó la caja para sacar de ella una de las pequeñas pastillas llenas de líneas como un mapa.
La píldora cayó de su mano sobre el velador.
No se preocupó, simplemente la tomó y se la echó a la boca.
Pero en el mismo momento en que la tragaba, vio la píldora en el velador, a muy poca distancia de donde tomara antes el otro objeto ¿Qué había ingerido? De golpe recordó la píldora que ella misma había dejado fuera antes, y que olvidó tirar a la basura; por error tomó la otra, lo supo un instante después cuando sintió que algo le quemaba la vía digestiva. Era algo que no se parecía a nada, pero en una milésima de segundo sintió una horrible quemazón dentro de su ser, mil veces más fuerte que el condimento picante o el licor más fuerte que conociera, y además dolía. Quiso llamar a Matilde, pero se le cerró la garganta, y todo alrededor se puso oscuro. Sintió el golpe contra el suelo, como una descarga eléctrica.
De niña había metido el dedo en un enchufe, y aunque era muy pequeña, recordaba el efecto a la perfección. Estaba siendo electrocutada, sin poder defenderse, sin siquiera gritar. Lo siguiente era que estaba tendida de espalda en algún sitio que no conocía, sola y probablemente rodeada de gente peligrosa, eso lo supo al escuchar algo como "solo tenemos que dejársela a ellos y nos darán el dinero"
Tranquila, se dijo una vez más. Podía estar desnuda y desorientada, pero estaba lúcida, aparentemente no atada, y viva, y seguramente eso era más de lo que podía esperar. Matilde. ¿Estaría viva ella también? Por favor, se dijo, que no le hayan hecho daño a ella, no a mi hermanita.




Próximo capítulo: Fuera del mapa