La última herida capítulo 24: Vía de escape




Cristian y Matilde llegaron de vuelta  a la urgencia en donde permanecían sus amigas; de camino el oficial llamó al comandante Céspedes, quien al escuchar su petición prometió encontrarse con él en el mismo sitio. La joven fue hasta donde estaba Eliana, y se encontró con ella acompañada de Miguel, su esposo.

–Matilde.

Aunque tal vez debió haberlo supuesto, encontrarse con la airada mirada de Miguel fue una sorpresa: el hombre no era muy alto y su apariencia era tan gentil como su comportamiento, pero en una situación como esa estaba defendiendo lo que le parecía más importante.

– ¿Qué haces aquí?
–Quería saber cómo está Eliana.
–Es bastante tarde para preocuparte por su estado –dijo él manteniéndose junto a la camilla donde ella estaba sentada– ahora las cosas se pusieron bastante graves.

Matilde miró a su amiga, que le devolvió una mirada que  no por temerosa era menos furiosa que la de su esposo.

–Lo lamento, nada de esto debió haber pasado, solo quería que supieras que lo lamento, no pensé que ocurriera algo como esto.
–Lo siento Matilde pero no puedo hacer esto –dijo Eliana mirándola fijamente– no puedo, es superior a mí. Estuve contigo cuando Patricia tuvo el accidente, pero todo esto es distinto ¡Trataron de matarme!
–Lo sé y estoy tan asustada como tú.
–Eso no me sirve –respondió la otra mujer echándose atrás el cabello– no cuando veo que el mundo a tu alrededor se convierte en un infierno. No voy a permitir que eso me suceda a mí también, no me importa si pierdo tu amistad en el camino, no puedo permitir que algo así vuelva a pasar.

Estaba siendo muy dura con ella, pero Matilde sabía que cada una de esas palabras tenía fundamento, solo que no creyó que sucediera algo así. En ese momento apareció Soraya con unas vendas en el brazo derecho y expresión cansada. Su voz también sonaba extraña, distinta de la habitual energía que tenía.

–No le hables así a Matilde.
– ¿Por qué no? –la voz de Eliana se elevó un poco más, casi era un chillido– nada de esto habría pasado si no me hubieran involucrado, tú también estás en medio de ésta locura ¿o me vas a decir que no te importa todo lo que vivimos?
–Por supuesto que me importa, y me importa Matilde tanto como tú, si fuera a revés, habría hecho lo mismo para tratar de ayudarte, y lo sabes.
–No se trata de eso Soraya, no somos ni detectives ni nada por el estilo, si esa gente hubiera querido nos habrían matado a las tres, no puede ser que no te des cuenta. No quiero estar en una situación como esa, tengo una familia y no pretendo dejarla.

Ese fue un golpe muy bajo para Soraya, pero ella no atacó de vuelta. Aparentemente los golpes que había sufrido la tenían más débil de lo que aparentaba.

–Estás viendo la parte que quieres, sabes tan bien como yo que ni Matilde ni Patricia son responsables de lo que está pasando, pudo ocurrirle a cualquiera.
–Pero no nos va a pasar a nosotros –intervino Miguel– Soraya, siempre te he respetado como amiga de mi esposa, pero no puedes decidir qué es lo que debemos hacer. Y lo que voy a hacer es alejarnos de todo lo que está sucediendo.
–Miguel...
–Tiene razón –intervino Matilde– Soraya, ellos tienen razón.

Su amiga volteó hacia ella sin dar crédito a lo que oía. Pero ella mantuvo su decisión.

–La policía se está haciendo cargo de la situación, ustedes no deben seguir exponiéndose.
–Pero dijiste que...
–Estaba asustada, no supe qué hacer –explicó Matilde. Estaba muriendo por dentro al decir eso, pero prefería mantener protegidas a las personas que le importaban– solo reaccioné y eso provocó muchos problemas. Es importante que lo entiendas.
–No tengo nada que entender, no voy a dejarte sola.
–No me vas a dejar sola –replicó la joven forzando una sonrisa– escucha, la policía apresó a Antonio y harán que confiese sus motivos, y hay oficiales buscando a mi hermana, dijeron que solo era cosa de tiempo para encontrarla. Tú y Eliana deben descansar.

Por un momento su amiga no supo qué decir. Se quedó mirando a sus ojos muy fijamente, sin hablar, intentando descubrir algún mensaje oculto en las palabras de Matilde; después de un tenso silencio se dio por vencida.

–Estás equivocada.
–No, no lo estoy y en el fondo lo sabes. Quiero pedirle perdón a todos por haber traído tantos problemas, y sé que no puedo arreglarlo ahora, pero puedo decirles que lo lamento mucho, y que de verdad espero que puedan reponerse de lo que ha sucedido. Tienen que irse a casa.
–Matilde...
–Miguel –dijo apelando a la rabia de él– dijiste que ibas a poner distancia.
–Sí, pero no te diré nada más.
–Es lo mejor. Soraya, podrías ir con ellos, estoy segura que se harán excelente compañía.

La mirada de Eliana se suavizó.

–También creo que es buena idea, además no te ves muy bien.

Soraya iba a decir algo más, pero prefirió guardar silencio y se rindió.

–Está bien. Lo que tú quieras Matilde, solo espero que estés tomando la decisión correcta.


2


Cristian Mayorga estaba pensando en cómo las cosas en la vida siempre parecían pasar por algo. Había conocido a Patricia en circunstancias completamente diferentes, y ella había sido realmente fundamental para él en su carrera al hacer que pusiera los pies en la tierra. Y ahora cuando ella lo necesitaba, tenía la oportunidad de devolverle la mano, pero la situación en la que estaba inmersa no era algo común.
Edgardo Cifuentes era un hombre alto y fuerte, de figura grande como pocos gracias a su ascendencia europea, piel pálida en contraste con los ojos oscuros y el cabello, en el que se dibujaban algunas canas; a sus sesenta años se mantenía en forma gracias a una estricta rutina de ejercicio, y a pesar de no necesitarlo por ser Comandante y además tener antigüedad más que suficiente en la institución, se había negado al retiro y llevaba una unidad administrativa medio día, y realizaba trabajo de campo el resto. Con gesto amplio de los brazos saludó a Mayorga.

–Buen día hijo.
–Buen día señor.
–Lo que me dijiste por teléfono fue extraño, me causó mucha preocupación –dijo en voz baja– por eso vine tan pronto como pude.

Cristian le había dado información más bien vaga acerca de la desaparición de Patricia y la detención de Antonio, pero ya que estaba frente a frente con él, decidió decirle todo lo que sabía de un modo más resumido. Al terminar, la expresión del comandante no era otra que preocupación.

–Es un caso grave, eso está claro. Supongo que no diste un aviso de secuestro porque no se cumplen las condiciones.
–Así es –respondió el más joven– a pesar de creer en lo que dice la joven y tener testimonio del hombre, la verdad es que la mujer fue aparentemente borrada de los informes de la urgencia en donde estaba internada por el mismo doctor que se la llevó, pero él había dado razón de retirarse antes de eso; desde luego que tengo gente recopilando datos sobre eso, pero mientras no tenga algo concreto no puedo dar esa señal, además si lo que dice el detenido es verdad, hacer mucho ruido podría ser perjudicial.

Céspedes asintió.

–En 1985 sucedió algo similar, me refiero a un secuestro. Se trataba de un hombre de más de cuarenta según recuerdo, que fue retirado de una unidad médica. Al final el que se lo llevó era un conocido, pero lo hizo porque el otro tenía un tema de dinero pendiente y se quería cobrar venganza.

Siempre tenía referencias para todo, eso lo daba la experiencia de tantos años.

–Tengo temor de dar un paso en falso. Por el momento di órdenes de aumentar la vigilancia al detenido mientras es dado de alta y se hizo la detención en regla, y envié dos oficiales a custodiar a la doctora mientras está en observación, aunque no puedo hacer mucho por las amigas de la hermana de la desaparecida, según se me informó podrían retirarse en cualquier momento si lo desean ya que no tienen heridas graves.
– ¿Y la joven?
–Está aquí hablando con ellas. Señor, si lo que dice ese hombre es cierto, me temo que podrían tratar de atentar contra la vida de ella nuevamente, todo esto sin contar lo de la modelo.

Céspedes asintió, pero antes de hablar respiró profundamente.

–Primero hay que separar los hechos concretos de las suposiciones. El suicidio de esa modelo es un suicidio hasta que los forenses digan lo contrario, y según lo que me dijiste, la relación de ella con la hermana de la desaparecida es circunstancial.
–La joven dice que fue ella quien le dio la información de la clínica.
–Sin embargo no hay prueba de ello, ni de la existencia física de la clínica.
–Pero señor...
–No estoy diciendo que sea mentira, solo estoy separando las cosas. Como decía, todo lo que tiene que ver con la muerte de la modelo es circunstancial, y ahora que está muerta, lo que puede o no haber pasado con la mujer no nos es posible confirmarlo. Ahora bien, los dos intentos de homicidio son algo concreto.
–Tenemos el testimonio del oficial que lo detuvo después del segundo, además también disparó contra él. Del primer intento no hay testigos, pero el hombre lo reconoce y por su estado mental creo que no va a negarlo después. Hiciste lo correcto en no dar aún aviso de secuestro, eso genera un movimiento grande de personal y tienes que descartar primero que haya otro móvil. ¿Hasta ahora te han dado algún informe del doctor?
–Nada que sobresalga, pero según la joven la doctora y él se conocían, pero mientras no despierte no puede aportar mucho. El problema principal es que si la mujer desaparecida está en un estado de salud delicado, no podemos saber si está recibiendo los cuidados necesarios, eso aumenta la presión por encontrar el vehículo, al doctor o al hombre de la chatarrería.
–Es mejor concentrarse en eso de momento.

Mayorga asintió, pero desvió la mirada hacia un costado y vio a Matilde en el pasillo, fuera de lugar en donde estaba su amiga, sentada sola mirando al vacío. Se disculpó y fue a hablar con ella.

– ¿Habló con ella?
–No quiere saber nada de mi –replicó ella sin mirarlo– estoy perdiendo a mi amiga y tuve que decirle a Soraya que se alejara también, lo estoy haciendo por su bien pero no puedo evitar sentir tristeza por escuchar lo que me dijo.
– ¿Hablaron algo concreto?
–Su esposo va a llevar a ambas fuera de la ciudad, de todos modos él tiene familiares en varios sitios en el país, es lo mejor, además Soraya va a estar mejor con ellos, se van a acompañar mejor.

El policía hizo una breve pausa. La conversación con el comandante le había dado bastante luz, de modo que ya tenía claro lo que debía hacer.

–Es lo mejor mientras tanto. Matilde, necesito que me acompañe, de momento prefiero que se mantenga conmigo, ahora vamos a ir al despacho del abogado para revisar lo del contrato. Voy a presentarle al comandante Céspedes, es de mi absoluta confianza y está ayudándome con las operaciones ahora mismo.


2


Roberto Medel estaba mucho más tranquilo de lo que se esperaba. La huida había sido un poco tortuosa debido a la intervención de Matilde, pero lo que importaba era que tenían a Patricia en su poder y que solo era cosa de un par de horas para poder capitalizar el esfuerzo. La bodega en la que se encontraban tenía buena iluminación y escondía a la perfección el furgón y el auto, pero solo era temporal; Bernardo no estaba de  buen humor en esos momentos.

–Las cosas salieron bastante mal Roberto, la policía debe estar buscándonos.
–No me digas ahora que te preocupa que la policía –dijo el doctor con una media sonrisa– porque no te creo.

Bernardo inspiró y su abultado abdomen pareció agrandarse por un momento.

–No eres mejor que yo Medel, recuerda que no es la primera vez que estamos haciendo trabajos juntos.
–Estoy consciente de ello, así que no hagas un escándalo; de todos modos como te diste cuenta, era urgente salir de ese sitio.
–También podríamos habernos desecho de esas mujeres, era muy sencillo.
–Era dejar pruebas de sobra. Para cuando averigüen que efectivamente tiene razón y que me llevé a esta mujer, ya habremos sellado el trato.

El otro se cruzó de brazos.

– ¿Cómo es que estás tan convencido de que esa gente con la que hablaste va a pagar una gran cantidad de dinero por esa mujer?
–Porque estudié muchos años y sé de lo que estoy hablando; es una mina de oro, y lo mejor es que solo tenemos que dejarla con ellos y llevarnos el dinero.
–Espero que sea así.

Medel había tomado la decisión en el último momento, casi cuando estaban llamándolo para avisarle que la hermana iba en camino; no era cualquier cosa, era dejar todo lo que conocía y su estilo de vida, para empezar de cero, completamente de cero. Pero estaba seguro de tener en sus manos el negocio del siglo, no podía simplemente dejarlo pasar, de modo que hizo algunas llamadas y obtuvo la respuesta correcta. No por haber dejado el turbio negocio de tráfico de órganos en el que había estado involucrado años atrás significaba que no tuviera los medios para contactarse, y aunque nunca creyó hacerlo, fue gratificante obtener respuesta. Lo demás solo fue organizar las cosas para llevarla consigo, a pesar de todas las intervenciones.

– ¿Cuánto más crees que se van a demorar?
–Ni siquiera ha pasado una hora –dijo mirando hacia la camilla– tranquilo, ya van a contactarme para que podamos hacer el intercambio.

El doctor desvió la mirada de la mujer en la camilla mientras seguía hablando con el otro hombre; no vio que Patricia había abierto los ojos.


3


El paso por el despacho del abogado no había sido largo, pero sí entregado nefastas noticias. El profesional se encontraba disponible y confirmó las palabras de Matilde acerca de la oficina y la firma del contrato, pero por desgracia también anunció que su oficina había sido invadida y robado de ella una serie de documentos, entre los cuales estaba el contrato. Mayorga no se sorprendió de escuchar eso, de hecho casi se lo esperaba, lo de confirmar cada una de las palabras de Antonio acerca de mucha más gente involucrada en ese caso. Matilde en tanto no experimentó mucho cambio en su estado de ánimo, probablemente porque tampoco le resultó sorprendente, cosa que él entendía con facilidad ya que estaba al tanto de todo lo que la joven vivió esa mañana, aunque no dejaba de admirarse de la fuerza que estaba demostrando en momentos adversos, lo que probablemente se debiera a que tenía un objetivo mayor, proteger a su hermana. Dejando a un oficial encargado de recopilar la mayor cantidad de información posible, Mayorga, acompañado de Matilde, fue a la oficina de Céspedes para poder hablar con tranquilidad y tomar algunas decisiones importantes.

–Matilde, acaban de informarme que hay un dato acerca del furgón, tengo a mi gente siguiendo esa pista, así que pronto deberíamos tener alguna noticia nueva.
–Gracias.
–Se ve muy cansada –dijo él mirándola por el retrovisor– creo que debe comer algo, apuesto que no lo ha hecho.

La joven miró al policía. Era probablemente el tipo de oficial perfecto, siempre pensando en todos los detalles y ocupándose de las personas a quienes quería ayudar; probablemente era la mejor casualidad que le había sucedido, aunque muy en el fondo seguía teniendo temor de volver a encontrarse con una sorpresa como la que había significado Antonio y el doctor Medel. Pero por alguna razón y a pesar de todo lo ocurrido, no conseguía sentir desconfianza de él en esos momentos, a pesar de no conocerlo mayormente. Quizás un sentimiento compartido con Patricia, que en su momento confió en él lo suficiente como para, según las palabras del propio oficial, cambiar su destino.

–No tengo hambre.
–No dije que la tuviera, dije que debía comer algo, necesita estar fuerte o de lo contrario tendré que mandar a internarla por un cuadro de anemia.

No era una amenaza pero tenía razón. La joven asintió.

–Gracias.
–No me lo agradezca, por falta de tiempo tendrá que comer en el auto mientras avanzamos.
–No importa ¿Dónde vamos?
–A organizar algunas cosas en la oficina del comandante.
–Él parecía muy preocupado cuando me lo presentó.
–Siempre se involucra en los casos –explicó él– por eso es que tengo confianza en él, porque es un policía ejemplar, además tiene tanta experiencia que sé que es la persona indicada para apoyarnos. De momento estamos a la espera de lo que diga el forense, que por suerte accedió a apurar la autopsia de la modelo, y a las indagaciones que realice mi equipo con respecto a la historia de Medel y el vehículo desaparecido.

Céspedes no se parecía a Manieri, el superior y en muchos sentidos mentor de su hermana, pero su actitud ante una situación adversa era la misma y eso le infundió confianza, aunque desde el principio todas sus fichas estaban en Mayorga. Estaba tan angustiada o más que antes por su hermana, y a eso agregaba la tristeza por las recriminaciones de Eliana, pero lo mejor era mantener las cosas así. Solo que tenía que encontrar la forma de saber de sus padres sin hablar directamente con ellos. No podía seguir cometiendo errores, porque si bien era muy probable que las cosas en Río dulce siguieran igual y ellos no pretendieran aparecer de sorpresa, la incertidumbre la mantenía más alerta aún. El auto se detuvo junto a un restaurante de comida al paso.




Próximo capítulo: Una nota sobre el escritorio